Francisco: «El demonio existe y su estilo es presentarse de forma astuta»

Papa Francisco audiencia (Vatican Media)
|

El Papa Francisco ha dedicado la catequesis de esta mañana a «la consolación verdadera», la décima predicación del capítulo del discernimiento.

El Santo Padre ha citado un pasaje de los Ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola incidiendo en el «fin» y los «medios» de esa consolación.

Al mismo tiempo, Francisco ha remarcado que «el estilo del enemigo —cuando hablamos del enemigo, hablamos del diablo, porque el demonio existe, ¡está!— su estilo, lo sabemos, es presentarse de forma astuta, disfrazada: parte de lo que está más cerca de nuestro corazón y después nos atrae a sí, poco a poco: el mal entra a escondidas, sin que la persona se dé cuenta. Y con el tiempo la suavidad se convierte en dureza: ese pensamiento se revela por cómo es realmente».

El Pontífice ha subrayado en su predicación que «la auténtica consolación es una especie de confirmación del hecho de que estamos realizando lo que Dios quiere de nosotros, que caminamos en sus caminos, es decir, en los caminos de la vida, de la alegría, de la paz».

Les ofrecemos la catequesis completa del Papa Francisco sobre La consolación verdadera:

Catequesis sobre el discernimiento 10.  La consolación verdadera

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Prosiguiendo nuestra reflexión sobre el discernimiento, y en particular sobre la experiencia espiritual llamada “consolación”, de la cual hablamos el pasado miércoles, nos preguntamos: ¿cómo reconocer la verdadera consolación? Es una pregunta muy importante para un buen discernimiento, para no ser engañados en la búsqueda de nuestro verdadero bien.

Podemos encontrar algunos criterios en un pasaje de los Ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola. «Debemos mucho advertir el discurso de los pensamientos —dice san Ignacio—; y si el principio, medio y fin es todo bueno, inclinado a todo bien, señal es de buen ángel; mas si en el discurso de los pensamientos que trae, acaba en alguna cosa mala o distractiva, o menos buena que la que el ánima antes tenía propuesta de hacer, o la enflaquece o inquieta o conturba a la ánima, quitándola su paz, tranquilidad y quietud que antes tenía, clara señal es proceder de mal espíritu, enemigo de nuestro provecho y salud eterna» (n. 333). Porque es verdad: hay una verdadera consolación, pero también hay consolaciones que no son verdaderas. Y por esto es necesario entender bien el recorrido de la consolación: ¿cómo va y dónde me lleva? Si me lleva a algo que no va bien, que no es bueno, la consolación no es verdadera, es “falsa”, digamos así.

Y estas son indicaciones valiosas, que merecen un breve comentario. ¿Qué significa que el principio está orientado al bien, cómo dice san Ignacio de una buena consolación? Por ejemplo, tengo el pensamiento de rezar, y noto que se acompaña del afecto hacia el Señor y el prójimo, invita a realizar gestos de generosidad, de caridad: es un principio bueno. Sin embargo, puede suceder que ese pensamiento surja para evitar un trabajo o un encargo que se me ha encomendado: cada vez que debo lavar los platos o limpiar la casa, ¡tengo un gran deseo de ponerme a rezar! Esto sucede en los conventos. Pero la oración no es una fuga de las propias tareas, al contrario, es una ayuda para realizar ese bien que estamos llamados a realizar, aquí y ahora. Esto respecto al principio.

Está también el medio: san Ignacio decía que el principio, el medio y el fin deben ser buenos. El principio es esto: yo tengo ganas de rezar para no lavar los platos: ve, lava los platos y después ve a rezar. Después está el medio, es decir, lo que viene después, lo que sigue a ese pensamiento. Quedándonos en el ejemplo precedente, si empiezo a rezar y, como hace el fariseo de la parábola (cfr. Lc 18,9-14), tiendo a complacerme de mí mismo y a despreciar a los otros, quizá con ánimo resentido y ácido, entonces estos son signos de que el mal espíritu ha usado ese pensamiento como llave de acceso para entrar en mi corazón y transmitirme sus sentimientos. Si yo voy a rezar y me viene a la mente eso del fariseo famoso —“te doy gracias, Señor, porque yo rezo, no soy como otra gente que no te busca, no reza”—, esa oración termina mal. Esa consolación de rezar es para sentirse un pavo real delante de Dios. Y este es el medio que no va bien.

Y después está el fin: el principio, el medio y el fin. El fin es un aspecto que ya hemos encontrado, es decir: ¿dónde me lleva un pensamiento? Por ejemplo, dónde me lleva el pensamiento de rezar. Aquí puede suceder que trabaje duro por una obra hermosa y digna, pero esto me empuja a no rezar más, porque estoy muy ocupado por muchas cosas, me encuentro cada vez más agresivo y enfurecido, considero que todo depende de mí, hasta perder la confianza en Dios. Aquí evidentemente está la acción del mal espíritu. Yo me pongo a rezar, después en la oración me siento omnipotente, que todo debe estar en mis manos porque yo soy el único, la única que sabe llevar adelante las cosas: evidentemente no está el buen espíritu ahí. Es necesario examinar bien el recorrido de nuestros sentimientos y el recorrido de los buenos sentimientos, de la consolación, en el momento en el que yo quiero hacer algo. Cómo es el principio, como es el medio y cómo es el fin.

El estilo del enemigo —cuando hablamos del enemigo, hablamos del diablo, porque el demonio existe, ¡está!— su estilo, lo sabemos, es presentarse de forma astuta, disfrazada: parte de lo que está más cerca de nuestro corazón y después nos atrae a sí, poco a poco: el mal entra a escondidas, sin que la persona se dé cuenta. Y con el tiempo la suavidad se convierte en dureza: ese pensamiento se revela por cómo es realmente.

De aquí la importancia de este paciente, pero indispensable examen del origen y de la verdad de los propios pensamientos; es una invitación a aprender de las experiencias, de lo que nos sucede, para no seguir repitiendo los mismos errores. Cuanto más nos conocemos a nosotros mismos, más nos damos cuenta de dónde entra el mal espíritu, sus “contraseñas”, sus puertas de entrada a nuestro corazón, que son los puntos en los que somos más sensibles, para poner atención para el futuro. Cada uno de nosotros tiene puntos más sensibles, puntos más débiles en su propia personalidad: y por ahí entra el mal espíritu y nos lleva por el camino que no es justo, o nos quita del verdadero camino justo. Voy a rezar pero me quita de la oración.

Los ejemplos podrían multiplicarse como se desee, reflexionando sobre nuestros días. Por esto es tan importante el examen de conciencia cotidiano: antes de terminar el día, pararse un poco. ¿Qué ha pasado? No en los periódicos, no en la vida: ¿qué ha pasado en mi corazón? ¿Mi corazón ha estado atento? ¿Ha crecido? ¿Ha sido un camino por el que ha pasado todo, sin mi conocimiento? ¿Qué ha pasado en mi corazón? Y este examen es importante, es la fatiga valiosa de releer lo vivido bajo un punto de vista particular. Darse cuenta de lo que sucede es importante, es signo de que la gracia de Dios está trabajando en nosotros, ayudándonos a crecer en libertad y conciencia. No estamos solos: es el Espíritu Santo que está con nosotros. Vemos cómo han ido las cosas.

La auténtica consolación es una especie de confirmación del hecho de que estamos realizando lo que Dios quiere de nosotros, que caminamos en sus caminos, es decir, en los caminos de la vida, de la alegría, de la paz. El discernimiento, de hecho, no se centra simplemente en el bien o en el máximo bien posible, sino en lo que es bueno para mí aquí y ahora: sobre esto estoy llamado a crecer, poniendo límites a otras propuestas, atractivas pero irreales, para no ser engañado en la búsqueda del verdadero bien.

Hermanos y hermanas, es necesario entender, ir adelante en la comprensión de lo que sucede en mi corazón. Y para esto hace falta el examen de conciencia, para ver qué ha sucedido hoy. “Hoy me he enfadado, no he hecho eso…”: pero ¿por qué? Ir más allá del porqué es buscar la raíz de estos errores. “Pero, hoy he sido feliz, estaba molesto porque tenía que ayudar a esa gente, pero al final me he sentido pleno, plena por esa ayuda”: y está el Espíritu Santo. Aprender a leer en el libro de nuestro corazón qué ha sucedido durante la jornada. Hacedlo, solo dos minutos, pero os hará bien, os lo aseguro.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
20 comentarios en “Francisco: «El demonio existe y su estilo es presentarse de forma astuta»
  1. Francisco debería retractarse de sus errores. Por ejemplo tenía que haber rectificado lo que dijo sobre que no tiene claro que los fetos son persona. Pero él suelta equivocaciones y nunca da marcha atrás.
    Dada su incapacidad, seeía mejor que dimitiera.

    1. Eso me gustaría a mi, que fueran equivocaciones. Pero después de tantos años… Que no os engañe!; No son equivocaciones, es veneno muy bien colocado entre algodones ortodoxos o de sentido común.

      Igual que cuando habla del aborto y lo equipara con llamar a un sicario para resolver un problema: Está diciendo que está mal pero puede hacerse en determinadas circunstancias!!!!

      Él mismo tiene cadáveres en el armario. El primero después de ocupar el papado es la muerte de su biógrafo oficioso, Omar Bello.

    2. Leyéndote cada día y en cada comentario qué haces pedazo de haragán sin oficio, tengo a la mano la prueba de lo que dice el Papa: el demonio existe y te usa y tú crees qué haces un bien y no reparas de lo enfermo de odio que estás. Rezo por tu conversión.

      1. ¿Y conversión a qué cosa? Tú estás aquí, coprodes, para molestar. Y si no sabes por qué te llamo coprodes, averígualo, porque es el mejor modo de llamarte de modo que no ofenda a nadie.

        1. Sin duda, es una pregunta retórica. Claro que no es católico. Y Francisco le importa una higa: además de los comentarios en los que llama «rata» a Sacerdote mariano o «puta» a Spes (y son sólo dos ejemplos entre sus numerosísimos insultos a cualquier católico que comente en esta página), también son de antología sus comentarios llamando «mentiroso» a Francisco por afirmar, por ejemplo, que la FSSPX es católica. Menudo «defensor» papal (ni se le ha leído una sola defensa de los primeros 265 Papas, ni siquera se abstiene de insultar a Francisco cuando no coincide con sus obsesiones) ¡Menudo farsante!

  2. «el estilo del enemigo —cuando hablamos del enemigo, hablamos del diablo, porque el demonio existe, ¡está!— su estilo, lo sabemos, es presentarse de forma astuta, disfrazada..»

    Explíquele eso al obispo de Coira (Suiza) que acaba de cargarse el ministerio del exorcista en su diócesis y en el razonamiento que hace parece negar la existencia -o al menos la acción- del demonio.

  3. ¿Y no es diabólico lo que se presenta de forma astuta a través del Papa Francisco? Con apariencia de buena persona y engañando a la mayoría de católicos, el Papa está inoculando todo tipo de errores en la Iglesia.

    1. Con esto no entro a juzgar las intenciones del Papa, pues desconozco si es víctima de engaños diabólicos o si es cómplice consciente (opino que es lo primero), pero lo que está claro es que el d e m o n i o se está sirviendo de Francisco para hacer daño a la Iglesia.

      1. AHORA ES EL JUICIO DE ESTE MUNDO. El príncipe de este mundo será lanzado fuera. Lo que me encanta es que Cristo es inevitable. Cuando haya pasado a través de los hombres quedará determinado eternamente que los unos quedarán a la derecha y los otros a su izquierda. Después no habrá ya mas cuestiones. Cada uno quedará fijado para siempre en la postura que haya adoptado con Él. Su obra no la continuará nadie, ni segundas oportunidades para los que le hayan negado. La noche ha penetrado en las tinieblas, pero la noche que se haya resistido a su luz es una obscuridad culpable. Muchos pasan sus vidas fingiendo desconocerle, pero cuando esto ocurre no es ficción estrellarse contra la piedra angular. Tú eres el punto final, eres esa misteriosa letra llamada omega, después de lo cual nada hay que esperar. Todos los que insistan en pasar de Ti, podrán alcanzar su deseo para siempre. Tu eres bueno y terrible, terrible como tu Justicia.

        1. Tiene razón: también le utiliza a usted, que claramente no es sacerdote y ni siquiera católico (aunque con lo incompetente que es usted, poco servicio le hace, por más que lo intente).

          1. Lo suyo no es la lectura comprensiva, está claro. Que no saque buen provecho del servicio que usted le hace voluntariamente no significa que no le utilice. ¿Su alegría se debe a su incompetencia incluso para el mal? Pues hay que ser tonto. Y si encima no se da cuenta (de la incompetencia, no de querer hacer el mal, que eso lo hace aposta), más tonto aún. Conviértase a la fe católica y déjese de guerras dialécticas y gracietas ridículas de niño pequeño: nadie le va a dar ningún premio por quedar por encima como el aceite, ni va a tener más razón, ni le convierte a usted en más listo o ingenioso (no lo es), y encima escribe fatal. Vaya un entretenimiento más ridículo se ha buscado usted: ser troll, para lo que ni siquiera vale. Analice usted la reacción que provoca aquí: ¿enfado? ¿indignación? ¿Hacen gracia a alguien sus ocurrencias? ¿Convence a alguien? No a todo: provoca hilaridad y/o pena. Pues, salvo que sea usted masoquista, no se entiende.

  4. Por lo menos el papa tiene el valor de hablar de la existencia del demonio y sus sibilinas formas de actuar, cosa que muchos católicos, eclesiásticos y teólogos , entre ellos, ponen en duda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles