PUBLICIDAD

A los cincuenta años de la Capuchinada de Barcelona los capuchinos parecen haber recuperado el seny

|

Antoninus Pius es otra de las columnas referenciales de Germinans. Hoy nos recuerda aquel lamentable suceso ocurrido en Barcelona del que se cumplen los cincuenta años. Que no fue, en mi opinión, el inicio de nada porque todo estaba ya iniciado. Como mucho una de las primeras manifestaciones escandalosas de todo lo que vino después. Y que fue la secularización de Cataluña, la que había sido hasta no hacía mucho Tierra de Santos, y el comienzo de la ya imparable agonía de órdenes y congregaciones religiosas en aquella región que había sido cuna de tantas. No os traigo la Capuchinada por rememorar aquel hecho. Quede eso para quienes están felices con la desaparición de la fe en Cataluña. Me tiene sin cuidado que los «grises» estuvieran más o menos acertados o que algunos de los encerrados estuvieran llenos de buena voluntad o fueran instrumento de otras políticas. No me siento heredero ni de los unos ni de los otros. Sólo quiero resaltar del artículo lo que leo de los capuchinos de hoy, al parecer muy de vuelta de los de hace cincuenta años y dedicados plenamente a lo propio de los capuchinos: llevar almas a Dios. Con buenos resultados. Para la Iglesia y para los capuchinos. Me parece lo más importante del artículo de Antoninus Pius. Aún se podían salvar las órdenes y congregaciones en Cataluña. No lo tienen fácil pero los capuchinos parece que van por buen camino. Los demás, cada año que pasa lo tienen más difícil porque cada vez son menos y más viejos. Ellos y ellas verán si quieren imitar a los capuchinos o esperar a que el último apague la luz de la última casa. http://germinansgerminabit.blogspot.com.es/2016/03/50-anos-de-la-capuchinada.html

Comentarios
0 comentarios en “A los cincuenta años de la Capuchinada de Barcelona los capuchinos parecen haber recuperado el seny
  1. Inaudita la reacción en aquella época de la Iglesia Católica de abominar de quien les salvó la vida y permitió el catolicismo en España y colaborar con el anticristo que los mato por millares en los años treinta. Lo que no tiene sentido acaba mal y aquello acabó catastróficamente para la Iglesia Católica. Parece que hay cierta reacción, si bien bastante tibia.

  2. Vaya a conocer a los capuchinos de Logrono y ya me contará si la orden va por buen camino…
    Lo va a flipar
    Si San Francisco los viera se hace budista

  3. A casi todos les queda poco y, a algunos, menos que eso, y, dada su apuesta por los enemigos de la Iglesia, mejor para la Iglesia.»De los enemigos, los menos», dice Fernando de Rojas en «La Celestina».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.