Hungría dona 25.000 euros a la diócesis de Nigeria afectada por la masacre

Orban
|

La masacre perpetrada por un grupo terrorista en Nigeria ha conseguido traspasar las fronteras del país y que la comunidad internacional, por lo menos, condene el atroz ataque contra los cristianos.

Tanto la ONU como Josep Borrel en representación de la Unión Europea han condenado el ataque a su estilo. «Los ataques, secuestros y asesinatos de civiles por parte de grupos armados en el norte de Nigeria han causado la muerte de más de 160 personas, incluidos 130 civiles, desde el 28 de mayo. Tales actos atroces de terrorismo y violencia son intolerables. Estos ataques suponen una grave amenaza para la seguridad de Nigeria y de la región en general, incluso en el noroeste del país, cada vez más conflictivo», reza el comunicado de la UE.

Ninguna palabra hace referencia a la que la masacre fue en una iglesia el día de Pentecostés contra un grupo de católicos que estaban en Misa.

Por otro lado, el lunes el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría, Peter Szijjartó, condenó el sangriento ataque perpetrado contra una iglesia católica en Owe, Nigeria.

El ministro húngaro del gobierno de Viktor Orbán anunció una ayuda de 25.500 euros en ayuda de emergencia a la diócesis afectada por el ataque.

A diferencia del resto de mandatarios europeos, el ministro de Relaciones Exteriores de Hungría declaró que «el cristianismo sigue siendo la religión más perseguida del mundo, como se vio en el ataque terrorista cometido en la ciudad nigeriana de Owe».

Peter Szijjartó afirmó que «como país que ha sido una nación cristiana durante mil años, Hungría tiene el deber moral de actuar en estos momentos».

De este modo, Hungría afirma destinar 25.000 euros a la diócesis afectada «para contribuir al cuidado y tratamiento hospitalario de los huérfanos y personas que perdieron familiares», dijo Szijjartó

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
10 comentarios en “Hungría dona 25.000 euros a la diócesis de Nigeria afectada por la masacre
  1. Esto pone de manifiesto la iniquidad de la ONU frente a la honestidad del Gobierno de Hungría.
    Es que a la ONU del NOM no sólo no le molesta la persecición contra el cristianismo, sino que de forma incruenta también la promueve, cuando por ejemplo fomenta leyes de despido laboral, multas o prisión, para cristianos, por enseñar la moral católica en temas como la ideología ds género o el aborto.

    1. No recuerdo donde lei aunque creo recordar que era un sitio serio donde decía que hay un movimiento, todavía minoritario, a adquirir viviendo en Hungría vista la situación de la Europa suicida. Si algún lector tiene datos al respecto sería de agradecer los comunicara

  2. ¿Y Biden «El Católico» no ha donado nada? Ah, no, callen: que ha prohibido dar un solo centavo a los países donde no se implementa el aborto, que es la principal medida de política exterior de su gobierno tras los turbios negocios de su hijo en Ucrania.

  3. ¡Bravo! Ya sólo les falta empezar a actuar cristianamente en su propio país, empezando por las fronteras. Rumanía pertenece a la UE, pero aún no está en el convenio Schengen, por lo que alguien que viaje por carretera a Rumanía, Ucrania…, salvo que pase por Croacia y Serbia (tampoco están en Schengen), lo normal es que lo haga por Hungría. Allí te esperan los cristianísimos húngaros, dispuestos a amargarte en la frontera, retrasarte, sacarte todo lo que llevas en la maletas, etc. hasta que captas el mensaje y metes un buen billete en el pasaporte. Los autobuses, como ya se lo saben, recaudan a todos y cada uno de los pasajeros, el conductor pasa la mordida a la policía de fronteras, y todo es un camino de rosas.

    1. Hay un libro, «Soldados del Tercer Reich» basado en escuchas hechas sin su conocimiento a los alemanes en los campos de concentración, en los que se pone de manifiesto lo que pensaban los alemanes de sus aliados (Hungría fue aliada), y de sus enemigos. Mejor no ver lo que pensaban de los húngaros. Con el tema de Ucrania están haciendo lo que han hecho siempre: ¡su buche!

    2. Como usted está allí presente lo ha comprobado personalmente, ¿a que sí? ¡Es que son de malos los húngaros! Muy poco cristianos. Nada que ver con Biden «El Católico» y su socio Zelenski, cristianísimos ellos. ¡Dónde vamos a parar con monstruos monstruosísimos como Orbán! Menos mal que usted, tan informado desde allí, nos ha abierto los ojos. ¡Viva Biden «El Católico»! (y la Pelosi también). Si algún ucraniano que esté al mismo tiempo en la frontera de Hungría y siendo masacrado en las acerías o laboratorios estadounidenses del Dombás (porque se pueden bilocar, que para eso son de «los buenos»), no tienen los millones que le pide Orbán por cruzar su malísimo país, puede acudir a la ciudad del Vaticano, que están de puertas abiertas y Francisco les acoge a todos en el hotel de 5 estrellas «Santa Marta» (es tan acogedor que ha acogido por más de un año al abusador convicto Zanchetta; así que con más motivo si son de «los buenos»).

      1. No se vaya por los cerros de Úbeda, parece que le dan cuerda. Y sí, hablo con conocimiento de causa. En mi familia hay rumanos, y ya le dije que tengo segunda vivienda en Rumanía, donde paso largas temporadas. Cuando viajamos por más de un mes, sale más rentable que el avión y el alquiler de vehículo allí, viajar con nuestro coche. Hacemos la ruta: Eslovenia, Croacia, Serbia, Rumanía; pese a que en lugar de parar en una sola frontera (Hungría/Rumanía), hay que parar en tres (Eslovenia/Croacia, Croacia/Serbia, Serbia/Rumanía), en alguna de las cuales, como Serbia/Croacia, hemos tenido que hacer colas de 8 horas. Es muy fácil, todos conocemos algún rumano (repartidores, camareros, etc.), basta con preguntarles que tal con los húngaros en la frontera. Ni contar en Rumanía de los húngaros que llevan allí cien años y son peores que los prorrusos de Ucrania; aún dicen que ellos son húngaros y que eso es de Hungría. Solución: hacer como con los moriscos.

        1. ¡Ay qué malos son los húngaros! Pues nada: todos al hotel de 5 estrellas «Santa Marta» del Vaticano, que hay puertas abiertas y son muy acogedores. Usted pone el coche (y la gasolina, claro, que con la propaganda que hace a «los buenos» le harán algún descuento, ¿no?).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles