PUBLICIDAD

ABERASTURI DIXIT (4): “Teniendo ojos, no ven…, y teniendo entendimiento, no entienden”.

|

Jose Luis Aberasturi (Enero de 2016)

 

 

 

 

Es Jesús quien habla, dedicando sus palabras especialmente a los principales entre los judíos, a los que les recuerda la profecía de Isaías en contra de los propios judíos:“Les hablo en parábolas porque viendo ojos, no ven; y oyendo no oyen ni entienden. En ellos se cumple la profecía de Isaías: ‘Oír, oiréis, pero no entenderéis mirar, miraréis, pero no veréis. Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, (…) no sea que con su corazón entiendan y se conviertan,  y yo los sane’.” (Mt 13, 13-15).

No hay mejor misericordia -no la puede haber- que la que anida en el Sacratísimo y Misericordioso Corazón de JesúsPero cuando hace falta decir la Verdad.y defenderla, y encarar a los que no lo hacen, sino que la ocultan, la pervierten y la tergiversan; es decir, cuando está en juego “la Casa de mi Padre” -“el celo de tu Casa me consume” cfr. Jn 2, 16-18), recordarán los Apóstoles-, al Señor se le entiende todo. Clarito, clarito. Porque no se corta un pelo.

¿A dónde voy con esta entrada? Acabo de leer una entrevista -ya vieja, de hace unos meses- al Sr. Secretario de la Congregación para la Vida Religiosa -mons. Fernández Carballo-donde se despacha -a gusto, supongo- con una serie de lugares comunes, y con otra serie de afirmaciones que, la verdad, lo primero que me ha venido ala cabeza son las palabras con las que titulo y abro el artículo. Para ser misericordioso diré que el buenismo le consume, o le ha sorbido el seso. No hallo otra explicación. Y daré unos datillos.

De un plumazo se quita de encima a todos los que escriben -escribimos- sobre la realidad de lo que está pasando en la Iglesia, en España y en el mundo. Se nos quita de encima, o eso pretende, tildándonos de “profetas de desventuras”, palabras que pone en boca de Juan XXIII, con motivo de la convocatoria del Concilio Vaticano II, y de Benedicto XVI, con no sé qué motivo. Él sabrá si son ciertas.

Y para desenmascararnos, se marca la siguiente machada: “Los que piensan que la vida religiosa en España está muerta, solo tienen que abrir los ojos”. Da por sentado que la vida religiosa, en general, y la vida consagrada más en particular, ni está desapareciendo ni va a desaparecer. Y cuando el entrevistador le hace notar la cantidad de colegios, conventos, etc., que se están cerrando en España, se lo salta a la torera, como si no pasara nada y estuviera todo previsto; y fuese, además, buenísimo: “Es que estábamos acostumbrados a unas cifras insostenibles”.

O sea, unas cifras que se han mantenido durante siglos, que se dice pronto -¿por qué habrá sido? ¿Por dirigentes eclesiásticos como el sr. Carballo?-, ahora son insostenibles: “habrá que vender conventos”; pero todo va bien: ¡¡¡no paaaassssaaaa nnnaaaaddddaaaa!!! Y de hecho se tira a matar: “Hay un gran futuro”,

¡”Ni oye, ni ve, ni entiende” como se dice coloquialmente!

Pero hay más. Cuando le preguntan por el Sínodo de las Familias, y la pretensión de algunos, dentro de la Iglesia, de que los divorciados vueltos a recasarse por lo civil accedan a la Comunión -con Confesión o sin ella, que les da lo mismo a lo que se ve-, larga lo siguiente: ¿”Por qué condenar a un inocente a que tenga que vivir al margen de los Sacramentos de la Iglesia”?

pone el ejemplo de una señora, divorciada y recasada sin mediar declaración de nulidad, y que, según a él le parecía, la culpa fue más del marido; y claro, tal como estaban las cosas, ahora no podía ni confesar ni comulgar, sufriendo mucho por eso. la pobre. Y después de calificarla de “inocente”, se descuelga con que es inhumano no atender “pastoralmente” -“la doctrina no se va a tocar”: ¡si ya se ha tocado con ese planteamiento!- estas inquietudes, y no darles solución.

Este buen hombre, franciscano por más señas -¡si san Francisco levantara la cabeza!- es que no entiende nada de nada: lo mezcla todo, y aboga por una injustica mayor que la que se pretende atender y solucionar.

Porque, vamos a ver. Una señora -o un señor, que es igual- católica, con ansias infinitas de confesión y comunión, es decir, de llenarse de Cristo y de ser fiel al Señor en su Iglesia, ¿se lía la manta a la cabeza y se arrejunta marital y civilmente con un señor, sabiendo que eso va contra el 6º Mandamiento de la Ley de Dios, que eso va contra la Ley de la Iglesia que rechaza ese arrejuntamiento como matrimonio por ir contra el Sacramento del Matrimonio -que es el ordenamiento querido por Dios en SU Iglesia-, por ser una injusticia con el primer marido y con los hijos -si los ha habido-, y que, por tanto, “se tienen que ‘casar’ por lo civil”? 

¿Esto es ser “inocente”, ser “católica”, “tener hambre y sed de Cristo”, y encima pretender que sufren horrores con la temática en la que se han metido por sus pistolas? ¿Arregla algo su situación de planteamiento, su estatus de “recasada por lo civil”, su irregularidad en la Iglesia, su “ir por libre” en la conducta que debería ser más ejemplar -su vocación y su vida matrimonial- el que se le deje comulgar?

Precisamente esa “pastoral” es lo que lo va a estropear todo y más.

Y al ser preguntado si “temía” un cisma a causa de esa “solución pastoral”, contestó: “Por supuesto que no”. Y se quedó tan ancho.

¡¡¡No paaaassssaaaa nnnaaaaddddaaaa!!! Talmente seráfico, ¿no creen?

 

 

—————————————————————

Puedes ver más contenidos en http://infovaticana.com/blogs/adoracion-y-liberacion

Si quieres contactar conmigo puedes hacerlo en adoracionyliberacion@gmail.com

Si quieres recibir en tu teléfono cada día los artículos de Adoración y Liberación; reflexiones, mensajes católicos y meditaciones para la lucha diaria en la que nos encontramos; manda un e-mail a adoracionyliberacion@gmail.com indicando tu nombre, edad, si eres consagrado o seglar; país de origen y número de teléfono móvil; y serás dado/a de alta en nuestra lista “Adoración y Liberación”. En cumplimiento de la ley de protección de datos, en cualquier momento cualquier persona podrá darse de baja y solicitar la modificación y/o cancelación de sus datos de carácter personal.

3 thoughts on “ABERASTURI DIXIT (4): “Teniendo ojos, no ven…, y teniendo entendimiento, no entienden”.
  1. El Carballo este tiene toda la razón: todo va muy bien; la demolición de la Iglesia va de maravilla. Están que no se lo creen, por las resistencias mínimas que han encontrado¡ Entre los que guardan silencio y los que silencian, el plan demoledor va que chuta. ¡ Gracias Aberásturi, una vez más ! ¡ Gracias Vicente !

  2. No cambian la doctrina; la pisotean. Al pisotear la doctrina, pisotean a su autor, que no es otro que Jesucristo, pues la indisolubilidad del matrimonio la restableció Jesucristo, pues ya estaba establecida desde la creación del mundo. Jesucristo la eleva a sacramento, por lo que se pisotea, no sólo la doctrina, sino tres sacramentos: el del matrimonio, el de la confesión, al no exigirse arrepentimiento ni propósito de la enmienda, y la eucaristía, al profanarla con su recepción en pecado mortal. Definir este pontificado como sacrílego, creo, en conciencia, que es lo menos que se puede decir. Se van a condenar todos los que han propiciado todas estas profanaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *