GEORGIA Y EL SURUBÍ

|

Georgia country profile - BBC News

GEORGIA Y EL SURUBÍ

Georgia y su nueva legislación nos recuerdan un diálogo de Leopoldo Marechal, que cito de memoria, entre el surubí, vigoroso pez de nuestros ríos interiores y el camalote. Mientras el último navega cómodo con la corriente y acaba en las contaminadas aguas del Riachuelo o del río Tigre, el primero navega contra la corriente en busca de las aguas limpias que se encuentran en las fuentes del río. 

<

En estos días, Georgia un pequeño país cristiano, que ha sufrido mucho persecuciones y tiranías, un país de frontera con el islam, nos da una gran alegría porque ha decidido navegar contra la corriente.

El cristianismo se remonta al siglo IV y llega por medio de misioneros procedentes de la iglesia de Antioquía, pero a fines del siglo V una invasión persa ocasiona los primeros mártires. En el siglo VI recomenzó la evangelización, pero los cristianos no tuvieron respiro por la invasión musulmana y luego la llegada de los turcos

En el siglo XIII comenzaron nuevas relaciones con Roma gracias a los cruzados. Desde 1329 existe un obispado en la hoy capital Tiflis, pero esas misiones católicas desaparecieron por la persecución de turcos y persas.

Las nuevas misiones comenzaron en el siglo XVII con la intervención de agustinos, teatinos y capuchinos. Y continuaros hasta que Rusia anexó a Georgia. Y como si esto fuera poco llegó el comunismo, su utopía del paraíso en la tierra y el último intento de acabar con la religión.

Pero Georgia subsistió y hoy la Iglesia ortodoxa suma más del 70% de la población y existen unos 80.000 católicos. 

En nuestros días, Georgia renueva su historia trágica y gloriosa y bajo el gobierno de una mujer presidente, le dice ¡No! Al nuevo orden mundial y sus directivas.

Por eso, festejamos sus nuevas leyes de las cuales nos enteramos gracias a Médias-Presse-Info (MPI) de ayer: una contra la propaganda LGBT y otra la instauración del día de la santidad familiar y del respeto a los padres.

Respecto a la primera, Georgia ha resuelto “dar la espalda a la Unión Europea y permanecer fiel a sus valores ancestrales. Y la presidente de su parlamento anunció una serie de nuevas disposiciones legislativas para combatir la propaganda LGBT y defender la definición tradicional de la familia”. 

La mayoría parlamentaria ha presentado un conjunto de nuevas leyes “sobre los valores familiares y la protección de menores”. Según la presidente del parlamento el paquete legislativo reglamentará cuestiones ligadas al matrimonio, la adopción, a los procedimientos de cambio de sexo y al reclutamiento de los activistas LGBT.

La primera ley concierne al matrimonio, unión entre un varón y una mujer con el fin de formar una familia y trata de las formas alternativas de matrimonio que contradicen la condición del mismo, establecida por la legislación georgiana: la unión de un hombre con una mujer.

La segunda ley concierne a la adopción y aquí la de un menor no será autorizada para personas que se identifiquen con un género diferente de las personas heterosexuales. Esto concierne igualmente a las personas solas que deseen adoptar a un niño..

El tercer problema concierne a la cirugía de afirmación de género; en particular será prohibido a una persona practicar una operación quirúrgica o utilizar otro tipo de manipulación médica con el fin de cambiar de sexo.

En cuarto lugar, la indicación de sexo en los documentos emitidos por el Estado, estará prohibido indicar un sexo diferente del suyo.

El quinto punto es prohibir la propaganda LGTB en las escuelas.

El sexto problema concierne a la difusión de informaciones: no será permitido promover la pertenencia de una persona a un género diferente al suyo, ni las relaciones homosexuales ni el incesto.

El séptimo problema concierne a las reuniones y manifestaciones. No serán permitidas las que promuevan las relaciones homosexuales ni el incesto.

El octavo y último problema se refiere a las relaciones laborales en las instituciones públicas y privadas: una disposición que tienda a negar el sexo biológico será nula. 

Respecto a la segunda ley, a contra corriente de la Unión Europea, se instaura el día de la “santidad de la familia y del respeto a los padres”, consagrando una costumbre que rige desde hace diez años. 

Se festeja el carácter sagrado del primer grupo infrapolítico, base de todos los demás y los deberes de piedad familiar.

Todo esto más la ley dictada sobre agentes extranjeros, pone en riesgo el ingreso del país a la Unión Europea. Pero eso, ¿le puede importar mucho a este pequeño país con una historia asimilada de sufrimientos y persecuciones?

Comenzamos citando a un escritor argentino y queremos concluir con Saint-Exupéry, poeta del universo, quien nos dice (cito de memoria) que los árboles que ha visto crecer más rectos son los que crecen en medio de la selva, rodeados de enemigos y que buscan el sol con la urgencia de un llamado: es el ejemplo de Georgia.

Que Dios ayude a este país pequeño en extensión y población, grande en su ejemplaridad.

Buenos Aires, junio 12 de 2024                                              Bernardino  Montejano 

 

Comentarios
1 comentarios en “GEORGIA Y EL SURUBÍ

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *