Shanghai, el infierno de quien quiere el paraíso en la tierra

china secuestro obispo
|

Cuando vemos a hombres encerrados a cal y canto en sus propias casas, a menudo sin ni siquiera lo necesario para sobrevivir; cuando vemos a perros robot “soltados” para mantener este orden inhumano por la “razón” de que hay que erradicar un virus, significa que hay hombres que se creen omnipotentes y quieren generar una nueva creación.

Lo que está ocurriendo en Shanghái (ver aquí) sobrepasa los límites de la inhumanidad, aunque no parezca interesar mucho a nuestros burócratas. En parte porque han sido entrenados para señalar al único enemigo del universo, que parece gobernar Rusia; en parte porque, después de todo, dos años de gestión de COVID han convertido en la normalidad el que se pisotee la libertad de las personas, basándose en proyecciones, suposiciones, algoritmos y dogmas de diversa índole.

Se ha señalado con acierto (ver aquí) que la “política” china en Shanghái se basa en la ideología del “COVID 0”, pariente cercano del famoso “riesgo 0” de matriz italiana, en virtud del cual ha ocurrido todo (hablamos de ello al principio de la pandemia, aquí), incluida la congelación de las misas y la cancelación de la vida sacramental. Sin embargo, la verdadera comprensión del “fenómeno de Shanghái” no es ni cultural ni política, sino teológica. Más que ideológico, lo que ocurre en China tiene un rasgo utópico, que revela lo que realmente ocurre en el “país de en medio”.

No hay nada que hacer al respecto: la humanidad sigue siendo nostálgica del Paraíso terrenal, perdido para siempre. No quieren aceptar que los querubines con la espada de fuego impiden el acceso; no quieren admitir que esta prohibición, tras el pecado original, sea buena para el hombre; no quieren dirigir su vida en este valle de lágrimas hacia la verdadera y única Patria, el Cielo. Instigado por el diablo, el hombre se siente agraviado por Dios y siente el deber de emanciparse de Él y construir un nuevo paraíso terrenal, imitando el arquetipo, como una llamada a la libertad.

El problema es que el hombre se olvida de que no es Dios. Pero ¿qué implica realmente este olvido? No se trata solo de la inevitable imperfección de la obra humana, que la gente sigue negando, sino del hecho de que cuando el hombre juega a ser Dios, la libertad humana acaba inevitablemente aplastada. No es una cuestión moral, sino metafísica.

“La Divina Providencia mueve todas las cosas según su naturaleza, de modo que por la moción divina, los efectos necesarios derivan de las causas necesarias y los efectos contingentes de las causas contingentes. Por consiguiente, al ser la voluntad un principio activo que no está determinado en un solo sentido, sino que es indiferente a varias alternativas, Dios la mueve de tal manera que no está necesariamente determinada a una sola cosa, sino que mantiene su movimiento contingente e innecesario” (Suma teológica, I-II, q. 10, a. 4). En este párrafo tan fundamental, santo Tomás de Aquino nos dice en esencia que Dios no solo no compite con la libertad del hombre, sino que la fundamenta y protege. Porque Dios es la causa de ese tipo de causalidad propia de la voluntad humana, que lo hace causa sui, no en el sentido de independencia ontológica, sino en el sentido de ser verdaderamente el principio de sus propios actos. Más precisamente: la dependencia ontológica del hombre con respecto a Dios es la raíz de su ser causa sui, es decir, del hecho de que la voluntad es verdaderamente la causa en su propia esfera.

En un lenguaje menos metafísico y más existencial, Kierkegaard afirmó la misma gran verdad: “Lo más alto que se puede hacer por un ser, mucho más alto que cualquier cosa que un hombre pueda hacer por él, es hacerlo libre. Para poder hacerlo, es necesaria precisamente la omnipotencia”. La verdadera omnipotencia, la omnipotencia divina, no los delirios del Übermensch. A los modernos, “esto nos parece extraño, porque la omnipotencia debería hacernos dependientes”. Precisamente por nuestra experiencia con quienes se creen “omnipotentes”, sabemos que, tarde o temprano, la libertad de los demás se verá mermada o aplastada. Por otra parte, explica Kierkegaard, “si se quiere concebir realmente la omnipotencia, se verá que esta implica precisamente la determinación de poder retrotraerse a la manifestación de la omnipotencia, de modo que precisamente por ello lo creado puede, por medio de la omnipotencia, ser independiente. Por esta razón, un hombre nunca puede hacer a otro completamente libre […] Solo la omnipotencia puede retraerse a sí misma mientras se da, y esta relación constituye precisamente la independencia del que recibe” (Diario, vol. I, núm. 1017).

Volvamos al principio. Cuando vemos a los hombres encerrados en sus casas, a menudo sin ni siquiera lo necesario para sobrevivir; cuando vemos a perros robot “soltados” para mantener este orden inhumano; cuando vemos a hombres desesperados saltando desde el piso veinte de un rascacielos; cuando vemos todo esto por la “razón” de que hay que erradicar un virus, solo significa una cosa: que hay hombres que se creen todopoderosos, pero por supuesto no lo son. Hombres que se creen Dios y quieren llevar a cabo una nueva creación. Evidentemente son incapaces de hacerlo, pero apelan a la nostalgia del Paraíso Terrenal que existe en todo hombre, haciéndole creer que puede reconstruirlo. Un mundo sin enfermedad, sin muerte, sin desigualdad; sin las consecuencias del pecado, pero fundado en el pecado radical de querer ser como Dios sin Dios.

Este mundo utópico no es la creación de la Omnipotencia, sino el delirio de omnipotencia. Y por esta razón en él no puede haber libertad. Desde este punto de vista, Shanghái no está lejos de nuestra Italia. Llevamos años conviviendo con esta locura y desde 2020 empezamos a ver a dónde nos lleva. Hemos visto, en nombre del utópico y paradisíaco riesgo cero, a personas desesperadas y asustadas encerradas en casa, a adolescentes obligados a dejar de tener relaciones con sus compañeros, a ancianos recluidos en residencias de ancianos “por su propio bien”. Hemos visto la imposición de mascarillas a los niños, la imposición, bajo chantaje de vacunas que son cualquier cosa menos seguras; hemos visto familias privadas de su sustento, discriminaciones de todo tipo para quienes no tienen el pasaporte COVID. Todo por nuestra propia seguridad, por supuesto: y les hemos creído, incluso les hemos dado las gracias por cuidarnos. Ahora estamos más sanos, más seguros… y cada vez más desesperados. Porque la depresión, la enfermedad y la muerte aumentan en todas partes.

Cada vez más personas se dan cuenta de que tenemos que recuperar nuestra libertad antes de que acabemos como Shanghái. Esto es cierto. Pero esto no será posible a menos que primero “recuperemos” a Dios, a menos que volvamos a adorar a Dios, dejemos de adorar a los ídolos de la ciencia, la tecnología, el progreso. Si no volvemos a obedecer a Dios y dejamos de obedecer las leyes que son contrarias al orden querido por Dios. Si no volvemos a fundar nuestra libertad en Él, que, para tranquilidad de todos, es el único Bien y el único Todopoderoso.

Publicado por Luisella Scrosati en la Nuova Bussola Quotidiana

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
4 comentarios en “Shanghai, el infierno de quien quiere el paraíso en la tierra
  1. Los chinos no son tontos, y habrán tenido en cuenta la eficacia de su vacuna, el porcentaje de vacunados y las consecuencias de no paralizar la ciudad durante un tiempo. De todas maneras, que nadie olvide que, igual que Saúl mató a miles y David a decenas de miles, la gripe, aun con vacuna, mata a miles anualmente y el covid a decenas de miles. Más vale, pues, que los mayores y quienes conviven con ellos usen la mascarilla en lugares cerrados o muy concurridos, y los eviten en lo posible, si no quieren llevarse una sorpresa desagradable.

    1. Menos miles. De las personas que fallecieron al principio de la pandemia, el 90% fue a causa de la mala praxis de los médicos por seguir los consejos (más bien órdenes) de la OMS. El Remdisivir y los ventiladores tuvieron la culpa, que enviaban los coágulos de sangre a los pulmones ahogando a la gente en cuestión de poco tiempo. No sé si circulan por Youtube todavía los vídeos de médicos italianos, que salieron en televisión cantando la palinodia y pidiendo perdón. También hay otro de los suecos. Y no se fíe de ningún medio de comunicación, a no ser que sean de científicos que no estén subvencionados por laboratorios ni políticos. Los demás (casi todos) han engordado las cifras de muertos por covid de manera escandalosa. Y, en cambio, ahora que está falleciendo gente en cantidad a causa de las «vacunas», callan como carpas. El Instituto de Salud Carlos III acaba de sacar el MoMo con el número de fallecidos en los cuatro meses que llevamos de este año. Tremendo.

    2. Los chinos no son tontos… y su gobierno menos aún (no hay que confundir ser malo con ser tonto). Y no, no hay miles de personas jóvenes y sanas que mueran de gripe (pese a que la mayoría de ellas no se vacunan). Si hay alguna es la excepción, no la regla. Y las personas mayores se mueren no sólo de gripe (aun con vacunas), sino de un mero resfriado. Es lo malo de hacerse viejo. Si se meten en una campana de cristal seguro que ya no pillan virus ni bacterias, aunque realmente no vivan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles