Infovaticana
1 Minuto

Vatileaks: un mercader más

franciscopou
3 noviembre, 2015

  mercaderes El nuevo escándalo de filtración en el Vaticano llega a punto para promocionar el libro que se publica esta misma semana: “Mercaderes en el templo”, del periodista Gianluigi Nuzzi. ¿Tiene algo que ver con el arresto del sacerdote español Lucio Angel Vallejo Alda, de 54 años, Secretario General de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede? La tesis del libro es que la Santa Sede está perdiendo una ingente cantidad de dinero a espuertas por “mala gestión”. Esta mala gestión, concluye el libro, se produce sobre todo, en la mala gestión del patrimonio inmobiliario: los pisos y casas que el Vaticano tiene en Roma se alquilan por debajo del precio de mercado y elevarían considerablemente el activo de la contabilidad. De ser así, 2.700 millones de euros del balance se convertirían, según el supuesto informe,  en 18.000 millones de euros. Según Nuzzi (que se convirtió en famoso con el escándalo del mayordomo del Papa Benedicto en 2013) cinco auditores internacionales escribieron una carta al Papa señalando que los gastos estaban “fuera de control”, particularmente “en los gastos de personal, pero extendiéndose por todas partes”.   Resulta curioso el título de Nuzzi, “Mercaderes del templo” , que se aplica a su propia denuncia, a  su propio libro, promocionado con este escándalo que le rentará su beneficio. Un escándalo que viene asociado a filtraciones también escandalosas. Parece que resulta rentable escandalizar escandalizando. ¿Son ciertos los casos que denuncia Nuzzi? Pues es posible, pero no explican la verdad. Los asuntos económicos de la Santa Sede tienen como misión la administración de bienes, legados, limosnas, en la labor asistencial, educadora y de socorro de la Iglesia. El sentido de la proporción es imposible sin describir la misión de la Iglesia atendiendo a los más necesitados en todo el mundo; no es una empresa multinacional. Cuánto más atiende y asista, más gasta. Cuanto más gasta,  más transparente debería ser. Y es aquí donde saltan las incoherencias. Nuzzi utiliza informes propiedad del Vaticano buscando transparencia, lo que denota acción decidida a levantar velos precisamente por el Vaticano, quien encarga el informe. Nuzzi es parte de una grave traición a la confianza dada por el Papa, aprovechándose de una información ilícita”.   La buena noticia no es la cifra de ventas que alcanzará el libro contando chismes de metros cuadrados de pisos, cardenales y maniobras,   sino saber que se trabaja sin miedo en el Vaticano con verdades duras, sangrantes pero claras, en airear y aclarar con el sentido común que, eso sí, debe tener un administrador. Un administrador de algo que no es suyo.    

franciscopou

Periodista colaborador en TV, Prensa, Radio y on-line, ha dirigido diversas editoriales en España y USA, como Planeta deAgostini, dedicándose al marketing editorial y de contenidos en la nueva nube digital.