Sarah: “Reina en la Iglesia un profundo malestar y un verdadero sufrimiento en torno a la liturgia”

Sarah libro Traditionis Custodes
|

El cardenal Sarah, exprefecto para la Liturgia, ha hablado con Valeurs Actuelles y se ha lamentado del caos y el malestar que reina en la liturgia tras la publicación del motu proprio Traditiones custodes. Publicamos un extracto de la entrevista relativo a esta cuestión en traducción del blog Secretum meum mihi.

La liturgia no es una cuestión secundaria, ella expresa y forma nuestra manera de entrar en relación con Dios. La liturgia no es una vaga opción facultativa sino una fuente fundamental del alma cristiana. Es el reconocimiento, la veneración y la celebración de los misterios cristianos y de la acción divina. Las formas de culto dan forma a nuestra cultura cristiana. En efecto, en la liturgia, todos nuestros gestos y todas nuestras palabras han sido purificados y cincelados por siglos de experiencia cristiana. La liturgia obedece a esquemas codificados, heredados de mil generaciones.

Toda alma busca a Dios, su grandeza, su majestad y su hermosura.

Pero debemos tener el coraje y la lucidez de constatar que la liturgia católica hoy está enferma. El mismo Papa Francisco lo subrayó. ¿Por qué tantos jóvenes están fascinados por la liturgia antigua? Seamos honestos. Sería demasiado fácil decretar conscientemente que todos ellos tienen una necesidad psicológica equivocada de identidad. ¿No deberíamos admitir que muchas celebraciones los decepcionan? ¿Que no encuentran allí aquello de lo que su alma está profundamente sedienta? Muchas liturgias desacralizadas los dejan hambrientos.

Toda alma busca a Dios, su grandeza, su majestad y su hermosura. Pero uno sólo puede acercarse a Dios con estupor, respeto religioso y temblor filial. Necesitamos signos sagrados para ir a él. Nuestro cuerpo necesita arrodillarse para que nuestra alma se deje abrazar por Dios. Necesitamos alejarnos de la cotidianidad profana para que Dios nos tome de la mano y nos conduzca a Su sagrado corazón. A veces se cree que la liturgia debería hacerse más accesible mediante el uso de música profana, de actitudes artificialmente relajadas, mediante la supresión de las separaciones sagradas y la nivelación arquitectónica de las iglesias. Es una ilusión trágica. Todas estas opciones nos alejan de Dios en lugar de acercarnos.

Ya que me pregunta por el motu proprio Traditionis custodes, quiero ser explícito. Reina en la Iglesia un profundo malestar y un verdadero sufrimiento en torno a la liturgia. Esto prueba que la reforma deseada por el Vaticano II no está completa. Todavía no ha encontrado su punto de equilibrio.

Benedicto XVI, fiel lector del Concilio Vaticano II, nos enseñó de forma definitiva que la liturgia antigua y la liturgia nueva no eran contradictorias ni opuestas, que debían pensarse en continuidad orgánica. Esta es una enseñanza que ahora está establecida. El Papa Francisco, por su parte, nos recordó que estas dos liturgias no deben desarrollarse una al lado de la otra como dos mundos extraños entre sí. También enseñó con fuerza que el Concilio Vaticano II debe guiar e iluminar la práctica de estas dos liturgias. Sin embargo, muy a menudo, las liturgias parroquiales no son fieles al concilio. Por ejemplo, ¿está el canto gregoriano en primer lugar como él lo exige?

De ahora en adelante, para los próximos años, será tarea de los obispos y papas sacar las consecuencias prácticas. Es cierto que la práctica litúrgica actual debe evolucionar. Debe integrar los mejores elementos de lo antiguo a la luz del concilio. La celebración orientada ad Deum o hacia la Cruz, el amplio uso del latín, el uso del antiguo ofertorio o las oraciones dichas “al pie del altar”, el lugar importante que se da al silencio son para mí elementos que harían posible lograr —¡por fin!— la paz litúrgica y realizar la reforma que verdaderamente quería el Vaticano II y que aún no hemos logrado.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
29 comentarios en “Sarah: “Reina en la Iglesia un profundo malestar y un verdadero sufrimiento en torno a la liturgia”
  1. El cardenal Sarah tiene muy claro el valor de la Misa Tradicional, pero navega entre 2 aguas para salvar los muebles del Novus Ordo.
    Hay que recordar que el Novus Ordo se hizo CONTRA lo que dispuso el CVII. NO es la reforma que queria el Concilio. De eso se encargo Bugnini y Pablo VI. Aconsejo ver el video de youtube «La Misa de siempre».

    La evidencia, que no quieren acceptar muchos, es que el Novus Ordo lleva en su diseño la posibilidad de una «liturgia creativa» y desacralizada, que es lo que ha sucedido en la realidad. Y que esto ha llevado a cambiar la fe catolica. Se han hecho encuestas en paises occidentales dando la alarmante cifra de que el 50 % de los catolicos no creen en la presencia real de Cristo en la Eucaristía. «Por sus frutos los conoceréis».

    La historia ha demostrado que la batalla por la Liturgia, no era por recuperar unos ritos antiguos, sino una batalla por la Fe.

    1. El CVII hizo peligrosas declaraciones ambiguas sobre las falsas religiones, la libertad religiosa y el ecumenismo que han socavado la Iglesia. La nueva Misa impuesta en 1970, para contentar a los protestantes que influyeros en su invención, es consecuencia de todo esto.

    2. «Hay que recordar que el Novus Ordo se hizo CONTRA lo que dispuso el CVII. NO es la reforma que queria el Concilio».

      ¡No sé… no sé! A mí lo de que el Concilio es una cosa y la interpretación que hicieron de él es otra, me ha escamado siempre; el Concilio lo interpretaron los mismos que lo hicieron. Más bien creo que la parte más podrida del Concilio, empezando por los obispos alemanes, de Países Bajos y algunos franceses, aplicaron (con la anuencia o debilidad de Pablo VI) aquello que decía el Conde de Romanones (Presidente del Gobierno con Alfonso XIII): «Hagan ustedes las leyes, que yo haré los reglamentos”.

      1. Por supuesto que en la elaboración del Concilio ya habían dejado su montoncito de basura para esparcirlo después.
        «Lo expresamos de una forma diplomática (En el Concilio), pero después del Concilio extraeremos las conclusiones implícitas». Declaración del P. SHILLEBEECKS en la revista holandesa «De Bazuin» n. 16. 1965: Traducción francesa en «Itinéraires» n. 155 (1971, p. 40).

    3. Sencillamente lo que dice este cardenal jubilado no es cierto. La inmensa mayoría de católicos de verdad celebran con gozo la Santa Misa, con signos y expresiones de cada cultura. Sarah habla con cinco señoras tradis y cree que todos opinan como él.

      1. La inmensa mayoría de católicos no saben lo que están haciendo en misa. Piensan que están en una cena porque el cura lo predica continuamente.
        En la ignorancia se vive muy feliz, la verdad.

      2. ¿Nunca te has preguntado que qué le importará a Dios tu cultura reflejada en la misa?
        Es muy diferente un evento cultural para distraer a la gente inventado por seis protestantes chalados y un masón al servicio de sión, que un rito de tradidión apostólica teológicamente impecable hecho para Dios.
        Esa es la diferencia entre una misa dogmática y un fraude de misa para que la gente apostate. Tú eres un claro ejemplo de lo que acabo de decir.

  2. La inmensa estafa de esa «reforma» litúrgica puede apreciarse en la foto de los asesores no católicos de un reforma de proclamado objetivo ecuménico en torno a Pablo VI. Ni un solo representante de la Iglesia oriental. Ni uno solo. Ya me dirán que Ecumenismo es ese. Y de ahí en adelante todo lo que ha venido especialmente la comunión en la mano. Un completo desastre

  3. Volver al VII en la liturgia seria un enorme paso hacia adelante porque el CVII reafirma el rito tradicional. Habría que coger el Novus Ordo en Latín como ordena el Concilio, hacer obligatorio en canon Romano y no las plegarias eucar´ísticas que el masón Bugnini coló a base de engañar tanto a Pablo VI como a la comisión. Canto gregoriano, versus Deo, dejar de marear con las lecturas de manera que la gente pueda utilizar un misal. Comunión de rodillas y en la boca, poscomunión larga y en silencio para que la gente no salga en tropel después de comulgar y no empiecen a comer y beber en los bares de forma sacrílega cuando todavía Cristo está vivo dentro. (Satán hizo esa postcomunión corta por medio de su hijo Bugnini co intención). Oración a San Miguel Arcangel.

  4. Asisto a diario a una buena y respetuosa misa novus ordo, pero es seca y frìa, y para mì carece de la suficiente adoraciòn, que muestre que quien se hace presente en el altar es Dios. (Cuando ocasionalmente el sacerdote oficiante no da una homilìa, sino que se sienta en silencio por un rato, permitiendo a los fieles meditar, creo que se da un poco de lo que tanta falta hace a las celebraciones: silencio orante). Desde ya, que el Sagrario apartado del centro del altar es un despropòsito que parece gritar que quien està guardado allì dentro NO ES el Dios Uno y Trino que es el Creador, Salvador y Santificador… sino no se sabe què… ya que puede considerarse que NO ES EL CENTRO DEL ALTAR, DE LA IGLESIA Y DEL MUNDO… Rezo diariamente por el regreso del Sagrario al centro de los altares… Sòlo un signo màs de lo que creemos y rezamos en cada Misa. En fin, pido a Dios que nos devuelva la Santa Misa sacralizada…

    1. Yo también asisto a la misa novus ordo bien respetuosa y sin abusos litúrgicos y siento profundamente la presencia de Cristo durante y después de la consagración. Si Cristo está presente el experimentarlo o no depende de nosotros mismos. Bendiciones

      1. El problema es que según el dogmático Trento, esa misa ya es un abuso litúrgico en sí misma. Las misas que inventaron Lutero, Calvino y Cranmer, no muy diferentes a la de Pablo VI, también aparentan respeto y seriedad, incluso son de espaldas, pero son abusos litúrgicos y por eso la Iglesia las condena. En Auctorem Fidei se condena el Novus Ordo del conciliábulo de Pistoya, la hermana gemela de la misa de Pablo VI. Si la iglesia lo condena será por algo. Digo yo.

  5. Respetado Carlos Esteban.
    Establece el Canon 834 La Iglesia cumple la función de santificar de modo peculiar a través de la sagrada liturgia, que con razón se considera como el ejercicio de la función sacerdotal de Jesucristo, en la cual se significa la santificación de los hombres por signos sensibles y se realiza según la manera propia a cada uno de ellos, al par que se ejerce íntegro el culto público a Dios por parte del Cuerpo místico de Jesucristo, es decir, la Cabeza y los miembros.
    «El Ejercicio de la Función Sacerdotal de Jesucristo» debe ser entendido y aplicado para Santificar, si esa santificación se produce conseguiremos la Paz Litúrgica que pide Sarah.
    Si Cristo se hace presente en la Eucaristía en ambos Ordos para qué y por qué impedírselo si está ejerciendo su Función Sacerdotal, qué sentido tiene ?, es mucho más que hacer lío…

    1. Es obvio que Cristo no se puede hacer presente en una Eucaristía en la que falta Fe en su Presencia real. ¿Contribuye la nueva Misa a esto? ahí está el quid de la cuestión.

    2. Convendrá conmigo en que el valor de una Misa es infinito «per se» (como usted apunta), como el amor de Dios hacia cualquier hombre es infinito. Podríamos decir que, de un modo genérico, Dios ama a todos y a cada uno de los hombres por igual. Tanto el apóstol Juan (refiriéndose a sí mismo como el discípulo amado) como los ángeles que cantaban en Belén «… paz a los hombres que ama el Señor.», nos vienen a decir que el Señor parece sentir más amor por unos que por otros. Un santo sacerdote explicaba esta aparente contradicción diciendo que el amor infinito de Dios, como las gracias que podríamos recibir de una Misa, son como las aguas de las cataratas del Niágara, de las cuales solo podremos recoger según el recipiente que tengamos cada umo; en unos será un cubo y en otros un dedal.
      Sigue …

      1. ¿Y de qué dependerá eso en una Misa? Pues, entre otras cosas, que del propio desarrollo de la misma estemos como decía el Santo Cura de Ars que deberíamos estar (como la Santísima Virgen María y San Juan estuvieron en la primera Misa en el Calvario), o en un jolgorio de 🎼churrín 🎼 churrín🎼 alabaré, alabaré. Me dirá usted, como dicen algunos: «David llegó a bailar medio desnudo por las calles, delante del arca». Sí, pero la Misa es el memorial de la pasión y muerte del Señor (punto final). Yo no me imagino a la Santísima Virgen, a San Juan y a la Magdalena, con una guitarra a los pies de la cruz haciendo gorgoritos y dando gritos de alegría.
        Sigue ..

        1. ¿No será que, mediante las formas, lo que en realidad se ha cambiado o se quiere cambiar es la esencia misma de la Misa? Si fuera así entenderá usted que no sería lo mismo una que otra, y aún si no fuera así, el cómo vivimos la Misa va a determinar las gracias que podemos obtener en ella.

          1. Están alegres en misa porque creen que están en una cena como en Navidad. El Novus Ordo es un rito de cumpleaños.
            Jamás he escuchado en el Novus ordo a ningún cura decir que la misa es el calvario.
            Ese Bodrio muchas veces es imposible que sea válido. Ni el cura sabe lo que es ni lo que está haciendo. Si lo supiera lo diría. No dice nada porque nada sabe.

  6. Dejen de decir que Francisco trajo la ruina porque la ruina ya estaba de antes.
    El triunfo de Lutero ha sido a través de un concilio y a través de la misa de Pablo VI: «Destruyamos la misa y destruiremos el papado».
    Un papado destruido es cuando deja de transmitir la fe tradicional, porque si lo que predica un Papa no está en la Tradición, no predica con autoridad. ¿Cuántos papas llevamos que no transmiten la tradición sin cambiar nada? Yo diría que por lo menos 6.
    El grado de culpa o desconocimiento que tengan cada uno, eso ya no lo sé. Pero sí sé que herido el pastor se dispersan las ovejas.

  7. Es falso que «sacrosantum concilium» sea un documento perfecto y libre de error.
    Dice que la liturgia debe ajustarse a las culturas. Eso puede significar muchas cosas, por ejemplo, todo el show que podemos observar en la liturgia reformada.
    El lenguaje de la iglesia nunca ha tenido problemas de interpretación, y cuando los hay, es porque ese no es el lenguaje de la Iglesia. Es el lenguaje de la secta inmunda de Rahner y todos sus compinches apóstatas de renombre.

  8. Los cambios que se han ido introduciendo en la Iglesia ¿ podrían estar relacionados con los planes mundiales a nivel de la OMS (Organización Mundial de la salud)? Sin duda esta posibilidad se presenta como muy posible.
    En el año 1992 la OMS, en la Asamblea Mundial de ese año, el Directo General de esa época, presentó la necesidad de un Nuevo Paradigma de la Salud, lo que iba a significar cambios éticos de gran importancia.
    En una entrevista periodística realizad al Directo General de la OMS, y en relación con los cambios éticos, dijo : «que ni la Biblia ni el Corán serían de aplicación pues no pueden volverse a escribir». Sin duda pensar que la Iglesia va ocupar un lugar en estos planes, se acepta estos cambios paradigma, sería inaceptable en el cristianismo, pues desconocería todo lo que Jesucristo vino a enseñarnos.

  9. El Concilio VII dividio a la iglesia en dos partes: Autoridad contra Verdad (Biblia, Catecismo de Trento, Misa Tradicional).
    De ahi el problema que se viene acarreando aun hoy en dia y que muchos no pueden discernir o identificar.
    Si obedeces a la Autoridad te haces hereje y terminas en la apostasia con tu pachamama, bendiciones de chamanes y danzas «liturgicas».
    Si te adhieres a la Verdad terminas enfrentando a la «autoridad» tarde que temprano.
    Todo catolico serio se enfrenta a este problema en algun momento y tiene que decidir.
    San Pedro lo resolvio de la siguiente manera: «Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.» (Hechos 5:29-33)

  10. Para muchos, modificar la liturgia es un reto. Hay que librarse de ritos aburridos, rutinarios, repetitivos, demasiado esotéricos para la feligresía. Un cura será tanto mejor, cuanto más desarrolle su creatividad litúrgica.
    Cuando uno asiste a Misa, hoy aquí, mañana allí, no sabe lo que se va a encontrar. Se modifican o suprimen oraciones, incluyendo el Gloria, Credo, Plegaria Eucarística y hasta la fórmula de la Consagración. Se para la Misa para comentar cualquier trivialidad. Se fomenta la desobediencia a gestos obligatorios, como arrodillarse durante la Consagración. Se abusa de los ministros extraordinarios de la comunión, que se improvisan o la distribuyen en condiciones ordinarias (oído recientemente en una Misa con cuatro gatos: “¿Hay alguien que quiera salir a dar la comunión?”). Pero lo peor es la variedad en la doctrina que se predica, hasta el punto de que es difícil reconocer hoy en nuestras Iglesias una sola Fe. «La Iglesia Católica ha dejado de ser católica».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles