PUBLICIDAD

El entrenamiento cuaresmal

|

Mons. Vi­cen­te Ji­mé­nez

Que­ri­dos dio­ce­sa­nos:  El miér­co­les de Ce­ni­za co­men­zá­ba­mos el tiem­po fuer­te de Cua­res­ma. He­mos em­pren­di­do el lar­go ca­mino ha­cia la meta de la mon­ta­ña san­ta de la Pas­cua, es de­cir, ha­cia la re­no­va­ción de la alian­za con Dios, se­lla­da en el bau­tis­mo. Para al­can­zar esa meta he­mos de con­ver­tir­nos y creer en el Evan­ge­lio (cfr. Mc 1, 12-15).

En la no­che de la Vi­gi­lia Pas­cual oi­re­mos de la­bios del sa­cer­do­te: “Ter­mi­na­do el ejer­ci­cio de la Cua­res­ma, re­no­ve­mos las pro­me­sas del san­to bau­tis­mo con que en otro tiem­po re­nun­cia­mos a Satanás y a sus obras, y pro­me­ti­mos ser­vir fiel­men­te a Dios en la san­ta Igle­sia ca­tó­li­ca”. He aquí la meta go­zo­sa de la ca­rre­ra inau­gu­ra­da ya el Miér­co­les de Ce­ni­za.

En la Cua­res­ma rea­li­za­mos un en­tre­na­mien­to cua­res­mal: un ejer­ci­cio prác­ti­co de la vida cris­tia­na, de es­cu­cha de la Pa­la­bra de Dios, de ora­ción, de re­no­va­ción bau­tis­mal, de con­ver­sión al Se­ñor, de amor a los her­ma­nos y de prác­ti­ca de las obras de mi­se­ri­cor­dia. La fi­gu­ra de Je­sús en el de­sier­to su­peran­do las ten­ta­cio­nes de Sa­ta­nás, y la con­sig­na de su men­sa­je ini­cial: “con­ver­tíos y creed el Evan­ge­lio”, nos mar­can el ob­je­ti­vo de este gran re­ti­ro del pue­blo cris­tiano que es la Cua­res­ma.

Si la vida cris­tia­na es es­tar siem­pre en ca­mino, ha de te­ner un ob­je­ti­vo o fi­na­li­dad que dé sen­ti­do a la mar­cha. Bien lo ex­pre­só el poe­ta cas­te­llano Jor­ge Man­ri­que: “Este mun­do es el ca­mino/ para el otro, que es mo­ra­da sin pe­sar;/ mas cum­ple te­ner buen tino/ para an­dar esta jor­na­da sin errar. Par­ti­mos cuan­do na­ce­mos, /an­da­mos mien­tras vi­vi­mos, / y lle­ga­mos al tiem­po que fenecemos;/ así que cuan­do mo­ri­mos des­can­sa­mos”.

Un ca­mino de con­ver­sión

El evan­ge­lis­ta Mar­cos no des­cri­be las tres clá­si­cas ten­ta­cio­nes de Je­sús, como Ma­teo y Lu­cas, ni tam­po­co men­cio­na el ayuno, sino que se li­mi­ta a cons­ta­tar es­que­má­ti­ca­men­te: “A con­ti­nua­ción, el Es­pí­ri­tu lo em­pu­jó al de­sier­to. Se que­dó en el de­sier­to cua­ren­ta días, sien­do ten­ta­do por Sa­ta­nás; vi­vía con las fie­ras y los án­ge­les le ser­vían” (Mc 1, 12-13). Es la pre­pa­ra­ción in­me­dia­ta a la vida apos­tó­li­ca y mi­sión pro­fé­ti­ca de Je­sús, que Él inau­gu­ra con es­tas pa­la­bras: “Se ha cum­pli­do el tiem­po y está cer­ca el reino de Dios, con­ver­tíos y creed en el Evan­ge­lio” (Mc 1, 15).

Para ase­gu­rar nues­tra re­no­va­ción bau­tis­mal de­be­mos pro­po­ner­nos con rea­lis­mo unas me­tas per­so­na­les y co­mu­ni­ta­rias, que sean rea­lis­tas y efi­ca­ces. Me atre­vo a su­ge­rir unas pis­tas para el ca­mino de esta Cua­res­ma: la pe­ni­ten­cia cua­res­mal y la prác­ti­ca del ayuno (Miér­co­les de Ce­ni­za y Vier­nes San­to) y la abs­ti­nen­cia de car­nes (to­dos los vier­nes de Cua­res­ma); par­ti­ci­pa­ción en el sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia, con­fe­san­do con hu­mil­dad y va­len­tía nues­tros pe­ca­dos (ho­ra­rios en las pa­rro­quias); la ora­ción más asi­dua y pro­lon­ga­da como diá­lo­go con Dios; la es­cu­cha de la Pa­la­bra de Dios (Ejer­ci­cios Es­pi­ri­tua­les, char­las cua­res­ma­les); la ca­ri­dad, el amor al her­mano po­bre y desam­pa­ra­do; la li­mos­na pe­ni­ten­cial, como ex­pre­sión de nues­tro paso del egoís­mo, de la so­ber­bia y de la avari­cia a com­par­tir con los de­más nues­tro di­ne­ro y nues­tro tiem­po.

Con­ver­sión al reino de Dios

La pro­cla­ma­ción del reino de Dios por Je­sús nos pide una con­ver­sión pro­fun­da, acep­tan­do vi­ven­cial­men­te el Evan­ge­lio, que nos li­be­ra del ma­te­ria­lis­mo, de la re­li­gión ri­tua­lis­ta y de la ti­ra­nía de los ído­los de este mun­do. Con­ver­tir­se a ser cris­tiano es mo­rir al hom­bre vie­jo y te­rreno para abrir­se al hom­bre nue­vo y ce­les­tial, a la tie­rra nue­va y los cie­los nue­vos que es­pe­ra­mos don­de habite la jus­ti­cia.

La con­ver­sión su­po­ne asu­mir un pro­gra­ma de mor­ti­fi­ca­ción y de li­be­ra­ción. El hom­bre “ex­te­rior” debe dar paso al hom­bre “in­te­rior”. El hom­bre “nue­vo” debe ab­sor­ber al hom­bre “vie­jo”; el hombre “es­pi­ri­tual” debe trans­fi­gu­rar lo que en él hay de hom­bre “car­nal”. El jue­go de las an­tí­te­sis se pro­lon­ga, di­ver­so en sus fór­mu­las, pero idén­ti­co y uni­for­me en su sig­ni­fi­ca­ción real. Los que son de Cris­to han cru­ci­fi­ca­do la car­ne con las pa­sio­nes y sus de­seos. Si vi­vi­mos del Es­pí­ri­tu, de­jé­mo­nos con­du­cir por el Es­pí­ri­tu (cfr. Gál 5, 24-25). No os en­ga­ñéis unos a otros, pues os ha­béis despo­ja­do del hom­bre vie­jo y sus cos­tum­bres y os ha­béis re­ves­ti­do del hom­bre nue­vo, que va re­no­ván­do­se a ima­gen de su Crea­dor (cfr. Col 3, 10).

Tal con­ver­sión par­te del co­ra­zón de la per­so­na, de su in­te­rior, por­que del co­ra­zón del hom­bre bro­ta todo el mal que hace in­ha­bi­ta­ble nues­tro mun­do. Je­sús lo dice: de den­tro, del co­ra­zón del hombre, sa­len los ma­los pro­pó­si­tos, las for­ni­ca­cio­nes, los ro­bos, los ho­mi­ci­dios, los adul­te­rios, las co­di­cias, los frau­des, el de­sen­freno, la en­vi­dia, la di­fa­ma­ción, el or­gu­llo y la fri­vo­li­dad (cfr. Mc 7, 21).

PUBLICIDAD

En la me­di­da en que va­ya­mos con­vir­tien­do nues­tro co­ra­zón a los va­lo­res del reino de Dios, ire­mos se­can­do el ma­nan­tial del pe­ca­do en nues­tra tie­rra. Para que haya desar­me de las ar­mas, hace falta el desar­me de las con­cien­cias y de los co­ra­zo­nes, como de­cía Juan XXIII, en la en cí­cli­ca Pa­cem in te­rris.

El cris­tiano con­ver­ti­do, reha­ce sus cri­te­rios, su es­ca­la de va­lo­res y su es­truc­tu­ra per­so­nal, aban­do­na los ído­los que lo es­cla­vi­zan y pre­fie­re ser po­bre a ser ex­plo­ta­dor, ser per­se­gui­do an­tes que ser per­se­gui­dor, ser pa­cí­fi­co (que no es lo mis­mo que pa­ci­fis­ta) y no vio­len­to, ser her­mano y no enemi­go, per­do­nar y no odiar.

Con mi afec­to y ben­di­ción,

+ Vi­cen­te Ji­mé­nez Za­mo­ra
Ar­zo­bis­po de Za­ra­go­za

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *