PUBLICIDAD

María, Madre de la Iglesia

|

El pró­xi­mo 6 re­ci­bi­rán el Rito de Ad­mi­sión en la Ca­pi­lla del Se­mi­na­rio Ma­yor dos se­mi­na­ris­tas de nues­tra Dió­ce­sis, Ga­briel y Suso. Será un go­zo­so mo­men­to de nues­tra ce­le­bra­ción del mes de mayo. Y han te­ni­do la lu­mi­no­sa idea de in­vi­tar­nos con una es­tam­pa-tar­je­tón con la ima­gen de San­ta Ma­ría Ma­dre ve­ne­ra­da en la Ca­pi­lla del Se­mi­na­rio Ma­yor.

Sin duda, la es­tam­pa de la in­vi­ta­ción de Ga­briel y Suso tie­ne que ver con la de­ci­sión del Papa Fran­cis­co, que ha or­de­na­do la ins­crip­ción de la me­mo­ria de la “Bie­na­ven­tu­ra­da Vir­gen Ma­ría Ma­dre de la Igle­sia” en el Ca­len­da­rio Ro­mano Ge­ne­ral, con de­cre­to del día 11 de fe­bre­ro de 2018, cien­to se­sen­ta aniver­sa­rio de la pri­me­ra apa­ri­ción de la Vir­gen en Lour­des.

El de­cre­to de la Con­gra­ga­ción del Cul­to Di­vino y Dis­ci­pli­na de los Sa­cra­men­tos so­bre la ce­le­bra­ción de la Bie­na­ven­tu­ra­da Vir­gen Ma­ría, Ma­dre de la Igle­sia, en el Ca­len­da­rio Ro­mano Ge­ne­ral, co­mien­za con es­tas sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­la­bras: “La go­zo­sa ve­ne­ra­ción otor­ga­da a la Ma­dre de Dios por la Igle­sia en los tiem­pos ac­tua­les, a la luz de la re­fle­xión so­bre el mis­te­rio de Cris­to y su na­tu­ra­le­za pro­pia, no po­día ol­vi­dar la fi­gu­ra de aque­lla Mu­jer (Cf. Gal 4,4 ), la Vir­gen Ma­ría, que es Ma­dre de Cris­to y, a la vez, Ma­dre de la Igle­sia”.

En una cor­ta e im­por­tan­te nota, ane­xa a este de­cre­to, el Car­de­nal Ro­bert Sa­rah, Pre­fec­to de la Con­gre­ga­ción del Cul­to Di­vino y la Dis­ci­pli­na de los Sa­cra­men­tos, dice que el mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción, des­cri­to bre­ve­men­te en el ci­ta­do de­cre­to, re­cuer­da la ma­du­ra­da ve­ne­ra­ción li­túr­gi­ca a Ma­ría tras una me­jor com­pren­sión de su pre­sen­cia en el mis­te­rio de Cris­to y de la Igle­sia, como ex­pli­ca el ca­pí­tu­lo VIII de la “Lu­men Gen­tium” del Con­ci­lio Va­ti­cano II. Y aña­de que el, ya pron­to, san­to Pa­blo VI, al pro­mul­gar esta cons­ti­tu­ción con­ci­liar el 21 de no­viem­bre de 1964, qui­so con­ce­der so­lem­ne­men­te a Ma­ría el tí­tu­lo de” Ma­dre de la Igle­sia”.

Dice tam­bién en su nota el car­de­nal Sa­rah, que el Papa Fran­cis­co ha es­ta­ble­ci­do que, el lu­nes de Pen­te­cos­tés, la me­mo­ria de Ma­ría Ma­dre de la Igle­sia sea obli­ga­to­ria para toda la Igle­sia de Rito Ro­mano. De este modo, se hace evi­den­te el nexo en­tre la vi­ta­li­dad de la Igle­sia de Pen­te­cos­tés y la so­li­ci­tud ma­ter­na de Ma­ría ha­cia ella.

Dice fi­nal­men­te la nota del Pre­fec­to algo de gran re­le­van­cia para la Teo­lo­gía de nues­tros días: “Es­pe­ra­mos que esta ce­le­bra­ción, ex­ten­di­da a toda la Igle­sia, re­cuer­de a to­dos los dis­cí­pu­los de Cris­to que, si que­re­mos cre­cer y lle­nar­nos del amor de Dios, es ne­ce­sa­rio fun­da­men­tar nues­tra vida en tres reali­da­des: la Cruz, la Hos­tia y la Vir­gen. Es­tos son los tres mis­te­rios que Dios ha dado al mun­do para or­de­nar, fe­cun­dar, san­ti­fi­car nues­tra vida in­te­rior y para con­du­cir­nos ha­cia Je­su­cris­to”.

Esta de­ci­sión del Papa Fran­cis­co ayu­da­rá mu­cho en este ca­mino.
Con todo mi afec­to,

+ Luis Quin­tei­ro Fiu­za
Obis­po de Tui-Vigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *