PUBLICIDAD

De obispos o candidatos

|

Ver las imágenes de origen

Un lector que está siempre al tanto de la realidad eclesial nos hace llegar dos noticias que se refieren a la salud de un obispo y de un administrador apostólico, ambos españoles.

El sacerdote asturiano Gonzalo Espina Peruyero miembro del movimiento progresista ADSIS es a día de hoy el administrador apostólico en sede vacante del obispado de Valdivia (Chile). Todos apuntaban que dada la situación de la Iglesia chilena Don Gonzalo estaba en una posición propicia para ser preconizado obispo, pero ya se habla de que regresará a España sin mitra. Parece que el citado sacerdote padece desde hace algún tiempo una dolencia que lle produce in deterioro serio para continuar como administrador apostólico y mucho menos para pensar en mitra.

Aparte, el atuendo, por muy adsis que sea, no parece propio de un administra apostólico.

La otra se refiere al obispo de Salamanca también con dolencias  desde hace tiempo que son como el Guadiana. En esta ocasión nos hace llegar el amable lector un vídeo en el que se observa como tras la lectura del Evangelio el obispo de Salamanca se levanta de entre los concelebrantes y acompañado de un ceremoniero abandona la misa.
Naturalmente, tan trasparente siempre la Iglesia, no se ha dado ninguna explicación de tan anómala retirada.
El vídeo permitiría también otras consideraciones, cardenalicias, que me parecen penosas pero en las que hoy no quiero entrar.

10 comentarios en “De obispos o candidatos
  1. pongo un documental que el día de ayer estuvo dos veces en EWTN, https://www.youtube.com/watch?v=XYm69-HZKn8 , lo dieron traducido al español, pero en configuración se pueden poner subtítulos en español. Vale la pena verlo, muestra con Saul Alinsky, comunista, mafioso (aunque no usa esos títulos) en unión con sacerdotes y/o obispos como Barbarin, que practicaba el satanismo, organizó la Iglesia norteamericana. Así debe haber sido en la mayoría de los países para encontrarnos en la situación actual

  2. El tal Espina parece que hace honor a su apellido.Del penoso prelado de Salamanca, nada que decir: le toca irse pronto y ojalá su sustituto no sea peor.Por desgracia, con Su Argentinosismo Peronaico al frente del timón, la nave va directa a los peñascos y al naufragio.La situación de la Iglesia es tal que ya sólo la puede arreglar una intervención desde el negociado celestial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *