PUBLICIDAD

La misericorditis tan moderadita…

|

La misericorditis es muy moderadita; modera todos los pasajes bíblicos y, en especial, evangélicos que molesten al pensamiento único y al islam religión de paz. Así, nunca hablará del pecado original ni de la expulsión de nuestros primeros padres del paraíso. ¿Un Dios que expulsa y no integra ?

Tampoco hablará de los mandamientos como mandamientos sino como diálogo, pues Dios no manda, dialoga. Lo de mandar queda reservado a Bergoglio.  ”Yo soy el papa y no tengo que dar cuenta a nadie de mis decisiones “. También se salta el episodio de Sodoma y Gomorra, pues Dios y la ira son incompatibles y la homosexualidad es una mera variante de la sexualidad humana, tan rica de matices, si hay entrega, sobre todo anal.

El infierno no existe o, si existe, sólo van los católicos, esos seres tan rígidos que no saben dialogar ni leer los signos de los tiempos ni captar las sorpresas del espíritu. El juicio universal y particular han quedado derogados, sólo existe el abrazo divino, especialmente a los ateos, cuanto más ateos mejor, si son buenas personas, que lo son, no como los católicos, que no paran de juzgar.

 

 

 

 

Jesús murió en la cruz, sí, pues de algo tenía que morir, pero no se sabe ni porqué ni para qué. El derribo de las mesas de los cambistas y la expulsión con un látigo de los mercaderes del templo, eso debió ser alguna interpolación de un católico rígido. ¿El matrimonio es indisoluble? Sí, pero sólo para quienes libremente lo aceptan convencidos de su bondad para ambas partes, pues Jesucristo respeta la libertad.

La confesión no es una sala de torturas y no se requiere especial arrepentimiento ni propósito de la enmienda, palabras que no encajan en el diccionario de la iglesia de la acogida. La comunión no es un premio para los buenos, por lo que se puede acceder con un buen acompañamiento misericordítico o sin él, si la conciencia subjetiva, a redescubrir, no lo impide, que no lo impedirá, pues Dios te ama como eres.

Los protestantes irán accediendo en varias tandas; la primera es por derecho consorte. Los musulmanes y budistas quedan en lista de espera, de momento, a la espera de una mayor profundización en el ecumenismo prohibido del proselitismo.

¿Conversión? ¿Qué es eso? ¡ Basta dejarse amar! ¿Véte y no peques más? ¡Nooo! Véte y sigue pecando, pues eso es la respuesta generosa que Dios te pide en este momento, con estas circunstancias y en esta situación.

¿Adulterio? Ese vocablo es innombrable. Es una mera situación irregular acreedora de una buena comunión

¿Dolor y sufrimiento? No tienen explicación alguna. Debió ser algún defecto de fabricación del creador.

¿Celibato sacerdotal? Sí pero debidamente sodomítico, a ser posible entre sacerdotes de la misma parroquia que se amen. Los abusos no tienen nada que ver con la homosexualidad clerical, aunque la vinculación sea del 80%, de la que nunca hay que hablar, sino con el clericalismo, que nadie sabe qué es ni en qué consiste, pero todos tan contentos con esta explicación, pues así la mafia sodomítica clerical sigue haciendo de las suyas.

¡En fin! Ya se ve que la misericorditis bergogliana modernista es harto moderada. Tan moderada que hacen innecesaria la redención, la Iglesia Católica, el sacerdocio y, especialmente, el papado, al que Bergoglio le ha cogido mucho gusto, para redimirnos de nuestros esquemas tan rígidos y acoplarnos a la iglesia de la acogida que se funde en la religión de la hermandad universal.

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en http://infovaticana.com/blogs/adoracion-y-liberacion

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en [email protected]

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a [email protected] indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Comentarios
13 comentarios en “La misericorditis tan moderadita…
  1. Buenísimo!!! Este comentario cabe en un folio. Por favor, que alguien (INFOVATICANA, por ejemplo) lo mande por carta a todos los obispos, al menos (eso no es nada difícil) a los de la CEE!!!

  2. Sí, sí. Así es. El papado más deficiente de la historia. Pero, imagino que sería aún peor, si después de Bergoglio quedase electo un Marx, un Tagle o algún otro de esos bodrios heméticos. «Nunca digas nunca, nunca digas ya nada puede ser peor…».

  3. Este modernismo representado por Bergoglio, no es más que populismo y demagogia a nivel eclesial.Basura total.
    Algún día tendrá que rendir cuentas ante Dios, y no creo que pueda llevarle a engaño como ha hecho con tanta buena gente que ha pecado de inocente.

  4. Este artículo es como sorprender a los ladrones en plena noche.
    Es lo que estos neomodernistas ajados y desnaturalizados más temen y nunca perdonan, el poner en la plaza pública sus desaguisados.
    Bravo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *