Cremades&Calvo Sotelo: 50 denuncias y no todas tienen que ver supuestamente con abusos en la Iglesia

Javier Cremades y Omella Javier Cremades y Juan José Omella durante la rueda de prensa
|

El despacho de abogados Cremades&Calvo Sotelo sigue trabajando en la auditoría que investiga los casos de abusos en el seno de la Iglesia española.

Desde que la Conferencia Episcopal española encargara al despacho en el mes de febrero ejecutar la investigación, se ha creado un grupo de trabajo compuesto por 28 expertos, incluidos profesionales internacionales, para llevar a cabo la auditoría.

Teresa Fernández-Prieto es Asociada del Departamento Penal de Cremades&Calvo Sotelo y forma parte del grupo de trabajo que presentó Javier Cremades en rueda de prensa. Fernández Prieto ha respondido a las preguntas de Infovaticana sobre el estado de la auditoría que están realizando.

P-¿Cómo recibisteis la noticia de que la CEE os había elegido para hacer la auditoría?

R-Pues sinceramente, con sano y legítimo orgullo. Somos una firma de servicios profesionales de reconocido prestigio nacional e internacional, y recibir un encargo de asistencia profesional por parte de la Conferencia Episcopal Española constituye un indudable honor, además de un hito profesional en la historia del despacho. Por lo demás, para los socios, abogados y demás profesionales que sirven en nuestra Casa constituye sin lugar a dudas un verdadero desafío profesional, que requiere poner en valor talento y equipos para la consecución de los objetivos propuestos.

P-Hay gente que no entiende que no se vaya a cobrar a la Conferencia Episcopal por este trabajo, más allá de los gastos derivados de la investigación ¿Cómo se explica?

R-Realizar trabajos profesionales pro bono constituye una opción legítima por parte de las organizaciones profesionales en determinados supuestos, pero además es una forma de asumir un compromiso derivado de la responsabilidad social de una empresa de servicios profesionales.

En el caso concreto de CREMADES & CALVO-SOTELO no es algo inusual. Antes al contrario, somos pioneros en asumir encargos profesionales que realizamos pro bono, esto es, sin facturar la prestación de servicios profesionales. Un ejemplo bien ilustrativo ha sido la campaña que activamos con ocasión de la crisis sanitaria generada por la pandemia derivada del COVID-19, en la que desplegamos una actividad de asesoramiento y asistencia profesional pro bono al servicio de la sociedad.

P-¿Cuántas denuncias se han recibido desde que se habilitó el correo para recibir denuncias?

R-Desde que se habilitó con motivo del encargo el canal de recepción de denuncias y de asistencia a víctimas de abusos sexuales, hemos recibido alrededor de cincuenta (50) denuncias, de las cuales no todas obedecen a supuestos de posibles abusos en el ámbito de la Iglesia.

P-¿Cómo se estructura la comunicación con las oficinas de abusos de las diócesis, con la CEE y con las víctimas?

Desde el primer momento, hemos articulado en el seno del despacho una organización específica muy operativa dedicada, si no en exclusiva, si de forma primordial, al desarrollo de los trabajos relacionados con el encargo de asistencia profesional recibido de la Conferencia Episcopal Española. Esta organización, que la hemos denominado Comisión Ejecutiva, se integra por socios y letrados de la firma, que reciben la asistencia del conjunto del despacho por departamentos y áreas temáticas y de un Grupo de Trabajo integrado por personalidades de prestigio, nacionales y extranjeras, que prestan su apoyo a la Comisión Ejecutivo con su juicio y parecer y mediante los informes y notas que van emitiendo.

La Comisión Ejecutiva tiene una interlocución cotidiana con el equipo de trabajo constituido en el seno de la Conferencia Episcopal Española, con el que se mantienen reuniones de trabajo periódicas. Además, con las Oficinas Diocesanas mantuvimos una primera reunión el pasado 31 de marzo en la que pudimos presentarnos y establecer las bases del trabajo que partir de ahora se va a desarrollar. En este momento, estamos programando una agenda de interlocución con el conjunto de las diversas Diócesis de la Iglesia en España y los diferentes institutos religiosos a través de la CONFER.

En relación con las víctimas, y como se dijo antes, hemos habilitado un canal de recepción de denuncia, a través del cual permanecemos disponibles para todas ellas a través del teléfono, correo electrónico, reuniones e incluso desplazarnos a verlas si fuese necesario. Y, de forma paralela, hemos tomado contacto con las diversas asociaciones de víctimas y tenido sucesivamente encuentros individuales con ellas.

P-Recientemente Monseñor Luis Argüello, portavoz de la CEE, dijo en rueda de prensa que sería recomendable hacer un mapa para esclarecer y ordenar todos los casos, ¿Se ha empezado con eso?

R-Estamos en esa primera fase de indagación y de investigación, recabando toda la información y documentación disponible al respecto, por supuesto con fuentes eclesiástica, y con otras fuentes, a fin de conocer con la mayor precisión y certeza posibles el estado de la cuestión, en cuanto a la identificación del número de casos, denuncias formuladas y su estado de tramitación en sede canónica o en sede civil. Un trabajo enfocado y orientado a la búsqueda de la verdad y a la revisión de los protocolos de actuación y medidas de prevención que durante estos años han sido activados por la propia Iglesia, a fin de proponer recomendaciones y sugerencias de mejora en su caso.

P-¿Qué valoración hacéis sobre que algunas víctimas se nieguen a colaborar con vosotros? 

R-Por nuestra parte, el criterio es siempre -y así debe seguir siendo- de máxima apertura y disposición sin límites hacia las víctimas y hacia las organizaciones y asociaciones que las integran o apoyan. Como dije antes, hemos tenido interlocución con todas las que han querido aceptar nuestra invitación de encuentro, que se dirigió a todas ellas. Con todas las que nos hemos reunido, la interlocución ha sido fluida y saben que nos tienen a su disposición. Respetamos a quienes puedan pensar de otra manera, pero nuestra disposición es por igual para todas ellas.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
6 comentarios en “Cremades&Calvo Sotelo: 50 denuncias y no todas tienen que ver supuestamente con abusos en la Iglesia
  1. Deberían clausurar los trabajos de esta auditora. Ya está bien de tanto seguidismo con las modas del mundo. No debemos tirarnos piedras contra nuestro tejado.

    1. Es verdad… mejor barrerlo debajo de la alfombra y esperar a que nadie se entere como todos estos años.
      ¿ que propone hacer usted ante tan grave problema que afecta a toda la comunidad católica?

      1. El Probe Migue nunca se puede contener… ¿Barrer el qué? ¿Enterarse de qué? Cuando se cometen delitos se denuncia a la policía o al juzgado y ellos ya investigan, que para eso les pagamos. Las campañas anticatólicas que se las paguen las sectas que las realizan. Y no hay ningún problema que afecte a la «comunidad católica» (no existe tal cosa: ni el problema, ni la comunidad católica). Como le he dicho, los culpables de los delitos son quienes los cometen. A mí no me afecta éso. En cambio sí me afectan las calumnias (las de usted, por ejemplo).

  2. Y hasta gratis. Sacuden a la Iglesia como se sacude un árbol para que caigan sus hojas secas.
    Pero son sacudidas tales que así como se ven los elefantes que terminan rompiendo el árbol, así está la continua sacudida que se le da a la Iglesia.
    ¿Desde cuando que soporta ser la UNICA malvada, y luego parece que reencarnan los malvados de antes.
    ¿Cuándo acabará?

  3. Los delfines de Bergoglio buscando «casos» para tirar mierda contra la Iglesia Católica. Al final s´´olo encuentran 50 y ni tan siquieran están seguros que tengan algo que ver con algún hijo de la Iglesia. Qué caterva de incompetentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles