PUBLICIDAD

LA “OPCIÓN PREFERENCIAL POR LOS POBRES”

|

Imagen

LA “OPCIÓN PREFERENCIAL POR LOS POBRES”

El domingo pasado, 10 de diciembre, en el diario “La Prensa” un par de amigos, ambos médicos, Miguel De Lorenzo y Mario Caponnetto, publicaron un artículo titulado “La falacia de la opción preferencial por los pobres”.

Como dicha opción, por su uso miserable que hacen de ella, políticos y eclesiásticos, casi siempre con el corazón a la izquierda y la billetera a la derecha, me produce asco, hace mucho tiempo propuse en un congreso reemplazarla por “la opción preferencial por los últimos”, más difícil de manipular.

Me preguntaron ¿quiénes son los últimos? No era difícil la respuesta: ante todo las criaturas que habitan en el seno materno, amenazadas por el aborto y los ancianos inútiles que gastan más de lo que producen, en nuestras sociedades economicistas. Aparece en los tiempos posconciliares un nuevo pecado, no morirse y se al cometer el error de estar vivo, como decía Alberto (Tito) Linares, arruinan las pirámides demográficas y por ello, son invitados y a veces constreñidos, a la eutanasia.

Pero además, pertenecen a esta categoría los ciegos, los sordos, los mudos, los paralíticos, los cojos, los Down, los autistas, los enfermos mentales, todos comprendidos en el genérico “discapacitados, y ciertos pobres, en sentido estricto, no beneficiados por diversos planes. Los beneficiarios, según Ricardo López Murphy, suman cinco millones de planeros (La Prensa, 13/12/2023), muchas veces víctimas de intermediarios sin escrúpulos.

Pero en el artículo los muy cultos autores, nos ilustran con un texto tomado del libro del gran humanista español José Luis Vives, titulado “Del socorro de los pobres”, donde sostiene que “el origen de la indigencia humana está en el pecado original”, o sea una cuestión teológica. De allí la definición de “pobre,que nos regala este hombre del siglo XVI: Es todo aquél que necesita la ayuda de otro y menesteroso de misericordia, que en griego se llama limosna, la cual no consiste solo en distribuir dinero, sino en cualquier obra por cuyo medio se socorre la miseria humana”.

Con este bagaje los autores apuntan a un sacerdote español, radicado en la Argentina, en la Isla Maciel, Francisco “Paco” Oliveira, integrante del ente clerical “Grupo de Curas en la Opción por los Pobres”, según ellos, “un eufemismo que encubre a un grupo de sacerdotes de activa militancia kirchnerista”.

Ante el desastre electoral, el clérigo Paco amonesta a los votantes de Milei en nombre de la coherencia, a no asistir a su comedor, ni acercarse a ningún otro servicio que presta la Fundación Isla Maciel, que el mismo preside.

Excelente ejemplo de caridad cristiana, que parece solo aplicable a quienes apoyan al candidato del padre Paco.

A esto conduce “la opción por los pobres, apoyada por tantos mentecatos, como un sacerdote a quien vi y escuché el domingo último, desde San Joaquín, que espero salve las omisiones y enmiende los groseros errores de su homilía en la fiesta de Cristo Rey, volver a cantar “Nos has buscado a sabios ni a ricos”, como si Cristo, no hubiera convocado a todos, sino hecho una injusta discriminación, optando por brutos y pobres (aunque no sean de espíritu). Pero este sacerdote se equivoca, porque Cristo es Dios, absolutamente Justo.

Bernardino Montejano

Comentarios
2 comentarios en “LA “OPCIÓN PREFERENCIAL POR LOS POBRES”
  1. Siempre pensé que la machaca de los pobres fallaba de alguna manera. Porque ¿hay alguien más pobre que un pecador?

    Pero la definición del siglo XVI, que es impecable, se ha olvidado y ningún cura habla de los necesitados de misericordia, empezando, como señala el artículo por los niños por nacer y terminando por los ancianos desamparados que van a recibir una inyección. Y en medio tantos y tantos necesitados de todo, entre ellos, algunos indigentes que no tienen para comer.

    Y mientras, en los púlpitos se habla de los pobres económicos, a gentes de clase media o incluso de clase baja, creando un sentimiento de culpa por no colaborar más, cuando en realidad es que no pueden.

    A ver si muchos curas se ponen las pilas y se enteran de lo es un pobre.

  2. Es el mismo can-can de siempre: esa fórmula profusamente utilizada por la recua progre encubre todo tipo de connivencias con regímenes totalitarios nada interesados en el bienestar de la gente si no es para emparedarlos en proclamas totalitarias, naturalmente de la extrema izquierda. Todos estos especímenes se cayeron con todo el equipo cuando, tras la debacle del comunismo, a partir de la caída del muro en 1989, supimos por los papeles secretos del KGB que hasta el nombre de “teología de la liberación” es de factura soviética. Los angelitos progres simplemente se adscribieron a la teología de la muerte que a ellos les vendieron como la de la liberación que lleva en la misma sarta la opción preferencial por los pobres. Las frases encubren los peores augurios y estos o no se enteran o ciegos de ideología y sectarismo, se las tragan con anzuelo y todo y quedan sin margen de reacción. Pena me dan. ¿Cuántas veces habrá que repetir aquello de que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones? Eso para quienes tengan buenas intenciones que en todas partes hay.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *