Ancianos, coronavirus y mosén Custodio Ballester

|

De acuerdo con el sacerdote en todo lo que dice.

También en ese penoso resistiré que no es simpático sino patético. Salvando por supuesto la buena intención.

<

https://germinansgerminabit.blogspot.com/2020/04/pandemia-y-ancianidad.html

 

Comentarios
11 comentarios en “Ancianos, coronavirus y mosén Custodio Ballester
  1. Amigo Joaquín , estoy totalmente de acuerdo con usted: Yo, los primeros días también aplaudía. Un día , oí una gran cacerolada contra el Rey: A partir de entonces observé y , visto el panorama no aplaudo. Si que aplaudiría a las 8 si a las 8’30 ó 9 hubiera una gran cacerolada como muestra de desaprobación al gobierno . Al solo oír aplausos parece que estamos encantados con este gobierno eutanasiador ( es una de sus leyes estrella).
    Y , que conste que me pongo de rodillas ante el heroísmo de los sanitarios que se juegan la vida por atendernos: Yo mismo tengo un familiar que se juega la vida todos los días.

  2. de acuerdo con el P.Custodio. los que hemos visitado y colaborado en asilos de ancianos, hemos visto y escuchado muchas situaciones,unas ejemplares otras no tanto. pero en todas había muchas ganas de vivir. He conocido ancianos fantásticos, en su convivencia he aprendido muchas cosas, la primera amar la vida que se presiente terminar. es una gran escuela de amor. Y estoy muy de acuerdo que no es eutanasia; sino un simple y manifiesto genocidio, hacia nuestros ancianos. Que Dios les perdone.

  3. Lo que está pasando en las residencias de ancianos es intolerable. Como intolerable es el cuasi apagón informativo que hay al respecto. Lo poco que consigue salir a la luz da verdadero miedo de pensar en cómo debe ser el panorama general. Por ejemplo, esto: https://www.elconfidencial.com/espana/comunidad-valenciana/2020-04-02/alcoy-residencia-coronavirus-muertos_2530752/

    Y mientras tanto, los ciudadanos todos escondiditos en sus casas y aplaudiendo como bobos a las ocho de la tarde en vez de salir con picas y horcas y quemar la Moncloa y las sedes de los gobiernos autonómicos (sean del signo que sean) que han causado entre todos que lo que no debió haber sido más grave que una gripe estacional se esté convirtiendo en una calamidad que no tenía precedentes desde la gripe del 18.

  4. Querido Paco Pepe, como usted sabe, mosén Custodio alude al triaje. Hasta ahora el pueblo llano asociaba esa palabra al médico que se encontraba en la puerta de urgencias, le sometía a un breve interrogatorio y lo enviaba a este o aquel servicio. Ahora el triaje es priorización, eufemismo para no decir eutanasia. En Cataluña la Generalidad ha avalado un protocolo para estos días de pandemia, de acuerdo con el cual todo paciente que haya cumplido 80 años se le devuelve a casa o a la residencia. Es decir, se le niega el derecho a la vida. Una eutanasia que el paciente no ha solicitado, sino que es dictamen directo del gobierno. La razón no es médica, aunque se revista de tal, sino escuetamente económiica. Puesto que no han preparado logística, y siguen remoloneando con ella (la última, el retraso de un hospital de campaña en Sabadell porque a los separatistas no les gusta el verde aceituna de las carpas del ejército, por ser eso, del ejército español). No hay mascarillas, ni respiradores. Mi hija, médico de uno de esos hospitales se ha procurado por su cuenta unas gafas… de soldador. Los tienen completamente desasistidos. Pero no les importa. A priorizar. A descartar. Salvo, claro, que sea un político secesionista y se te abran de par en par las puertas del Clínic. Como barruntará estoy pensando con nombres y apellidos.

    Lo penoso del caso es que los obispos han puesto punto en boca. El Instituto de Bioética Borja de la Universidad Católica Ramón Lull guarda un silencio cómplice. Hoy en ABC el presidente de la Sociedad de Bioética se limitaba a recordar las dos tendencias dominantes en el campo, la que podríamos llamar iusnaturalista –aunque parece desconocerla en profundidad– conectada con el Primum non nocere de Hipócrates, y la utilitarista, la economicista, que es la que está primando aquí en Cataluña.

    Toda mentalidad nazi, tarde o temprana, saca del armario sus demonios familiares. Uno de ellos es la eutanasia. Aquí se ha vapuleado al profesor Agostino Gemelli por sus declaraciones contra la praxis nazi, eugenésica y eutanásica, del Doctor Mira, el terror de las chekas barcelonesas durante la guerra civil. Gemelli fue un famoso psiquiatra, luego franciscano, cuyo nombre lleva hoy un prestigioso hospital romano.

    El artículo de mosén Custodio tiene mucha miga. Y usted se ha percatado en seguida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *