PUBLICIDAD

‘¿Qué arriesgamos nosotros?’, por Braulio Rodríguez, arzobispo de Toledo

|

Mu­chas ve­ces he­mos con­si­de­ra­do no­so­tros la va­len­tía de aque­llos cris­tia­nos que arries­gan su vida por con­fe­sar que son dis­cí­pu­los de Cris­to y no de­ja­rán su fe y su amor al Se­ñor. ¿Qué arries­ga­mos no­so­tros? Hay que afir­mar cla­ra­men­te que es in­jus­to que uno sea per­se­gui­do por vi­vir su fe y prac­ti­car su re­li­gión; es ver­dad, pero tam­bién lo es que, co­rrien­te­men­te, la ma­yo­ría de no­so­tros arries­gue­mos poco por nues­tra fe. Nos pa­re­ce­mos mu­cho a tan­tos cris­tia­nos que poco ha­cen más allá de al­gu­na ora­ción en ne­ce­si­dad, algu­na Misa si se ter­cia y ape­te­ce, y al­gún sa­cra­men­to, por­que “es cos­tum­bre” o por no com­pli­car­se la vida por aque­llo del qué di­rán.

Yo noto, por ejem­plo, que a los mi­nis­tros de Cris­to nor­mal­men­te se nos per­mi­te pre­di­car con toda libertad por el res­to del Pue­blo de Dios mien­tras nos li­mi­te­mos a afir­mar ver­da­des ge­ne­ra­les. Tam­bién no­so­tros, los que pre­di­ca­mos, te­ne­mos pe­ca­dos, sin duda. Pero en el mo­men­to en que los oyen­tes se sienten im­pli­ca­dos en lo que de­ci­mos, por ejem­plo, en la ho­mi­lía do­mi­ni­cal, en cuan­to ven que hay que po­ner­lo en prác­ti­ca, en­ton­ces se pa­ran en seco, se cie­rran en sí mis­mo por pre­cau­ción, e ini­cian una especie de re­ti­ra­da, o di­cen que no ven esto o no ad­mi­ten aque­llo que de­ci­mos. Su­ce­de igual cuan­do se mues­tran las exi­gen­cias mo­ra­les y vir­tuo­sas de la vida cris­tia­na: se bus­can ex­cu­sas y di­cen que lle­va­mos las co­sas de­ma­sia­do le­jos, que so­mos ex­tra­va­gan­tes, que te­ne­mos que con­di­cio­nar o mo­di­fi­car lo que afir­ma­mos, que no te­ne­mos en cuen­ta los tiem­pos en que vi­vi­mos, y otras ob­ser­va­cio­nes por el es­ti­lo.

En­tien­do que las co­sas di­fí­ci­les, que exi­gen es­fuer­zo ar­duo, nos in­vi­tan al re­cha­zo, pero tam­bién es cier­to el di­cho: “don­de hay vo­lun­tad hay ca­mino”, por­que no exis­te ver­dad, por arro­lla­do­ra­men­te cla­ra que sea, de la que los hom­bres no pue­dan es­ca­par ce­rran­do los ojos. No hay de­ber, por ur­gen­te que sea, con­tra el que no pue­dan ha­llar­se diez mil bue­nas ex­cu­sas. Di­cen que lle­va­mos las co­sas “de­ma­sia­do le­jos” justamen­te cuan­do se las po­ne­mos cer­ca.

Yo pien­so que el tema es otro: no so­mos los pre­di­ca­do­res o quie­nes es­ta­mos al fren­te de las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas los que exi­gi­mos sin más. Es quien nos en­vía, aun­que ten­ga­mos siem­pre la pru­den­cia de de­cir bien las co­sas y con pro­pie­dad. ¿Quién no ad­mi­te que la fe con­sis­te en acep­tar ries­gos sin ver en ocasiones el fu­tu­ro cer­cano, fia­dos solo en la pa­la­bra de Cris­to? Ser bau­ti­za­do es arries­gar algo por la ver­dad cris­tia­na. Pién­sen­lo un mo­men­to. Que cada uno de los que leen esta pá­gi­na se pre­gun­te a sí mismo qué ha com­pro­me­ti­do en la ver­dad de las pro­me­sas de Cris­to.

Sa­be­mos bien lo que su­po­ne te­ner algo en jue­go en em­pre­sas de este mun­do. Arries­ga­mos nues­tra propie­dad en pro­yec­tos que pro­me­ten una ga­nan­cia, pro­yec­tos que nos ins­pi­ran con­fian­za y se­gu­ri­dad. En este caso, la pre­gun­ta es: ¿Qué he­mos arries­ga­do por Cris­to? ¿Qué he­mos dado por creer en sus prome­sas y go­zar de su gra­cia, amis­tad y amor? ¿Quién pue­de ga­ran­ti­zar­nos re­su­ci­tar para la vida eterna? ¿Quién nos sal­va­rá de­fi­ni­ti­va­men­te, para siem­pre?

Un co­mer­cian­te que ha in­ver­ti­do bie­nes en su ne­go­cio que fra­ca­só no sólo pier­de la pers­pec­ti­va de una ga­nan­cia, sino tam­bién algo de lo suyo que arries­gó con la es­pe­ran­za de un lu­cro. ¿Me­re­ció la pena? No es así en el ne­go­cio de ser cris­tiano: siem­pre hay es­pe­ran­za de triun­fo con Cris­to. Pero, se­gui­mos preguntan­do: ¿qué he­mos arries­ga­do no­so­tros? En los co­mien­zos del cur­so pas­to­ral hay que re­cor­dar­nos unos a otros esta cues­tión. Este es el pun­to cen­tral.

+ Brau­lio Ro­drí­guez Pla­za

Ar­zo­bis­po de To­le­do y Pri­ma­do de Es­pa­ña

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *