Infovaticana
‘Un año lleno de gracias’, por Adolfo González Montes, obispo de Almería
Cartas Pastorales

‘Un año lleno de gracias’, por Adolfo González Montes, obispo de Almería

Cartas pastorales de nuestros obispos
7 septiembre, 2017

Llega a su tér­mino el Año ju­bi­lar del Sa­lien­te, que la Pe­ni­ten­cia­ría Apos­tó­li­ca del San­to Pa­dre con­ce­dió al San­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de los Desam­pa­ra­dos y del Buen Re­ti­ro, con mo­ti­vo del cum­pli­mien­to de los tres­cien­tos años des­de que la sa­gra­da ima­gen de la Vir­gen lle­ga­ra a su casa de Mon­te Roel, en la Sierra de las Es­tan­cias.

La fies­ta de la Na­ti­vi­dad de la Vir­gen abría el Año ju­bi­lar y esta mis­ma fies­ta ma­ria­na lo cie­rra con la misa es­ta­cio­nal que el Obis­po dio­ce­sano y la im­par­ti­ción de la ben­di­ción apos­tó­li­ca.

Has­ta las plan­tas de la Vir­gen han lle­ga­do pe­re­gri­nos de las pa­rro­quias de to­das las co­mar­cas de la diócesis al­me­rien­se y son mu­chos los pe­re­gri­nos ve­ni­dos de lu­ga­res cer­ca­nos y le­ja­nos al san­tua­rio de la Se­ño­ra. Aquí han llo­ra­do de emo­ción y han su­pli­ca­do a la Ma­dre del Re­den­tor les con­ce­da vi­vir con el gozo de te­ner sa­lud o re­co­brar­la, para sí y para sus se­res que­ri­dos. Le han pe­di­do fi­de­li­dad con­yu­gal y que los hi­jos crez­can sin la per­tur­ba­ción del mal mo­ral que aque­ja a una so­cie­dad per­mi­si­va y vio­len­ta, don­de todo pa­re­ce va­ler lo mis­mo y el pen­sa­mien­to y los há­bi­tos de los que se im­po­ne como co­rrec­to y ne­ce­sa­rio para es­tar al día, so­ca­ban la fe y des­vían la con­duc­ta cris­tia­na a la pe­li­gro­sa zona don­de se pierde el cri­te­rio. Le han su­pli­ca­do ma­ter­nal ayu­da para re­co­brar la paz de con­cien­cia, cuan­do las tormen­tas de la vida azo­tan la con­cien­cia y arras­tran las con­vic­cio­nes de fe a la in­se­gu­ra zona de la duda y el es­cep­ti­cis­mo.

Han acu­di­do gru­pos de fie­les de las co­mu­ni­da­des pa­rro­quia­les acom­pa­ña­dos de sus  sa­cer­do­tes, y és­tos y los fie­les le han pe­di­do a la Vir­gen vo­ca­cio­nes al mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal y a la vida con­sa­gra­da, encomendán­do­le la sa­lud es­pi­ri­tual de los jó­ve­nes, ame­na­za­dos por la ideo­lo­gía de gé­ne­ro y por la promis­cui­dad, des­ti­na­ta­rios de una vi­sión de la fe cris­tia­na sec­ta­ria y lai­cis­ta, fru­to de los pre­jui­cios histó­ri­cos que per­du­ran y de la pro­cli­vi­dad del ser hu­mano a re­pe­tir los mis­mos erro­res que sus antepasados.

Los cris­tia­nos no po­de­mos con­fiar tan sólo en los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, sino apren­der en la es­cue­la de Ma­ría que la fe debe ilu­mi­nar es­tos sen­ti­mien­tos. De­be­mos exa­mi­nar cada día qué in­tere­ses orien­tan nues­tra ora­ción y nues­tra re­la­ción con Dios, fun­da­men­to de una vida rec­ta y de una con­vi­ven­cia fun­da­da so­bre la vo­lun­tad de Dios. He­mos de exa­mi­nar si nues­tra sú­pli­ca a la Vir­gen está se­pa­ra­da de una vida rec­ta y en jus­ti­cia ante Dios. El Año ju­bi­lar con­clu­ye, pero si no he­mos re­vi­sa­do la vida para ajus­tar­la a la vo­lun­tad de Dios y cum­plir los man­da­mien­tos, no ha­bre­mos al­can­za­do el ob­je­ti­vo del Año ju­bi­lar, es de­cir, la re­no­va­ción de vida.

Vi­vi­mos bajo la pre­sión de una cul­tu­ra de la di­ver­si­dad im­pues­ta dog­má­ti­ca­men­te como más pro­ve­cho­sa y be­né­fi­ca que una cul­tu­ra ho­mo­gé­nea, pero para que sea pro­ve­cho­sa no pue­de ser im­pues­ta a cos­ta de re­la­ti­vi­zar la vi­sión cris­tia­na de la vida, ma­yo­ri­ta­ria en­tre no­so­tros, por eso los cris­tia­nos co­rre­mos el peli­gro de acom­ple­jar­nos ante la in­ci­ta­ción al re­la­ti­vis­mo como al­ter­na­ti­va a la con­cep­ción cris­tia­na de las co­sas, si no reac­cio­na­mos. El año ju­bi­lar ha pues­to de ma­ni­fies­to que las raí­ces cris­tia­nas de nues­tra cul­tu­ra son hon­das y si­guen sien­do ma­yo­ri­ta­rias, aun­que el in­di­fe­ren­tis­mo in­du­ci­do des­de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por éli­tes y sec­to­res cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cos be­li­ge­ran­te­men­te an­ti­cris­tia­nas plan­tea no po­cos obs­tácu­los y di­fi­cul­ta­des a quien quie­ra vi­vir con­for­me al es­pí­ri­tu y la le­tra del Evan­ge­lio. La fal­ta de for­ma­ción re­li­gio­sa no la va­mos a su­plir con los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, es ne­ce­sa­ria la aco­gi­da con aper­tu­ra de co­ra­zón de las en­se­ñan­za de la Igle­sia y sin­ce­ra vo­lun­tad de vi­vir se­gún las exi­gen­cias de la fe que pro­fe­sa­mos.

La Vir­gen Ma­ría es el mo­de­lo y la fi­gu­ra de fiel cris­tiano, por­que es fi­gu­ra y ma­dre de la Igle­sia, ejem­plo vivo de aper­tu­ra a la pa­la­bra de Dios y a la ac­ción del Es­pí­ri­tu en nues­tro in­te­rior. Oja­lá que el Año jubilar que aho­ra clau­su­ra­mos deje como fru­to el com­pro­mi­so de cada pe­re­grino al Sa­lien­te de ob­te­ner me­dian­te la con­ver­sión a Dios una ma­yor aper­tu­ra de alma y co­ra­zón a la pa­la­bra del Evan­ge­lio, para que sea Dios el que guíe siem­pre nues­tro ca­mino ha­cia él y sos­ten­ga una re­la­ción con nues­tro pró­ji­mo ajustada a la vo­lun­tad di­vi­na. Es cier­to que es cos­to­so vi­vir con­tra­co­rrien­te, pero en este Año ju­bi­lar hemos vi­vi­do la bea­ti­fi­ca­ción de los Már­ti­res del si­glo XX en Al­me­ría, que es­ti­mu­lan con su ejem­plo y la ayu­da es­pi­ri­tual de la Reina de los Már­ti­res nues­tro com­pro­mi­so. Sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos, fie­les lai­cos, hom­bres y mu­je­res que die­ron tes­ti­mo­nio de Cris­to en cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas in­fi­ni­ta­men­te más arriesga­das que las nues­tras, por eso han sido aso­cia­dos al triun­fo de Cris­to: “Ellos le ven­cie­ron (al Ma­ligno) gra­cias a la san­gre del Cor­de­ro y a la pa­la­bra del tes­ti­mo­nio que die­ron, por­que no ama­ron tan­to su vida que te­mie­ran la muer­te” (Ap 12,11).

La Vir­gen nos aco­ge bajo su re­ga­zo, como Ma­dre de los Desam­pa­ra­dos, para arro­par nues­tras vi­das cuan­do la in­cle­men­cia de las di­fi­cul­ta­des ame­na­ce son en­friar la fe y de­jar gé­li­da el alma. Acu­da­mos a ella y de­jé­mo­nos guiar por ella, que una vez y otra nos re­cor­da­rá que he­mos de ir a Je­sús y ha­cer lo que él nos ha di­cho ayer y nos dice hoy y nos dirá siem­pre: “Yo soy la vid; vo­so­tros los sar­mien­tos. El que per­ma­ne­ce en mí como yo en é, ese da mu­cho fru­to; por­que se­pa­ra­dos de mí no po­déis ha­cer nada.” (Jn,15,5). Así, pues, Ma­ría no pue­de me­nos de lle­var­nos a su Hijo, pues lo lle­vó en su vien­tre y lo dio a luz para que no­so­tros ten­ga­mos vida por él.

Al­me­ría, 8 de sep­tiem­bre de 2017

Na­ti­vi­dad de la Bie­na­ven­tu­ra­da Vir­gen Ma­ría

† Adol­fo Gon­zá­lez Mon­tes

Obis­po de Al­me­ría

Cartas pastorales de nuestros obispos