PUBLICIDAD

Ahora el escándalo Bertone

|

El cardenal Tarcisio Bertone, exsecretario de Estado vaticano Por supuesto siempre que lo que se dice sea serio, el periódico que lo publica, seguramente habrá parecido en varios más, parece serlo. http://www.abc.es/sociedad/abci-cardenal-bertone-devolvera-150000-euros-hospital-bambino-gesu-201512191824_noticia.html Siempre tuve un pobrísimo concepto de este cardenal, uno de los mayores errores de Benedicto XVI hacerle Secretario de Estado, pero lo último supera todavía deficiencias anteriores. Se le acusa de haberse pagado la suntuosa reforma de su casa con dineros derivados de una institución benéfica. Y el  periódico en cuestión dice que el cardenal va a devolver 150.000 euros. Casi nada. Nadie devuelve una cantidad, y menos de ese importe, sin haber tenido nada que ver en ello. Es escandaloso que un cardenal octogenario, y también aunque no tenga esa edad, gastarse ese pastón en arreglar modestamente su vivienda. Y un religioso, con voto de pobreza, aunque el cardenalato le exima de él, ¿cómo tiene tal cantidad de dinero que le permite gastarse 150.000 euros con la misma facilidad con la que uno se compra un lavaplatos? Y eso los que se lo pueden comprar sin tener que hacer números. ¿Cuánto gana un cardenal para poder ahorrar ese dinerito? Me parece todo tan impresentable, caso de ser cierto, que su lamentable conducta no se lava con devolver 150.000 euros. Como poco habría que echarle del «modesto» pisito que ocupa.

Comentarios
0 comentarios en “Ahora el escándalo Bertone
  1. Algo parece que tuvo que ver el despido infamante del presidente del IOR Ettore Gotti Tedeschi y la patada de Viganó a Nuncio en Washington, ascendatur ut removeatur, siendo Secretario de Estado este torpón Bertone con galas de ninja Mazinger. Mucho atrevimiento tuvo al manifestarse en contra de Benedicto XVI cuando éste afirmó que el menaje de Fátima era perfecta y especialmente válido para hoy por lo que se refiere a los guías de la iglesia y de mala manera Bertone dijo que no, eso era del pasado. Aquello dió la impresión como si los cardenales le hubieran ipouesto Bertone como Secretario de Estado cuando lo eligieron Papa, al modo de Presidente y Vicepresidente. Y hasta podría ser la razón oculta de la dimisión papal, ya que Bertone actuaba como omnipotetente Jefe de Gobierno
    Ësto escribía el2 febrero 202 el formidable periodista católico Sandro Magister:
    «Resultó con ello que la Secretaría de Estado trabaja más para la agenda de Bertone que para el Papa. Y en su agenda el cardenal perfila, siempre desde su cabeza, operaciones también muy ambiciosas y peligrosas.

    La última tuvo por objetivo la conquista del San Raffaele, el polo hospitalario de excelencia, creado en Milán por el discutido sacerdote Luigi Verzé y aplastado por una deuda de un millón y medio de euros.

    Para salvarlo y anexarlo a las propiedades de la Santa Sede, Bertone ejecutó desde comienzos del verano pasado un movimiento fulminante. Lanzó una oferta de 250 millones de euros, puestos a disposición por el Instituto para las Obras de Religión, el banco vaticano, y por un industrial amigo suyo de Génova, Vittorio Malacalza. Durante muchos meses quedó como única oferta en el campo, sin competidores, obligando al Vaticano a mantener la fe.

    Pero en el Vaticano, en la cima, el Papa no estaba para nada de acuerdo. El San Raffaele es un hospital en el que se practican y se proyectan biotecnologías contrarias al magisterio de la Iglesia. Para no hablar de la anexa Universidad Vita-Salute, en la que mantienen cátedras de docentes que disienten dramáticamente con la visión católica, desde Roberta De Monticelli a Vito Mancuso, desde Emanuele Severino a Massimo Cacciari, desde Edoardo Boncinelli a Luica Cavalli-Sforza, todos ya en pie de guerra para defender su libertad de enseñanza».
    Pero la obra de Bertone persiste y además acelerada con sus hombres afincados en el Vaticano: Lombardi, Vian, Coccopalmerio, Fisichella, Celli, Ravasi … con Francisco de Papa. Y la gran faena de otorgar la seguridad, dicen que solo la exterior, del Vaticano a una compañía de seguridad israelí. Hay detalles que lo dicen todo. No es necesario manejar dinero contante y sonante. Bertone debe estar a resguardo, custodiado y no prisionero de sí mismo. Sus secretos valen una vida. Probable que tenga miedo. Compadezcámolo.

  2. Tengo años sin dar un ochavo al novus ordo establishment. Cuando me esteré que donaban a Planned
    Parenthood, trituradora de bebés, me decidí. Ahora sólo doy a sacerdotes que celebran exclusivamente
    la Santa Misa Católica, aunque sean independientes, a los seminarios que preparan y a causas de la
    Tradición Católica. En España , han tirado más de treinta millones de euros en la TV13.

  3. Fue Secretario de Estado 7 años, equivalente a Presidente de Gobierno. Algún sueldo tendría y alguna pensión le habrá quedado. El piso no es suyo, sino del Vaticano.

  4. Pues no me había enterado yo que un religioso sometido al voto de pobreza (que voluntariamente emitimos cuando profesamos) por ser cardenal, sea quien sea, esté exento del mismo. Tengo que releerme el Derecho Canónico. Hay Dios mío, las miserias humanas… cómo se nos pega el barro a la faltriquera. Dios nos libre de los apegos.

  5. Habría que saber qué cosas conoce Bertone que tienen atado por salva sea la parte al expeditivo Francisco que por un quítame allá esas pajas se carga a obispos de todo el mundo y sin dejarles ni explicarse, Ureña entre ellos, y deja intacto a este sujeto. ¡Ah, la fuerza de la información; la manipulación de la desinformación! Pero eso sí, mucha misercordia…con los de siempre, claro.

  6. Bertone es un cardenal pésimo.Si las cosas siguen así en cuanto a nombramiento de purpurados, todo parece indicar que Italia perderá peso tras el próximo consistorio (que no se sabe cuándo será); desde el de febrero de este año, ha perdido el voto De Paolis y lo seguirán Antonelli y Nicora; no creo que Su Jorge-Mariedad nombre tres purpurados italianos cuando cree nuevos cardenales; prefiero uno de Burundi, de Gabón e incluso de Paquistán: ya vale de tanto italiano resabiado e inútil (aunque Antonelli y De Paolis no entran en esta categoría).

  7. Lo de los 150.000 es una propina, comparado con otras inversiones de Bertone, cuando era secretario de estado de Benedicto. Pienso en una ciudad hospitalaria en la que comprometió gran parte de la liquidez de la Santa Sede y no se sabe si fue rentable. Pero parece que los dineros de la Santa Sede pasaban por sus manos, salvo el servicio de limosnas papales. En esos asuntos suele haber comisiones y no pienso que Bertone, salvo un despiste, distrajese fondos destinados a la beneficencia.
    No cuadra en un fraile tanto apego a lo material, en especial cuando ya se va del mundo.
    No hay porque rasgarse las vestiduras: El incombustible Sodano, casi nonagenario hizo lo mismo, pero lo supo hacer con más discreción, incluso la recepción de «donativos» de Maciel.

  8. Judas también devolvió las monedas. Y de nada le sirvió. Aunque ya no me atrevo a decir si este es un caso analógico, unívoco o equívoco; en todo caso: paradigmático.

  9. Cada vez que sale en el blog el cardenal no es para nada bueno y me viene a la memoria el comienzo del discurso contra Catilina. Y pienso ¿hasta cuando?
    .
    Es que ya tiene 81 años, ya no entra en el cónclave, se supone que ya no es nada, tan solo un católico que se prepara para cuando Dios lo llame y sigue en el «candelabro». Y sigue haciendo cosas reprobables. ¿Hasta cuando?

  10. Querrá decir, Cigoña, que siempre tuvo un concepto paupérrimo de Bertone. Lo que es lógico, porque intelectualmente es un cardenal que no da la talla, pésimo gestor y, por lo que parece, su mejor habilidad es la de agenciarse de dineros que gente de buena fe quería destinar a obras más meritorias que la de sostener lujos privados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.