Infovaticana
Tiempos recios
Cartas Pastorales

Tiempos recios

Cartas pastorales de nuestros obispos
30 noviembre, 2017

A tra­vés de la his­to­ria se han ido desa­rro­llan­do mo­men­tos muy di­fí­ci­les por va­rias cir­cuns­tan­cias que han ido marcan­do los acon­te­ci­mien­tos. En es­tos mo­men­tos nos en­con­tra­mos tam­bién acom­pa­ña­dos por tiem­pos re­cios. Y digo esto cons­cien­te de las gran­des di­fi­cul­ta­des que nos ro­dean des­de el pun­to de vis­ta so­cial, po­lí­ti­co, fa­mi­liar, educa­cio­nal, re­li­gio­so y per­so­nal. Bas­ta abrir cada ma­ña­na los pe­rió­di­cos e in­me­dia­ta­men­te nos sen­ti­mos in­va­di­dos por no­ti­cias que nos ha­cen sen­tir de­frau­da­dos ante ta­les acon­te­ci­mien­tos. Nos de­pri­me ver la ne­ga­ti­vi­dad en la que se ma­ni­fies­ta la pren­sa y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Pa­re­ce que la es­pe­ran­za se ha ido de va­ca­cio­nes. Se nos escapan las mo­ti­va­cio­nes para que el co­ra­zón se sien­ta es­pon­ja­do. Las ter­tu­lias lle­gan a con­ver­tir­se en fu­ne­ra­les de ca­la­mi­da­des. El alma se en­co­ge por­que pa­re­ce que no hay sa­li­da. Son re­cios es­tos tiem­pos que pa­sa­mos.

Ante tal pers­pec­ti­va ¿qué he­mos de ha­cer? Lo pri­me­ro es te­ner con­fian­za en las po­si­bi­li­da­des que es­tán pre­sen­tes y afian­zar des­de el co­ra­zón su no­ble­za que late por amor y ex­clu­ye el mie­do por de­ses­pe­ra­ción. Así lo vi­vió San­ta Teresa de Je­sús: “En tiem­pos re­cios, ami­gos fuer­tes de Dios”. Esto tie­ne una re­so­nan­cia es­pe­cial que ahu­yen­ta la medio­cri­dad y po­ten­cia las as­pi­ra­cio­nes para es­for­zar­se en cre­cer en una vida de amis­tad con Je­su­cris­to el cual nos for­ta­le­ce para amar sin me­di­da. Quien ama y se sus­ten­ta en el amor de Dios nun­ca ha de te­mer. La vir­tud de la fortale­za hace ca­paz de ven­cer el te­mor, in­clu­so la muer­te, y de ha­cer fren­te a las prue­bas y a las per­se­cu­cio­nes. Qué bien lo de­fi­nía San Pa­blo: “Lle­va­mos este te­so­ro en va­sos de ba­rro, para que se re­co­noz­ca que la so­bre­abun­dan­cia del po­der es de Dios y que no pro­vie­ne de no­so­tros” (2Cor 4,7). Pero esto no quie­re de­cir es­tar pa­si­vos sino ac­ti­vos para po­ner todo el em­pe­ño sa­bien­do que Dios es más fuer­te con su amor que no­so­tros con nues­tras de­bi­li­da­des.

Po­ner­nos en ac­ti­tud de dis­po­ni­bi­li­dad es con­fiar en la for­ta­le­za de Dios a pe­sar de nues­tras li­mi­ta­cio­nes: “Por lo cual me com­plaz­co en las fla­que­zas, en los opro­bios, en las ne­ce­si­da­des, en las per­se­cu­cio­nes y an­gus­tias, por Cris­to; pues cuan­do soy dé­bil, en­ton­ces soy fuer­te” (2Cor 12, 9-10). Si nues­tra for­ta­le­za es po­si­ble no se debe a nues­tra vo­lun­tad sino so­bre todo a la pre­sen­cia que Je­su­cris­to nos ha pro­me­ti­do pues­to que nun­ca nos de­ja­rá “ti­ra­dos en la cu­ne­ta”. Él se ha pues­to en nues­tro lu­gar asu­mien­do todo lo que es dé­bil para ha­cer­nos fuer­tes. Su amis­tad es más se­gu­ra que cual­quier otra amis­tad. Su amor su­plan­ta, si so­mos hu­mil­des, a nues­tro amor que fla­quea. Re­cor­de­mos la experiencia de los már­ti­res cris­tia­nos que aún sin­tién­do­se apre­sa­dos por el mie­do, el tem­blor y la ten­ta­ción de caer en la apos­ta­sía, se lle­nan de va­lor y dan la vida sim­ple­men­te afir­man­do que Je­su­cris­to es el úni­co Rey de su vida. Mue­ren y mue­ren per­do­nan­do a sus ase­si­nos. Más aún, ofre­cen y re­zan por ellos.

La for­ta­le­za lle­va a aco­me­ter y re­sis­tir para rea­li­zar la ver­dad y el bien. Lo con­tra­rio a ella es la co­bar­día, que evi­ta los su­fri­mien­tos que hay que su­perar. “Para al­can­zar tal for­ta­le­za, el hom­bre debe es­tar sos­te­ni­do por un gran amor a la ver­dad y al bien a que se en­tre­ga. La vir­tud de la for­ta­le­za ca­mi­na al mis­mo paso que la ca­pa­ci­dad de sa­cri­fi­car­se. Esta vir­tud te­nía ya per­fil bien de­fi­ni­do en­tre los an­ti­guos. Con Cris­to ha ad­qui­ri­do per­fil evan­gé­li­co, cris­tiano. El Evan­ge­lio va di­ri­gi­do a hom­bres dé­bi­les, po­bres, man­sos y hu­mil­des, ope­ra­do­res de paz, mi­se­ri­cor­dio­sos; y al mis­mo tiem­po, con­tie­ne en sí un lla­ma­mien­to cons­tan­te a la for­ta­le­za. Con fre­cuen­cia re­pi­te: ‘No ten­gáis mie­do’ (Mt 14, 27). En­se­ña al hom­bre que es ne­ce­sa­rio ‘dar la vi­da’ (Jn 15, 13) por una cau­sa jus­ta, por la ver­dad y por la jus­ti­cia” (Juan Pa­blo II, La vir­tud de la for­ta­le­za, 15 de no­viem­bre 1978). Por este mo­ti­vo no po­de­mos ol­vi­dar que en tiem­pos du­ros y re­cios más ami­gos de Dios he­mos de ha­cer­nos y con él, es­ta­mos se­gu­ros, ven­ce­re­mos siem­pre.

+ Fran­cis­co Pé­rez Gon­zá­lez

Ar­zo­bis­po de Pam­plo­na y Obis­po de Tu­de­la

 

Cartas pastorales de nuestros obispos


ONE COMMENT ON THIS POST To “Tiempos recios”

  1. Echenique dice:

    Los tiempos recios no se atemperan con misericorditis aguda sino con conversión, lo que precisamente no se quiere predicar para no contristar al mundo, al pensamiento único, al politically correct, al gender. Nuestros pastores han renunciado, no ya a ejercer de pastores, sino a serlo. Son cualquier cosa, menos pastores, meros dirigentes de una ong más, perdida entre tantas.