Infovaticana
‘Y ya llegó septiembre’, por Gerardo Melgar, obispo de Ciudad Real
Cartas Pastorales

‘Y ya llegó septiembre’, por Gerardo Melgar, obispo de Ciudad Real

Cartas pastorales de nuestros obispos
4 septiembre, 2017

Pa­re­ce que era ayer cuan­do pre­pa­rá­ba­mos ilu­sio­na­dos las va­ca­cio­nes, cuan­do los es­tu­dian­tes pen­sa­bais en los me­ses que te­níais por de­lan­te, cuan­do las fa­mi­lias pro­gra­ma­bais las va­ca­cio­nes para este año, cuan­do to­dos lle­nos de ilu­sión y ale­gría pen­sá­ba­mos en nues­tro des­can­so bien me­re­ci­do por nues­tro traba­jo du­ran­te todo el cur­so.

Pare­ce que fue ayer, pero ya pasó y ha lle­ga­do sep­tiem­bre, con to­das las preo­cu­pa­cio­nes de algo que se co­mien­za de nue­vo: los pa­dres con los pre­pa­ra­ti­vos de todo lo ne­ce­sa­rio para que los hi­jos em­pie­cen el cole­gio, los hi­jos con po­cas ga­nas de co­men­zar el nue­vo cur­so, pero van a te­ner­lo que ha­cer sin más reme­dio. To­dos con nue­vos pro­yec­tos, nue­vas ilu­sio­nes y nue­vos pro­gra­mas y nue­vas es­pe­ran­zas para el cur­so que co­mien­za.

En es­tos mo­men­tos de co­men­zar un nue­vo cur­so nos vie­ne a la memo­ria aque­llo de que al fi­na­li­zar el ante­rior nos pro­po­nía­mos como algo que te­nía­mos que con­se­guir en este, por­que lo creía­mos ne­ce­sa­rio para noso­tros como per­so­nas y tam­bién como cre­yen­tes.

Y si co­men­za­mos una nue­va eta­pa y que­re­mos ha­cer­lo con ilu­sión, ten­dre­mos ne­ce­sa­ria­men­te que afrontar­lo en to­dos los as­pec­tos de la vida, y digo en to­dos, por­que se­gu­ro que coin­ci­di­réis con­mi­go que tan­tas ve­ces al co­men­zar un nue­vo cur­so pro­gra­ma­mos to­dos los as­pec­tos del mis­mo, pero casi siem­pre se nos es­ca­pa nues­tro pro­gre­so en nues­tra iden­ti­dad como cre­yen­tes y cris­tia­nos.

El cur­so pa­sa­do nos pro­pu­si­mos dos sec­to­res prio­ri­ta­rios a tra­ba­jar pas­to­ral­men­te: el de la evan­ge­li­za­ción de la fa­mi­lia y el de la pro­mo­ción de las vo­ca­cio­nes sa­cer­do­ta­les en los jó­ve­nes. Nos que­da mu­cho que con­se­guir en am­bos cam­pos, por eso con­ti­nua­mos este cur­so acom­pa­ñan­do a la fa­mi­lia en to­dos los momen­tos que la cons­ti­tu­yen como tal y, a los jó­ve­nes, en el plan­te­amien­to de su vida como res­pues­ta voca­cio­nal, con­cre­tan­do cuan­to po­da­mos este año aque­llos ob­je­ti­vos y ac­cio­nes que co­men­zá­ba­mos el cur­so pa­sa­do.

Vo­so­tros, pa­dres y ma­dres de fa­mi­lia, de­béis se­guir em­pe­ña­dos en lo­grar en vues­tro ho­gar un am­bien­te en el que Dios ten­ga su pues­to im­por­tan­te, por­que fru­to de esa vi­ven­cia cris­tia­na de la fa­mi­lia va a ser el fru­to que lue­go re­co­jáis en vues­tros hi­jos, in­tere­sa­dos por Cris­to y su men­sa­je como algo que lle­ne su vida y de sen­ti­do a todo cuan­to vi­ven.

Jó­ve­nes, en vues­tra vida Dios no pue­de ser al­guien ex­tra­ño ni ajeno, sino al­guien que os ayu­de a madurar, que os in­ter­pe­le y de sen­ti­do a to­dos vues­tros gran­des in­te­rro­gan­tes, por eso te­néis que con­tar con Él, in­te­re­sa­ros por Él y su vida, cul­ti­va­ros como jó­ve­nes cris­tia­nos, plan­tea­ros vues­tra vo­ca­ción desde la pre­gun­ta: ¿cuál es el ca­mino por el que Dios me está lla­man­do?

Te­ne­mos to­dos, al co­men­zar un nue­vo cur­so, un cua­derno nue­vo que he­mos de lle­nar con nues­tros objetivos y nues­tras ilu­sio­nes a to­dos los ni­ve­les, tam­bién a ni­vel de fe. Co­men­ce­mos lle­nos de ilu­sión, apo­yán­do­nos mu­tua­men­te y to­dos en la ayu­da del Se­ñor para que fruc­ti­fi­que­mos en las bue­nas obras que Él, el Se­ñor, es­pe­ra de no­so­tros, y que a no­so­tros nos ayu­da­rán a ma­du­rar como per­so­nas y como cristianos.

La ta­rea es muy am­plia y son po­cos los que a ve­ces se plan­tean cómo vi­vir­la me­jor y po­ner­se a disposición para ha­cer­la avan­zar.

Al co­men­zar un nue­vo cur­so es im­por­tan­te que to­dos nos pre­gun­te­mos ¿qué pue­do yo ha­cer para que la evan­ge­li­za­ción del mun­do, del am­bien­te, de mi pue­blo y de mi fa­mi­lia vaya sien­do una reali­dad?

Pre­gun­té­mo­nos por nues­tro com­pro­mi­so y co­men­ce­mos este nue­vo cur­so con ver­da­de­ra ilu­sión y ga­nas de ha­cer de nues­tra vida una vida al ser­vi­cio de la evan­ge­li­za­ción y de lo que Dios es­pe­ra de no­so­tros.

+ Ge­rar­do Mel­gar

Obis­po de Ciu­dad Real

Cartas pastorales de nuestros obispos