PUBLICIDAD

Fatima Return

|

De nuevo Socci ha destapado la caja de los truenos. Fátima parecía morir en la oficial ausencia de misterios, pero un breve artículo del periodista italiano publicado en el diario Libero el 17 de agosto de 2014 ha iniciado una nueva revolución que no debe apagarse. Este artículo es un intento de seguir prendiendo el fuego. Y un fuego tan terrible como se preveía.

En 1981 se reunió en Fulda el papa Juan Pablo II con un grupo escogido de laicos y alguno le preguntó sobre el tercer secreto aún no dado a conocer. Dicen que Juan Pablo II espetó “debe bastar a cada Cristiano saber lo siguiente: cuando ustedes leen que «los océanos inundaran continentes, que millones de hombres morirán repentinamente en pocos minutos…». Y cogiendo el Rosario dijo “este es el remedio para esos males. Rezad, rezad mucho.” Hoy, gracias al Carmelo de Coimbra y a Antonio Socci, sabemos que verdaderamente se dijo eso y porqué.

  El documento oficial de la Santa Sede del año 2000 por el que se publicaba el tercer secreto logró apagar todo misterio en torno a Fátima. Muchos en la Iglesia y en el mundo saltaron en frenético regocijo: ahora si que no había lugar para esos profetas de desventuras contra los que alertara Juan XXIII. Pero el documento oficial era una cueva de tesoros, y desde lo oculto emergía una extraña pregunta de Juan Pablo II a sor Lucia. Todo se cumplió en el año 1981, decía el documento oficial, pero curiosamente quisieron los obradores del Documento, que constara expresamente la respuesta que diera sor Lucia al Papa un año después del atentado del 13 de mayo de 1981, cuando todo debía ser, oficialmente, cerrado. Extraño enigma. Se nos descubre que en el año 1982 sor Lucia no daba por consumado el misterio de Fátima. Y, oh sorpresa, sor Lucia desmiente la versión oficial desde la misma versión oficial. Dirá: “aunque no constatamos aún la consumación completa del final de esta profecía, vemos que nos encaminamos poco a poco hacia ella a grandes pasos”. Pero no una consumación gozosa, como se ha querido desde diversos foros, sino una consumación terrible: el castigo. Porque así seguía diciendo sor Lucia al papa Juan Pablo II: “Y no digamos que de este modo es Dios que nos castiga; al contrario, son los hombres que por sí mismos se preparan el castigo. Dios nos advierte con premura y nos llama al buen camino, respetando la libertad que nos ha dado; por eso los hombres son responsables.”   Pareciera que el mismo documento que quería reconducir todo al pasado se esforzara por dejar pistas que señalaban lo contrario. Como si hubiera dos voluntades operantes en el texto: una con poder que ansiaba enterrar Fátima en el año 1981 y otra que subrepticiamente trataba de rescatar Fátima de ese olvido. Los manejos por ocultar fueron evidentes y hemos dejado indicaciones en varios post (ver aquí, aquí y aquí). Pero el muro de contención del documento oficial había sido eficaz. Sólo nos quedaban conjeturas, indicios, hemerotecas, para probar que algo faltaba. Se había cerrado la puerta a nuevas revelaciones porque se había publicado, oficialmente, el tercer secreto. Pero una pista había sido señalada por Vitorio Messori en el año 2005, a la muerte de sor Lucia. Con la muerte de la vidente se estaba tratando de ocultar el ingente número de papeles y documentos que recogían sus conversaciones con el Cielo. La celda de sor Lucia ha sido sellada, diría Messori. Pero la celda de sor Lucia se convirtió en el precioso agujero por el que perdía agua el muro de contención pergeñado desde la Santa Sede.   No fue necesario mucho tiempo. Sólo 5 años después de su muerte sus hermanas del Carmelo habían hecho uso de sus memorias privadas para reventar el doloso muro de silencio relativo a Fátima. ¡Si! De Fátima ahora sabemos con certeza que todo no había sido dicho. Y será una edición del Carmelo del año 2010 la que haga saltar toda la estructura. Socci sólo ha puesto el foco de luz. Y ese foco de luz nos descubre un panorama apocalíptico que no encuentra acogida en la plaza de San Pedro un 13 de mayo de 1981.   El texto de sor Lucia hasta ahora inédito.

 

Pedí a Jesús que me hiciese conocer cuál era su voluntad.(…) Sentí entonces que una mano amiga, afectuosa y materna, me toca el hombro. Levanto la mirada y veo a la querida Madre del Cielo. No temas, quiso Dios probar tu obediencia, fe y humildad. Queda en paz y escribe lo que te mandan, pero no aquello que te es dado comprender de su significado. Después de escrito guárdalo en un sobre, féchalo y lácralo y escribe por fuera que sólo puede ser abierto en 1960 por el señor Cardenal Patriarca de Lisboa o por el señor Obispo de Leiria.”

Sentí el espíritu inundado por un misterio de luz que es Dios y en Él vi y oí: la punta de la lanza como llama que se desprende, toca el eje de la Tierra. Ella se estremece: montañas, ciudades, villas y aldeas con sus habitantes son sepultadas. El mar, los ríos y las nubes salen de sus límites, desbordándose, inundando y arrastrando en un remolino, casas y gente en un número que no se puede contar, es la purificación del mundo, por el pecado en el cual está inmerso. – ¡El odio, la ambición, provocan la guerra destructora! – Después sentí en el palpitar acelerado del corazón y en mi espíritu el eco de una voz suave que decía: En el tiempo, una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica, Apostólica” – En la eternidad, ¡el Cielo!

Esta palabra ‘Cielo’ llenó mi corazón de paz y felicidad, de tal forma que, casi sin darme cuenta, me quedé repitiendo por mucho tiempo: ¡el Cielo! ¡el Cielo!

Apenas pasó la mayor fuerza de lo sobrenatural, fui a escribir y lo hice sin dificultad, el día 3 de enero de 1944, de rodillas apoyada sobre la cama que me sirvió de mesa. Ave María”.

  Las certezas.   texto inédito sor lucia tercer secretoDe la lectura de este texto se deducen una serie de cuestiones clave. La primera que se nos confirma que existen dos textos relativos a la tercera parte del secreto. Un texto perteneciente a la visión, publicado en el año 2000. Y otro texto más breve que hará referencia a esas luces interiores que recibe sor Lucia sobre el significado de la visión.   La segunda que esas luces interiores de sor Lucia no pueden ser calificadas como interpretaciones personales de la vidente, como quiso creer Juan XXIII y así dio a entender Mons. Loris Capovilla al periodista Solideo Paolini. Sor Lucia ha cuidado la grafía de este texto cambiando el estilo de letra cuando hace referencia a las palabras de la Virgen, y aquí es clara: “aquello que te es dado comprender de su significado”. Luego es el mismo Cielo quien ha ofrecido una interpretación cabal de la visión a sor Lucia. Por tanto, la lectura del Cielo sobre la visión es más correcta que cualquier interpretación oficial o exegética. Mirar Fátima sin admitir lo que le fue dado conocer a sor Lucia es suicida.   La tercera que no sabemos si el segundo texto (el llamado plico Capovilla) recoge las mismas ideas de este texto o hay un mayor desarrollo. No podemos dar por sentada su equivalencia y por ello es legítimo reclamar a la Santa Sede la publicación de ese otro texto de entre 30 y 40 líneas, que observó Mons Venancio al mirarlo al trasluz, y que se ha tratado de silenciar infructuosamente.   La cuarta que este texto da a entender un castigo en dos sentidos: desastres naturales nunca vistos desde el tiempo de Noe y guerras, la guerra destructora. Lo segundo, la guerra, podría hacer referencia a la segunda guerra mundial en la que estaba inmersa sor Lucia al redactar el texto, pero la visión apocalíptica de una naturaleza desbordada es novedosa y no realizada. Un eje vuelto, aguas desbordas, ¡que sepultan montañas! Y con todo la realidad de la guerra se relaciona con el odio y la ambición, lo que no permite excluir otra guerra más destructora aún.   La quinta, que nos ha sido explicado como será ese triunfo del Corazón Inmaculado de María: «En el tiempo, una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica, Apostólica”, es decir, el triunfo de la Iglesia Católica en todo el orbe, tal como profetizara san Luis María Grignon de Monfort. Lo que, a día de hoy, estando lejos de verificarse, abre un esperanzador escenario para tiempos tan confusos como los actuales.   Los interrogantes.   fatima returnEl texto apocalíptico de sor Lucia vuelva a poner sobre la mesa cuestiones no aclaradas. De hecho, si este texto o uno equivalente, es el que se hizo llegar a la Santa Sede en lo que ha sido denominado plico Capovilla, ¿dónde está el contenido faltante al final del segundo secreto, aquel “en Portugal se conservará siempre el dogma de la fe, etc”? ¿Qué relación tiene el «etc» con la visión o con la moción interior que le es dada a conocer a sor Lucia? Por mucho que se pretenda encajar la visión del tercer secreto o este mismo texto apocalíptico, no cabe duda que ni una ni otro tienten encaje en el misterioso “etc”. No es atrevido deducir que faltan más inéditos de sor Lucia por descubrirse, por lo menos aquellos que desarrollen el significado de su misterioso «etc». La sombra de la apostasía de la Iglesia vuelve a aparecer.   Por otro lado, el mismo contenido apocalíptico del texto exige ciertas respuestas. Si este texto es una comprensión de la visión, de su significado, visión y texto deben tener una cohesión íntima, estructural. Pero dicha cohesión apenas se vislumbra. Lo que ha sido dado como explicación de la visión se torna más misterioso que la misma visión, a salvo de su literalidad. ¿Qué relación puede existir entre la imagen del Papa y sus acompañantes caminando por entre una ciudad en ruinas con la idea del eje de la tierra trastocado? ¿Entendió sor Lucia que la explicación a la visión, que una de las razones de esa ciudad en ruinas por la que camina el santo Padre, no sólo se debe a la guerra sino también a la locura de las aguas? Sor Lucia, a salvo de este texto, nunca dio pistas sobre como sería el castigo. Incluso en la famosa entrevista que mantuvo con el padre Fuentes el 26 de diciembre de 1957 únicamente lo calificó de “tremendo”. “Dios va a castigar al mundo, y lo va a castigar de una manera tremenda” le diría. Únicamente si el encuentro de Juan Pablo II en Fulda fue en los términos que siempre han trascendido parece que el Papa sí entendió en clave de literalidad la referencia a las aguas. Pero la falta de cohesión estructural entre visión y texto hace presumible que la celda de sor Lucia haya conocido más textos inéditos en los que la vidente profundizase sobre aquello que le fue dado comprender con relación al secreto de Fátima, en cada una de sus partes.   Y con todo, confirmado que el denominado plico Capovilla no tiene relación con el “etc”, las dudas son ahora mayores, por cuanto sabemos que los inéditos de sor Lucia han hablado sobre el castigo del mundo y por ello, muy probablemente, sobre el castigo de la Iglesia.     x      [email protected]

Comentarios
0 comentarios en “Fatima Return
  1. ¡Santo Dios, es el fin del mundo!
    El misterio de inequidad de esta generación, no es distinto al del fin del mundo (quizás Dios permita que en aquel entonces el misterio de iniquidad se desarrolle aun más).
    Pueblos enteros han apostatado, en la misma Iglesia jerárquica existe una espantosa apostasía, la sociedad de hoy es como la de Sodoma y Gomorra, corrupta y corruptora de los más pequeños, los niños, coaccionadora, excluidora, y perseguidora del justo.
    La generación actual no es distinta de aquella generación del fin del mundo, una humanidad totalmente agotada, sin posibilidad de conversión.
    Es tan evidente el paralelismo de esta generación, con la generación del fin del mundo, que mientras según el diario de la Divina Misericordia dice: que Instantes antes de su retorno, Cristo dará una ultima oportunidad de salvación, las leyes naturales dejaran de tener vigencia, los astros dejaran de emitir luz, entonces en el cielo aparecerá la señal del Hijo del hombre (la cruz) y donde estuvieron las llagas será lo único que alumbrara la tierra.
    Es evidente el paralelismo con el milagro de Garabandal, (para la salvación de las almas) con la diferencia que no sigue el juicio final, sino un terrible castigo, según nuestra Señora de Akita peor que el diluvio universal, y lo que sigue con los sobrevivientes de semejante cataclismo, es un nuevo comienzo, en los que se suceden siglo tras siglo, tras siglo de gloriosa cristiandad.
    “En el tiempo, una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica, Apostólica” – En la eternidad, ¡el Cielo!”
    Estimado Uribarri:
    ¿Cree que lo que anteriormente e deducido, sea factible, o estoy totalmente equivocado?
    El castigo anunciado en Akita y este terremoto global que vio sor Lucia deben ser lo mismo (El fuego o llamas no tienen la función de calcinar, sino de provocar el terremoto) o debe ser consecuencia uno, del otro, en el apocalipsis, el terremoto global aparece en el sexto sello, y posteriormente aparece otro terremoto global.

  2. Lo de Pablo VI no lo conozco, pero esto es bastante llamativo. No se trata de verse reflejado en la fotografía de otro, sino lo contrario: unas fotografías (más de dos) que muestran a personas difeferentes, demasiado diferentes. No es ni parecido ni absurdo, como usted dice.

  3. Fantástico artículo, don César.
    El texto es realmente grave. El Vaticano está obligado ahora a mover ficha y revelar lo que aún queda por saber, y explicar por qué no reveló esto antes.
    Si la Virgen María en Fátima quiso que se supiera, ¿por qué aún no se sabe? ¿Por qué no se ha sabido ésto hasta ahora?
    ¿Qué se esconde en ese ETC sobre la apostasía de la Iglesia, que se puede empezar a vislumbrar, y que aún no ha sido revelado?
    Quizá si hubiera sido revelado ya, al menos nos pillaría avisados y muchos podrían reaccionar a tiempo.

  4. Fantástico artículo, don César.
    El texto es realmente grave. El Vaticano está obligado ahora a mover ficha y revelar lo que aún queda por saber, y explicar por qué no reveló esto antes.
    Si la Virgen María en Fátima quiso que se supiera, ¿por qué aún no se sabe? ¿Por qué no se ha sabido ésto hasta ahora?
    ¿Qué se esconde en ese ETC sobre la apostasía de la Iglesia, que se puede empezar a vislumbrar, y que aún no ha sido revelado?
    Quizá si hubiera sido revelado ya, al menos no pillaría avisados y muchos podrían reaccionar a tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *