PUBLICIDAD

Abra usted su propio Blog

|

Suscribo, con entusiasmo, la recomendación de González Guadalix.

Aun a sabiendas de que es inútil lo recomendado.

Porque son los primeros en conocer  que no iba a seguirles nadie.

Intentan chupar rueda de otros y ni por esas. No interesan a nadie.

Y con lo fácil que es montar un Blog.

Pues a divertirnos con sus frustraciones. Que los hay masoquistas. Pues que con su pan se lo coman.

A mí plin.

17 comentarios en “Abra usted su propio Blog
  1. «Pues a divertirnos con sus frustraciones. Que los hay masoquistas. Pues que con su pan se lo coman. A mí plin.» El bloguero frotándose las manos.

    Le deseo al bloguero que siempre pueda mantener esta plena satisfacción por el éxito de su blog. Pero le recuerdo que la fortuna es mudable y que a todo bloguero le conviene que se hable de él, bien o mal, no importa, porque si no hay comentarios no hay blog ni bloguero.
    Aquí también rige la ley natural del mercado: si no hay demanda, la oferta es inútil.

  2. El español-guatemalteco Monseñor Gonzalo de Villa, nuevo arzobispo de Ciudad de Guatemala.
    En la actualidad es presidente de la Conferencia Episcopal de aquél país.

    1. Jesuita.Otro jesuita más promocionado a cargo muy importante.A este paso la Iglesia estará totalmente ocupada por ellos.

  3. Pecado y vigilancia

    Fray Cyril Stola OP
    09 de Julio de 2020

    Satanás es un excelente comercial. Hace todo lo posible para que el pecado sea atractivo. Introduce máximas como: «El cielo para el clima, el infierno para la compañía,» en el habla común, como si el pecado lo hiciera interesante, diluyendo su carácter destructivo.
    Nos hace deseable el paradigma del antihéroe, que no sólo retrata los defectos del héroe como trágicos, sino que los asume, y hace que ese abrazo sea sustantivo en el personaje.
    Nos induce la emoción subversiva ante el vicio. Y no obstante, el pecado es la nada. El pecado es siempre un vacío que no nos da nada positivo y no tiene cualidades redentoras. La única atención que merece consiste en combatirlo y curar sus efectos.

    La tradición moral de la Iglesia arroja la luz adecuada sobre el pecado al ayudarnos a comprenderlo.
    Describe siete vicios capitales que engloban todos los pecados y tentaciones: Gula, lujuria, codicia, ira, pereza, envidia y soberbia.
    Estos vicios surgen de nuestro deseo de lo bueno, pero, como consecuencia de la caída, deseamos el mal y de un modo malvado.
    Todos tenemos tentaciones, y la categorización de nuestros vicios nos ayuda a ver sus interrelaciones y revela las formas en que podemos combatirlos.

    Evagrio Póntico, un diácono y monje griego del siglo IV, que vivió retirado en el desierto de Nitria en Egipto, fue el primer cristiano en clasificar los vicios según ese esquema.
    Haciéndose eco del imperativo de San Pedro: “ Sed sobrios y vigilad, porque vuestro adversario, el diablo, merodea como un león rugiente en busca de alguien a quien devorar. Resistidle, fuertes en la fe,”( 1 Pedro 5, 8 ), Evagrio nos dejó advertencias muy útiles sobre cómo entender y combatir el pecado.

    La lucha contra el pecado, escribe Evagrio, es principalmente un combate interno que se da en nuestro modo de responder a nuestros logismoi
    -logismói- o malos pensamientos.
    Nos sobrevienen los logismoi -logismói- de forma pasiva, generando una imagen perversa o una idea maligna en nuestras cabezas, que en sí no implica pecado. Sin embargo, si consentimos tales pensamientos en nuestro corazón y los entretenemos con pasión e intención, entonces pecamos, aunque no hayan pasado de ser deseos ineficaces.
    Sólo al combatir estas tentaciones prestamos atención a la advertencia de Jesús: «Os digo que digo que todo el que mira a una mujer con intenciones lujuriosas ya han cometido adulterio con ella en su corazón.» ( Mateo 5,28 ).

    Para combatir los logismoi -logismói-, Evagrio propone la nepsis -nepsis- o vigilancia. Después de un período de tentación, podemos detenernos y considerar las raíces de nuestros pensamientos. Y nos aconseja: «Siéntate y recuerda por tí mismo las cosas que te sucedieron: Dónde empezaste, a dónde fuiste y el lugar en el que te atrapó el espíritu de lujuria, de ira o desesperación, y cómo a su vez estas cosas tuvieron lugar.» ( Sobre los pensamientos )
    A menudo caemos de la misma manera, y por la vigilancia podemos comenzar a ver los detalles comunes y circunstancias que anteceden al pecado.

    Uno puede caer en la cuenta que el inicio de la gula es el aburrimiento, o que las tentaciones de envidia o codicia comienzan cuando se desplaza por las redes sociales.
    La lujuria puede comenzar con la soledad, las distracciones perezosas pueden comenzar al revisar el correo electrónico. La ira puede darse al recordar a una persona desconsiderada, la soberbia puede surgir al notar los defectos de los demás.
    La mayoría de la gente están plagados de tentaciones en lo personal, por lo que cada cual precisa observar sus propios pensamientos para descubrir cómo combatirlos.

    Si conocemos los patrones en torno a los cuales gravita nuestra vida, podremos abordar las raíces de nuestros vicios.
    Si recordar a cierta persona nos lleva a los peores pensamientos de soberbia, ira o lujuria, necesitamos de inmediato mirar a otro lado, tan pronto como esta persona aparece en nuestra mente.
    La vigilancia requiere diligencia y práctica, pero funciona.
    La vigilancia desenmascara el marketing del diablo, ayudándonos a combatir el pecado en nuestros pensamientos y en nuestras palabras, en lo que hemos hecho y en lo que hemos omitido.

  4. Buenísimo el artículo de D. Jorge, como todos los de su Blog.
    Y además, 29 comentarios, ni un insulto al Santo Padre (creo que él no lo permitiría, aun siendo crítico como es normal con algunas decisiones puntuales que pueda tomar el Papa), ni un poner en duda su legitimidad, ni una petición de invalidar el CV II, ni un masón ni un protestante campando a sus anchas vomitando odio…
    ¿Por qué será que en algunos blogs se leen comentarios tan buenos e instructivos y en otros…? Pues eso…

      1. Y para usted llamar al Santo Padre santo padrastro bergoglio es insultar o criticar? Respondame para darme la oportunidad de saber con que tipo de comentarista se trata aqui.

    1. RODRIGO DON
      Dudar de la legitimidad del Papa ni es un insulto ni es algo inmoral. Es mas existen terribles indicios para ello. Seguro que usted ignora, junto con lo anterior, que el cardenal holandes DANNELS acusó a Bergoglio de haber dado su consentimiento al conciliabulo previo al conclave de la mafia de San Galo, una reunión de cardenales en dicha abadía. Si eso es cierto Bergoglio y ellos estarían excomulgados y latae sententiae y por tanto su elección como Papa sería nula Latae sententiae. Que me imagino que tampoco sabra lo que significa. Por otra parte exponer las mentiras y falsedades de Bergoglio, como hago yo al calificarle como el Trilero patagónico no es algo inmoral, sino necesario. Lo que es inmoral es firmar la Amoris Laetitica, destrozando la penitencia la eucaristía el matrimonio y los diez mandamientos de un plumazo. Bergoglio juega a inventarse una nueva Fe, y a corromper toda la Iglesia, como lo que esta dejando hacer en Alemania. Seguro que usted tampoco se entera de todo eso. Da la impresión de que usted es de esos que cuando les mean en la oreja se piensan que llueve caliente.
      Nota de F, de la C,: Se excede usted excomulgando y negando legitimidades. Cosa que no pasa de su opinión personal sin el menor valor general. Aunque para usted sea muy importante.

      1. Se me olvidaba. Por supuesto el Trolas de la Pampa, callo (,,,) ante las acusaciones de Dannels. Imaginese que un directivo de un Banco acusa publicamente al presidente del mismo de ser por ejemplo pederastra. Si el Presidente del Banco se come la acusación sin interponer una querella, todos pensaremos que el que calla otorga, como Bergoglio. Porque Bergoglio, otra cosa no, pero no es que calle por timidez. Que curioso que con la verborrea de Bergoglio sobre tantas cosas no haya dicho ni una palabra sobre eso. Es muy curioso. Da mucho que pensar. Igual a usted no, ya imagino, pero al resto de los mortales no da muchisimo que pensar. Para que lo entienda mejor, si usted es una figura pública y yo le acuso ante su esposa e hijos de tener una querida y eso es falso. Si usted calla, y no se querella, otorga. Lo va pillando?

        1. Oiga, yo entiendo todo lo que me dice.
          Tan solo pregunto si llamar a alguien padrastro y por su apellido (sin mayúscula) se debe entender como una crítica o como un insulto. Ya que ha tomado usted la defensa de quien no contesta, igual me puede dar su opinión al respecto. A mí me parece una forma bastante despectiva…pero es solo mi opinión.

          1. Vamos, que si para usted el Santo Padre es «el Trolas de la Pampa»… le agradezco el uso de mayusculas pero me sigue pareciendo un insulto al Santo Padre. Opinion personal, claro…

  5. Ignoro por qué, me sale automáticamente una dirección como Cura Diocesano. No soy yo. O sea, que soy un troll sin quererlo. Será algún problema técnico.

    1. A veces cuando me meto en el blog me sale el nombre y el email, que se supone que es oculto de algun otro comentarista. Yo nunca escribo sobre ellos, sino que lo borro, pero es un problema tecnico de la página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *