Infovaticana
‘¡In­men­so e in­ten­so do­lor!’, por Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Valencia
Cartas Pastorales

‘¡In­men­so e in­ten­so do­lor!’, por Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Valencia

Cartas pastorales de nuestros obispos
9 octubre, 2017

Ha sido muy gra­ve lo acon­te­ci­do: un acto de se­di­ción, un frau­de, una trai­ción, un gol­pe con­tra el es­ta­do de de­re­cho, una vul­ne­ra­ción de la nor­ma­li­dad cons­ti­tu­cio­nal de la Na­ción y con­vi­ven­cia en li­ber­tad de to­dos los es­pa­ño­les, un acto que rom­pe, ori­gi­na he­ri­das y con­fron­ta­ción en­tre las fa­mi­lias, en­tre los amigos y ve­ci­nos; o una se­rie de ac­tos re­pro­ba­bles, con­tra­rios a la ver­dad. Urge su­perar, en la me­di­da que co­rres­pon­da a cada uno, el de­sen­can­to, la tris­te­za y el mal cau­sa­do, que es gran­de.

No ha­blo como po­lí­ti­co ni que­rría, en modo al­guno, pi­sar el te­rreno que no me co­rres­pon­de. Ha­blo como un ciu­da­dano al que le im­por­ta muy mu­cho lo que su­ce­de, que tie­ne, com­par­te y ofre­ce una convicciones, asen­ta­das so­bre unos prin­ci­pios que han dado lu­gar y han fun­da­men­ta­do, in­ne­ga­ble­men­te, lo que es este pro­yec­to co­mún que so­mos, in­te­gra­dor de gen­tes y pue­blos, en una em­pre­sa co­mún y enrique­ce­do­ra, que lla­ma­mos Es­pa­ña. Las con­vic­cio­nes y prin­ci­pios a los que me re­fie­ro, son prin­ci­pios de ra­zón y, por eso tam­bién, cris­tia­nos, ema­na­dos del Evan­ge­lio, que ape­la y con­vo­ca no a la fragmentación y a la di­vi­sión, sino a la uni­dad y a la in­te­gra­ción, que no es con­fun­di­ble con la ab­sor­ción ni con la eli­mi­na­ción de la sin­gu­la­ri­dad o sin­gu­la­ri­da­des le­gí­ti­mas, ni es im­po­si­ción de na­die so­bre na­die, ni tam­po­co bús­que­da de un in­te­rés par­ti­cu­lar so­bre el in­te­rés de to­dos, sino acep­ta­ción del bien co­mún, del me­jor bien para to­dos que es el bien co­mún que afec­ta al con­jun­to, ese con­jun­to que so­mos como reali­dad y em­pre­sa co­mún: Es­pa­ña que no es sin Ca­ta­lu­ña, y Ca­ta­lu­ña que es Es­pa­ña y no es sin ella.

Cuan­do era niño, oía a mi buen y que­ri­do pa­dre, cuyo pri­mer des­tino como te­le­gra­fis­ta fue el pues­to de Lés, en el Va­lle de Arán, ha­blar con ver­da­de­ra ad­mi­ra­ción y frui­ción de Ca­ta­lu­ña y de sus gen­tes, y así lo sen­tía yo, al me­nos; de esto me he sen­ti­do y me sien­to or­gu­llo­so, por­que me sien­to or­gu­llo­so de todo lo bueno que cons­ti­tu­ye la ri­que­za y la gran­de­za de Es­pa­ña, su sin­gu­lar e in­apre­cia­ble bon­dad y be­lle­za, y ahí está Ca­ta­lu­ña y las otras na­cio­na­li­da­des de la Pe­nín­su­la ibé­ri­ca. Pero con­for­me he ido cre­cien­do y ma­du­ran­do en la vida, has­ta el día de hoy, esto ha ido con­so­li­dán­do­se en mi ma­ne­ra de ser y de ver las co­sas. Hoy, lo con­fie­so sin nin­gún re­pa­ro y sin nin­gún alar­de, esto for­ma car­ne de mi car­ne: lle­vo muy den­tro Ca­ta­lu­ña, por­que lle­vo muy den­tro Es­pa­ña. Pero no es­cri­bo esto para ha­blar de mí que tan poco im­por­ta a na­die, sino para mos­trar que, cuan­do otras ve­ces he re­co­no­ci­do la uni­dad de Es­pa­ña como un bien mo­ral, por­que lo es y ne­gar­lo es ir con­tra la ver­dad y con­tra Ca­ta­lu­ña y la di­ver­si­dad de pue­blos, regio­nes, co­mu­ni­da­des, e in­hi­bir­se del bien co­mún para exal­tar el bien par­ti­cu­lar en de­tri­men­to de los otros-, cuan­do he re­co­no­ci­do pú­bli­ca­men­te este bien mo­ral digo, es­toy pe­lean­do a fa­vor de Ca­ta­lu­ña y del con­jun­to uni­do de pue­blos y co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas que so­mos. La ver­te­bra­ción es un bien para el or­ga­nis­mo viva, el cuer­po vivo que for­ma­mos; la des­ver­te­bra­ción, por el con­tra­rio, es algo que daña, hiere y per­ju­di­ca a ese cuer­po, lo pri­va, en cuan­to tal cuer­po, de vi­ta­li­dad e in­clu­so pue­de lle­gar a hacerle pe­re­cer.

Por fi­de­li­dad a la ver­dad, y, por ello, para no trai­cio­nar el bien co­mún que in­clu­ye el bien de las per­so­nas y su ver­dad, sien­to no po­der jus­ti­fi­car un pre­ten­di­do de­re­cho a de­ci­dir que no tie­ne en cuen­ta el bien común, pre­ci­sa­men­te por­que des­ver­te­bra y de­bi­li­ta el con­jun­to que en­tra­ña el bien co­mún y hace del suje­to que de­ci­de -sea in­di­vi­duo o co­lec­ti­vi­dad- la fuen­te y base de com­por­ta­mien­to. Con sen­ci­llez y reco­no­ci­mien­to leal, agra­dez­co a nues­tra Con­fe­ren­cia Epis­co­pal su ma­gis­te­rio lú­ci­do, li­bre, ob­je­ti­vo, impar­cial, ver­da­de­ro, y desapa­sio­na­do, que a lo lar­go de los años ha ex­pre­sa­do con fi­de­li­dad el pensamien­to so­cial cris­tiano del ma­gis­te­rio de la Igle­sia, que tie­ne que ver tan­to con el tema que aho­ra nos preo­cu­pa a to­dos, y cito dos tex­tos su­yos: el pri­me­ro de 28 de fe­bre­ro de 1981, tras la in­ten­to­na gol­pis­ta del 23F, a la que pre­fe­ri­mos ol­vi­dar, y el otro en la Ins­truc­ción Pas­to­ral so­bre el te­rro­ris­mo de 22 de no­viem­bre del año 2002, que ofre­ce tan hon­das y acer­ta­das re­fle­xio­nes; uno y otro tex­to es­cri­tos en ocasio­nes di­fí­ci­les para nues­tra con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca y pa­cí­fi­ca: “Es de todo pun­to ne­ce­sa­rio recuperar la con­cien­cia ciu­da­da­na y la con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes, todo ello en el res­pe­to de los cau­ces y prin­ci­pios que el pue­blo ha san­cio­na­do en la Cons­ti­tu­ción”. “Es­pa­ña es fru­to de uno de esos com­ple­jos pro­ce­sos his­tó­ri­cos. Po­ner en pe­li­gro la con­vi­ven­cia de los es­pa­ño­les, ne­gan­do uni­la­te­ral­men­te la soberanía de Es­pa­ña, sin va­lo­rar las con­se­cuen­cias que esta ac­ción po­dría aca­rrear, no se­ría pru­den­te ni mo­ral­men­te acep­ta­ble. La Cons­ti­tu­ción es hoy el mar­co ju­rí­di­co in­elu­di­ble de re­fe­ren­cia para la conviven­cia. La Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la de 1978 no es per­fec­ta, como toda obra hu­ma­na, pero la ve­mos como el fru­to ma­du­ro de una vo­lun­tad sin­ce­ra de en­ten­di­mien­to y como ins­tru­men­to y pri­mi­cia de un futu­ro de con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca en­tre to­dos. Se tra­ta, por tan­to de una nor­ma mo­di­fi­ca­ble, pero todo proce­so de cam­bio debe ha­cer­se se­gún lo pre­vis­to en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. Pre­ten­der uni­la­te­ral­men­te al­te­rar este or­de­na­mien­to ju­rí­di­co en fun­ción de una de­ter­mi­na­da vo­lun­tad de po­der, lo­cal o de cual­quier otro tipo, es inad­mi­si­ble. Es ne­ce­sa­rio res­pe­tar y usar el bien co­mún de una so­cie­dad plu­ri­cen­te­na­ria”. Ne­ce­si­ta­mos re­cu­pe­rar aquel es­pí­ri­tu de los años 70, los de la tran­si­ción, en los que lo que im­por­ta­ba era Es­pa­ña, la re­con­ci­lia­ción, la ar­mo­nía en­tre to­dos tras tiem­pos trau­má­ti­cos a los que nunca debemos volver.

Lo sus­cri­to y es­cri­to por los Obis­pos, en am­bas oca­sio­nes, es ple­na­men­te vá­li­do hoy. Es ne­ce­sa­rio pe­dir per­dón, per­do­nar, y to­dos jun­tos res­ta­ñar las he­ri­das oca­sio­na­das, des­an­dar los pa­sos mal da­dos y en­fo­car un nue­vo fu­tu­ro. Es­tos cri­te­rios de los Obis­pos son y si­guen sien­do vá­li­dos al día si­guien­te del pa­sa­do pri­me­ro de oc­tu­bre, que ya es pa­sa­do, pero no ol­vi­da­do, y es ne­ce­sa­rio re­com­po­ner, rec­ti­fi­car, y reconstruir, mi­rar al fu­tu­ro y ca­mi­nar ha­cia él to­dos jun­tos, uni­dos, con efi­ca­cia y es­pe­ran­za.

+ An­to­nio Ca­ñi­za­res

Car­de­nal Ar­zo­bis­po de Va­len­cia

Cartas pastorales de nuestros obispos


2 COMMENTS ON THIS POST To “‘¡In­men­so e in­ten­so do­lor!’, por Antonio Cañizares, cardenal arzobispo de Valencia”

  1. Álvaro dice:

    Ay D. Antonio! Siempre con ésa jeremiada estudiadísima. Cuándo se decidirá,de una vez, a ser consecuente y no taimado. Que pena!

  2. Echenique dice:

    Por un momento pensé que se refería al abortista antinatalista e invitado de honor en su Universidad, de la que es gran Canciller, pero no, se nos apunta ahora a caballo ganador, cuando tenía que haber dicho cuando salió la lamentable nota de la CEE.