PUBLICIDAD

El Papa de la Misericordia “misericordea” a Schneider. Análisis de lo sucedido.

|

Vicente Montesinos

Saben de sobra sobre Monseñor Athanasius Schneider , obispo auxiliar de Astana, en Kazajstán, por todas las veces que le hemos hablado de él y de su valiente defensa de la tradición y la sana doctrina;  así como de su denuncia de los desmanes doctrinales del actual Vaticano.

Nuestro apreciado Obispo Schneider, es de origen ruso-alemán y nació en Asia Central, donde su familia había sido deportada por Stalin desde el área del Mar Negro. Después de que la familia fuera deportada, Schneider pasó su juventud en la República Federal de Alemania, se unió a la Orden del Canon Regular de la Santa Cruz y regresó, debido a sus habilidades lingüísticas, a Asia Central.

El Papa Benedicto XVI lo nombró en 2006 Obispo Auxiliar de la Diócesis de Karaganda y en 2011 Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Astana.

Scheneider celebra regularmente en la forma tradicional del rito romano.

Levantó valientemente su voz en defensa del sacramento del matrimonio y publicó en el período previo al sínodo familiar una guía autorizada con 100 preguntas y respuestas .

Habló después del informe Viganò para decir lo que tenía que decir: “No hay una razón razonable y plausible para dudar de la veracidad del documento del arzobispo Carlo Maria Viganò“.

Y ha pedido en reiteradas ocasiones que se saquen conclusiones claras y se dé comienzo a un trabajo de purificación y liberación de la Iglesia de las camarillas homosexuales.

Con sus palabras suaves e inteligentes;  pero claramente expresadas, el Obispo Schneider no ha hecho amigos en la actual Roma. Eso es por todos conocido.

Pues bien, en una época en la que los delincuentes se convierten en víctimas y los inocentes en culpables; hemos podido conocer y confirmar que el Vaticano disciplinó al obispo Schneider como si fuera un culpable, aunque defendió únicamente la doctrina de la Iglesia y exigió consecuencias para los funcionarios eclesiásticos culpables de los abusos

El obispo fue informado verbalmente de que debía de “reducir” sus viajes al extranjero. En un lenguaje sencillo: el obispo Schneider fue puesto bajo vigilancia.

PUBLICIDAD

La restricción se le impuso la primavera pasada, ante el hecho de que Schneider fuera invitado en todo el planeta como un buen pastor para fortalecer a los fieles en la fe, tan necesitados de ellos.  Sobre todo, por los círculos más tradicionales y fieles a la iglesia. Y también por el hecho de que algunos portales digitales defensores de la sana doctrina, como Adoración y Liberación, recurriéramos constantemente a sus valientes declaraciones y enseñanzas.

De este modo, su voz ganó peso e importancia, y llegó mucho más allá del insignificante Kazajstán, que es completamente desconocido para muchas personas. Y eso de que quien no tiene los medios y oficinas a su alcance de los de Roma, pero que llega a todos los rincones del mundo con su verdad, perturba al actual liderazgo de la Iglesia.

En cuanto a datos más concretos que hemos podido conocer gracias a Tosatti, estaríamos hablando de “medida restrictiva excepcional” comunicada al obispo auxiliar por el nuncio apostólico en Kazajstán, el arzobispo Francis Assisi Chullikatt.  La sanción fue firmada directamente por el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin. El decreto penal se presentó a la persona afectada por el Nuncio para su lectura, pero no se le entregó. El obispo auxiliar Schneider, según Tosatti, no tiene nada en sus manos que pueda hacerle recurrir la medida a la Congregación para los Obispos o la Corte Suprema de la Signatura Apostólica .

Y es que hasta aquí llega la misericordia y justicia de Francisco. Hasta su aparición, los laicos, sacerdotes y obispos podían recurrir contra las medidas que consideraban injustas. Hasta eso se ha acabado. Basta recordar que desde un inicio el miseriocordioso Francisco ha actuado así, y si no vease el caso de los Franciscanos de la Inmaculada, a quienes en 2013 y sin motivo los intervino, y ordenó que a los religiosos en cuestión se les negara el recurso legal.

La situación es similar para el obispo Schneider. Sin una copia escrita de la restricción, se le niega el derecho de circulación. Obviamente, un movimiento realizado por Roma con plena intención. Cada vez que Mons. Schneider quiera irse de Kazajstán, debe informar al nuncio. Roma quiere saber exactamente a dónde va y con qué invitación viaja, para saber, si es posible, con quién tiene contacto.

¿Recuerdan tratos así para delincuentes como McCarrick o Maradiaga? No. Nos los recuerdan. Porque no los hay.

Es el Pontificado de la Misericordia.

Tremendo.

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en http://infovaticana.com/blogs/adoracion-y-liberacion

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, y en aplicación del nuevo reglamento europeo, toda persona que recibe comunicaciones de Adoración y Liberación ha debido prestar su consentimiento inequívoco previo; y en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *