‘Un año lleno de gracias’, por Adolfo González Montes, obispo de Almería

|

Llega a su tér­mino el Año ju­bi­lar del Sa­lien­te, que la Pe­ni­ten­cia­ría Apos­tó­li­ca del San­to Pa­dre con­ce­dió al San­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de los Desam­pa­ra­dos y del Buen Re­ti­ro, con mo­ti­vo del cum­pli­mien­to de los tres­cien­tos años des­de que la sa­gra­da ima­gen de la Vir­gen lle­ga­ra a su casa de Mon­te Roel, en la Sierra de las Es­tan­cias.

La fies­ta de la Na­ti­vi­dad de la Vir­gen abría el Año ju­bi­lar y esta mis­ma fies­ta ma­ria­na lo cie­rra con la misa es­ta­cio­nal que el Obis­po dio­ce­sano y la im­par­ti­ción de la ben­di­ción apos­tó­li­ca.

Has­ta las plan­tas de la Vir­gen han lle­ga­do pe­re­gri­nos de las pa­rro­quias de to­das las co­mar­cas de la diócesis al­me­rien­se y son mu­chos los pe­re­gri­nos ve­ni­dos de lu­ga­res cer­ca­nos y le­ja­nos al san­tua­rio de la Se­ño­ra. Aquí han llo­ra­do de emo­ción y han su­pli­ca­do a la Ma­dre del Re­den­tor les con­ce­da vi­vir con el gozo de te­ner sa­lud o re­co­brar­la, para sí y para sus se­res que­ri­dos. Le han pe­di­do fi­de­li­dad con­yu­gal y que los hi­jos crez­can sin la per­tur­ba­ción del mal mo­ral que aque­ja a una so­cie­dad per­mi­si­va y vio­len­ta, don­de todo pa­re­ce va­ler lo mis­mo y el pen­sa­mien­to y los há­bi­tos de los que se im­po­ne como co­rrec­to y ne­ce­sa­rio para es­tar al día, so­ca­ban la fe y des­vían la con­duc­ta cris­tia­na a la pe­li­gro­sa zona don­de se pierde el cri­te­rio. Le han su­pli­ca­do ma­ter­nal ayu­da para re­co­brar la paz de con­cien­cia, cuan­do las tormen­tas de la vida azo­tan la con­cien­cia y arras­tran las con­vic­cio­nes de fe a la in­se­gu­ra zona de la duda y el es­cep­ti­cis­mo.

<

Han acu­di­do gru­pos de fie­les de las co­mu­ni­da­des pa­rro­quia­les acom­pa­ña­dos de sus  sa­cer­do­tes, y és­tos y los fie­les le han pe­di­do a la Vir­gen vo­ca­cio­nes al mi­nis­te­rio sa­cer­do­tal y a la vida con­sa­gra­da, encomendán­do­le la sa­lud es­pi­ri­tual de los jó­ve­nes, ame­na­za­dos por la ideo­lo­gía de gé­ne­ro y por la promis­cui­dad, des­ti­na­ta­rios de una vi­sión de la fe cris­tia­na sec­ta­ria y lai­cis­ta, fru­to de los pre­jui­cios histó­ri­cos que per­du­ran y de la pro­cli­vi­dad del ser hu­mano a re­pe­tir los mis­mos erro­res que sus antepasados.

Los cris­tia­nos no po­de­mos con­fiar tan sólo en los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, sino apren­der en la es­cue­la de Ma­ría que la fe debe ilu­mi­nar es­tos sen­ti­mien­tos. De­be­mos exa­mi­nar cada día qué in­tere­ses orien­tan nues­tra ora­ción y nues­tra re­la­ción con Dios, fun­da­men­to de una vida rec­ta y de una con­vi­ven­cia fun­da­da so­bre la vo­lun­tad de Dios. He­mos de exa­mi­nar si nues­tra sú­pli­ca a la Vir­gen está se­pa­ra­da de una vida rec­ta y en jus­ti­cia ante Dios. El Año ju­bi­lar con­clu­ye, pero si no he­mos re­vi­sa­do la vida para ajus­tar­la a la vo­lun­tad de Dios y cum­plir los man­da­mien­tos, no ha­bre­mos al­can­za­do el ob­je­ti­vo del Año ju­bi­lar, es de­cir, la re­no­va­ción de vida.

Vi­vi­mos bajo la pre­sión de una cul­tu­ra de la di­ver­si­dad im­pues­ta dog­má­ti­ca­men­te como más pro­ve­cho­sa y be­né­fi­ca que una cul­tu­ra ho­mo­gé­nea, pero para que sea pro­ve­cho­sa no pue­de ser im­pues­ta a cos­ta de re­la­ti­vi­zar la vi­sión cris­tia­na de la vida, ma­yo­ri­ta­ria en­tre no­so­tros, por eso los cris­tia­nos co­rre­mos el peli­gro de acom­ple­jar­nos ante la in­ci­ta­ción al re­la­ti­vis­mo como al­ter­na­ti­va a la con­cep­ción cris­tia­na de las co­sas, si no reac­cio­na­mos. El año ju­bi­lar ha pues­to de ma­ni­fies­to que las raí­ces cris­tia­nas de nues­tra cul­tu­ra son hon­das y si­guen sien­do ma­yo­ri­ta­rias, aun­que el in­di­fe­ren­tis­mo in­du­ci­do des­de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción por éli­tes y sec­to­res cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cos be­li­ge­ran­te­men­te an­ti­cris­tia­nas plan­tea no po­cos obs­tácu­los y di­fi­cul­ta­des a quien quie­ra vi­vir con­for­me al es­pí­ri­tu y la le­tra del Evan­ge­lio. La fal­ta de for­ma­ción re­li­gio­sa no la va­mos a su­plir con los sen­ti­mien­tos re­li­gio­sos, es ne­ce­sa­ria la aco­gi­da con aper­tu­ra de co­ra­zón de las en­se­ñan­za de la Igle­sia y sin­ce­ra vo­lun­tad de vi­vir se­gún las exi­gen­cias de la fe que pro­fe­sa­mos.

La Vir­gen Ma­ría es el mo­de­lo y la fi­gu­ra de fiel cris­tiano, por­que es fi­gu­ra y ma­dre de la Igle­sia, ejem­plo vivo de aper­tu­ra a la pa­la­bra de Dios y a la ac­ción del Es­pí­ri­tu en nues­tro in­te­rior. Oja­lá que el Año jubilar que aho­ra clau­su­ra­mos deje como fru­to el com­pro­mi­so de cada pe­re­grino al Sa­lien­te de ob­te­ner me­dian­te la con­ver­sión a Dios una ma­yor aper­tu­ra de alma y co­ra­zón a la pa­la­bra del Evan­ge­lio, para que sea Dios el que guíe siem­pre nues­tro ca­mino ha­cia él y sos­ten­ga una re­la­ción con nues­tro pró­ji­mo ajustada a la vo­lun­tad di­vi­na. Es cier­to que es cos­to­so vi­vir con­tra­co­rrien­te, pero en este Año ju­bi­lar hemos vi­vi­do la bea­ti­fi­ca­ción de los Már­ti­res del si­glo XX en Al­me­ría, que es­ti­mu­lan con su ejem­plo y la ayu­da es­pi­ri­tual de la Reina de los Már­ti­res nues­tro com­pro­mi­so. Sa­cer­do­tes y re­li­gio­sos, fie­les lai­cos, hom­bres y mu­je­res que die­ron tes­ti­mo­nio de Cris­to en cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas in­fi­ni­ta­men­te más arriesga­das que las nues­tras, por eso han sido aso­cia­dos al triun­fo de Cris­to: “Ellos le ven­cie­ron (al Ma­ligno) gra­cias a la san­gre del Cor­de­ro y a la pa­la­bra del tes­ti­mo­nio que die­ron, por­que no ama­ron tan­to su vida que te­mie­ran la muer­te” (Ap 12,11).

La Vir­gen nos aco­ge bajo su re­ga­zo, como Ma­dre de los Desam­pa­ra­dos, para arro­par nues­tras vi­das cuan­do la in­cle­men­cia de las di­fi­cul­ta­des ame­na­ce son en­friar la fe y de­jar gé­li­da el alma. Acu­da­mos a ella y de­jé­mo­nos guiar por ella, que una vez y otra nos re­cor­da­rá que he­mos de ir a Je­sús y ha­cer lo que él nos ha di­cho ayer y nos dice hoy y nos dirá siem­pre: “Yo soy la vid; vo­so­tros los sar­mien­tos. El que per­ma­ne­ce en mí como yo en é, ese da mu­cho fru­to; por­que se­pa­ra­dos de mí no po­déis ha­cer nada.” (Jn,15,5). Así, pues, Ma­ría no pue­de me­nos de lle­var­nos a su Hijo, pues lo lle­vó en su vien­tre y lo dio a luz para que no­so­tros ten­ga­mos vida por él.

Al­me­ría, 8 de sep­tiem­bre de 2017

Na­ti­vi­dad de la Bie­na­ven­tu­ra­da Vir­gen Ma­ría

† Adol­fo Gon­zá­lez Mon­tes

Obis­po de Al­me­ría

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *