PUBLICIDAD

Animáos a conocer lo mejor del románico soriano.

|

Ver las imágenes de origen

De los doce monumentos que recoge ABC conozco nueve, con varias visitas todos. Excelentes y algunos extraordinarios. No puedo hablar de Garray, Caracena y Ucero. La capital, magnífica en sus cuatro referencias y el claustro de San Juan de Duero rompe los moldes. Las pinturas de San Baudelio, lo que queda, inenarrable.

https://www.abc.es/viajar/destinos/espana/abci-doce-edificios-imprescindibles-romanico-soria-202009130120_noticia.html

Todo eso es Iglesia. A ver su aprendemos a vender ese tesoro de la cultura y la fe haciendo catequesis. Animo a Don Abilio a la tarea. No fui entusiasta de su nombramiento episcopal pero reconozco que lo está haciendo muchísimo mejor de lo que yo esperaba. O también es mérito suyo buscarse, o más bien encontrar y utilizar, un excelente vendedor de realidades eclesiales  entre las que naturalmente está el obispo. Pues excelente conjunción.

Y todavía hay más románico en Soria. Por ejemplo en El Burgo la maravillosa sepultura de San Pedro de Osma y sus espléndidos Beatos.

Visitad Soria, recorred Soria. Es Iglesia. Sin Iglesia no quedaría nada. Apenas unas piedras recuerdo de Numancia y los versos de Machado.

 

7 comentarios en “Animáos a conocer lo mejor del románico soriano.
  1. El escándalo de la Cruz

    Fray Charles Marie Rooney OP
    14 de Septiembre de 2020

    Ecce lignum crucis in quo salus mundi pependit
    He aquí el leño de la cruz, del que pendió la salvación del mundo.

    -Liturgia del Viernes Santo-

    Contemplado con una visión meramente humana, un crucifijo es una imagen aterradora. Un hombre desfigurado, con el Cuerpo contorsionado, cuelga del tronco de un árbol rugoso, fijado a la viga y al poste, tan sólo con clavos, que sujetan Sus extremidades.
    Su carne está azotada, el cráneo atravesado por una corona de púas, el costado empalado por una lanza.
    Y en un espíritu de decencia, la discreción iconográfica triunfa sobre la historicidad, porque este hombre estaba desnudo.

    Para los católicos -y para muchos otros- esta imagen es omnipresente, quizás hasta tal punto que, trágicamente, incluso puede parecer banal.
    Para los no creyente, un crucifijo es sorprendentemente repugnante. ¿Quién podría reverenciar semejante parodia?
    Tomemos, por ejemplo, el equipo de la Copa del Mundo de Corea-1966.
    Jugando en Inglaterra, en un campo, que cumplió como anfitrión, el equipo coreano causó sorpresa al quedar fuera de juego en un partido de cuartos de final en Liverpool.
    Se habían alojado en Loyola Hall, un ala recientemente renovada, de una casa de retiro de los jesuitas en las afueras de Liverpool, donde podrían entrenar y descansar adecuadamente.
    Pero, tuvieron una sorpresa. Los coreanos, que en su mayoría, no habían salido nunca de su tierra natal, estaban acostumbrados a descansar en un dormitorio común.
    En Loyola Hall debían permanecer en celdas individuales, lo que significaba no sólo soledad y silencio, sino también «iconografía inquietante en las paredes.»
    Lo peor de todo, dijeron, era la capilla, iluminada por la noche y con la enorme «figura de un hombre que sufría con con clavos aterradores en sus manos y pies.
    Un jugador dijo: Nunca habíamos visto tal cosa; nos causó preocupación y miedo, y no pudimos dormir bien, lo que quizás contribuyó a su derrota de cuartos de final ante Portugal.

    Preocupación y miedo: Precisamente era el objetivo de la crucifixión romana: Un acto de terrorismo, sancionado por el estado, impuesto al más vil de los criminales, y diseñado para petrificar a posibles malhechores.
    Los romanos perfeccionaron este arte punitivo, que habían copiado de Egipto y Cartago, a menudo ajustando la posición del criminal con un bloqueo horizontal, para prolongar el dolor y el sufrimiento, demorando la muerte, a veces durante unos días.
    De hecho, la crucifixión es el principal referente de lo que entendemos como «insoportable,» que significa un nivel de dolor conocido sólo por aquéllos que cuelgan de una cruz.

    De ahí que podamos entender porqué, en su primera Carta a los Corintios, San Pablo describe la crucifixión como un skandalon, un tropiezo, un escándalo, un bochorno.
    Los judíos piden señales, -observa el Apóstol- porque esperan el cumplimiento de las profecías predichas. Los griegos buscan la sabiduría. Pero, nosotros predicamos a Cristo crucificado, un skandalon para los judíos y locura para los gentiles, pero para los llamados, tanto judíos como griegos, Cristo, poder de Dios y sabiduría de Dios. (1 Cor 1, 21-24).

    Contemplado con mirada eterna, un crucifijo es el signo indeleble, pero triunfante, del poder y la sabiduría infinita de Dios, sobre la preocupación y el miedo, el pecado y la muerte.
    Nuestros ojos iluminados,por la fe y no por la visión, (2 Co 5, 7), exaltan Su ignominia, pues, «por nosotros los hombres y por nuestra salvación, el Señor de los Ejércitos se humilló de tal manera, para resucitar glorioso al tercer día.
    En el Calvario, bajo la apariencia de una absoluta fragilidad, el amor supremo de Cristo realiza la necesidad suprema del hombre: La reconciliación con el Padre y la bienaventuranza eterna, la antítesis de todo lo banal.

  2. Recorrí Soria pueblo a pueblo.Estuve en más de trescientas localidades; en muchas de ellas ya no vive nadie o solo residen media docena de personas.Vale la pena ir: los paisajes son maravillosos y nada monótonos, muy cambiantes; los sorianos, un encanto; los monumentos, para no parar de contar.Mucho románico y muy bueno, con pórtico, pero también gótico; además, castillos, torres de vigilancia, plazas mayores, palacios, casonas, arquitectura tradicional y una flora y fauna sorprendentes por su variedad y cantidad (ver corzos es muy habitual, al lado de los siempre simpáticos cernícalos, las perdices con sus crías en fila india, los buitres; rebaños de ovejas, apenas quedan; bosques inmensos de pino silvestre y de pino rodeno, pero también el enorme acebal de Zaragüeta y los robles, las sabinas, las encinas, los quejigos…).Maravilloso todo.

    1. Sorprende que el viajero haya estado en «más de trescientas localidades» cuando la provincia alberga 184 municipios. Y supongo que el acebal al que refiere es el de Garagüeta. La exactitud de los datos no debería estar reñida con las descripciones líricas de esa tierra sin par.

      1. Municipios es una cosa.Localidades, otra.En Galicia hay municipios con cincuenta localidades, cada una con su topónimo y su iglesia.En Soria pasa lo mismo.La confusión en el nombre del acebal se debe a que cito de memoria.

        1. Juan Manuel Ramilo Costas:

          Efectivamente, hay que distinguir entre municipio y pedanía, por ejemplo. Dado que he vivido en Soria hace quince años, sé que por aquel entonces, además de unos 190 municipios, contaba con otros tantos -por lo menos- núcleos de población que dependían de otro ayuntamiento. Algo similar ocurre en otras provincias de Castilla y León, como en Burgos, donde resido. Concuerdo totalmente con la descripción de la diversidad que existe en la provincia de Soria, donde existe el mayor número de pinos de Europa…

  3. He residido un año en Soria, por lo que he podido recorrer y admirar la belleza de los monumentos que se hallan en dicha provincia, un auténtico museo al aire libre. Y muy especialmente el monasterio cisterciense de Santa María de Huerta, donde tanta paz y cercanía he encontrado en sus muros, en las incontables estancias en su humilde y digna hospedería monástica. Verdadero ejemplo de acogida a quien busca un clima de paz que les ayude a centrarse en el Misterio de Dios…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *