La persecución que no cesa: condenan a un sacerdote en Nicaragua por «conspiración»

Óscar Benavidez Dávila Óscar Benavidez Dávila
|

En medio del proceso contra el obispo Rolando Álvarez, detenido por el régimen de Ortega, la dictadura de Nicaragua acrecienta la persecución contra la Iglesia católica.

Según la prensa local, el sacerdote Óscar Benavidez Dávila fue encontrado culpable de los delitos de conspiración por menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas, por la jueza Nancy Aguirre.

El juicio contra el sacerdote que era como de la iglesia Espíritu Santo, de Mulukukú, en la Costa Caribe Norte de Nicaragua, se llevó a cabo en el Juzgado Décimo de Distrito Penal de Juicio de Managua. Por tales acusaciones, la Fiscalía, en representación del Estado de Nicaragua como víctima, está pidiendo una pena de ocho años de cárcel contra el sacerdote.

El sacerdote Óscar Danilo Benavides fue acusado en septiembre de 2022, tras pasar 42 días detenido en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Managua, lugar al que fue llevado al momento de ser capturado la noche del 14 de agosto, después de oficiar una Misa.

Medios locales destacan que el sacerdote Benavides Dávila es uno de los religiosos que ha sido tratado con mayor severidad por parte del régimen de Ortega, pues estuvo en un aislamiento total durante al menos dos meses, hasta que decidieron llevarlo a audiencia inicial, el 6 de octubre. Estuvo en El Chipote y en octubre lo trasladaron al penal de Tipitapa, Jorge Navarro, sin especificar por qué lo trasladaban.

Según manifestó la defensa del sacerdote, el delito del cura es haber opinado en una publicación que circuló en redes sociales.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
1 comentarios en “La persecución que no cesa: condenan a un sacerdote en Nicaragua por «conspiración»
  1. Por supuesto, estoy con monseñor, que no quepa duda y, como aristócrata, contra el comunismo. No obstante, si veo que la Iglesia tiene que aprender una lección de esta persecución roja, porque, a diferencia de las veces que en el pasado el comunismo persiguió con saña a los hijos de Dios, en este caso, se da la paradoja que fue la Iglesia y su «teología de la liberación» la que favoreció el triunfo de la izquierda satánica no sólo en Nicaragua, sino en toda Iberoamérica. Muchos católicos, comenzando por ss Juan Pablo II, condenamos ese proceder de la Iglesia en Hispanoamérica. La Iglesia fue el tonto útil de la izquierda desde el Río Grande a Tierra del Fuego. Trabajó para el Enemigo y hoy comienza a recibir su pago en Nicaragua, pero es sólo cuestión de tiempo que esta misma persecución se repita en todos y cada unos de los países en los que aupó a la izquierda con sus teólogos de la liberación. Lo siento por monseñor y por tantos hermanos que le seguirán, porque es una tremenda inju

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles