Cardenal Müller: Benedicto XVI será recordado como un ‘verdadero doctor de la Iglesia de hoy’

Cardenal Müller y Benedicto XVI Cardenal Müller y Benedicto XVI
|

El cardenal alemán Gerhard Müller ha concedido una breve entrevista al National Catholic Register para rendir homenaje a su compatriota Benedicto XVI.

El prefecto emérito del Dicasterio para la Doctrina de la Fe también describió al difunto Joseph Ratzinger, quien falleció el 31 de diciembre a las 9:34 am en Roma, como un hombre de gran sensibilidad, humor y humildad que poseía “una profunda sabiduría como partícipe del amor de Dios.”

Les ofrecemos la entrevista en español del purpurado alemán a Edward Pentin, del NCR:

P-¿Su Eminencia, cuál es el mayor legado de Benedicto XVI en términos de teología y doctrina?

R-Los mejores libros son su Introducción al cristianismo y la Escatología: muerte y vida eterna y su trilogía sobre Jesús para un público general bien educado, mientras que los libros sobre Agustín y Bonaventura requieren una educación teológica académica para una mejor comprensión. También son fácilmente legibles para todos sus alentadores y fortalecedores numerosos homilías, que también son fácilmente accesibles en los Escritos Reunidos (16 volúmenes).

P-¿Cómo le gustaría que lo recordaran, tanto doctrinalmente como, más ampliamente, como sacerdote, obispo, cardenal y papa?

R-En todas sus posiciones y todas sus tareas, fue un gran pensador y personalmente un cristiano creyente. Él es un verdadero Doctor de la Iglesia para hoy.

P-¿Cuál de sus encíclicas es, para usted, la más profunda y útil y la que más resuena con nuestros tiempos?

R-Creo que su primera encíclica Deus Caritas Est (Dios es amor) porque aquí se presenta al hombre contemporáneo el resumen y la culminación de la auto revelación de la Trinidad en su esencia y la relación de las tres personas divinas, a nivel magisterial más alto.

Joseph Ratzinger fue un gran defensor de la «hermenéutica de reforma y continuidad», argumentando que el Vaticano II no representaba un cambio radical, sino una reformulación más pastoral de verdades antiguas y doctrinas anteriores, aplicando las enseñanzas de los primeros padres de la Iglesia al mundo contemporáneo. ¿Qué tan útil fue esa percepción del Concilio en tu opinión?

Esto es evidente, ya que ningún Concilio tiene la tarea de fundar una nueva Iglesia o de complementar, corregir o completar la revelación única y completa de Dios en Jesucristo. Solo hay que leer las introducciones a las dos Constituciones Dogmáticas sobre la Revelación Divina y la Iglesia. Luego se ve cómo el Concilio mismo se inserta en toda la tradición doctrinal católica y, sobre todo, afirma que el magisterio del Papa y los Obispos, y por lo tanto también los Concilios, no están por encima de la Palabra de Dios, sino que sirven para su verdadera interpretación (Dei Verbum 7-10).

P-Algunos críticos de Joseph Ratzinger han argumentado que su teología a veces podía ser incoherente al tratar de reconciliar posiciones contradictorias (por ejemplo, la modernidad con la tradición), mientras que otros dicen que era demasiado rígido y conservador, sin querer adaptar la Iglesia a los tiempos. ¿Qué les dices a estos críticos?

R-Solo los ignorantes («ignoramuses») ideológicamente cerrados de mente pueden pensar eso. San Ireneo de Lyon, a quien el Papa Francisco ha declarado «Doctor Unitatis» (Doctor de la Unidad), habla en contra de los gnósticos de todos los tiempos que quieren encarcelar el misterio de Dios en sus mentes limitadas, y que con y en Cristo ha llegado toda la novedad y la modernidad sin igual de Dios al mundo. La modernidad no es idéntica al inmanentismo anti metafísico de la Ilustración y las ideologías anti humanas del ateísmo filosófico y político de los últimos tres siglos. Solo la fe cristiana es moderna, es decir, hasta el nivel de las verdaderas preguntas básicas sobre el significado de la vida y los principios morales de su formación. Porque ninguna teoría ni ningún ser humano puede redimirnos y ofrecernos apoyo en la vida y en la muerte, excepto la Palabra de Dios, que en su Hijo asumió nuestra humanidad y nos redimió del pecado y la muerte a través de su cruz y resurrección y nos dio la esperanza de la vida eterna (Gaudium et Spes 10; 22).

No somos esclavos sino ciudadanos en la ciudad de Dios, hijos e hijas del Padre celestial en Cristo y amigos de Dios en el Espíritu Santo.

P-¿Cómo era Joseph Ratzinger como persona? ¿Qué atributos y cualidades personales recordarás mejor?

R-Era una persona muy fina, muy sensible, divertida, humilde y sobre todo, un hombre de gran sabiduría como participante del amor de Dios.

P-¿Qué efecto crees que tendrá la muerte de Benedicto XVI, si es que lo hay, en el Camino Sinodal Alemán?

R-Temo que estos protagonistas de una antropología lejana de Cristo no se impresionarán por uno de los más grandes estudiosos cristianos de nuestro tiempo, porque con ellos, si el Espíritu Santo no causa directamente una profunda conversión de corazones, una ideología atea sofoca toda semilla de fe sobrenatural y revelada.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles