Infovaticana
‘Tris­te­za’, por Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo
Cartas Pastorales

‘Tris­te­za’, por Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo

Cartas pastorales de nuestros obispos
11 octubre, 2017

Con­fie­so que des­de hace al­gún tiem­po me in­va­de la tris­te­za. He vi­vi­do mu­chos acon­te­ci­mien­tos en los úl­ti­mos cin­cuen­ta y cin­co años. Ex­pe­rien­cias pre­cio­sas como han sido la lla­ma­da a ser cris­tiano, o a vi­vir la vida nue­va de Cris­to pre­pa­ran­do el mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal y la or­de­na­ción como sa­cer­do­te. Tam­bién la or­de­na­ción epis­co­pal. He sido fe­liz sien­do sa­cer­do­te y obis­po en tan­tos mo­men­tos de gozo con tan­ta gente; he pro­cu­ra­do ha­cer el bien de los de­más, con la pre­di­ca­ción o el ejer­ci­cio del mi­nis­te­rio. Me he acer­ca­do a tan­tas per­so­nas y al mis­te­rio de sus vi­das al hilo de tan­tos acon­te­ci­mien­tos en Es­pa­ña y en el mun­do. Re­cuer­do vi­va­men­te la tran­si­ción po­lí­ti­ca y so­cial, con sus lu­ces y som­bras. Pero con la ale­gría de ha­ber vis­to que se po­nían las ba­ses para una con­vi­ven­cia plu­ral en una Es­pa­ña en la que ca­bían to­dos, tras tan­tos años de en­fren­ta­mien­to, an­tes y des­pués de la gue­rra ci­vil; ese pro­ce­so que lle­vó a tér­mino la reali­dad de un Es­ta­do de de­re­cho con la pro­mul­ga­ción de la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la en 1978.

No viví cier­ta­men­te aque­llos años de rup­tu­ra en­tre es­pa­ño­les (1931-1939), pero sí las con­se­cuen­cias de no que­rer­se los unos a los otros. Era bueno com­pro­bar que esa si­tua­ción ter­mi­na­ba y em­pe­za­ba otra. Y no es que todo este tiem­po, des­de 1978 has­ta hoy, haya sido una bal­sa de acei­te. Mu­chos pro­ble­mas, muchas in­cer­ti­dum­bres, pero he­mos te­ni­do una vida “nor­mal” con al­ter­na­ti­vas y vai­ve­nes, dis­cu­sio­nes y lu­chas, pero me pa­re­cía a mí que eran idos los tiem­pos don­de los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos po­lí­ti­cos lleva­ban a nues­tro pue­blo a en­fren­ta­mien­tos de enemi­gos irre­con­ci­lia­bles que, des­de la pri­me­ra República Es­pa­ño­la en el si­glo XIX, bus­ca­ban los unos la desa­pa­ri­ción de los otros, o su per­se­cu­ción por ideas o ten­den­cias o de­fen­sa ra­zo­na­da de po­si­cio­nes po­lí­ti­cas. En la vida hay mu­chas co­sas que no te gus­tan, que te des­agra­dan en la so­cie­dad en la que vi­ves, pero en un mo­men­to dado de­jas la in­ge­nui­dad de creer que todo va a ir bien. Sin em­bar­go, tie­nes la es­pe­ran­za de que lle­ga­rá la cor­du­ra, o que las co­sas pue­den me­jo­rar y pre­va­le­ce­rá la jus­ti­cia, la aten­ción a los más po­bres y una so­cie­dad con más oportunida­des para to­dos. Y el pun­to de re­fe­ren­cia ha sido en to­dos es­tos años el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co del Es­ta­do que nos he­mos dado to­dos, como po­si­bi­li­dad de en­ten­di­mien­to, esto es, la Constitución Españo­la.

Yo creo en Dios, Pa­dre de nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to, y en su  Pro­vi­den­cia; vivo en el seno de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, que sin­ce­ra­men­te con­tri­bu­ye al bien co­mún de toda la so­cie­dad es­pa­ño­la. Acep­to, cla­ro está, otras es­tan­cias so­cia­les, otros gru­pos de nues­tra so­cie­dad que con­tri­bu­yen a ese bien co­mún. Es bue­na la se­pa­ra­ción Igle­sia-Es­ta­do y la re­la­ción nor­mal con tan­tas y tan­tas ins­ti­tu­cio­nes. Tam­bién com­pren­do cada vez más que el ser hu­mano, hom­bre y mu­jer, no se ex­pli­can bien sin esa frac­tu­ra que sig­ni­fi­ca el pe­ca­do, y así acep­to con pa­cien­cia mis de­fec­tos y los de­fec­tos del pró­ji­mo. Pero, des­de hace al­gu­nos años presien­to que el ho­ri­zon­te está cam­bian­do y que la gen­te em­pie­za a su­frir de nue­vo las ve­lei­da­des y las to­mas de de­ci­sio­nes de po­lí­ti­cos que tan­tas ve­ces no bus­can siem­pre el bien co­mún. De ma­ne­ra que tenemos que su­frir con ex­ce­si­va fre­cuen­cia lo que ellos in­di­can y di­cen que es el bien de to­dos los españo­les, de to­dos los ca­ta­la­nes, de to­dos los ma­dri­le­ños, de to­dos los cas­te­lla­no­man­che­gos, etc. Y se deja de pen­sar en el con­jun­to, en lo que so­mos to­dos y se pien­sa más en “lo mío”, “lo nues­tro”, “en mi gen­te” y en sus exi­gen­cias, que mu­chas ve­ces son sim­ple­men­te las de este o aquel par­ti­do po­lí­ti­co y que no todo el mun­do com­par­te.

Yo no sé si se debe re­for­mar la Cons­ti­tu­ción y tam­po­co me es­can­da­li­za­ré, si se hace. Pero me ape­na muchí­si­mo -y me in­dig­na- que em­pe­ce­mos de nue­vo a no te­ner un pun­to de re­fe­ren­cia que nos sir­va para re­sol­ver y no para rom­per. Es me­jor es­tar jun­tos que dis­gre­ga­dos, es me­jor abrir que ce­rrar, es me­jor escu­char que chi­llar, es me­jor aco­ger que re­cha­zar. Es me­jor una Es­pa­ña uni­da, por muy di­ver­sa que sea, que des­ga­ja­da en par­tes, aun­que esas par­tes ten­gan pe­cu­lia­ri­da­des muy ri­cas y que han de tenerse en cuen­ta.

Me pa­re­ce un error que la pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña haya roto en el Par­la­men­to ca­ta­lán con la Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la y pre­ten­da in­de­pen­di­zar­se. La uni­dad de Es­pa­ña no solo es me­jor que la rup­tu­ra, sino que ade­más esa ac­ción del go­bierno ca­ta­lán ol­vi­da los su­fri­mien­tos de los ca­ta­la­nes y de otros es­pa­ño­les en aque­lla gue­rra ci­vil, a los que tam­bién con­tri­bu­yó el in­ten­to de se­pa­ra­ción de entonces. La se­pa­ra­ción po­si­ble de aho­ra trae­rá tam­bién do­lor y su­fri­mien­tos. Cada uno de no­so­tros tie­ne su cul­pa­bi­li­dad, pero sin equi­dis­tan­cias: cada uno tie­ne la suya se­gún su res­pon­sa­bi­li­dad.

¿No es­toy por el diá­lo­go, por con­ver­sar, por so­lu­cio­nar el con­flic­to? Si es­toy do­lién­do­me de lo que sufren las con­se­cuen­cias de las to­mas de de­ci­sión de po­lí­ti­cos, ¿cómo voy a ser par­ti­da­rio de rup­tu­ras y de ac­cio­nes irre­ver­si­bles que pro­lon­guen el su­fri­mien­to de la gen­te, tan­tas ve­ces ma­yo­ría si­len­cio­sa? ¿Cómo ha de lle­gar la so­lu­ción del con­flic­to? No me toca a mí de­ci­dir­lo. Yo re­za­ré ar­dien­te­men­te y me fe­li­ci­ta­ré si la uni­dad con­ti­núa. Tam­bién os pido a vo­so­tros que ele­véis al Se­ñor ora­cio­nes para este fin.

+Brau­lio Ro­drí­guez Pla­za,

Ar­zo­bis­po de To­le­do

Pri­ma­do de Es­pa­ña

Cartas pastorales de nuestros obispos


3 COMMENTS ON THIS POST To “‘Tris­te­za’, por Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo”

  1. Lez dice:

    !Mira la Chus! Enseña el rabo hasta el fondo. ¡Y vaya rabo!

  2. chus dice:

    ¿ QUE OPINA D ELOS ASESINOS DE ETA SEÑOOR ARZOBISPO CATÓLICO
    ¿NOS PUEDE EXPLICAR EL FENÓMENO ” CATOLICO” LLAMADO ” OBISPO SETIEN”?

    USTEDES NO SON CRISTIANOS

  3. chus dice:

    EXPLEQUE SEÑOR ARZOBISPO CATOLICO; QUE NOS TIENE CONFUNDIDOS.
    ¿ POR QUE ESPAÑA ES “DIVERSA” Y FRANCIA O ITALIA NO LO SON?
    NOS LO EXPLICA POR QUE ES MUY GRAVE MENTIR CON INFAMES OBJETIVOS POLITICOS
    ¿ QUE ” DIVERSIDAD” OBSERVA USTED EN ESPAÑA QUE NO EXISTA EN FRANCIA? ¿ A CASO LOS CATALANES ( QUE EXISTEN) Y LOS VASCOS ( QUE EXISTEN TAMBIEN ) EN FRANCIA ALLI SON IGUALES Y “FRANCESES” Y AQUI EN ESPAÑA SON ” DIVERSOS” Y “” NO ESPAÑOLES””
    SI SON ” DIVERSOS” AQUI EN ESPAÑA EXPLIQUENOS EN QUE CONSISTE ESA ” DIVERSIDAD”; ¿ ACASO HAY RAZAS SUPERIORES E ” INFERIORES” EN ESPAÑA SEÑOR OBISPO DE TOLEDO? ¿ HAY RAZAS MAS CATOLICAS QUE OTRAS?
    ESO SE LLAMA RACISMO SEÑOR ARZOBISPO DE TOLEDO ¿ES NAZI LA JERARQUIA CATÖLICA EN ESPAÑA Y NO EN FRANCIA?
    ¿ SON LOS VASCOS EN FRANCIA TAN ” SUPERIORES” Y DIGNOS DE PRIVILEGIOS COMO EL CUPO TAL Y COMO OCURRE AQUI EN ” ESPAÑA” O ES QUE ALLI SON MAS ” INFERIORES”?
    ¿ NOS PODRIA HACER UNA ” CLASIFICACION ” DE ESA “DIVERSIDAD” SEÑOR ARZOBISPO CATÓLICO? ¿ LOS ” CATALANES” SON TAMBIEN RAZA SUPERIOR CATÓLICA AHORA QUE USTEDES ABOGAB POR UN TRATO ” DIFERENCIAL ” TAMBIEN PARA ELLOS?
    ¿ NOS EXPLICA SI ESOS TRATOS ” DIFERENCIALSE “” UNEN”” O MAS BIEN “” DIVIDEN “” CATÓLICAMENTE SEÑOR ARZOBISPO CATÓLICO?

    DAN USTEDES VERGÜENZA

    USTEDES NO SON CRISTIANOS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *