PUBLICIDAD

Ante la próxima plenaria: ¿Secretario nuevo o reelegido?

|

Ver las imágenes de origen

El próximo mes, del 19 al 23 se celebrará la Plenaria de otoño de la Conferencia Episcopal. Ya no fui al discurso inaugural de la de Primavera y estoy casi seguro de que tampoco iré a esta. Otro insoportable discurso, sin el menor interés, de Blázquez, con la coda también insoportable de Pesadini, aunque afortunadamente bastante más breve, me han disuadido de la comparecencia.

Por otra parte la apertura de la Plenaria apenas servía para intercambiar algún saludo y comprobar los deterioros que seis meses habían producido en algunos. A los cardenales parece que lo que les sienta bien es la jubilación. Amigo y Rouco están óptimos. Y Fernando Sebastián para sus casi 90 años que cumplirá el año que viene. ¿Alguien sabe algo de Aquilino Bocos? Absurdo nombramiento de un casi desaparecido al que fue llegarle el capelo y perderse ya definitivamente en el morfandolio de la incelutria.

Blázquez se va por el cuello de la camisa pareciendo que se confunden ya vocecita y persona. Cañizares se duerme, duerme y reclama a voces un descanso aunque no sea el eterno. Esas cuestiones van siempre a peor.A Osoro que estaba muy bien para sus setenta y tres años y medio, el 16 de mayo próximo 74, se le veía excelentemente  pero ya se le comienza a ver distinto de ese impulso vital que era. ¿Medicación? Nos queda Omella que de momento se mantiene bien físicamente. Pero es el más joven de todos aunque ya tenga 72 años. Y con escasísimos laureles si es que tiene alguno.

La próxima plenaria tendrá que reelegir secretario y portavoz de la CEE, nombrar otro o designar un secretario y un portavoz. Son cargos administrativos que se puede desempeñar bien o mal y que pueden estar unidos a separados.

Del actual secretario portavoz, Gil Tamayo, se dicen las dos cosas. Que sigue o que se va. Y que Roma, o los valedores del secretario, le quiere primar, se dice, con un obispado. Es posible que ello le llegue antes de las votaciones de la plenaria para secretario, portavoz o no. Pues ya se verá. Si le llega Ávila, si llegándole deja la secretaría pensando que no puede compaginar ambos cargos o si, obispo o no. los obispos quieren a otro pues ya lo veremos.

Yo no tengo de Gil Tamayo mal criterio pero eso no vale nada. Será lo que sea y hará lo que haga independientemente de lo que uno piense. Si continúa no necesita para nada el obispado de Ávila, que no lo tuvo en los cinco anteriores años de su mandato y que fueron en mi opinión aceptables. Si se va de la secretaría pues normal que le premien los servicios prestados.

Pero nada está claro. Se vaya o se quede aunque en lo que parece coincidir todo el mundo es en que su destino es Ávila. Hubo quien se lo adelantó absurdamente y se tragó su pronóstico. No tenía el menor sentido. Ahora ya puede tener alguno. Ávila no tenía el menor interés, más bien todo lo contrario, en que le privaran de un obispo queridísimo y que fue allí una bendición de Dios. Que curó heridas y renació esperanzas. Ese sí que podría seguir allí hasta los ochenta años con alegría de su pueblo. Pero las cosas vienen como vienen y parece que había que darle salida a Gil Tamayo. Cuando les trae sin cuidado dársela a Martínez Camino que da sopas con honda al extremeño. Sin que Gil, lo repito, me parezca mal. Pero parece que se va García Burillo, ahora ya con año y medio de prórroga, y que va a ser un listón muy alto para Gil Tamayo si es que como tantos dicen llega. Si así fuere, a procurar igualarlo aunque tarea muy difícil sea y si no Ávila y otros se lo demandarán.

Últimamente dicen que el secretariado y la portavocía son incompatibles con el gobierno de una diócesis como ocurrió en su día a Fernando Sebastián. Es posible. Y por eso lanzan otros nombres. Aunque estamos en el mundo de las quinielas. Si dice que Osoro postularía a su recién auxiliar Vidal aunque con dos graves hándicaps. El primero es el escasísimo eco que el cardenal arzobispo de Madrid tiene entre sus hermanos puesto de manifiesto en elecciones recientes. Y el segundo que absurdamente algunos me atribuyen a mí. Me dicen que unas fotografías que publiqué en el Blog  indignaron en la curia madrileña. Bueno, en parte de esa curia. Pues yo no hice las fotografías, y mucho menos clandestinamente, y simplemente me limité a publicar lo que era público. Qué les han molestado la fotografías que se hicieron? Pues yo no se las hice. Yo de ese cura hablaba más bien bien. Hoy ya me contengo. Y casi pienso que si alguien se atreve a proponerlo como secretario y portavoz de la CEE es algo así como si propusiera a Belén Esteban o a Chavelita no sé qué. Ese chico está más quemado que un bosque de Galicia el pasado año. Cuidado que a mí me caía mal Cobo, el sustituto y alter ego de Josito cuando este se hizo imposible. Pues el sustituto muy por encima del que parecía impoluto. Mal lo lleva ese chico. Y repito que el fotógrafo no he sido yo. Esperemos que el Montoya no entre también en la tramoya. Y repito que ninguno es obra mía.

Religión Confidencial, en la que es dificilísimo entrar, yo ya he desistido de perder el tiempo, habla según he leído en otros sitios, de otro posible candidato que es el vicario general de Oviedo, Sangrador, con conocimientos notables de la CEE. Ni idea de si tiene  papeletas en la rifa. Cualificado parece que está.

Nombran también a una figura emergente del episcopado, el anterior obispo de Guadix, hoy de Getafe, Ginés García Beltrán. Uno cree que Don Ginés es capaz de muchas cosas y de todas hacerlas bien pero no puede ser la Conferencia Episcopal en pleno o casi.

Si el obispo de Ávila no podría hacerse cargo del secretariado, con poco más de ciento cincuenta mil habitantes, pues ya me dirán el de Getafe que tiene esos multiplicados por diez. Con este obispo, del que tengo un excelente concepto, ocurre, o parece, que quienes han contribuido a encumbrarle, con toda razón, ahora se muestran indignados de que quiera moverles la silla para ocuparla él. Me parecen alucinaciones de la edad. Ni mueve ni puede. Lo que ocurre es que al que está a pocos años se dejar la silla en la que tan encantado se encuentra, aunque muy bien no lo esté haciendo, los propios dedos se le antojen huéspedes. Creo que García Beltrán, titular de una de las más importantes diócesis de España, ni puede ni quiere el secretariado de la CEE. Le sobra inteligencia para ello y además ya tiene suficiente trabajo sobre sus espaldas.

PUBLICIDAD

Pues esa es la incógnita de la próxima permanente. Aunque a un obispo le he oído decir que él tenía el candidato perfecto. Inteligente, brillante, con absoluto dominio del puesto y total garantía de que lo iba a desarrollar a la perfección. Y que con no pocos indignados de hijoputeces (sic) tantas, igual le secundaban: Martínez Camino. Me apunto entusiasmado a la iniciativa. Y a lo de las hijoputeces si las hubiera. Que creo que sí. Los obispos, que en ocasiones, pocas, dan muestra de que existen, pueden sorprendernos. Me extrañaría pero me encantaría. Esa es una situación verdaderamente bochornosa.

6 comentarios en “Ante la próxima plenaria: ¿Secretario nuevo o reelegido?
  1. Hay también quien, olfateando los aires que vienen de Roma, insinúa una elección no “clerical”, lo que traería la novedad de una secretaria, una mujer en la Secretaría de la Conferencia Episcopal Española. En ningún sitio está dicho que ese puesto esté reservado a un clérigo ni a un varón necesariamente.

  2. Si Osoro recomienda a un auxiliar suyo, creo que éste tiene perdida la partida. Pero si Sanz propugna a su vicario general, como avanzadilla para su candidatura a presidir la CEE, creo que también perderá la partida. Así que me parece a mí que ninguno de los dos. Habrá que buscar una tercera vía. Lo esencial, en mi opinión, es que la elección a secretario será un primer envite con vistas a la batalla por la presidencia. El secretario y el presidente conviene que estén en sintonía y hasta en cierta complicidad personal. ¿Quién puede barruntarse como próximo presidente? Entre los arzobispos el más joven y que busca ocupar el liderazgo en la iglesia española es Sanz Montes. ¿Tiene apoyos suficientes? Si así fuera, elegirán como secretario a Sangrador. Si, por el contrario, hay un número suficiente de obispos que buscan salirse de esa dirección y quieren postular a uno de los obispos (no arzobispo) emergentes y que dan muestras de tener mimbres para liderar la iglesia española en la próxima década, entonces el secretario no será ni Vidal ni Sangrador.

  3. Yo, una vez más, me pregunto: ¿dónde se encuentra en todo el Nuevo Testamento el fundamento de esta entidad llamada “conferencia episcopal”?Porque allí veo a los Apóstoles y a Pedro, que, excepcionalmente se reunen en el llamado Concilio de Jerusalén y luego vuelven a sus respectivos destinos. Pero esto que describe el artículo: ¿con carácter permanente, con sus constantes comunicados sobre esto y sobre lo otro, con su burocracia y otras peculiaridades que opacan la figura de los respectivos obispos locales? ¿Dónde está esto en el Nuevo Testamento?
    Aparte de eso las personalidades heroicas -o destacadas que por eso se las llama así- suelen ser la excepción. También entre los obispos. Y cuando todo tiene que pasar por la turmix de este cuerpo colegiado -y repleto de mediocres-, ¿qué posibilidades tienen de marcar un modo de actuar las personalidades heroicas, o destacadas que por eso se las llama así?
    Cito al respecto lo que a propósito de la colegialidad dijo Y.Congar: “L’Eglise a fait pacifiquement sa révolution d’octobre” Y.CONGAR, le Concile au jour le jour, 2ª session, le Cerf, 1964. p. 115.
    Y una sugerencia a Don Francisco: No se sume a esa corriente empobrecedora de la expresividad de la escritura consistente en eliminar el primer signo de interrogación

    1. ¿Dónde se encuentra en el Nuevo Testamento el fundamento de decir la misa en latín (En la Última Cena se habló en arameo y hebreo, en las celebraciones de la “fracción del pan”, como las llama los Hechos, se hablaba en griego; añadiré que el latín no empezó a usarse sistemáticamente en la liturgia hasta el siglo III, hasta entonces se usaba casi exclusivamente el griego)?

  4. El impulso vital del pasiego va disminuyendo no por los años, sino por el esfuerzo que le supuso las licenciaturas en Exactas y Pedagogía.
    Desde que terminó las carreras ya nunca fue lo que era.

  5. Quién puede ser y quizás Vd no cité para propiciar su nombramiento es el auxiliar de Getafe

    Aunque puede ser un error pues sería otro cargo burocrático para este Pastor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *