PUBLICIDAD

Algunos comentarios en moderación sobre un tema en el que estoy totalmente de acuerdo con los comentaristas

|

Pero me piden que no entre en ello pues están intentando corregir el despropósito. Esperemos que lo consigan y en otro caso se publicará todo y más.

Ayúdanos a seguir informando

22 comentarios en “Algunos comentarios en moderación sobre un tema en el que estoy totalmente de acuerdo con los comentaristas
  1. Lamento no haberme expresado bien. La idea era que a D. Francisco José Fdez. de la Cigoña le salvaba precisamente de la «quema», en mi comentario.

  2. ¿No dijo esto el Papa? y Infovaticana lo reproduce, así de claro:
    «…Humanamente es ilógico. Pero no para Dios. De hecho, gracias a ese pequeño don gratuito y, por tanto, heroico, Jesús puede saciar a todos. Es una gran lección para nosotros. Nos dice que el Señor puede hacer mucho con lo poco que ponemos a su disposición. Sería bueno preguntarnos todos los días: “¿Qué le llevo hoy a Jesús?”. Él puede hacer mucho con una oración nuestra, con un gesto nuestro de caridad hacia los demás, incluso con nuestra miseria entregada a su misericordia. Nuestras pequeñeces a Jesús, y Él hace milagros».
    Doy por sentado que tiene usted luces para entenderlo. Me abstengo de juicios, a diferencia de usted.

  3. Apreciado Doy Fe: Abundando en su comentario, me hago las siguientes reflexiones. El Señor nos pide una adhesión inquebrantable a la sede de Pedro. Lutero se equivocó («Roma veduta, Fede perduta»). El Santo Padre es el ungido del Señor. Tenemos que tratarle con gran respeto y veneración, y por lo menos con la misma caridad con que los hijos de Noé cubrieron las vergüenzas de su padre desnudo. Es la heroicidad que el Señor nos pide. Eso no significa que tengamos que transigir con la mentira o la confusión. Veritas in Caritate. Grandes santos de el siglo XX, perseguidos por la jerarquía, nos han dado un ejemplo de heroicidad en este sentido, el Padre Pío, por ejemplo. Siendo fieles a la verdad, sin transigir con la mentira, vivieron la caridad con heroicidad. El Cardenal Sarah para mí es otro ejemplo entre los vivos de ese estilo. Su adhesión inquebrantable al Santo Padre no le ha impedido hablar… y sobre todo escribir con amor filial. Oremus pro Papam…

    1. ¿El ungido del Señor? ¿Sí? ¿Y ahora nos dirá que es el Espíritu Santo quien lo ha elegido olvidando qué es un cónclave y qué fue la Mafia de Sant-Gall, tal como ellos mismos se calificaron?
      ¿El ungido del Señor? ¿Sabe de verdad lo que está diciendo con un pontificado destructor de todo lo católico? No es ya tapar las vergüenzas de un Noé borracho, usted está pidiendo disimular ante un padre maltratador y con abusos gravísimos hacia sus hijos. Nunca le he faltado el respeto, nunca lo he insultado, y me he contenido por ser el Sucesor de Pedro, pero él jamás se ha ganado el respeto de sus hijos, ni la autoridad moral. Así que no venga usted reclamando un adhesión ciega e irracional a un magisterio que hace aguas por todos sitios, a un discurso sin pies ni cabeza (sí, negó la multiplicación de panes y peces y todo fue «compartir» por parte de los asistentes) y como esa miles. Repito: dé gracias a Dios que muchos nos contenemos y no lo insultamos ni lo calificamos tal como él merece y tal como él califica constantamente: «conejos», «rígidos», «pelagianos auto-referenciales», «pepinillos en vinagre», etc . ¡la gran letanía del asunto sale de los labios papales!
      Y lo siento, pero estoy hasta las narices de buenismo moral y de que todos se atrevan a dar lecciones de moralidad y amor a la Iglesia, callando y aplaudiendo al Pontífice des-catolizador.

      1. Veritas: Usted está poniendo en mis labios cosas que no he dicho. Tal vez es por precipitación o apasionamiento. Pero en cualquier caso falta a la verdad.

        1. No, no he puesto palabras en sus labios, no. He sacado las conclusiones de lo que vd. afirma, y he intentado rebatir su escrito apologético. Para empezar: ¿no ha dicho vd. que «El Santo Padre es el ungido del Señor»? En eso me he detenido. ¿No hablaba de «los hijos de Noé cubrieron las vergüenzas de su padre desnudo»? Pues le argumentaba que no era el caso, sino contra un padre abusador y maltratador y ponía varios ejemplos de esa boca pontificia destilando veneno en sus palabras. Sí, el que dice que no es «quién para juzgar», se dedica a insultar. Y vd. habla de «adhesión inquebrantable al Santo Padre», cosa que yo he ido poniendo en duda en mi comentario anterior. Y si vd. decía que «Tenemos que tratarle con gran respeto», yo le indicaba que nunca le he insultado ni faltado el respeto, pero que se lo tenía que haber ganado a pulso así como la autoridad moral, y no lo ha hecho.
          Tal vez metodológicamente debería haber entrecomillado antes, en el primer comentario, sus palabras literales. Pero no he puesto palabras en su boca, Luis Ignacio, solo las consecuencias de su defensa. Más bien he parafraseado lo que vd. ha escrito… Por cierto, ya que tan defensor se muestra del Pontífice, escriba bien en latín: va en ablativo: «Oremus pro Papa Nostro Francisco». Y rece mucho por él, yo lo hago. Pero no por sus intenciones, porque ya las estamos padeciendo.
          Y yo no falto a la verdad. ¡Cuidado! Esa acusación es grave y me desagrada, porque es un recurso ad hominem.

    2. Como no sabéis ni filosofía ni lógica, metéis la pata de cabo a rabo.Das por incuestionablemente probado precisamente lo que está por probar.
      Si A,entonces B.
      Pero pruebame A,para que volens,nolens,deba conceder B.

    3. Sinceramente, D. Luis Ignacio. En mi opinión, la heroicidad consiste en descubrir las miserias propias para enmendarse. Es un trabajo arduo que requiere un gran esfuerzo de humildad. En esto, el Papa Francisco trata de ayudarnos, haciendo reflexiones muy útiles, pero en este su empeño, parece ser que muchos se sienten insultados y además no perdonan la ofensa.

  4. Yo comento con cierta frecuencia y estoy de acuerdo con moderar los comentarios. Eso evita que pulule por aquí gente muy loca y muy mal intencionada. En otro blog anda un tal MIGUEL que ilustra lo que digo. Así que creo que don Francisco José hace muy bien.

  5. D. Fco José

    Ante el comentario de Doy Fe, me surge la duda. Siempre pensé que era usted el que moderaba los comentarios. Si fuera tan amble de aclararnos ese punto, creo que los comentaristas se lo agradeceríamos mucho
    Nota de F. de la C,: Los modero yo

  6. La moderación de los comentarios le quita mucha viveza al blog.
    Nota de F, de ka C,: No moderarlos sería de Juzgado de Guardia. Y el que iría a la cárcel sería yo. Había uno que usurpaba su nick, y el de otros, y decía barbaridades delictivas

  7. No me es preciso conocer las razones que tiene el torrero para gobernar, como Dios le dé a entender, el rumbo de su «Cigüeña», aunque me lo imagino… Me hubiera bastado tirar de teléfono para saber esos entresijos. En nuestra entrañable y vieja amistad, ni siquiera he tenido la imprudente impertinencia de querer entrar en esos pormenores particulares, y mucho menos pedir que se me expliquen públicamente en un foro tan amplio, prestigioso y heterogéneo como éste. Soy fumador de pipa, y cuando no encuentro tabaco picado a mi gusto, me lo fumo más grueso o simplemente no fumo, con tal de no echarle tierra a la cachimba. ¡Todo menos fumar lo infumable!
    Y conste que en algunas ocasiones mis comentarios no han pasado la censura. El señor de la Cigüeña sabrá porqué; eso me basta.

  8. Sí, esta web salvo el blog de usted, Sr. de la Cigoña, a quien respeto porque me ha dado muestras de que es siempre honesto en lo que publica, aunque a veces piense yo que se equivoca, suele poner en moderación muchos comentarios que no van en la línea de lo que les conviene, aunque se trate de citas de la Sagrada Escritura (a saber con qué fin, aunque no dudo de que deben creerlo recto). Supongo que para disimular, dejan pasar, en cambio, tantos comentarios con insultos, excusándose en que no tienen tiempo de revisarlos. Lo claro es que, por activa y por pasiva, manipulan la realidad y faltan a la verdad y a la caridad. Como ocurrió recientemente con el vergonzoso artículo donde acusaban al Papa de no creer en los milagros. Bastaba leer lo dicho por el Papa, para darse cuenta de lo que digo. No sé a qué se refiere usted en esta entrada y me da igual. Hace mucho que no intento poner comentarios y ganas no me han faltado porque es indignante lo que hacen y encima van pidiendo dinero para mantenerse, ¿por el supuesto favor que hacen a la cristiandad?.

    1. DOY FE
      Usted lo que da es gato por liebre.
      Debe usted pensar que somos retrasados mentales si leemos lo que dijo el papa sobre el milagro de la multiplicación de plos panes y los peces y seguimos pensando que cree en los milagros. Pero si no cree en los diez mandamientos….
      Digame, usted tambien pretende decirnos como el Papa que se puede comulgar en pecado y sin arrepentimiento?
      Por cierto si el Papa dice que quien es el para juzgar, porque se atreve usted a juzgar a los que si creen en los milagros y en los mandamientos?

  9. Estimado D. Paco Pepe.
    Yo soy uno de los que sistemáticamente, al comentar alguna noticia en su blog, me sale «comentario pendiente de moderación». A veces está pendiente mas de un día sin saber el motivo, pues por lo general no contienen palabrotas o insultos.
    Puedo comprender que alguna vez se me haya censurado por poner algún insulto (diagnóstico lo llama algún comentarista) a algún personaje repelente, hereje, provocador o malintencionado, pero quedar sistemáticamente pendiente de moderación es algo que no entiendo y a veces me resulta desesperante porque resta frescura y actualidad a mi comentario cuando por fin es publicado. A esas alturas otros muchos ya han dicho cosas parecidas a las que yo había aportado.
    De todos modos, aunque no entiendo del todo el contenido de este post, confío en su criterio.

    LO QUE ESCRIBO A CONTINUACIÓN NO ES PARA PUBLICAR
    Si quisiera contestarme no lo haga privadamente sino por este mismo medio, pues el correo electrónico que les aparece a ustedes no existe. Ante la posibilidad de que por fallos informáticos pudiera hacerse público (cosa que ya pasó durante una temporada) opté por inventar uno.
    Ignoro si usted tiene algún correo profesional al que se le pueda escribir privadamente. Alguna vez he pasado ganas de escribirle para comunicarle alguna noticia sobre mi diócesis, pero no ignoro la forma de hacerlo.
    Solo le diré que nos conocimos personalmente en un evento y que en una de sus crónicas me dedicó un cariñoso elogio. También es posible que no se acuerde de aquel encuentro dada la cantidad de personas que usted seguramente conocerá.
    Nota de F. de la C.: Mi correo: pacopepecigona@telefonica.net
    No se moderan comentarios posteriores antes que los anteriores. Se moderan todos los que están sin moderar.

  10. Corregir el despropósito es no aplicar Traditionis custodes por nulidad ex tunc y aplicar Summorum Pontificum.

    A ver si queda claro en el Vaticano, NO se puede criminalizar al Misal Romano ni a la Sagrada Tradición, NO se pueden declarar sospechosos bajo medidas cautelares a los católicos del Rito Romano, NI se puede conculcar los derechos humanos de los fieles reconocidos en la Lex Ecclesiae Fundamentalis:

    – libre elección de rito litúrgico, libre celebración litúrgica, libre asociación, desplazamiento, reunión y permanencia en parroquias y centros de culto, libertad de autonomía e independencia personal, pensamiento, conciencia, ideología, protección de datos, secreto y confidencialidad, expresión, opinión, trasmisión, difusión y comunicación de informacion y datos, de enseñanza, investigación e investigación, prohibición de represalias y coacciones, deber de remover obstáculos que impidan el libre y pleno ejercicio de los derechos, y muchos más…

    Lo repito: el problema está sólo, única y exclusivamente en Francisco, quién aprueba normas inicuas e injustas, como la comunión de los adúlteros impenitentes de la Amoris laetitia, Traditionis custodes, o la liturgia chamánico-pachamámica en Querida Amazonía 82, o permite que las mujeres se laven los pies en el lavatorio de Jueves Santo y sean acólitas y lectoras institucionales, o permita la comunión de heresiarcas cismáticos del camino sinodal alemán, la Iglesia patriótica china o los católicos abortistas como Biden…

    Él es el problema, no los fieles, no. Él y sólo Él, y nadie más que Él.

  11. Paco Pepe
    ¿Puedes adelantarnos el o los motivos por los que tales comentarios están siendo retenidos?
    Personalmente, no entiendo nada;a no ser que también en España tengamos «Agueres» censurantes…

  12. No será relativo al caso Almería donde no parece que haya ninguna intención de corregir los despropósitos… Por cierto, las religiosas que atendían el Seminario, Misioneras Agustinas Recolectas, se marchan de la diócesis. Otra medalla más para más para el Obispo coadjutor….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *