Artículo de Infovaticana que creo se debería considerar en estos días de confusión tanta

|

Papa Francisco embajada rusa Ucrania

Creo, con la web, que  hay reacciones absolutamente improcedentes y desproporcionadas. Verdaderamente paranoicas. Pero también en hay un desapego de no pocos al actual Papa, sin negar su condición de tal,  que no  es bueno para la Iglesia, para Francisco ni para los despegados.

Pero para que cese el desapego tendrían que cesar las causas del mismo.

<

https://infovaticana.com/2024/06/26/la-creciente-y-preocupante-desafeccion-hacia-este-papado/

 

Comentarios
2 comentarios en “Artículo de Infovaticana que creo se debería considerar en estos días de confusión tanta
  1. Esta situación no es nueva en la Iglesia contemporánea. Fue lo mismo con el pontificado de Pablo VI y el entonces enfrentamiento con el Obispo Marcel Lefebvre («el celo de su casa le devoraba»). Pablo VI y Francisco I están afectados de la misma enfermedad, el modernismo. Son capaces de hacer y promulgar cosas que anteriormente fueron catalogadas como heterodoxas y luego sorprender con otras totalmente ortodoxas, véase el caso de Humanae Vitae v.g de Pablo VI o el levantamiento de mano para la confesión durante el año de la misericordia para los fieles de la FSSPX de Francisco I. El caso es que enfermos, o no, ambos pontífices son la cabeza visible de la Iglesia, el dulce Cristo en la Tierra. Nadie, puede acusar a un Papa de hereje, salvo otro Papa, claro. Ni el sedevacantismo, por eso de la legitimidad de ejercicio, artículo peligroso rozando la herejía el de Specola con la sedevacante cuando Juan Pablo II vivía. Hay que tener mucho cuidado. Hay que denunciar aquello que va en contra de lo que siempre fue creído por TODOS y en TODA época, pero como el hijo que corrige al padre, que sin negarle su patria potestad y autoridad puede responder como Cristo al ser abofeteado: «Si he hablado mal, da testimonio de lo que he hablado mal; pero si hablé bien, ¿por qué me pegas?»

    ¿Y por qué hay que denunciar? Hombre, porque no se puede tragar con todo por el artículo 33. Ahora bien, los que se tienen que ir de la Iglesia son los que la quieren a su imagen y semejanza, y no aceptarla como la hemos recibido del mismo Cristo. Que se vayan ellos, aunque detenten el poder. San Josemaría Pbro., que ayer celebramos su día., y que obtuvo dispensa de Pablo VI para que, el entonces Presidente del Opus Dei celebrara según el misal de 1962 el rito Tridentino, dijo que todas esas ideas párvulas sobre el Vaticano se le fueron nada más que pisó sus predios. ¿A qué se refería? Pues, sencillamente que las luchas de poder temporal entre los hombres de Iglesia son atroces. Es muy infantil pensar que todos esos hombres de negro –y mujeres–, y alguno de blanco, son espíritus puros que adoran a Dios. Son hombres y mujeres de carne y hueso con las debilidades propias de todos los hombres, corrupción, ambición de poder, avaricia, etc. Pero sí, la Iglesia es Santa, a pesar de que la militante esté llena de pecadores. Y sí, el Papa es la máxima autoridad, por lo que lo que tenemos que hacer es rezar mucho por la conversión de los pecadores, incluidos cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas…y el Papa. Alegrarnos si somos perseguidos por causa de la Justicia (esto es por cumplir los mandamientos de Dios), porque nuestro es el Reino de los Cielos, y rezar por todos nuestros hermanos perseguidos, para que sigamos todos en comunión de oraciones fortalecidos en la Fe.

    «Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa».
    «No prevalecerán».

    Sursum Corda!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *