Obispo Strickland: «Nos encontramos al borde de un precipicio de devastación como nunca antes se había visto en el mundo»

Strickland Obispo Strickland
|

El obispo emérito de Tyler, Joseph Strickland, que fue cesado por el Papa Francisco antes de cumplir los 75 años, ha publicado en su web personal una nueva carta pública.

Strickland, que viene de participar en el evento político conservador más importante del mundo, dirige esta carta a los obispos de todo el mundo.

En la carta, el obispo estadounidense anima al resto del episcopado mundial a volver «a Cristo y a su camino», y les anima a ser «audaces como nuestros predecesores de los siglos primero, segundo y tercero, muchos de los cuales siguieron al Señor hasta la muerte, cargando pesadas cruces en su nombre».

«Apoyemos a nuestros hermanos, que en el siglo XX fueron lo suficientemente fuertes como para hablar contra los gobernantes despóticos a pesar de que eran una voz minoritaria en su época. En el siglo XXI, seamos vigorosos en conocer y proclamar a Jesucristo como la Luz del Mundo y el Señor de la Verdad. Proclamemos con profunda convicción la plenitud del mensaje de Jesucristo y resistamos cualquier tentación de compartir sólo la porción de Su Verdad que el mundo acepta para evitar la ira de un mundo que aún lo odia», escribe Strickland.

El obispo emérito de Tyler, hace hincapié en la necesidad de compartir «la gloriosa Buena Nueva de que Jesucristo es el Verbo Sagrado encarnado, y que la reverencia por Su Palabra es reverencia por Su Presencia real y sagrada entre nosotros, tal como Él lo prometió». «Hagamos un llamado a un Avivamiento Eucarístico mundial que proclame con noticias de gran alegría que Jesucristo está verdaderamente presente—Cuerpo y Sangre, Alma y Divinidad—en la Sagrada Eucaristía en cada Misa, en cada tabernáculo y en cada altar de Adoración Eucarística», invita Strickland.

Además, pide a los obispos de todo el mundo que sean «firmes y claros respecto a todas las enseñanzas de nuestra fe católica que hablan de la santidad de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. La Esposa de Cristo proclama la verdad de que Dios nos ha creado varón y mujer. La Iglesia, Cuerpo místico de Cristo, proclama la verdad de que el matrimonio es un vínculo sagrado entre un hombre y una mujer, comprometido para la vida y abierto a los hijos, y que este modelo ordenado por Dios guiará a la humanidad hasta el fin de los tiempos. Prometamos nunca dejar a aquellos atrapados en pecado sexual de ningún tipo vagando en la oscuridad de un estilo de vida pecaminoso».

En ese sentido, el obispo Strickland llama al episcopado a resistir «las corrientes de nuestro tiempo que buscan crear un mundo a “nuestra” imagen y eliminar a Dios de Su lugar en el centro de la creación. Resistamos las voces que con demasiada frecuencia provienen incluso desde dentro de la propia Iglesia, llamándonos a abandonar la verdad que Jesucristo proclamó y, en cambio, tratemos de torcer, alterar y actualizar esta verdad hasta que sea irreconocible y ya no esté arraigada en la realidad».

Sin miedo ni tapujos, Joseph Strickland anima a «reconocer que nos encontramos al borde de un precipicio de devastación como nunca antes se había visto en el mundo». Por ello, solicita «abrir los ojos a las fuerzas del mal que traen división y oscuridad, incluso cuando afirman ofrecer un nuevo camino para la humanidad. Tengamos la audacia de decir “no” a estas tendencias que buscan borrar a Dios y aniquilar nuestro derecho otorgado por Dios de elegir el bien y el mal en libertad y autonomía personal. Simplemente digamos “no” a las voces que susurran por el destronamiento de Dios y buscan instalar un estado global en su lugar».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
8 comentarios en “Obispo Strickland: «Nos encontramos al borde de un precipicio de devastación como nunca antes se había visto en el mundo»
  1. El Papa Francisco y los que le siguen, llevan la Iglesia por un precipicio. Pero ya dijo el Señor que «el poder del maligno no prevalecerá» (Mt 16,18), por eso sabemos que Francisco no conseguirá su objetivo.
    A los fieles nos toca resistir, imitando a buenos cardenales y obispos como Stryckland, Schneider, Pell, Müller, etc.
    Y debemos guardarnos de aquellos que bajo apariencia de buena doctrina, están dando su apoyo al Papa (Munilla, la jerarquía del Opus Dei, el P. Santiago Martín, etc.)

    1. Es el típico tirar la piedra y esconder la mano. ¿Por qué te escondes hombre de Dios? Si tan seguro estás de tu buena doctrina, ¿por qué no das la cara? ¿Acaso se esconden Miller y Sarah?, por poner dos ejemplos. ¿De qué tienes miedo? Tal vez seas un poco consciente del pecado o falta eclesiástica que estás cometiendo y te refugias en las sombras para no tener que rendir cuentas… Si lo que dices es la verdad y si lo dices bien y a las claras y templado con sal, no habrá ningún problema para ti. Si lo hubiera, sería como un martirio y eso no es malo. Pero si caes en la exageración, la crítica fácil, la calumnia y sus derivados, pues tiene sentido que te escondas.

      1. Déjese de historias: a los únicos que no se ha atrevido a tocar Francisco es a los cardenales que crearon sus predecesores (y ésto, sólo a medias, como en el caso del Card. Burke, a quien no ha quitado el capelo, pero sí el piso y el sueldo). De los obispos para abajo, el que se mueve no sale en la foto, y, así, ve limitada su capacidad de corregir los errores pontificios, que es un deber de caridad y cuya autoría no precisa ser publicitada para apuntárselo como un logro propio, sino hacerlo por amor a la verdad y por el bien de las almas. La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. Sacerdote mariano no ha proferido ninguna calumnia ni dicho ninguna mentira. Así que, si usted considera que sí, puede ir refutando una por una esas supuestas mentiras y calumnias, Eso sí, sin olvidar identificarse al final, de tal forma que sea totalmente reconocible y que no pensemos de usted aquello de «consejos vendo, que para mí no tengo».

      2. «Tal vez seas un poco consciente del pecado o falta eclesiástica que estás cometiendo y te refugias en las sombras para no tener que rendir cuentas…»

        Vengaaaa, llegó aquí el vívido referente para hablar del pecado.
        A ver, sapiencia, ilumínanos con tu erudición y dinos en qué pecado ha incurrido Sacerdote Mariano.

        Sin duda, tú deliras y estás muy mal psicológicamente, chaval. Venga, menos i dio te ces y coge el Catecismo y ponte a estudiar, bonito, que te falta mucho por aprender.

        «Si lo que dices es la verdad y si lo dices bien y a las claras y templado con sal, no habrá ningún problema para ti. »

        Claro, claro, porque tú eres el responsable al que Sacerdote Mariano rendirá cuentas, ¿Verdad?.

        Vamos, lo que faltaba por ver: El Angiosperma dictando sentencia a un sacerdote de buena doctrina. Esto no pasa ni en la trilogía de Matrix.

    2. «Y debemos guardarnos de aquellos que bajo apariencia de buena doctrina, están dando su apoyo al Papa (Munilla, la jerarquía del Opus Dei, el P. Santiago Martín, etc.)»

      Es una vergüenza que tú como sacerdote incites o amimes a crear división entre los fieles y sus pastores. Por eso no das la cara y te escondes detrás de una pseudónimo, porque en el fondo sabes de la gravedad de tus afirmaciones. ¡Cobarde! Al menos el padre Santiago Martín habla públicamente y sin tapujos, y no tiene problema de rechazar abiertamente la Fiducia Supplicans y hacer cursos de apologética para defender la Fe católica. ¿Pero tú qué haces de provechoso más allá de comentar aquí todos los días sin dar la cara nunca?

      1. «Al menos el padre Santiago Martín habla públicamente y sin tapujos»

        Públicamente, sí. Diciendo todo lo que piensa y pensamos todos, por ser evidente e irrefutable, no (pues sería sancionado de forma inmediata, como ya hemos visto tantas veces, y adiós a la buena labor que hace).

        Es de broma que usted diga que ignorar a quien crea división, o a quienes lo secundan (por el motivo que sea), es crear división. Lo que es cobarde es matar al mensajero, y, encima, hacerlo de forma anónima, como lo hace usted. Identifíquese usted y deje de dar la vara con lo mismo en cada noticia.

    1. Y denunciar abiertamente a los malos pastores que dañan la doctrina y las enseñanzas de Nuestro Señor para su propio bienestar.

      Por otro lado, a todos los lobos disfrazados de ovejas (empezando por nuestro sumo Pontífice), ni caso a cualquier so pla gai ta da que digan.

      Y por supuesto, a sus aduladores (es decir, gente como la KIKORRA, el Angiosperma, Guillermito PF, etc…) no darles ni un ápice de seriedad ni credibilidad a NADA de lo que digan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles