Infovaticana
‘La resurrección de los muertos’, por Vicente Jiménez, arzobispo de Zaragoza
Cartas Pastorales

‘La resurrección de los muertos’, por Vicente Jiménez, arzobispo de Zaragoza

Cartas pastorales de nuestros obispos
31 octubre, 2017

Que­ri­dos dio­ce­sa­nos,

El mes de no­viem­bre, que se abre con la so­lem­ni­dad de to­dos los san­tos y con la con­me­mo­ra­ción de los fie­les di­fun­tos, es pro­pi­cio para me­di­tar so­bre dos ver­da­des fun­da­men­ta­les de nues­tra fe, con­te­ni­das en el Cre­do cris­tiano: la re­su­rrec­ción de los muer­tos la vida ter­na. Es­tas ver­da­des van a ser ob­je­to de mis dos car­tas pas­to­ra­les.

Re­su­rrec­ción de Cris­to y re­su­rrec­ción de los cris­tia­nos

Cree­mos fir­me­men­te, y así lo es­pe­ra­mos, que del mis­mo modo que Cris­to ha re­su­ci­ta­do ver­da­de­ra­men­te de en­tre los muer­tos, y que vive para siem­pre, igual­men­te los jus­tos des­pués de su muer­te vi­vi­rán para siem­pre con Cris­to re­su­ci­ta­do  y que Él los re­su­ci­ta­rá en el úl­ti­mo día (cfr. Jn 6, 39-40).

Creer en la re­su­rrec­ción de los muer­tos ha sido des­de sus co­mien­zos un ele­men­to esen­cial de nues­tra fe cris­tia­na. “La re­su­rrec­ción de los muer­tos es es­pe­ran­za de los cris­tia­nos; so­mos cris­tia­nos por creer en ella” (Ter­tu­liano). “Si Cris­to no ha re­su­ci­ta­do, vana es nues­tra pre­di­ca­ción y vana tam­bién nues­tra fe” (1 Cor 15, 14).

Cuan­do una per­so­na mue­re, su cuer­po es en­te­rra­do o in­ci­ne­ra­do. A pe­sar de ello cree­mos que hay una vida des­pués de la muer­te para esa per­so­na. Je­sús se ha mos­tra­do en su Re­su­rrec­ción como Se­ñor de la muer­te; su pa­la­bra es dig­na de fe: “”Yo soy la re­su­rrec­ción y la vida: el que cree en mí, aun­que haya muer­to, vi­vi­rá; y el que está vivo y cree en mí, no mo­ri­rá para siem­pre” (Jn 11, 25-26).

La fe tes­ti­mo­nia­da en el Nue­vo Tes­ta­men­to, lee en la re­su­rrec­ción de Cris­to el fu­tu­ro úl­ti­mo del hom­bre y del mun­do, fun­dan­do un es­ti­lo de es­pe­ran­za vi­gi­lan­te pro­pio de la exis­ten­cia re­di­mi­da y con­fe­san­do la be­lle­za de es­tar con Cris­to o vi­vien­do el dra­ma de un irre­vo­ca­ble re­cha­zo en la con­de­na­ción eter­na.

Es­tar con Cris­to en la vida eter­na. La con­vic­ción de es­tar con Cris­to des­pués de la muer­te es reite­ra­da por San Pa­blo: “Siem­pre lle­nos de buen áni­mo y sa­bien­do que, mien­tras ha­bi­ta­mos en el cuer­po, es­ta­mos des­te­rra­dos le­jos del Se­ñor, ca­mi­na­mos en la fe y no en vi­sión. Pero es­ta­mos de buen áni­mo y pre­fe­ri­mos ser des­te­rra­dos del cuer­po y vi­vir jun­to al Se­ñor” (2 Cor 5, 6-8). El após­tol que no re­nun­cia a las fa­ti­gas de la mi­sión, no ocul­ta sin em­bar­go el de­seo de la muer­te para es­tar con Cris­to (cfr. Flp 1, 23), mostrando la se­gu­ra es­pe­ran­za que la muer­te in­tro­du­ce in­me­dia­ta­men­te en una exis­ten­cia con Cris­to, desea­ble y me­jor que la ac­tual vida te­rre­na.

Ale­jar­se de Cris­to. La al­ter­na­ti­va a es­tar con Cris­to en la vida ter­na es ale­jar­se de Él, el per­ma­ne­cer fuera, el ser ex­pul­sa­do del ban­que­te, en el dra­ma de una muer­te al que el len­gua­je del Nue­vo Tes­ta­men­to atri­bu­ye las imá­ge­nes de “gehen­na de fue­go” (Mt 19, 9), “horno de fue­go” (Mt 13, 50), “fue­go que no se apa­ga” ( Mc 9, 43.48), “lago de fue­go que arde en azu­fre” (Ap 19, 20). Es­tas imá­ge­nes, fa­mi­lia­res en el uni­ver­so cul­tu­ral de la Igle­sia na­cien­te, ex­pre­san la tris­te­za del fra­ca­so irre­vo­ca­ble, la tra­ge­dia del rechazo del don de Dios y sus con­se­cuen­cias so­bre el hom­bre en el pre­sen­te de su vida te­rre­na y en el futu­ro de la vida más allá de la muer­te y del des­tino fi­nal.

Jui­cio fi­nal

La reali­dad crea­da será to­tal­men­te des­ve­la­da en la vic­to­ria de Cris­to, que es el jui­cio fi­nal: en Aquel “que ven­drá a juz­gar a vi­vos y muer­tos y su reino no ten­drás fin”, todo lo que ha sido lla­ma­do a la exis­ten­cia será pues­to bajo la mi­ra­da de la amo­ro­sa so­be­ra­nía de Dios.

Las pro­me­sas de Dios  – jus­ti­cia, re­con­ci­lia­ción, paz, li­ber­tad – se rea­li­za­rán en cada uno se­gún la capaci­dad de aco­gi­da, ma­du­ra­da en la pro­pia his­to­ria de acep­ta­ción o de re­cha­zo del Amor eterno, entrado en el tiem­po. Aquí se per­ci­be en todo su dra­ma­tis­mo la po­si­bi­li­dad de una con­de­na­ción eter­na, que pri­va de­fi­ni­ti­va­men­te a la per­so­na de la ca­pa­ci­dad de amar, en la cual solo pue­de en­con­trar la felicidad. Sin em­bar­go, sin la po­si­bi­li­dad trá­gi­ca de la con­de­na­ción úl­ti­ma, toda la vi­sión de es­pe­ran­za fun­da­da en la fe de la pas­cua se re­sol­ve­ría en una fan­ta­sía fal­ta de se­rie­dad, en una ex­ce­si­va­men­te fá­cil pro­yec­ción del de­seo. Sólo el ries­go de la li­ber­tad para re­cha­zar la gra­cia y el amor, da es­pe­sor his­tó­ri­co y dig­ni­dad a la re­pre­sen­ta­ción de la be­lle­za de la glo­ria fu­tu­ra.

Le­jos de ser eva­sión con­so­la­do­ra, la es­pe­ran­za, que no de­frau­da, com­pro­me­te el co­ra­zón y la vida en una éti­ca y una es­pi­ri­tua­li­dad ple­na con Dios, los hom­bres y el mun­do. El mun­do en­te­ro como pa­tria de Dios, no es un sue­ño que elu­de el pre­sen­te, sino ho­ri­zon­te que es­ti­mu­la el com­pro­mi­so y da a todo ser el sa­bor de la dig­ni­dad, gran­de y dra­má­ti­ca al mis­mo tiem­po, que se le ha con­fe­ri­do.

A di­fe­ren­cia de toda idea de re­en­car­na­ción, en­ten­di­da como vuel­ta de una per­so­na que ya ha vi­vi­do, la fe cris­tia­na en la re­su­rrec­ción de los muer­tos afir­ma el va­lor irre­pe­ti­ble de cada per­so­na, la dig­ni­dad y consis­ten­cia de todo hom­bre en cuan­to su­je­to cons­cien­te y res­pon­sa­ble de una his­to­ria que le per­te­ne­ce y de la que ha­brá de dar cuen­ta en su uni­ci­dad. Ama­da y re­di­mi­da por Dios en la to­ta­li­dad de su ser, toda per­so­na está lla­ma­da a una alian­za de fi­de­li­dad eter­na con el Dios de la vida y de la his­to­ria.

Con mi afec­to y ben­di­ción,

+ Vi­cen­te Ji­mé­nez Za­mo­ra
Ar­zo­bis­po de Za­ra­go­za

Cartas pastorales de nuestros obispos