PUBLICIDAD

Incomprensible pero cierto

|

Así están las cosas. Y así vamos. La noticia es la siguiente: en el Vaticano van a estar un mes 300 jóvenes de todo el mundo, católicos, no católicos y ateos -tal cual; y supongo que con gastos pagados, claro-, para que hablen, en grupos según idiomas, sobre las nuevas tecnologías, sobre la Iglesia que les gustaría, sobre proyectos de futuro, problemas e inquietudes, etc. Una especie de pre-sínodo: una especie de «mundialito» antes del sínodo de octubre sobre «los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional».

¿Con qué finalidad? Con los resultados de sus debates, convenientemente recogidos, se escribirá un documento que se presentará a los obispos para que lo estudien y lo debatan. Tal que así.

Y la cuestión me ha desconcertado tanto, tanto…, que se me hace realmente incomprensible.

Porque, vamos a ver. Si el tema fuese «los jóvenes», pues que vaya quien quiera o pueda, con tal de ser «joven». Vale.

Pero, para hablar de «la fe» y para hablar y debatir sobre «el discernimiento vocacional» -supongo, aunque quizá me equivoco, que será «en el ámbito católico» y para «vocaciones dentro de la Iglesia», ¿no?-, tipo «sacerdote» o «religioso» y fe «católica», ¿qué pueden «aportar» al respecto los no-católicos y los ateos? ¿Qué va a decir sobre «la Iglesia» una persona que no la ha pisado en su vida?

En algún otro sitio que no sea la Iglesia Católica, si se hace un congreso sobre «cardiología», por ejemplo, ¿se invita y se les paga, para que asistan como invitados, a «curanderos»? ¿Y a físicos nucleares? ¿Y a astrónomos?

Sólo en la Iglesia Católica, a un mentiroso y a un fullero como Viganò -al que «han pillado con el carrito del helado»-, se le acepta -muy a regañadientes por cierto, y tras sesuda reflexión de quien lo puso en ese sitio; sitio que debería tener como lema la diaconía de la verdad y la transparencia más exquisita- su renuncia al cargo, con la mano derecha, a la vez que con la izquierda se le nombra adjunto del nuevo sustituto suyo. ¿Lo entienden?

Sólo en la Iglesia Católica -tal como está el patio- hubiesen invitado a un pre-sínodo sobre la Fe a Stephen Hawking, ateo redomado y confeso, que declara que «Dios no tiene cabida en su sistema», además de haber declarado en mil sitios que Dios no existe ni como invento.

Por cierto: ya se ve que «en todas partes cuecen habas», y en Inglaterra lo van a enterrar -al Stephen, el «ateo»- en una abadía. ¿Lo pillan? Debe ser cosa del humor inglés. O de la mala «milk», muy inglesa también.

Mal pinta lo del sínodo de los jóvenes con estas antesalas. Por cierto: ¿alguien sabe cuántas respuestas al cuestionario que se puso en circulación al respecto se han recibido? ¿En España? ¿En toda la Iglesia?

Serían muy interesantes esos datos, caso de que lo que diesen fuese cierto, claro.

PUBLICIDAD

11 comentarios en “Incomprensible pero cierto
  1. Verdades palmarias, al alcance de la razón de cualquiera si quiera usarla, pero que, en estos tiempos, no son mayoría en la Iglesia («Toda la tierra es desolación por falta de quien reflexione en su interior»). Pero los «gurus» religiosos sólo quieren seguir montando lío mientras las ovejas mueren.
    «Denisovic» lo que escribes es muy contundente, debería decir dónde y por quién están escritas esas predicciones y cómo leerlas.

  2. Muy bien, dicho Echenique. ¿Qué jóvenes pueden pasar un mes en Roma en estas fechas? Un misterio. Si fuera julio o agosto lo entendería. En marzo…, no.

  3. Son los constructores de la “nueva humanidad”…. no la de Cristo, la de la Iglesia de la modernidad (Baldiserri dixit) Me encanta todo este berenjenal bergoglio-vaticano. Es un privilegiado momento para orar y reflexionar sobre nuestra fe y auténtica pertenencia eclesial.

  4. Se trata de un FALSO SINODO; mucha atención porque hay referencias documentales que mencionan este «Falso Sínodo» en Roma, como el «pistoletazo» de salida de importantes acontecimientos en la humanidad a partir de ese momento.

  5. Todo esto es para llorar.
    ¡Dios mío, ven en auxilio de Tu Iglesia. Señor, date prisa en socorrernos! ¡Ven, Señor Jesús, que te necesitamos!

  6. Desde que accedió al pontificado, todo es Ad Majorem Francisci Gloriam. Estamos yendo a pasos agigantados a la anglicanización de la ICAR, pero a esclala global: flexibilidad y optabilidad (siempre que no vaya contra el sistema, ojo) en la doctrina y adhesión formal a un líder y a la comisión que gestiona las «verdades» del momento (el Parlamento en el caso inglés). Su función deja de ser religiosa para pasar a ser meramente sociológica: el ministerio del Opio del Pueblo. Y recuerden que el friki del anterior primado era druida en sus ratos libres.

    Miren esta noticia: «Vatican Opens the Doors to Hacking
    »“It is a beautiful thing to put the intelligence that we have been given by God at the service of truth and for the needy.”»

    http://www.ncregister.com/blog/rachellanz/vatican-opens-the-doors-to-hacking#When:2018-03-23

    Veamos con más detalle qué entienden por «servicio a la verdad»:

    »The first ever Vatican Hackathon, also known as VHacks, hosted 120 students from 60 universities from March 8-11 to unite intelligences to help solve three problems: social inclusion, interfaith dialogue, and migrants and refugees.
    »This was done through the form of a hackathon, a sprint-like event where a group of people meet to engage in collaborative computer programming to create innovations.
    »“It has nothing to do with hacking computer systems or breaking firewalls. It is about hacking the problems of the world, to use the strength of technology to create good,” said Jakub Florkiewicz, VHacks Co-Chairman.»

    Aparte de que no aparece la palabra «verdad» por ninguna parte, si esto no es pelagianismo voluntarista oenegero, ya me dirán qué es.

    Twenty-four teams competed to solve problems within social inclusion, interfaith dialogue, and migrants and refugees to create web or mobile applications with the aid of current technologies.

  7. Esto de los jóvenes se asemeja a los experimentos con ratones. Ya saben, esas urnas transparentes con laberintos donde se sueltan unos cuantos roedores y el científico de turno toma notas del comportamiento de los mismos, movidos los ratones según estímulos. ¡ Quién dijo que la «iglesia» no era positivista!

  8. Una simple pregunta ¿ qué jóvenes pueden permitirse el lujo de morar en el vaticano durante un mes en estas fechas ? Muy sencillo : o no estudian o no trabajan o son unos vagos o son unos maleantes. Las conclusiones están cantadas. Sólo falta que el Capozzi del Coccopalmerio, que sigue libre de polvo y paja, les monte unas festichuelas gays drogatas, como las que montaba antes de que le descubriera la guardia suiza y alguien diera el chivatazo a la prensa, con gran pesar de Francisco.

  9. A la misericorditis se le ve demasiado el plumero. No le basta con corromper o perseguir a los católicos que no comulgan con ella; quiere corromper también a la juventud. Las conclusiones ya están seguro prefabricadas, aunque tampoco hace falta prefabricar mucho para que salga lo que nos tememos en la línea de la Amoris : Más sexo ¿ todavía más ? Mas preservativos ¿ todavía más ? Admisión de relaciones prematrimoniales, previo acompañamiento y discernimiento, para que madure el amor; las parejas gays juveniles tienen mucho que enseñar; celibato sacerdotal opcional y libremente revocable; las monjas y monjes tienen que salir a la calle, a las periferias, que nadie sabe que son, para que se pierdan; la pastoral juvenil la diseñan los jóvenes conforme a sus gustos y preferencias; ecumenismo panjuvenil; acogida a los jóvenes islamistas, preferiblemente los que asaltan iglesias, pues las iglesias deben de estar abiertas a todos, etc, etc, todo eso adobado con el discurso de los pobres y los inmigrantes, que a la misericorditis le gusta multiplicar.

  10. Lo que importa es ser superguays, salír en la prensa y que todos digan lo revolucionario que es Francisco. No importa si detrás hay pura berborrea, vacío espiritual y vocaciónal. ¿A quien Le importa esto en la nueva Iglesia supermoderna?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *