PUBLICIDAD

Orar más en Cuaresma

|

Mons. Joan E. Vi­ves

En todo mo­men­to de­be­mos orar pero du­ran­te la Cua­res­ma de­be­ría­mos ha­cer un es­fuer­zo para des­ti­nar más tiem­po e in­te­rés. No sólo re­zar ora­cio­nes, sino en­con­trar mo­men­tos para “ha­blar con Dios, amán­do­lo”, como Moi­sés ha­bla­ba, “cara a cara, como un ami­go ha­bla con su ami­go” (Ex 33,11). Y, ¿qué es orar? “Es un in­ter­cam­bio de amor”, de­cía el teó­lo­go Ro­mano Guar­di­ni; es “pen­sar en Je­sús, amán­do­lo”, ex­pli­ca­ba el bea­to Car­los de Fou­cauld. Orar “es tra­tar de amis­tad, es­tan­do mu­chas ve­ces tra­tan­do a so­las con quien sa­be­mos que nos ama”, es­cri­bía Sta. Te­re­sa de Je­sús. Y la de­fi­ni­ción tan be­lla de Sta. Te­re­si­ta del Niño Je­sús, que re­co­ge el Ca­te­cis­mo (CEC 2.558): “La ora­ción es un im­pul­so del co­ra­zón, es una sim­ple mi­ra­da di­ri­gi­da al cie­lo, es un gri­to de reconocimien­to y de amor tan­to en la prue­ba como en la ale­gría”. Po­de­mos de­cir que es la res­pi­ra­ción de la fe y del com­pro­mi­so; la re­la­ción per­so­nal con Dios des­de el se­gui­mien­to de Cris­to.

He aquí al­gu­nas for­mas sen­ci­llas de orar para ser per­se­ve­ran­tes:

1.    La Eu­ca­ris­tía.- Vi­va­mos la Eu­ca­ris­tía como la gran ora­ción de Je­sús al Pa­dre, por obra del Es­pí­ri­tu San­to, y de la Igle­sia al Pa­dre… Y ado­re­mos la Eu­ca­ris­tía, vi­si­te­mos al San­tí­si­mo ”reservado” en el sa­gra­rio de nues­tras igle­sias, don­de nos es­pe­ra para que le re­ce­mos, ado­rán­do­le, es­cu­chán­do­le con fer­vor.

2.    La Li­tur­gia de las Ho­ras  que es la ora­ción pú­bli­ca y ofi­cial de la Igle­sia. En cada miem­bro ora todo el Cuer­po, para bien de to­dos y del mun­do. Lau­des y Vís­pe­ras es­pe­cial­men­te, que alternan sal­mos, lec­tu­ras, pe­ti­cio­nes e him­nos.

3.    La ora­ción vo­cal, con fór­mu­las ya re­dac­ta­das. La más im­por­tan­te el Pa­dre­nues­tro –que nos vie­ne de Je­sús-, y tam­bién el Ave­ma­ría, el ro­sa­rio, el án­ge­lus, el via­cru­cis, las ja­cu­la­to­rias. Tienen gran tra­di­ción en la Igle­sia y han ali­men­ta­do el pue­blo cris­tiano a lo lar­go de los si­glos. En to­das es­tas ora­cio­nes, bus­car te­ner la in­ten­ción que debe acom­pa­ñar las pa­la­bras.

4.    La lec­tu­ra es­pi­ri­tual (o lec­tio di­vi­na), que reza ru­mian­do el tex­to de la Es­cri­tu­ra, es­cu­chan­do a Dios en su Pa­la­bra. Leer el tex­to en­te­ro, lue­go por ver­sícu­los, me­di­tar­lo y pen­sar lo que me dice ese tex­to o pa­la­bra, pen­sán­do­la, tras­la­dan­do el tex­to ha­cia mí y yo ha­cia el tex­to. Y orar, ele­van­do los afec­tos al Se­ñor, ha­cien­do que re­sue­ne la voz del Es­pí­ri­tu. Ter­mi­nar con una pe­ti­ción.

5.    Ha­blar con Dios des­de la vida. Ya que Dios está pre­sen­te en to­das par­tes y en toda si­tua­ción, la vida es lu­gar de en­cuen­tro. Es la ora­ción de la per­so­na ac­ti­va, que du­ran­te un día vive tantas co­sas que hay que te­ner tiem­po de “re-ver­las” y “con­tem­plar­las”, uni­dos al Se­ñor.

·         Por la no­che, pen­sar de qué debo dar gra­cias hoy, de qué debo pe­dir per­dón, por quién debo in­ter­ce­der…

·         Con sim­pli­ci­dad des­de el mo­men­to en que hago ora­ción ha­cia atrás, ob­ser­var; vién­do­me en las si­tua­cio­nes; mi­ran­do a los de­más, sin apro­bar ni con­de­nar. Vien­do a Dios pre­sen­te en esta vida con­cre­ta. Se irán im­po­nien­do ac­cio­nes de gra­cias, pe­ti­cio­nes, sú­pli­cas… Y la con­ver­sión que Dios nos pide.

·         Lo mis­mo, pero fi­ján­do­me sólo en las per­so­nas, en los ros­tros, vien­do en ellos el ros­tro de Dios. Pen­san­do en cada per­so­na, en sus ne­ce­si­da­des, pro­ble­mas… Ado­ran­do a Cris­to en cada persona que he tra­ta­do.

·         Por la ma­ña­na con la agen­da o el plan del día de­lan­te, ofre­cien­do lo que ven­drá, pen­sar en las per­so­nas con las que me en­con­tra­ré, la es­pe­ran­za que ne­ce­si­ta­ré… Lue­go, al vi­vir­lo, descubriremos que Dios se nos hace más pre­sen­te.

Se tra­ta de que no nos can­se­mos de orar y no cai­ga­mos en la ru­ti­na.

+ Joan E. Vi­ves

Ar­zo­bis­po de Ur­gell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *