PUBLICIDAD

Artículo muy crítico con Francisco de El País

|

Ver las imágenes de origen

Pues si ya los que le colmaban de elogios pasan a criticarle lo lleva crudo. ¿Quiénes siguen con él?

https://elpais.com/internacional/2019/01/12/actualidad/1547309246_926853.html

Hoy ha vuelto a decir a las madres de los niños a los que iba a bautizar que les den teta si lloran. Que parece ser el tema principal de su alocución año tras año. Seguramente no tiene conciencia de que lo tan repetitivo deja de tener relevancia. Todos hemos visto dar el pecho en el Metro o en un parque público. Nadie se sorprendió. Y tampoco había altavoces ni carteles autorizando lo que no había que autorizar porque estaba autorizadísimo.

Al Papa, por su experiencia propia, que lógicamente vio poquísimas tetas, cosa que digo en su honor y no como crítica, hijo además de una familia bastante desestructurada,  y tampoco un genio del intelecto, convendría que le dijeran, porque parece no saberlo, que los bebés lloran por los motivos mas diversos y que no siempre son por hambre. Que el lloro de uno no supone necesariamente el de los demás en una «polifonía» que no pasa de su imaginación. Que hay otras soluciones, además de la teta, que las madres dominan. La primera el tan socorrido y universal chupete. O el acunarles en brazos discretamente.

Las madre, y hasta los padres, saben muchísimo de los lloros de sus hijos. De los que Francisco parece tener poquísima idea. Cosa por otro lado comprensible. Si los tienen que llevar a un acto importante, como un bautizo del Papa, los llevan comidos, o sea, amamantados o biberonados. Aunque sea adelantando o retrasando algo su ritmo habitual. Y si luego con eso, o a pesar de eso, un bebé llora, tampoco se hunde el mundo.

En ocasiones lloran porque tienen sucio el pañal. Para el bautizo del año que viene brindo al Papa la idea de poner unas mesas y unas toallitas higiénicas para que el Papa pueda añadir a las tetas de la madre los culos de los niños.  Y que no olvide  unas papeleras para echar después los pañales sucios. Que ahora son de usar y tirar cosa que igual el Papa ignora.

Lo de las tetas son como el Buon pranzo del Papa en su ventana aunque aquellas de año en año y el almuerzo con mucha más frecuencia.

Pero lo importante no son los pechos de una madre, igual no ha habido ninguna que haya hecho caso en estos años pese a tanta insistencia, sino el que medios que parecían entusiastas de Francisco ya no le ahorran críticas. Las de los simpatizantes de Viganò hace tiempo que no las ocultan.

 

18 comentarios en “Artículo muy crítico con Francisco de El País
  1. Lo que debe hacerse

    Fray Christopher Daniel OP
    15 de enero de 2019

    Hemos entrado de nuevo en el tiempo ordinario. Incluso los observantes acérrimos del tiempo litúrgico de la Navidad han derribado sus árboles y han retirado sus belenes.
    Y ni siquiera es el primer día del Tiempo Ordinario. Todos los lunes son al menos especiales como el primer día de la semana laboral, pero los martes …
    Es posible sentir que el tiempo litúrgico es «normal» en sentido negativo, aunque éste no sea el que la Iglesia quiere dar a ese término cuando utiliza la palabra ”ordinario.”
    La oración Colecta para los días feriales de esta semana (la oración al comienzo de la Misa en los días en que no celebramos a ningún santo en particular), nos brinda una guía para este tiempo que puede parecer “normal.”
    En esta oración estamos invitados a orar para que “veamos lo que se debe hacer y tengamos fuerzas para hacer lo que [hemos] visto.”

    Pero, ¿qué se supone que debemos ver exactamente? Sostengo que en la primera lectura de este primer martes del Tiempo Ordinario, esta parte de la petición ya ha tenido respuesta.
    La primera lectura, tomada de la Carta a los Hebreos, se refiere a Cristo como «el Autor de [nuestra] salvación.» (Hebreos 2,10).
    Siendo el iniciador de nuestra fe, es a Él a Quien deberíamos ver. Debemos mantener nuestros ojos, puesta la mirada en nuestro Guía.
    Y al contemplar al Señor, vemos también «lo que se debe hacer: «Convenía, en verdad, que Aquél por quien es todo y para Quien existe todo, llevara muchos hijos a la gloria, perfeccionando mediante el sufrimiento al que iba a guiarlos a la salvación.» (Heb 2,10).

    Nuestro Guía está destinado a ser seguido. Si se hizo perfecto (en su liderazgo respecto a nosotros, a través del sufrimiento, se impone que le sigamos y seamos también perfeccionados en el sufrimiento.

    ¿Y cómo debemos sufrir? Hay todo tipo de sufrimiento al que Dios puede llamarnos a ti o a mí, pero el comienzo más fácil se da con las personas y las circunstancias que ha puesto en nuestra vida.
    Quizás haya alguna persona o cargo que intento evitar. O aquello de lo que me quejo porque lo encuentro desagradable. O incluso pequeñas oportunidades para ser más entregado que antes, para crecer más allá de mi modo egocéntrico de ver las cosas.
    Llevar nuestra cruz en los pequeños detalles, en lo aparentemente insignificante, es el primer paso para entrar en el sufrimiento de «lo que se debe hacer.»

    Por consiguiente, viendo lo que hay que hacer, se impone nuestra disponibilidad a ser perfeccionados a través del sufrimiento. Pero, -repetimos- se nos da la respuesta a la segunda parte de la petición: Nos da «la fuerza para hacer lo que hemos visto.»
    De hecho, cada vez que unimos nuestro corazón al Suyo en la oración, especialmente en el Santo Sacrificio de la Misa, Dios nos llena con la fuerza suficiente para hacer esas cosas, mediante Su propia vida y Su Espíritu.
    Esas “pequeñeces,” que parece que nunca se pueden cambiar, esos propósitos espirituales de Año Nuevo que, siempre exceden nuestra capacida, Dios las hace posibles a través de Su gracia que trabaja y vive en nosotros.
    Y cuando hayamos visto lo que se debe hacer y recibimos la fuerza para hacerlo, seremos llevados nosotros, sus muchos hijos, «a la gloria» (Hebreos 2,10) con Nuestro Guía celestial.

  2. Hace tiempo me sorprendió la noticia, por la cual, el presidente-director de los Heraldos del Evangelio, discípulo predilecto de Don Plinio Correa de Oliveira, había dimitido, y a la vez el Vaticano, anunciaba una intervención de la Congregación; todo muy extraño y raro. Pues bien, hace dos días que circula un vídeo un tanto esclarecedor de este asunto. Resumo: Una reunión de la cúpula de dirigentes de los Heraldos, la mayoría sacerdotes. Un numerario relata que al realizarse un exorcismo, se le pregunta al demonio, cual es el territorio del mundo donde él tiene más fuerza y dónde se encuentra, por tanto más a gusto- » en el Vaticano»- responde- risas por parte de los oyentes. El exorcista pregunta de nuevo al diablo: ¿Y dentro del Vaticano, qué personaje malvado te sirve más fiel y lealmente?- Responde: » Francisco». La juerga y el pitorreo de los presentes es sobresaliente. El video llegó a sabiendas de Don Vito Bergoglio, que montó en cólera y el desenlace fué el que ya sabemos. El padre Francisco Corleone, según el demonio, es de sus mejores y mas apreciados amigos. Por algo será. Saquen ustedes sus conclusiones y seguiremos viendo y observando.

  3. así de mal esta bergoglio, el tirano peronista, que hasta sus aliados de la prensa progre le están dando palos. muy bien merecido que se lo tiene bergoglio, ya que el mundo progre no paga a traidores.

  4. El Papólatraa en plan victimista. Si yo fuese el encargado de esta página, jamás le borraría, porque Vd. mismo es el mejor exponente de lo inútil e inverosímil de su cruzada en favor del Papa Francisco, ya que él mismo se encarga con sus dichos y hechos, que es lo peor, de dejarle mal a Vd. y poner de manifiesto las justas razones que tienen sus detractores al criticarlo y lamentarse de semejante actitud, que incluso estaría mal visto en cualquier peronista recalcitrante. El Papa es un pesado baldón para la Iglesia Católica, y él tiene la suerte de que los católicos, por nuestra fe y misericordia, aguantemos carros y carretas, por respeto a la voluntad de Dios, que algo muy mal debemos estar haciendo para castigarnos de este modo. Entiendo que beneficiarios de sus prebendas como los últimos cardenales españoles nombrados, hablen maravillas del Papa, lo que me hace pensar que Vd. sea uno de ellos, porque de otro modo resulta difícil de explicar.

  5. La sabiduría de los amigos

    Fray Juan Macías Márquez OP
    14 de Enero de 2019

    En el corazón humano reside el deseo de una visión profunda y expansiva. Esto se demuestra en el anhelo que tenemos de construir rascacielos que brindan impresionantes vistas panorámicas del centro de la ciudad o de puentes como el que domina el Gran Cañón.
    La razón de esto es sencilla: Somos unos seres racionales que desean saber. Al igual que otros animales, deseamos mirar muchas cosas, pero nuestro disfrute de las perspectivas a gran escala de nuestro mundo, muestra que nos complace saber las complejidades ocultas detrás de la estructura de la realidad.
    Al mirar una ciudad, podemos comenzar a indagar por qué los planificadores de la misma la organizaron en ese diseño determinado y por qué esa disposición sería la más ventajosa para los habitantes de la misma.
    De igual modo, en el Gran Cañón nos dejamos arrastrar imaginativamente, por el sinuoso cauce del río a través de la piedra caliza blanda y por la historia que describen estas rocas sobre el poder de la naturaleza. Este ejercicio de búsqueda de las estructuras del razonamiento y las causas que subyacen en las maravillas del mundo, es algo que puede traducirse fácilmente a otros aspectos de la vida y la realidad.

    A través de la facultad de la visión obtenemos el conocimiento del mundo físico, y esto nos brinda una plataforma para comprender el lado espiritual de las cosas.
    Al ser hechos a imagen de Dios, tenemos una especie de visión espiritual mediante la cual obtenemos el conocimiento y la comprensión de las cosas.
    Ésta es la parte más sublime de nosotros mismos, y deseamos ejercitarla al máximo porque es lo que nos perfeccionará y nos hará más felices.
    Este ejercicio es simplemente el dinamismo que nos proporciona la sabiduría. El hombre sabio, como lo describe el Padre James Brent OP, es el que tiene “una visión del primer principio de todas las cosas, y una comprensión integral de la Realidad como un todo a la luz del primer principio, especialmente a la luz de la meta o propósito de todo.” «Esto es lo que significa conocer las cosas desde la perspectiva de Dios.”

    Dios nos ofrece el don de la sabiduría en tres niveles diferentes: El primer obsequio es el de la sabiduría natural, que es el conocimiento de las causas más elevadas de las cosas por parte de nuestras facultades naturales.
    Llegamos a este conocimiento sobre todo en la especulación filosófica.
    El segundo es la sabiduría teológica, obtenida por el conocimiento que se nos da en la Revelación. Podemos llegar a esta sabiduría mediante la contemplación de las Escrituras y la práctica de la Teología.
    La última es la sabiduría mística: Un conocimiento experiencial de Dios mediante la gracia. Este conocimiento de Dios nos viene por la amistad íntima con Él.
    La sabiduría comienza en esta vida, se perfecciona por la gracia a medida que continuamos creciendo en la vida espiritual, y se consuma en la visión beatífica.

    Pero, en la sabiduría no se trata simplemente de conocer bien y a fondo las cosas. Se trata de conocerlas como Dios las conoce, porque la forma en que Dios ve las cosas creadas es conociéndose a Sí mismo.
    Por lo tanto, ser sabio es ser alguien que adquiere un conocimiento interior acerca de Dios. De esta manera, en la búsqueda de la sabiduría, llegamos a «conseguir la amistad con Dios» (Sab 7, 14).
    A medida que adquirimos la sabiduría y nos hacemos mejores amigos de Dios, nos dice Santo Tomás que nos ejercitamos sin más en la virtud de la caridad, ( ST II-II, p. 23, a. 1), y alcanzamos a ver más de Sus obras providenciales en el mundo y en nuestra vida.
    A partir de aquí nos es posible confiar más profundamente en Él. Nuestra amistad con Él crece, y nos hace capaces de compartirla con los demás.
    Y entonces imploremos a nuestro Dios misericordioso la sabiduría, diciendo junto con el autor sagrado de la Sabiduría:
    «Contigo está la Sabiduría que conoce Tus obras, que estaba presente cuando hacías el mundo, que sabe lo que es agradable a Tus ojos, y lo que es conforme a Tus mandamientos.
    .Envíala de los cielos santos, mándala de Tu trono de gloria para que a mi lado participe en mis trabajos y sepa yo lo que Te es agradable, pues ella todo lo sabe y entiende. Ella me guiará prudentemente en mis empresas y me protegerá con su gloria.»
    (Sab. 9, 09-11).

  6. Yo no veo esa crítica por ninguna parte. Lo que veo es un corta y pega de mil sitios distintos, un cúmulo de tópicos de alguien que está claro que no tiene ni idea de lo que habla.
    Y Viganó sigue callado como una puta mientras sus acusaciones van cayéndose a pedazos y sus «fans» van perdiendo interés. Lo que parecía una bomba ha resultado ser un petardo sin pólvora que le ha quemado las manos a él.

    1. Una de las cosas más interesantes en los últimos meses de este blog es leer las estupideces que dice usted. Es fiel reflejo del nivel intelectual de los defensores de este pontificado

      1. Oh, no, no. La realidad es que su testimonio ha ido cayéndose a pedazos. La noticia en cuestión no confirma nada por el simplicísimo motivo de que Viganó no menciona nada de esto en su pseudotestimonio. ¿Por qué? Tornielli le acusa de mentir cuando dijo que el nombramiento de Blase Cupich no estaba en su terna para Chicago cuando según él sí que lo estaba. ¿Por qué no le replica? ¿No es esto un caso flagrante de «el que calla otorga»? Tornielli dice también que cuando Viganó llegó a la Nunciatura McCarrick, que estaba manteniendo un perfil bajo, volvió a aparecer en público, a menudo junto al propio Viganó. ¿Por qué no refuta esto tampoco? ¿No es un reconocimiento de que él también protegió a McCarrick, como protegió al obispo marica Nienstedt? La acusación de homosexualidad que lanza contra el cardenal Farina ha sido refutada agresivamente por el instituto Dignitatis Humanae, nada sospechoso de ser favorable al Papa (todo lo contrario) ¿Por qué no dice nada? ¿Por qué no aclara la contradicción entre la acusación que hace al cardenal Edwin O’Brien de formar parte de un «lobby» gay y la decidida actuación pública de este último para lograr que se prohibiera la admisión al sacerdocio de homosexuales? ¿Por qué no explica por qué este Papa supuestamente tan pro gay ha renovado esta prohibición? Por otra parte, el propio Viganó ha reconocido que no había sanciones canónicas sino sólo una petición a McCarrick de que mantuviera un perfil bajo (petición que, como ya he dicho, McCarrick empezó a pasarse por el arco de triunfo justo cuando Viganó llegó a la Nunciatura). Por otra parte, ¿por qué no explica el motivo por el cual no le dijo a su amigo el cardenal Burke todo lo que sabía sobre McCarrick para que, desde su puesto en la Congregación para los Obispos, hiciera algo al respecto? A fin de cuentas, es bien sabido que Burke detestaba a McCarrick. ¿No será porque Viganó contaba con usar al excardenal como palanca para obtener un cargo en Roma? Tampoco explicó por qué ha permanecido callado todo este tiempo (sus divagaciones sobre la «conciencia» simplemente no me las trago, no cuando su pseudotestimonio está tan lleno de omisiones, contradicciones y falsedades).

        Pero claro, vosotros, en vuestra loca carrera por debilitar al Papa, veis lo que queréis ver. Es lo que tiene fiarse de sitios como LIESite, perdón, Lifesite, o ChurchMiLIEtant, perdón, Militant. Mientras, el proceso contra el excardenal avanza a buen ritmo y bien pudiera ser que se le secularice en unas pocas semanas (desmintiendo así la pseudoinformación publicada en esta página de que se iba a «lavarle la cara»). Haceos a la idea de que tenemos Papa Francisco para rato. Y que incluso en el improbable caso de que renunciara, vuestro ídolo Burke (uno de los peores encubridores de abusos mientras fue obispo, pero eso tampoco lo mencionáis) nunca será Papa porque no le va a votar nadie. Yo antes admiraba mucho a este cardenal. Ahora que sé más cosas sobre él, ya no. Al menos, no como pastor (sí como cazatalentos episcopal, ojo, de su labor para conseguir que Gómez fuera a Los Ángeles y Cordileone a San Francisco, nunca me quejaré).

        Soy consciente de que con mi defensa del Papa me expongo a que el bloguero se canse de mí y me bloquee, antes o después. No me importa. Yo seguiré escribiendo mientras me deje. Y cuando me llegue un aviso suyo de que ni me moleste en seguir mandando cosas porque todo lo que provenga de mis IPs lo borrará automáticamente, dejaré de hacerlo.

        1. Hablar despectivamente del «obispo marica Nienstedt» acaba convirtiéndose en un boomerang contra tu ídolo, que de maricas se ha rodeado, los ha promocionado y los protege ¿Hacemos la lista?
          «Por qué no explica por qué este Papa supuestamente tan pro gay ha renovado esta prohibición?»
          Obras, hechos. Las palabras se las lleva el viento. Bergoglio es un ejemplo acabado de esquizofrenia e incoherencia consigo mismo.

    2. Carta de Su Excelencia el Arzobispo Carlo Maria Viganò al Arzobispo Theodore McCarrick

      Hoy publicamos un cuarto documento de Su Excelencia Carlo Maria Viganò, fechado el domingo 13 de Enero, en la fiesta del Bautismo del Señor y de San Hilario de Poitiers, el intrépido Obispo francés que, con San Atanasio, preservó la fe contra la rabiosa herejía arriana del siglo cuarto. Este documento es una carta abierta al cardenal McCarrick que lo insta a arrepentirse.

      Ofrecemos aquí la traducción completa, acorde con el texto italiano publicado por Corrispondenza Romana.

      Querido Arzobispo McCarrick,

      Como ha anunciado la Congregación para la Doctrina de la Fe, los cargos presentados contra usted por delitos contra menores y abuso de seminaristas serán examinados y se resolverán muy pronto mediante un procedimiento administrativo.

      Cualquiera que sea la decisión que tome la autoridad suprema de la Iglesia, lo que realmente importa y ha causado dolor a quienes lo aprecian y oran por usted es el hecho de que usted no ha dado en los últimos meses, ningún signo de arrepentimiento.
      Soy de los que oran por tu conversión, para que te arrepientas y pidas perdón a las víctimas y a la Iglesia.

      El retraso es breve, pero aún puedes confesarte y arrepentirte de tus pecados, crímenes y sacrilegios, y hacerlo públicamente, ya que ahora son públicos. Tu salvación eterna está en juego.

      Pero también hay otro punto de extrema importancia. Paradójicamente, tienes a tu disposición un magnífico regalo de gran esperanza del Señor Jesús: Se trata de una condición que te permitirá hacer un gran bien a la Iglesia. De hecho, tienes la oportunidad de realizar una acción que supera todas las buenas obras de tu vida.
      Tu arrepentimiento público sería una medida extraordinaria de curación para la Iglesia gravemente herida y doliente. ¿Estás dispuesto a ofrecer este regalo a la Iglesia? Cristo murió por todos nosotros cuando aún éramos pecadores (Romanos 5,8). Él sólo nos pide que respondamos con nuestro arrepentimiento y que hagamos el bien que nos sea posible.
      El bien que puedes hacer hoy es ofrecer a la Iglesia tu sincero y público arrepentimiento. ¿Le darás este regalo a la Iglesia?

      Te lo imploro: Arrepiéntete públicamente de tus pecados, para que la Iglesia pueda beneficiarse y puedas comparecer ante la corte de Nuestro Señor, purificado por Su sangre.
      Por favor, haz que Su Sacrificio en la Cruz no sea inútil para tí. Cristo, Nuestro Señor, lleno de bondad, nunca dejará de amarte. Pon tu confianza en su Sagrado Corazón.
      Y ruega a María, como muchos de nosotros lo hacemos, pidiéndole que interceda por la salvación de tu alma.

      «Maria Mater Gratiae, Mater Misericordiae, Tu nos ab hoste protege et hora mortis suscipe.
      María Madre de Gracia, Madre de la Misericordia, defiéndenos de los ataques del enemigo y recíbenos en la hora de nuestra muerte.»

      Tu hermano en Cristo:

      + Carlo Maria Viganò

      Domingo 13 de Enero de 2019.

      En la fiesta del Bautismo del Señor y San Hilario de Poitiers

  7. ESTO VIR
    -Sé hombre-

    Editorial de Invierno de la Revista Dominicana de Washington

    13 de Enero de 2019

    “Ten valor y sé hombre. Guarda las observancias del Señor Tu Dios, yendo por Su camino, observando Sus preceptos, Sus órdenes, Sus sentencias y Sus instrucciones, según está escrito en la ley de Moisés, para que tengas éxito en cuanto hagas y emprendas.»
    (1Regum 2, 2-3).
    Podría resultar una coyuntura difícil escuchar que la Sagrada Escritura nos alecciona a “ser fuertes y mostrarnos hombres”, ya que en los últimos años hemos sido testigos de un reconocimiento público de los pecados de los hombres.
    En el ámbito secular, el movimiento MeToo ha revelado un mundo feo donde los hombres poderosos no dudan en satisfacer sus deseos básicos humillando, acosando y agrediendo a las mujeres sobre las que tienen influencia. En la Iglesia, la misma dinámica ha sido expuesta en el acoso a los seminaristas y en la doble vida de los prelados, a la sombra de la horrorosa violencia del abuso de los niños.

    ¿Por qué, podría preguntarse, hablamos más sobre los hombres y nos centramos en una advertencia de las Escrituras para «que nos mostremos hombres»? ¿No es hora de seguir adelante, de encontrar soluciones a estos problemas en otros lugares?

    Pero, al contrario, ahora es precisamente el momento de preguntar cómo deben vivir los hombres, como hombres buenos, observando con entusiasmo las virtudes varoniles y la perfección masculina.
    Conocemos demasiado bien los pecados de los hombres y deseamos desesperadamente erradicar los aspectos viciosos.
    Sin embargo, el vicio sólo puede ser eliminado cuando la virtud ocupa su lugar, y si queremos que los hombres dejen de actuar como bestias, primero debemos saber y enseñar lo que significa actuar como hombres virtuosos.

    El número de invierno de 2018 de la Revista Dominicana busca presentar una visión positiva de la virtud masculina.
    No deseamos insistir en lo que es malo y en las carencias, sino en sacar a la luz lo bueno y santo en la virtud cristiana y viril.
    Los artículos de este número ofrecen reflexiones de gran amplitud, desde la vocación del hombre como padre en las Escrituras y la presentación de esa vocación en el arte, hasta la relación filosófica de la naturaleza en orden a nutrir la masculinidad y una variedad de otros temas. Además, encontrará entrevistas interesantes, reseñas de libros actuales y trabajos creativos de ficción.

    Si estás suscrito, impresa, puedes leer estos artículos online. Si no tienes una suscripción, puedes disfrutar con dos artículos complementarios: » Muéstrese un hombre: herencia y virilidad en la Biblia» y «Reglas del juego: una revisión de las doce reglas de vida, de Jordan Peterson,» y, si lo deseas, puedes suscribirte.

    Nuestra esperanza y oración es que, dentro de este diario, encuentres un retrato atractivo y hermoso de lo mejor que pueden ser los hombres.
    La masculinidad no es algo tóxico, que deba ser temido, ni es algo irredimible, como para ser borrado. Es parte de nuestra vida humana, que es un don de Dios, capaz de corrupción, pero también de perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *