Dimite un obispo francés antes de tomar posesión de su cargo

Ivan Brient Ivan Brient
|

El sacerdote Ivan Brient ha renunciado a su misión como Obispo Auxiliar de Rennes. A través de un comunicado publicado por la diócesis francesa, el que iba a ser obispo auxiliar de la misma ha informado de su renuncia antes de haber tomado posesión del cargo.

«El 7 de octubre se publicó oficialmente que el Papa Francisco me nombró obispo auxiliar de Rennes. En efecto, el 2 de octubre había respondido favorablemente a esta llamada con espíritu de servicio, feliz de poder contribuir en esta nueva misión a hacer nuestra Iglesia cada vez más fiel al Evangelio de Cristo», comienza diciendo Ivan Brient en la carta.

En los días siguientes se trabajó con el obispo d’Ornellas y los equipos diocesanos en la organización de los preparativos para la ordenación y la reflexión sobre su futura misión. A pesar de que los preparativos estaban en marcha, el sacerdote asegura que «unos días después, los problemas de salud me alertaron y me impulsaron a mirar más de cerca este compromiso».

Los resultados médicos le diagnosticaron «signos alarmantes de agotamiento». «Estos signos me permitieron comprender que, por un lado, estaba cansado y, por otro lado, temía las tensiones que esta misión me iba a causar y que tendría dificultades para enfrentarlas. Dos médicos me recomendaron encarecidamente que dejara de hacerlo de inmediato, de lo contrario me quemaría. Lo hablé con el Nuncio y con Monseñor d’Ornellas a quienes agradezco su escucha fraterna y su ayuda», cuenta el sacerdote.

Tras un proceso de discernimiento, el que fue elegido obispo auxiliar de Rennes afirma que lo más prudente era renunciar a la misión que se le había encomendado. «La carga me parecía demasiado pesada y no quería correr el riesgo de tener que desfallecer en el camino, ni de no poder cumplir debidamente esta misión de obispo auxiliar», agrega el sacerdote.

«Con pesar, pero en paz, tomé la decisión de renunciar a esta misión, como le escribí al Papa Francisco el 28 de octubre para informarle. Con pesar, porque tengo el sentimiento de abandonaros incluso antes de haber servido a vuestra hermosa Iglesia diocesana; En paz, porque sé que el Señor siempre sabe abrir caminos nuevos, incluso cuando pensamos que estamos en un callejón sin salida», cuenta el cura que ha confirmado que esta semana recibió la aceptación de su renuncia por parte del Papa Francisco.

El sacerdote concluye su misiva pidiendo disculpas «por este percance que os puede sorprender». Al mismo tiempo, reconoce que cometió el error «de responder que sí al Santo Padre sin haber medido suficientemente mi cansancio».

Precisamente, hace poco más de un mes en Suiza otro obispo dimitió por causas parecidas con 59 años. Valerio Lazzeri, ahora obispo emérito de Lugano, afirmó que «especialmente en los últimos dos años ha ido creciendo dentro de mí un cansancio interior que me ha quitado progresivamente el impulso y la serenidad necesaria para guiar adecuadamente a la Iglesia que está en Lugano».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
12 comentarios en “Dimite un obispo francés antes de tomar posesión de su cargo
    1. Pues para que el pueblo de Dios recemos más por nuestros sacerdotes y obispos. Este cansancio vital no es ajeno al resto de las personas, pero entiendo que esta situación conflictiva que tenemos en la Iglesia actualmente puede desgastar a aquellos que deben obediencia a unos superiores que con frecuencia han perdido la Fe de la Iglesia y adaptan en todo los criterios del mundo.

      1. Ja ja
        Lastima que el ser Obispo no es un puesto.
        Menos mal que Jesús en el Huerto no presentó la renuncia por el agotamiento que le causaría la cruz

    1. No hace falta masonería, el Goyo Bergoyo los «cansa» a las dos semanas de nombrarlos…. Jeje.

      Creo que tienes razón. Cuando le han dado las «instrucciones» desde Roma, ha decidido que no quiere ir al infierno cuando sea juzgada su alma.

  1. No hace falta masonería, el Goyo Bergoyo los «cansa» a las dos semanas de nombrarlos…. Jeje.

    Creo que tienes razón. Cuando le han dado las «instrucciones» desde Roma, ha decidido que no quiere ir al infierno cuando sea juzgada su alma.

  2. El agotamiento llega cuando la persona ya no le da más. Lo que digo es una obviedad. Esto puesto y creyendo que los tales exámenes fueron bien hechos, solo queda rezar para que él se recupere. Peor sería asumir como Obispo auxiliar y no soportarlo más adelante. Dejaría al Obispo titular sin ayuda.
    En estas horas, unos tiran piedra. Parece que ser clérigo es ser hecho de diamante. No es. Prefiero agradecer por lo que él ha hecho hasta ahora y esperar que él logre permanecer rezando. Es una acción que, quizás, logre hacer aún cuando agotado.

  3. Y los numerosos casos de sacerdotes en «off» en las diócesis españolas?
    No dan datos pero se sabe de varios curas que no se sienten respaldados por Roma y optan por echarse a un lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles