PUBLICIDAD

A Taussig le siguen atizando

|

 

Los arzobispos Aguer y Viganò con contundencia. La Comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina en cambio se manifestó respaldando a Tassug. Aunque todos juntos no valen lo que Aguer solo.
El lamentable obispo de San Rafael continúa con sus venganzas particulares de dictadorzuelo bananero. En cambio creo que tiene razón al rechazar la comunión en la mano sobre un paño blanco que luego se lleva a la boca sin tocarla. «Originalidad» que pretendía hacer compatible la obediencia al obispo con no tocar con la mano la Sagrada Forma.
Personalmente creo que no hay sacrilegio alguno en la comunión en la mano. Lo que hay es un derecho de los fieles a comulgar de una u otra forma que un obispo chulo no es quien para negar. Luego está la justificación personal de una u otra manera de comulgar que no es definitoria aunque sea importante para el fiel que elija una u otra.
Y lo de las partículas que pienso que se exagera. Pueden desprenderse también cuando se comulga en la boca Prueba se ello es que cuando se comulgaba solo en la boca se usaba una pequeña bandeja para recoger las que pudieran desprenderse. Que se desprendían. Pienso que la elaboración actual de las obleas, más «industrializada» ha reducido notablemente el problema. Además si una partícula cae al suelo sin advertencia y hasta si se pisa sin intención ni conocimiento no implica el menor pecado. Ni venial. Para que este exista tiene que haber intención de profanar el Cuerpo de Cristo en una partícula o en una Sagrada Forma completa. Si en un incendio fortuito de un templo arde el sagrario y su contenido no se da el menor pecado ni procede un acto de reparación. No hay el menor sacrilegio.
Otra cosa es que haya quien piense, yo por ejemplo, que es más reverente y muestra más de respeto y adoración comulgar de rodillas y en la boca que de pie y en la mano pero no hago de ello ningún dogma de fe ni se lo impongo a nadie. No siento el menor odio por los que comulgan en la mano, cosa que no es nada descartable en quienes imponen la comunión en la boca. Más bien seguro en sujetos como ese Taussig que ya he calificado como chulo con añadido.
Creo que en estos días desacralizados y desacralizadores que los obispos contribuyan a ello con el pretexto de una pandemia que solo falta que la agradezcan por facilitarles la desacralización, me parece penoso y hasta repugnante. Y Taussig ambas cosas. Y repito que no creo que exista el menor pecado en la gran mayoría de se quienes comulgan en la mano. De los empeñados en imponerla ya no diría lo mismo.
Y los obispos deberían pensar si el comulgar, externamente igual que si se toma una aspirina, contribuye a un mayor amor a Dios y a la Iglesia, al respeto a los obispos y a los sacerdotes, a la piedad, a la fe y a la caridad. Yo creo que no.

«La ‘Batalla de San Rafael’ se recrudece con la intervención de Aguer y Viganò«

«Y sigue Mons. Taussig con sus andanzas, y otra carta para él«

«Mons. Viganò sobre el escándalo de San Rafael»

«Mons. Aguer a Mons Taussig: «Lamento profundamente lo que ha ocurrido en San Rafael, a causa de un gravísimo error tuyo»«

«SAN RAFAEL, MONS. TAUSSIG COLPISCE ANCORA. IL PAPA CHE FA?»

«El sucesor del Papa Francisco, inteligentes o estúpidos, el obispo de San Rafael, la fraternidad solidaria, el escándalo perpetuo del Vaticano»

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

13 comentarios en “A Taussig le siguen atizando
  1. Triste destino Taussig para su vida espiritual, no le queda más que las penas del infierno, él sabe que de ahí no se sale, triste destino el de las autoridades vaticanas, ellos no merecen menos, y Dios es justo, triste destino episcopado argentino corporativo y mediocre, que al igual que a César apuñalan todos juntos a un Seminario lleno, para no ser nadie culpable, y todos los son: homicidas de un seminario, asesinos de almas nobles, asesinos del pueblo de Dios. Caiga la maldición eterna del cielo de tanto engendro del mal, porque esto ya no tiene cura ni vuelta atrás.
    Dios, no está enviando vocaciones, son escasas en todo el país, ¿Qué creen Uds. que el Señor hará después de esto?

  2. Paco Pepe, según la ley de la Iglesia, comulgar en la mano no es un derecho de los fieles, sino una desobediencia legitimada, como ha explicado hace poco D. Nicola Bux:

    https://infovaticana.com/2020/07/30/comunion-en-la-mano-una-desobediencia-legitimada/?utm_medium=social&utm_source=whatsapp&utm_campaign=shareweb&utm_content=footer&utm_origin=footer

    Y, por cierto, al comulgar en la mano existe más riesgo de que se pierdan partículas, ya que el comulgante tiene que manipular la Sagrada Forma para poder sumirla. También es mayor el peligro de profanación.

    1. Ya le llegará su juicio particular, y entonces será el llanto y el rechinar de dientes.
      Estas cosas pasan cuando se pierde la fe, virtud teologal, por sabe Dios qué pecados

  3. Mira, creo si debería recibirse a Jesucristo de rodillas, en reconocimiento publico a su Divinidad y adoración a El ya que es consubstancial a Dios Padre a quien se debe toda adoración, .

  4. No deberíamos perder de vista, que lo verdaderamente importante, no es el derecho de los fieles a comulgar de una forma o de otra, sino el derecho del Señor a ser tratado como Le corresponde. Si pensamos primero en el Señor, veremos cómo podemos hacerle sentir mejor tratado, honrado y amado, ya que se lo merece. El solo pensamiento de que Jesús Sacramentado pueda sufrir algún menoscabo (por caer inadvertidamente, o porque le «tomen» algunos, aprovechando la ocasión, para ultrajarLo en misas negras, como sabemos que ocurre), debería ser razón suficiente para descartar el riesgo de que eso ocurra, adoptando todas la medidas necesarias. No hace falta pensar en nada más, en lo que concierne a recibir al Señor, porque de eso ya se ocupa Dios, pagando bien a sus amigos, en esta vida y en la otra.
    Sobre este asunto del Seminario de San Rafael, les invito a escuchar al Padre Carlos Pío del Inmaculado Corazón, en un audio cuyo enlace aparece al final de este artículo, que también les recomiendo: https://www.infocatolica.com/blog/caritas.php, por si no lo hubieran visto.

  5. «Para que este exista tiene que haber intención de profanar el Cuerpo de Cristo en una partícula o en una Sagrada Forma completa». Error básico en Moral: para que haya pecado no es imprescindible la intención de profanar el Cuerpo del Señor, sino que es suficiente que no se tomen medidas razonables para evitar la caída de esas partículas.
    De la misma forma, si matamos a una persona por conducir a demasiada velocidad por una calle peatonal, no cometemos «asesinato» (no tenemos intención de matar), pero sí cometemos un pecado mortal: no es imprescindible la «mala intención».

  6. Vamos a ver Paco Pepe. Cuando manos profanas tocan cosas sagradas eso etimológicamente se llama profanación. Las manos de los laicos NO están en ningún modo preparadas espiritualmente para tocar los vasos sagrados ni las sagradas formas. Cosa que por otro lado recuerda el concilio de Trento, santo Tomas de Aquino y San Francisco de Asís entre otros. Cuando todos pueden tocar lo sagrado ocurre finalmente que nada lo es y se banaliza todo. Nada más que vea que Lutero y especialmente Swinglio y demás caterva protestante hicieron a los fieles comulgar en la mano con el objetivo de que se perdiera la fe en la presencia real y se destruyese la misa y el sacerdocio. Y he de decir que es cierto que en la boca también se pierden particulas pero muchas más en la mano. Es cuestión de mano-boca o mano-mano-boca. Yo creo que no hace falta ser un genio para darse cuenta que a más pasos, más perdida de partículas… Y más riesgo de desacralizar. He visto a gente que se lleva las formas al banco y se las come allí. Entre eso y llevarsela para poner PEDERASTIA con ellas en el suelo o incluso algo peor. Y le recuerdo, querido Paco Pepe, que la comunión en la mano comenzó como desobediencia al papado. Luego se dio el permiso porque era una actividad extendida (extendida por quién?) Pues por los mismos que tenían prohibido darla en la mano y lo impusieron a los fieles… Así de claro. Saludos cordiales

  7. En la práctica, y tras varios años, primero consintiendo comulgar en la mano, después fomentando esta forma de comulgar, sin justificación teológica ni escrituristica, y después imponiendo, y remachando de forma generalizada ahora con la excusa del contagio, que NO está demostrado que pueda ocurrir… Y retirando los comulgatorios SIN justificación alguna…En qué se ha convertido el sagrado acto de recibir el Cuerpo de Cristo? En una especie de reparto de estampitas comestibles! Porque ni saben ni enseñan cómo se debe comulgar si se recibe a Cristo en la mano.

  8. La desobediencia en cuestiones prudenciales como esta acaba trayendo fatales consecuencias, sobre todo espirituales. Es perfectamente argumentable que, al recibir la comunión en la boca, la mano del sacerdote pueda resultar contaminada al acercarse a una nariz que respira y una boca que acaba de decir amén. Yo recomendaría a todos que sigan la instrucción del obispo, aunque no se ajuste a la letra de la “ley”, y al obispo que mantenga abierto el seminario; al resto les recomendaría que no echen más leña al fuego. De lo contrario, nos pareceremos a esos escribas y fariseos que reprochaban a Jesucristo que curara en sábado o que sus discípulos arrancaran ese día algunas espigas para saciar el hambre.

    Estamos ante una pandemia, y es evidente que, mientras la comunión en la boca tiene un alto riesgo de contaminar la mano del sacerdote y, a continuación, contagiar al resto de comulgantes, la comunión en la mano, aunque alguien tuviera las manos contaminadas por no haberlas desinfectado, como hay que procurar hacer, sólo contagiaría al comulgante. Y que conste que me parece que Dios no permitiría un contagio a través del Cuerpo de Cristo, pero, como recordó el mismo Jesús, no hay que tentar a Dios.

    1. Perdone pero parece que usted está justificando la tiranía episcopal y el pisotear los derechos de los fieles. Ya no es una cuestión de cómo se comulga, si no si existe algún derecho que tenga el fiel frente al obispo. Y este es uno de ellos.

      Por otra parte si se hace como en España que todos los fieles dicen a la vez amén antes de que el sacerdote comience la distribución de la eucaristía es imposible que se emitan gotas por hablar porque todo se realiza en silencio.

      Le puedo asegurar que llevo distribuyendo la comunión durante toda esta pandemia tanto en la boca como en la mano y jamás, repito jamás, he tocado la lengua de nadie, mientras que alguna vez sí que he llegado a tocar la mano de alguna persona al distribuir le la comunión por la manera en que coloco la mano.

      Por otra parte si el interés de taussig es que no haya contagios, en una provincia en la que solo ha habido dos, no tendría inconveniente en aceptar que los fieles recibieran la comunión en la mano recubierta está de un corporal. Esa medida incluso es todavía más higiénica. Pues bien, taussig se ha negado a eso. Parece que el único interés es que se obligue a determinados fieles a tocar con su mano la eucaristía. Independientemente de que eso no es un pecado, pues claramente en caso de emergencia cualquier fiel debe retirar como pueda las formas de un sagrario, el obispo no puede obligar a ello. Igual que tampoco es un pecado que un fiel de a su obispo 3000 €, pero de ningún modo el obispo puede obligar al 100 a que se le den 3000 €. la cuestión ya no es eucarística sino de tiranía episcopal que por desgracia va a mas y que requiere una resistencia. Si lee a San Roberto Belarmino, este autor, poco sospechoso de oponerse a la jerarquía, justificaba el recurso incluso a la fuerza ante mandatos y autoridades eclesiásticas que lesionan la justicia.

      1. No siempre se da la comunión en la boca de la manera que usted dice y, además, sigue existiendo el riesgo de la respiración.

        Nada más lejos de mi intención que el justificar ninguna tiranía episcopal ni el pisotear los derechos de los fieles. Si en este caso hubiese detrás la oculta intención de cargarse un buen seminario, cosa que no descarto, y que se podrá comprobar en los próximos meses, le estará bien empleado a este obispo, y a quienes lo respaldan, todo lo que les puedan «atizar», como dice el blogger.

  9. Pues personalmente,creo que si quien toca la Eucaristia Sacratisima,ya laico,ya clérigo,no se purifica debidamente después de hacerlo,y antes de tocar otras cosas,está propiciando un mal uso de la Misma,aún sin ser intencionado.El Pan Consagrado,y lo digo por experiencia,hace una cesión inmensa de partículas, en las que Está el Señor.Como siempre,la mentira se emboza en la verdad para hacerse más creíble.Y si es verdad que no necesariamente las manos de un clérigo son más dignas que la de un laico…;y si tb es verdad que la lengua no es más digna que la mano,…,apelar a ambas cosas es sencillamente echar balones fuera.Lo que está en cuestión es la Fé en la Presencia Real.Parafraseando cierto punto de Camino,hay que plantear que igual que el alcohólico escurre hasta la ultima gota de su alcohol;igual que el libidinoso apura hasta la ultima caricia placentera;igual que el avaro pelea hasta por el último céntimo para que no se le escape…,
    quien cree en la Eucaristía valora-¡adora!- toda Particula consagrada,haciendo lo imposible para que no se pierda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *