PUBLICIDAD

‘La Iglesia que sueña el Señor’, por Juan Carlos Elizalde, obispo de Vitoria

|

Que­ri­dos dio­ce­sa­nos: el do­min­go 12 de no­viem­bre ce­le­bra­mos el Día de la Igle­sia Dio­ce­sa­na. ¡El día de la Dió­ce­sis de Vi­to­ria! ¡El Día de nues­tra Dió­ce­sis! El Se­ñor se ha he­cho pre­sen­te en nues­tra po­bre vida a tra­vés de la Igle­sia, san­ta co­mu­ni­dad de pe­ca­do­res. Res­pon­de­mos con agra­de­ci­mien­to al Se­ñor y a los her­ma­nos en nues­tra en­tre­ga en y a la Igle­sia Dio­ce­sa­na de Vi­to­ria. No exis­te agra­de­ci­mien­to al Se­ñor ni en­tre­ga a nues­tros her­ma­nos al mar­gen de nues­tra Igle­sia Dio­ce­sa­na. De­rro­char nues­tra ener­gía en esta Igle­sia de Vi­to­ria es vi­vir en co­mu­nión con la Igle­sia Uni­ver­sal y al ser­vi­cio de toda la hu­ma­ni­dad.

Jar dit­za­gun gure be­giak eta gure bihot­za Mai­sua­ren­gan, bera gu­re­kin da­tor… eta eza­gut­zen du bi­dea. Aban­tai­la hori dugu. Ho­rre­ga­tik “bel­du­rrak” eta “at­ze­ra be­gi­rat­zeak” ez dute ba­lio.

Cada dio­ce­sano se­gún su vo­ca­ción, cir­cuns­tan­cias, edad y áni­mo, está vi­vien­do un día de agra­de­ci­mien­to por el don de la fe trans­mi­ti­do a tra­vés de la Igle­sia. ¿Qué se­ría de cada uno de no­so­tros si no hu­bié­ra­mos co­no­ci­do al Se­ñor, si en la Igle­sia no hu­bié­ra­mos na­ci­do a una vida nue­va? El Día de la Igle­sia Dio­ce­sa­na es un ter­mó­me­tro que mide nues­tra per­te­nen­cia ecle­sial y nues­tro amor a la Igle­sia. Y des­de lue­go, este día, es un es­tí­mu­lo para cons­truir en­tre to­dos una Igle­sia lo más pa­re­ci­da a la que Je­sús qui­so. En He­chos de los Após­to­les se nos mues­tran al­gu­nos ras­gos de aque­lla pri­mi­ti­va co­mu­ni­dad, ras­gos que, es­toy se­gu­ro, que la Igle­sia de Vi­to­ria quie­re en­car­nar hoy. Re­cuer­do algu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas de aque­lla Igle­sia na­cien­te para re­fres­car­las y ac­tua­li­zar­las en nues­tra Igle­sia de Vi­to­ria hoy en su día.

UN SOLO CO­RA­ZÓN

“El gru­po de los cre­yen­tes te­nía un solo co­ra­zón y una sola alma: na­die lla­ma­ba suyo pro­pio nada de lo que te­nía, pues lo po­seían todo en co­mún.”

He­chos 4,32.

Cla­ro que exis­tían di­sen­sio­nes y ban­dos, pero tan cer­ca de Pen­te­cos­tés, lo que so­bre todo po­seían en co­mún era Jesús, su Es­pí­ri­tu, su Pa­la­bra, su Cuer­po y su San­gre. “Mi­rad cómo se aman”, las fa­mo­sas pa­la­bras que Ter­tu­liano pone en boca de los pa­ga­nos, son des­de el prin­ci­pio. Las di­fe­ren­cias en la co­mu­ni­dad les con­du­cen al Con­ci­lio de Jeru­sa­lén pero esas di­fe­ren­cias no en­frían el afec­to ni el ar­dor apos­tó­li­co. La prio­ri­dad de una igle­sia dio­ce­sa­na es que­rer­se. Sólo si nos que­re­mos nos su­ma­re­mos sin res­tar­nos y se­re­mos fe­cun­dos. Amar­nos es acep­tar­nos en la variedad de ca­ris­mas y es­ti­los pre­sen­tes en la Dió­ce­sis. Sólo des­de las di­ver­sas sen­si­bi­li­da­des que con­vi­ven en la Iglesia de Vi­to­ria se pue­de es­ta­ble­cer un diá­lo­go real y flui­do con nues­tra so­cie­dad nada mo­no­lí­ti­ca sino plu­ral, cambian­te y com­ple­ja. La sim­pa­tía en el sen­ti­do de ca­pa­ci­dad de com­pren­der, sin­to­ni­zar y acom­pa­ñar a nues­tra gente exi­ge una Igle­sia con un sólo co­ra­zón que en­cau­za todo su cau­dal afec­ti­vo ha­cia la mi­sión. El Con­se­jo Diocesano de Pas­to­ral ya ce­le­bra­do, el Con­se­jo de Pres­bi­te­rio que ya se ha­brá cons­ti­tui­do an­tes del Día de la Igle­sia Dio­ce­sa­na y la ela­bo­ra­ción ya en mar­cha del Plan Dio­ce­sano de Evan­ge­li­za­ción son oca­sio­nes pri­vi­le­gia­das para mirar al co­ra­zón, para pu­ri­fi­car­lo y so­bre todo para de­jar­lo cre­cer. El lema de este año, “So­mos una gran fa­mi­lia conti­go”, nos ayu­da cómo tie­ne que ser ese afec­to ecle­sial: como en una fa­mi­lia. En casa nos co­no­ce­mos muy bien, pero por ser de la mis­ma fa­mi­lia nos acep­ta­mos y nos que­re­mos. Te­ne­mos mo­ti­vos para te­ner un sólo co­ra­zón. Prima la fa­mi­lia, el pro­yec­to en co­mún, so­bre las di­fe­ren­cias que nos pue­den se­pa­rar. Las co­mu­ni­da­des que han estre­na­do pas­to­res este cur­so tie­nen más li­ber­tad y fa­ci­li­dad para pre­gun­tar­se cómo po­drá ser aquí la co­mu­ni­dad que sue­ña el Se­ñor. Pas­to­res y fie­les es­tán “ha­cién­do­se” y por tan­to más re­cep­ti­vos a lo que el Se­ñor quie­re de cada uno y de esa co­mu­ni­dad. Yo como obis­po tam­bién sigo “ha­cién­do­me” y por tan­to con el co­ra­zón abier­to de par en par.

LOS PO­BRES

“En­tre ellos no ha­bía ne­ce­si­ta­dos, pues los que po­seían tie­rras o ca­sas, las ven­dían, traían el di­ne­ro de lo ven­di­do y lo po­nían a los pies de los após­to­les; lue­go se dis­tri­buía a cada uno se­gún lo que ne­ce­si­ta­ba.”

He­chos 4,34-36.

No siem­pre era exac­ta­men­te así pues Ananías y Sa­fi­ra ti­ma­ron a los após­to­les —He­chos 5— y la ins­ti­tu­ción de los Diá­co­nos sur­ge para re­pa­rar la in­jus­ti­cia exis­ten­te: “Los de len­gua grie­ga se que­ja­ron con­tra los de len­gua he­brea por­que en el ser­vi­cio dia­rio no se aten­día a sus viu­das (He­chos 6,1)

Pero fue un he­cho que el na­ci­mien­to de la Igle­sia su­pu­so una re­vo­lu­ción so­cial en fa­vor de los po­bres. El Papa emérito Be­ne­dic­to XVI re­cuer­da que cuan­do Ju­liano el Após­ta­ta qui­so re­crear la re­li­gión im­pe­rial in­clu­yó en su proyec­to lo que vio en las ins­ti­tu­cio­nes ca­ri­ta­ti­vas de la Igle­sia. El Papa Fran­cis­co —cf Evan­ge­lii Gau­dium 198— ha pues­to el dedo en la lla­ga cuan­do con­si­de­ra lu­gar teo­ló­gi­co, no sólo so­cio­ló­gi­co, la op­ción por los po­bres que nos evan­ge­li­zan. Su de­seo, “¡Cómo qui­sie­ra una Igle­sia po­bre y para los po­bres!” re­sue­na en nues­tras co­mu­ni­da­des. La Igle­sia de Vi­to­ria como ins­ti­tu­ción ha pues­to pro­fé­ti­ca­men­te en su co­ra­zón a los po­bres. Eso ya tie­ne un po­der de trans­for­ma­ción en el co­ra­zón de cada dio­ce­sano, en sus re­la­cio­nes y en su ma­ne­ra de afron­tar los cam­bios intraeclesia­les y per­so­na­les. El Día de la Igle­sia Dio­ce­sa­na nos con­fir­ma en nues­tra apor­ta­ción vo­lun­ta­ria para el soste­ni­mien­to de la mis­ma, en nues­tros gas­tos vin­cu­la­dos y di­rec­ta­men­te pro­por­cio­na­les a la reali­dad de los po­bres y en nues­tro vo­lun­ta­ria­do con­cre­to.

El pe­núl­ti­mo do­min­go del año li­túr­gi­co, 19 de No­viem­bre, ce­le­bra­re­mos la pri­me­ra Jor­na­da Mun­dial de los Po­bres, ex­pre­sión de la pre­di­lec­ción de Je­sús por los po­bres. El Papa, im­pul­sor de la mis­ma, en su car­ta ex­pli­ca­to­ria “No ame­mos de pa­la­bra sino con obras” dice:

Ben­di­tas las ma­nos que se abren para aco­ger a los po­bres y ayu­dar­los: son ma­nos que traen es­pe­ran­za. Ben­di­tas las ma­nos que ven­cen las ba­rre­ras de la cul­tu­ra, la re­li­gión y la na­cio­na­li­dad de­rra­man­do el acei­te del con­sue­lo en las lla­gas de la hu­ma­ni­dad. Ben­di­tas las ma­nos que se abren sin pe­dir nada a cam­bio, sin «pe­ros» ni «con­di­cio­nes»: son ma­nos que ha­cen des­cen­der so­bre los her­ma­nos la ben­di­ción de Dios.

PUBLICIDAD

In­vi­to a toda la Igle­sia y a los hom­bres y mu­je­res de bue­na vo­lun­tad a man­te­ner, en esta jor­na­da, la mirada fija en quie­nes tien­den sus ma­nos cla­man­do ayu­da y pi­dien­do nues­tra so­li­da­ri­dad. Son nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas, crea­dos y ama­dos por el Pa­dre ce­les­tial. Esta Jor­na­da tie­ne como ob­je­ti­vo, en primer lu­gar, es­ti­mu­lar a los cre­yen­tes para que reac­cio­nen ante la cul­tu­ra del des­car­te y del de­rro­che, ha­cien­do suya la cul­tu­ra del en­cuen­tro. Al mis­mo tiem­po, la in­vi­ta­ción está di­ri­gi­da a to­dos, independiente­men­te de su con­fe­sión re­li­gio­sa, para que se dis­pon­gan a com­par­tir con los po­bres a tra­vés de cual­quier ac­ción de so­li­da­ri­dad, como signo con­cre­to de fra­ter­ni­dad. Dios creó el cie­lo y la tie­rra para to­dos; son los hom­bres, por des­gra­cia, quie­nes han le­van­ta­do fron­te­ras, mu­ros y va­llas, trai­cio­nan­do el don ori­gi­nal des­ti­na­do a la hu­ma­ni­dad sin ex­clu­sión al­gu­na.

En la web de la Dió­ce­sis es­tán las con­cre­cio­nes de la Jor­na­da tal como el Papa la ex­pli­ca.

Eman ie­za­gu­zu gai ez de­na­ren, txi­roa­ren, apa­la­ren zen­tzua; gu­txia­ren, eze­re­za­ren, ahul­ta­su­na­ren zen­tzua; zo­rio­na­ren, po­za­ren eta jaia­ren zen­tzua. Ema­gu­zu anaia-arre­bei la­gun­tze­ko gau­za den bihotz apa­la. Ema­gu­zu zure erru­kia suma de­zan eta gure nor­be­re­ke­ria­ren he­sia hauts de­zan bihot­za.

EU­CA­RIS­TÍA DO­MI­NI­CAL

“Y per­se­ve­ra­ban en la en­se­ñan­za de los após­to­les, en la co­mu­nión, en la frac­ción del pan y en las oraciones”.

He­chos 2,42.

Será la Di­da­jé la que nos diga que des­de el prin­ci­pio la co­mu­ni­dad se reunía al ama­ne­cer del pri­mer día de la se­ma­na para ce­le­brar la Eu­ca­ris­tía en un es­que­ma ce­le­bra­ti­vo que sub­sis­te has­ta hoy. Des­de el co­mien­zo de la Igle­sia, ser cris­tiano ha es­ta­do vin­cu­la­do a la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal como fuen­te y como cum­bre de la vida. La Apo­lo­gía de San Jus­tino, la Di­das­ca­lia de los Após­to­les y el tes­ti­mo­nio de már­ti­res como los de Abi­ti­nia ava­lan este he­cho. En el Día de la Igle­sia Dio­ce­sa­na ce­le­bran­do la Eu­ca­ris­tía es­ta­mos to­can­do las raí­ces de nues­tra per­te­nen­cia a la Igle­sia y de nues­tro ser cris­tia­nos. Nues­tra gen­te y so­bre todo nues­tros jó­ve­nes es­ta­rán en los al­re­de­do­res de la vida cris­tia­na mien­tras no in­cor­po­ren la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal como par­te in­te­gran­te de su ser y de su vi­vir. Si de nues­tros co­le­gios re­li­gio­sos no con­se­gui­mos que sal­gan, en un pro­ce­so gra­dual y em­pá­ti­co, con la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal in­cor­po­ra­da a su vida no ha­bre­mos for­ma­do jó­ve­nes pro­pia­men­te cris­tia­nos. Lo se­gui­ré re­pi­tien­do in­can­sa­ble­men­te: es ta­rea de todos, pa­dres y ma­dres, sa­cer­do­tes, ca­te­quis­tas y agen­tes de pas­to­ral, re­li­gio­sos y re­li­gio­sas, con­se­guir un en­torno ecle­sial fa­vo­ra­ble a la Eu­ca­ris­tía. Nues­tros jó­ve­nes se lo me­re­cen. Los po­quí­si­mos jó­ve­nes que en Vi­to­ria des­cu­bren la Eu­ca­ris­tía se agi­gan­tan.

El nú­me­ro 48 de la Car­ta Apos­tó­li­ca so­bre el Do­min­go, “Dies Do­mi­ni“, del Papa S. Juan Pa­blo II nos re­cuer­da:

Hoy, como en los tiem­pos he­roi­cos del prin­ci­pio, en tan­tas re­gio­nes del mun­do se pre­sen­tan si­tua­cio­nes di­fí­ci­les para mu­chos que desean vi­vir con cohe­ren­cia la pro­pia fe. El am­bien­te es a ve­ces de­cla­ra­da­men­te hos­til y, otras ve­ces —y más a me­nu­do— in­di­fe­ren­te y rea­cio al men­sa­je evan­gé­li­co. El cre­yen­te, si no quie­re ver­se ava­sa­lla­do por este am­bien­te, ha de po­der con­tar con el apo­yo de la co­mu­ni­dad cris­tia­na. Por eso es ne­ce­sa­rio que se con­ven­za de la im­por­tan­cia de­ci­si­va que, para su vida de fe, tie­ne re­unir­se el do­min­go con los otros her­ma­nos para ce­le­brar la Pas­cua del Se­ñor con el sa­cra­men­to de la Nue­va Alian­za. Co­rres­pon­de de ma­ne­ra par­ti­cu­lar a los Obis­pos preo­cu­par­se «de que el do­min­go sea re­co­no­ci­do por to­dos los fie­les, san­ti­fi­ca­do y ce­le­bra­do como ver­da­de­ro “día del Se­ñor”, en el que la Igle­sia se reúne para re­no­var el re­cuer­do de su mis­te­rio pas­cual con la es­cu­cha de la Pa­la­bra de Dios, la ofren­da del sa­cri­fi­cio del Se­ñor, la san­ti­fi­ca­ción del día me­dian­te la ora­ción, las obras de ca­ri­dad y la abs­ten­ción del tra­ba­jo». Cf. S. Congr. para los Obis­pos, Di­rec­to­rio Ec­cle­siae ima­go para el mi­nis­te­rio pas­to­ral de los obis­pos, 86a: Ench. Vat. 4, 2069.

Esta preo­cu­pa­ción es del obis­po y de to­dos. Me gus­ta­ría que los pas­to­res que han es­tre­na­do co­mu­ni­dad no se conforma­ran so­bre todo con los jó­ve­nes que asis­ten a la mis­ma. Es­tán en tiem­po de reac­cio­nar de ma­ne­ra crea­ti­va y es­pe­ran­za­da. So­ñar con una Igle­sia des­vin­cu­la­da de la Eu­ca­ris­tía do­mi­ni­cal es so­ñar con una Igle­sia dis­tin­ta de la de Je­sús.

EVAN­GE­LI­ZA­CIÓN AU­DAZ

“Los após­to­les da­ban tes­ti­mo­nio de la Re­su­rrec­ción del Se­ñor Je­sús con mu­cho va­lor… Cre­cía el nú­me­ro de los cre­yen­tes, una mul­ti­tud tan­to de hom­bres como de mu­je­res que se ad­he­rían al Se­ñor… Ellos, pues, sa­lie­ron del Sa­ne­drín con­ten­tos de ha­ber me­re­ci­do aquel ul­tra­je por su Nom­bre”.

He­chos 4,33; 5,14 y 41.

El mar­ti­rio de San Es­te­ban na­rra­do en el ca­pí­tu­lo 7 del li­bro de los He­chos ya nos in­di­ca que la evan­ge­li­za­ción no era sólo cues­tión de pa­la­bras. La pre­di­ca­ción de la Bue­na No­ti­cia con­lle­va­ba y con­lle­va la en­tre­ga de la vida con todas las con­se­cuen­cias.

Una pas­to­ral de man­te­ni­mien­to no ga­ran­ti­za el pri­mer anun­cio del Evan­ge­lio en nues­tra dió­ce­sis, ni un en­cuen­tro de los nue­vos ale­ja­dos con el Evan­ge­lio. Bas­ta que mi­re­mos nues­tras fa­mi­lias. No te­ne­mos con­cien­cia de ha­ber he­cho las co­sas mal y sin em­bar­go la ma­yor par­te de sus miem­bros, sal­vo ex­cep­cio­nes, vive al mar­gen de la fe cris­tia­na. No se tra­ta de bus­car cul­pa­bles, pero ha­brá que re­co­no­cer con hu­mil­dad que ten­dre­mos que po­ner en ade­lan­te otros acen­tos y prio­ri­zar otras ac­ti­tu­des y ac­cio­nes. Si se­gui­mos sólo re­pi­tien­do la mis­ma di­ná­mi­ca sin in­tro­du­cir otros elemen­tos se­gui­re­mos re­co­gien­do los mis­mos fru­tos. La co­mu­ni­dad de He­chos de los Após­to­les nos re­fres­ca al­gu­nos ele­men­tos fun­da­men­ta­les que no pue­den fal­tar en nues­tra Igle­sia de Vi­to­ria: anun­cio ex­plí­ci­to del Se­ñor Je­sús, perte­nen­cia a la co­mu­ni­dad cris­tia­na, afec­to en­tra­ña­ble en­tre sus miem­bros a pe­sar de la fra­gi­li­dad hu­ma­na, centrali­dad de la Eu­ca­ris­tía y de los de­más sa­cra­men­tos, co­mu­nión con Pe­dro y los após­to­les, la en­se­ñan­za de los após­to­les, cau­ces de co­rres­pon­sa­bi­li­dad como el pri­mer con­ci­lio de Je­ru­sa­lén, op­ción por los po­bres y pre­di­ca­ción au­daz del Evan­ge­lio has­ta ex­po­ner la vida. Cada co­mu­ni­dad sa­brá qué tie­ne que sub­ra­yar en este mo­men­to diocesano. Dar con ello es un ca­mino de es­pe­ran­za. An­tes bas­ta­ba cui­dar lo que ha­bía­mos re­ci­bi­do. Hoy, jun­to a eso, si no vi­vi­mos la fe so­bre todo con los más jó­ve­nes de for­ma crea­ti­va, pro­fun­da y sa­na­men­te ecle­sial “nos de­di­ca­re­mos a ges­tio­nar la de­ca­den­cia” en pa­la­bras re­cien­tes de un obis­po de nues­tro país. El ser­vi­cio hu­mil­de en nues­tras comuni­da­des en­ve­je­ci­das debe ir acom­pa­ña­do de un im­pul­so pas­to­ral re­no­va­dor de la mano de agen­tes de pas­to­ral en red con de­le­ga­cio­nes, ini­cia­ti­vas de zona y uni­da­des pas­to­ra­les. Si sólo se­gui­mos ha­cien­do y vi­vien­do “lo mis­mo” no se­gui­re­mos “lo mis­mo” sino que des­a­pa­re­ce­re­mos. Sin po­ner­nos ner­vio­sos y sin an­sie­dad te­ne­mos que ir otean­do una re­no­va­ción pas­to­ral que a la vez su­pon­ga una vuel­ta al pri­mer amor y a las raí­ces de la primera comunidad cristia­na.

An­tes, en la prác­ti­ca ha­bi­tual de la co­mu­ni­dad cris­tia­na ya se trans­mi­tía la fe. Hoy se ha que­bra­do esa trans­mi­sión. La par­ti­ci­pa­ción li­túr­gi­ca de las co­mu­ni­da­des en las ce­le­bra­cio­nes no ase­gu­ra la trans­mi­sión de la fe así que to­dos esta­mos in­vi­ta­dos a una vi­ven­cia más pro­fun­da y com­pro­me­ti­da de la vida cris­tia­na y a una crea­ti­vi­dad con­ta­gio­sa que trans­mi­ta la fe por la ale­gría de la fra­ter­ni­dad y el gozo del pro­pio co­ra­zón. Cuan­do uno ha he­cho todo lo po­si­ble, lo que su­ce­de es ado­ra­ble. El bau­ti­za­do que no se “acos­tum­bra” a la fe, sino que la con­ta­gia con en­tu­sias­mo, independien­te­men­te de su ca­rác­ter, edad y vo­ca­ción, en­tra en con­tac­to con lo más ín­ti­mo del co­ra­zón de sus hermanos como le ocu­rrió a Ma­ría con Isa­bel (cf Lu­cas 1,39-56). La no­ve­dad de vida que su­pu­so aque­lla co­mu­ni­dad de Je­ru­sa­lén en su tiem­po está lla­ma­da a re­pe­tir­se hoy por­que tam­bién esta Igle­sia de Vi­to­ria es obra del Es­pí­ri­tu.

San Ig­na­cio en sus Ejer­ci­cios Es­pi­ri­tua­les —cf nú­me­ros 96/​98— dice que no bas­ta tra­ba­jar con el Se­ñor, sino que hay ser y vi­vir como Él. Pa­sar de una pas­to­ral de man­te­ni­mien­to a una pas­to­ral de evan­ge­li­za­ción su­po­ne pa­sar del “con Él” al “como Él” y esto im­pli­ca cruz, crí­ti­ca, per­se­cu­ción e in­clu­so muer­te. La pas­to­ral de man­te­ni­mien­to es inevitable y a ve­ces la úni­ca y na­die la va a im­pe­dir, pero tam­po­co po­de­mos im­pe­dir ini­cia­ti­vas de nue­va evangelización, ac­cio­nes de las de­le­ga­cio­nes dio­ce­sa­nas con­tras­ta­das con otras dió­ce­sis, co­la­bo­ra­ción res­pon­sa­ble en el mis­mo pro­yec­to de sa­cer­do­tes, re­li­gio­sos y lai­cos y la exis­ten­cia de cual­quier ca­ris­ma en co­mu­nión con la Igle­sia uni­ver­sal. Es vi­tal la par­ti­ci­pa­ción lo más nu­me­ro­sa y pro­fun­da po­si­ble en la ela­bo­ra­ción del Plan Dio­ce­sano de Evan­ge­li­za­ción. Por pa­rro­quias, uni­da­des pas­to­ra­les, co­mu­ni­da­des y ar­ci­pres­taz­gos se está so­li­ci­tan­do tu opi­nión. Siem­pre la pá­gi­na de la dió­ce­sis es ga­ran­tía se­gu­ra de po­der par­ti­ci­par. Con­súl­ta­la: www.dio­ce­sis­vi­to­ria.org

Po­drás com­pro­bar que ya está en mar­cha su Por­tal de Trans­pa­ren­cia con una in­for­ma­ción que nos vin­cu­la y ani­ma como miem­bros de una mis­ma dió­ce­sis.

El Día de la Igle­sia Dio­ce­sa­na es una lla­ma­da a la ge­ne­ro­si­dad eco­nó­mi­ca para el sos­te­ni­mien­to de la mis­ma pero no se ago­ta ahí el sen­ti­do de la Jor­na­da. Un re­no­va­do se­gui­mien­to al Se­ñor como miem­bros de esta Igle­sia de Vi­to­ria es el ob­je­ti­vo fi­nal. No es­ta­mos so­los. “So­mos una gran fa­mi­lia con­ti­go”.

Isur eza­zu gure es­kue­ta­ra zeu­re Es­pi­ri­tua, bidal eza­zu sua gure bihot­ze­ta­ra. Bota zure ar­na­sa si­nes­ten du­te­nen­gan, ez­baian dau­de­nen­gan, mai­te du­te­nen­gan, ba­ka­rrik dau­de­nen­gan, zu­zen­ta­su­na­ren alde jo­kat­zen du­te­nen­gan, ba­kea­ren alde bo­rro­kat­zen du­te­nen­gan, etor­ki­zu­na erai­kit­zen du­te­nen­gan.

Un abra­zo lleno de afec­to y mi ben­di­ción

+ Juan Car­los Eli­zal­de
Obis­po de Vi­to­ria

2 comentarios en “‘La Iglesia que sueña el Señor’, por Juan Carlos Elizalde, obispo de Vitoria
  1. Monseñor Elizalde hará un gran bien a la Diócesis de Vitoria, tan necesitada de buenos pastores. A mí, sin conocerme de nada, me lo hizo. Me escuchó durante una hora con máxima atención y cercanía, y me dio sabios y fructíferos consejos y no sólo en el orden religioso. Dios le bendiga. Rezo por él para que su labor se traduzca en muchas conversiones y para que esta ciudad vuelva al Reino de Dios.

  2. Ante todo la santidad de los sacerdotes. El que no tenga santidad que se la pida a Dios. Los planes de pastoral, programaciones, formación, encuentros, etc., etc., si no van acompañados de sacerdotes santos no darán fruto. El sacerdote debe transpirar a Dios por todos los poros. Por eso, que el obispo motive a sus sacerdotes a la santidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *