PUBLICIDAD

Acaba de fallecer el P. Manuel Revuelta González, de la Compañía de Jesús

|

Ver las imágenes de origen

El último amigo jesuita que me quedaba, después de haber tenido tantos.

Con Manolo Revuelta y José Manuel Cuenca teníamos una comida anual que los tres disfrutábamos, Siempre en los primeros días de enero. La de este año ya no la celebramos porque Manolo no se sentía con ánimos y porque nos anunció que estaba en puertas de retirarse a Salamanca. Fuimos José Manuel y yo a despedirle a Comillas y le encontramos tan cariñoso como siempre pero bajo de forma. En el regreso a Madrid José Manuel me preguntó como le había visto y yo le contesté que con una depresión notable. Él no había pensado en eso pero inmediatamente compartió mi diagnóstico.

Hace tres días hablábamos por teléfono de él y convinimos en ir en septiembre un día a Salamanca para visitarle. Viaje que ya no tendrá lugar. José Manuel me acaba de comunicar, roto, su fallecimiento. Manolo había encargado que llamaran a Cuenca cuando falleciese. Lo que indica a la vez la gran amistad entre los dos ilustres historiadores y que Manolo seguía decaído de ánimo.

Yo debo mucho ambos aunque en edad estemos en un pañuelo. Cuenca es un año mayor que yo y Revuelta tres o cuatro. Pues muy joven leí dos libros, uno de Cuenca, su biografía de Inguanzo y La Exclaustración del historiador jesuita que me dejaron una huella que siempre les agradecí.

Digo pues adiós a un amigo que era bueno y sabio. Y un adiós que es verdaderamente a Dios en lo que humanamente cabe colegir.

Manolo Revuelta sabía de la Compañía de Jesús más que nadie pues no en vano era uno de sus mejores historiadores. Y por ello entendía perfectamente que yo tenía un amor grande y agradecido a una Compañía de Jesús que conocí, tan distinta de la actual. Y con una elegancia congénita de castellano viejo no hacía cuestión de diferencias que algunas habría y que yo tampoco procuraba manifestar. Sabíamos lo que había que saber y nos queríamos.

Era él además un espíritu tan libre, y a la vez tan generoso, que hasta publicaba en revistas de la Compañía elogiosas reseñas de algún libro mío.

Queridísimo Manolo, estarás ya con tantos amigos míos a los que tanto quise: Alba, Caballero, Agustín Arredondo, Eustaquio Guerrero, Parente, Loring, González Quevedo, Gómez Hellín, Criado, Bidagor, Lloréns, Partearroyo. Pepito, Hijosa, Pérez Atgos… Dales un abrazo de mi parte hasta que, con la misericordia de Dios,  pueda dároslo yo. A no faltar mucho.

17 comentarios en “Acaba de fallecer el P. Manuel Revuelta González, de la Compañía de Jesús
  1. Muchas gracias por este bonito recuerdo de mi tío. Yo ando desconsolada por su muerte, era para mí un referente vital y sin él, siento que mi mundo se tambalea. Estos días, ando releyendo los frecuentes correos que me escribía con él y son una maravilla por su humanidad y también por su comentarios de historiador que daban siempre otra dimensión a cualquier acontecimiento. Al releer los comentarios a este post que se han escrito me llama la atención donde se pone el énfasis, desde mi sentimiento de dolor, no lo puedo entender en este momento de pérdida. Aprovecho y comento: las fotos con corbata son fotos de su habitual atuendo como profesor o cuando daba conferencias. Cuando ejercía de sacerdote vestía como tal. De hecho las corbatas era el regalo de mi familia más habitual porque es complicado hacer regalos a una persona como mi tío que no quería y no necesitaba nada. Continúo respecto a la depresión, mi tío se encontraba mal y no daban con lo que le ocurría, se encontraba sin fuerzas y con malestar. Le encontraron un cáncer de estómago ya muy avanzado y por el que no pudo hacer ya nada. Yo le he conocido en su versión más familiar y siempre ha sido una persona ejemplar, una persona muy especial, que nos ha influido, que hemos querido con locura y que vamos a echar muchísimo de menos.

  2. ¡Qué pena da leer algunos comentarios (Joel, Jordi,…)! Siempre atacando, juzgando, creando división. Si no piensan como ellos y no visten como ellos, son los malos y ellos los buenos. Aprovechan la muerte de una persona (el P. Manuel Revuelta) para denostar y denigrar a otras personas, entre ellas al Santo Padre, al Siervo de Dios P. Pedro Arrupe, cuyo proceso de beatificación y canonización se ha abierto en Roma el 5 de febrero,… Leyendo esos comentarios resuena el Evangelio. «No juzguéis y no seréis juzgados. No condenéis y no seréis condenados». En esos comentarios ya están siendo juzgados y condenados. «No os preocupéis por el vestido». Y ellos se preocupan, le dan importancia, descalifican a otros porque no visten como ellos o como ellos piensan que deberían vestir. Y más fuerte, todavía, la carta del apóstol Santiago, 4, 11 ss. «No habléis mal unos de otros, hermanos. El que habla mal de un hermano o juzga a su hermano, habla mal de la Ley y juzga a la Ley; y si juzgas a la Ley, ya no eres un cumplidor de la Ley, sino un juez. Uno solo es el legislador y juez, que puede salvar o perder. En cambio tú, ¿quién eres para juzgar al prójimo?
    ¿Es esta una página religiosa? Pues esos comentarios son lo menos religioso y menos evangélico que se puede leer?

  3. De un e-mail. Amigo Carlos:
    Una breves observaciones: Un artículo excelente sobre el P. Revuelta, pero hay algo que no puedo vencer… el que me hierva la sangre cada vez que veo un jesuita con corbata… Quien ha admirado tanto a los jesuitas con sacerdotes como el P. Rubinos, Piulachs, Rey Stolle, Argila, Reguant, etc. y los recuerda con cariño siempre y “con sotana” no puedo aguantar las corbatas de jesuitas “comme il faut”… Les falta algo… porque de lo contrario no irían de camioneros… ¡No puedo remediar esta reacción!

    Otra: Ya sé que tú eres un español gallego… ¿pero no crees que los “palentinos” valemos más de lo que nosotros nos creemos? Nos pasa lo que a nuestra catedral que somos la “bella desconocida” (¡ja, ja, ja…!) Son tantas las pruebas que empiezo a creérmelo…(aunque haya que incluir a desdichas como Adolfo Nicolás Pachón, 30 Prepósito General de la lista sucesoria y segundo postarrupita).

    ¡Qué maravilla la Obra de los Jesuitas y tirada por la borda, precisamente desde que Arrupe cogió el mando…¿Quién conoce hoy a la Compañía del P. Vilariño, de la revista Razón y Fe, de la Universidad de Comillas de donde salían el 90% de los obispos de España…etc.? Cuando voy a Santander y paso por Comillas y veo aquel desierto religioso cuando era una maravilla hasta en los edificios que la albergaban, en un paisaje único….Realmente he de reconocer el genio de Satanás, ¡qué listo es el tío!, destruyendo los cimientos de todo lo que son las columnas de la Fe y de la Hispanidad, de la Cristiandad y de la propia Iglesia de Cristo… Y los curas de hoy jugando a cartas con él, como si fuera un camarada…¡Viva el diálogo con Lucifer!

    1. No olvidemos a alguien como el P. Luis Maria Mendizabal, apostol del Corazon de Jesus y uno de quienes oriento a los hermanos Munilla al seminario de Toledo. Otro gran jesuita que ya se fue.

  4. Yo di clases de recuperación en 1969 a las Junioras de las Escolapias de Masnou, en latín, Griego y Filosofía. Fue para mí una satisfacción que saliesen adelante, salvo una a la que dediqué más tiempo y aprobó en la universidad.
    En aquel entonces había 50 junioras en Masnou. Acababan de cambiarse el hábito, por uno muy sencillo pero modesto, eclesial y correcto. Eran una comunidad muy fervorosa. Pero, Don Pablo mediante Capítulos generales extraordinarios introdujo el espíritu de la división en las Órdenes y Congregaciones, del que algunas se han salvado milagrosamente en algunas regiones aunque han pagado un cuantioso tributo a las veleidades reformistas.
    En este momento las piaristas o escolapias son una Orden herida de muerte.

  5. Hay un libro de la mujer de Maritain, Raissa, titulado Les grandes amitiés. Las grandes amistades fueron las de un grupo de católicos franceses reunidos en torno al Padre Sertillanges que renovaron el pensamiento cristiano galo. Un grupo, un cenáculo. A veces no caemos en la cuenta de la importancia de la levadura, de la simiente. De los pocos que hicieron tanto por muchos. Paco Pepe, el mundo es un pañuelo. Cuenca Toribio fue profesor de historia moderna y contemporánea de mi mujer en la Escuela de Periodismo de Barcelona. Tres hombres de Iglesia. La pérdida de uno, con el vacío que deja, da cuenta de la dimensión de ese trío. Dios les bendiga.

  6. Pues este tampoco llevaba clergyman, bien encorbatado aparece en las fotos siempre. Al final juzgar a las personas por la indumentaria o por el aspecto exterior no deja de ser un reduccionismo y un juicio temerario. Descanse en paz!

  7. Te acompaño en el sentimiento, Paco Pepe. Es duro dar el último adiós a un amigo, pero la Fe nos ayuda en momentos como este, le da sentido a la muerte y a la vida que dejamos atrás.

    Gracias por tu elegía. Seguro que lo agradece.

    Un abrazo.

  8. ¿Había entrado en depresión? Hay una típica depresión senil, pero en este caso cabe pensar en la depresión del vacío de La Fe Católica trasvasada a dialéctica masonista que los Benimelli y Alvarez Lázaro, también historiadores panenteistas arrupitas, predican como apóstoles de la interconfesionalidad ecuménica inevitablemente gnóstica si la comprensión y el sensus Fidei se entienden como libre exámen. O sea que en realidad todos protestantes porque los Apóstoles del Señor no disponían de grabadoras para captar el Evangelio de Cristo Jesús. San Pablo en 1 Timoteo 6, 3-6 no vale un pimiento morrón murciano de San Pedro del Pinatar donde Álvarez disertó y fue condecorado por sus afines ideológicos.
    Nada extraño que Revuelta haya caido en depre senil dado que muchos otros antes que él pasaron por ese infierno en vida cuando los jesuitas ignacianos quisieron separarse del arrupismo porque veían y experimentaban en sus carnes que la Compaía d Jesús dejaba de ser Orden Sacerdotal para convertirs en asociación o comunidad pastoral desacralizada con formalismos píos.
    Los padres Gúrpìde, Vallejo, López,Alba, Elorriaga y tantas docenas más de formidables jesuitas pasaron por ese calvario existencial de sentirse despojados del alma jesuítica y que ahora con los apóstoles arrupitas del masonismo del pluralismo de fes se demuestra ya como desacralización de rito aceptado interreligioso.
    Muy doloroso y horrible por sus consecuencias sobrenaturales que en parte se le debe al nacionalista vasco arzobispo Cirarda, amigo del papa Montini, que fue comisionado in extremis por Arrupe para que el Papa predispuesto a autorizar la demanda, no concediera a los jesuitas inconformes con la situación insoportable que se desdoblaran de los arrupitas y tener sus propias casas y organización eclesial.
    Ahora ya el sacerdocio ha quedado relegado como poco y se asimila el clero al pastoralismo interconfesional gnóstico puesto que ya no es una misma línea del Magisterio fiel así mismo desde la Confesión de San Pedro.
    No es para menos entrar en depresión existencial.

  9. De los últimos verdaderos jesuitas se aprenden gratis dogma y praxis, y cómo era Ignacio de Loyola. De los actuales, empezando por el de Santa Marta, se aprende todo lo que no hay que hacer.

  10. Pues espero que sí falte aún, pues aunque mayor, tiene muchos grandes y pequeños motivos para seguir disfrutando de esta vida.

    El padre Loring. ¡Menuda fuerza de la Naturaleza! Enseñó e instruyó en Cristianismo al Astillero completo de Cádiz y luego a España entera.

    Incluso casó a uno de mis mejores amigos en S. Fernando.

    Él era fiel hijo de S. Ignacio e inmune a las actuales tropelías de la Simpañía.

    Dios le tiene en Su Gloria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *