Estas son las intenciones por las que pedirá Francisco en el Vía Crucis

Papa Francisco Vía Crucis El Papa Francisco durante el rezo del Vía Crucis en el Coliseo en 2018 (Vatican News)
|

La Santa Sede publicó este lunes las meditaciones y las oraciones del Vía Crucis del Viernes Santo 2022, que el Papa Francisco encargó a varias familias, entre ellas una rusa y una ucraniana.

El Vía Crucis del Viernes Santo, 15 de abril, se volverá a realizar en el Coliseo Romano, después de dos años de llevarse a cabo en la Plaza de San Pedro sin la presencia de fieles debido al COVID-19.

En concreto, las familias elegidas fueron una pareja joven recién casada, una familia en misión, una pareja de esposos ancianos, una familia con cinco hijos, una familia con un hijo con discapacidad, una familia que organiza una casa de acogida, una familia que enfrenta la enfermedad, una pareja de abuelos, una familia con hijos adoptivos, una mujer viuda con hijos, una familia con un hijo consagrado, una familia que se enfrenta a la pérdida de un hijo, una familia de migrantes, una familia de Ucrania y una familia de Rusia.

A continuación, publicamos el texto completo de las meditaciones del Vía Crucis que presidirá el Santo Padre el viernes 15 de abril:

Introducción

1ra estación
Jesús en agonía en el Huerto de los Olivos

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Llegaron a una granja llamada Getsemaní y les dijo a sus discípulos: «Siéntense aquí mientras oro». Llevó consigo a Peter, James y John y comenzó a sentir miedo y angustia. Les dijo: «Mi alma está triste hasta la muerte. Quédense aquí y vigilen». Luego, yendo un poco más lejos, cayó al suelo y oró para que, si era posible, pasara esa hora. Y dijo: «¡Abba! ¡Padre! Todo es posible para ti: ¡aleja de mí esta copa! Pero no lo que yo quiero, sino lo que tú quieres».  ( Mc  14, 32-36)

Aquí estamos, casados ​​apenas dos años. Nuestro matrimonio aún no ha sido probado por demasiadas tormentas. Hubo la pandemia que complicó todo un poco, pero estamos contentos. La nuestra parece ser una larga luna de miel, a pesar de las peleas diarias. A pesar de nuestras diferencias. Sin embargo, a menudo tenemos miedo. Cuando pensamos en los pares de amigos mayores que no lo lograron. Cuando leemos en los periódicos que las separaciones van en aumento. Cuando nos digan que seguro nos separaremos porque así es el mundo. Es una cuestión de estadísticas. Cuando nos sentimos solos porque no nos entendemos. Cuando apenas llegamos a fin de mes. Cuando nos encontramos, extraños, bajo un mismo techo. Cuando nos despertamos por la noche y sentimos el peso y la angustia de nuestro «orfanato» en el corazón. Porque nos olvidamos que somos niños. Porque creemos que nuestro matrimonio y nuestra familia dependen solo de nosotros, de nuestras fortalezas. Nos estamos dando cuenta de que el matrimonio no es sólo una aventura romántica, también es Getsemaní, también es la angustia antes de partir el cuerpo por el otro.

Señor Jesús, has sufrido miedo y angustia.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que oraste en la hora de la prueba.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que nos llamas a velar y orar contigo.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que entre apacibles olivos acogiste
orando
para sufrir por nosotros hasta la muerte, y muerte de cruz,
escucha nuestras súplicas por los jóvenes esposos:
ayúdalos a afrontar las dificultades unidos a Ti
y danos a todos estar contigo Tú en la hora de la prueba.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

II Estación
Jesús traicionado por Judas y abandonado por sus seguidores

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Mientras Jesús aún estaba hablando, vino una multitud; el que se llamaba Judas, uno de los Doce, los precedía y se acercaba a Jesús para besarlo. Jesús le dijo: «Judas, ¿con un beso estás entregando al Hijo del hombre?» Entonces los que estaban con él, viendo lo que iba a suceder, dijeron: «Señor, ¿debemos herir con la espada?» Y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha. Lc 22, 47-50) Jesús le dijo: «Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman espada, a espada morirán». Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron. Mt 26, 52. 56)

Partimos para la misión, Señor, hace casi diez años, porque nuestra alegría no nos alcanzaba. Queríamos dar nuestra vida para que otros también experimentaran la misma alegría. Queríamos mostrar el amor de Cristo incluso a aquellos que no lo conocen. No importa dónde. La vida comunitaria y las actividades cotidianas nos ayudan a educar a nuestros hijos con una visión abierta de la vida y del mundo. Pero no es fácil: no ocultamos la angustia y el miedo de llevar una vida familiar precaria, lejos de nuestro país. A todo ello se suma el terror de la guerra tan dramáticamente vigente en los últimos meses. No es fácil vivir sólo en la fe y la caridad, porque muchas veces no nos encomendamos plenamente a la Providencia. Y a veces, ante el dolor y el sufrimiento de una madre que muere en el parto y además bajo las bombas,

Señor Jesús, has sido traicionado con un beso.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has sido abandonado por los discípulos.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has experimentado la soledad y la humillación.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que
acogiste con amor el beso traicionero de Judas,
escucha nuestras súplicas:
da a las familias en misión
la valentía de dar testimonio de tu Evangelio
y permítenos a todos responder al mal con el bien,
para ser constructores de paz y de reconciliación.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

III Estación
Jesús es condenado por el Sanedrín

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Los principales sacerdotes y todo el Sanedrín buscaban un testimonio contra Jesús para darle muerte, pero no lo encontraban. El sumo sacerdote lo interrogó diciendo: «¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito?». Jesús respondió: «¡Yo soy!» Todos dictaminaron que era culpable de muerte.  ( Mc 14, 55. 61-62. 64)

Estuvimos comprometidos unos meses, luego la vida nos separó por mucho tiempo, haciéndonos saber el calor insoportable del corazón que late a la distancia. Y cuando nos conocimos, nos casamos enseguida, con la prisa de los que ya habían esperado y temido tanto. Dejamos nuestras casas de origen para crear las nuestras. Hemos emprendido nuestro camino de esposos, llenos de proyectos y también de las ilusiones de la juventud. Entonces la vida nos descubrió más frágiles, y al mismo tiempo nos despojó de nuestras expectativas, haciéndonos caminar por un camino muchas veces cuesta arriba, en cuya cima nos encontrábamos frente a frente con la imposibilidad de ser padres. A menudo experimentando con dolor muchos juicios sobre nuestra esterilidad. «¿Por qué no tienes hijos?», nos han preguntado mil veces, como para insinuar que nuestro matrimonio y nuestro amor no bastaban para ser una familia. Cuantas miradas de poca comprensión hemos digerido. Pero seguimos caminando cada día tomados de la mano, cuidando juntos una comunidad de hermanos y amigos que, en medio de la soledad y la ternura, se ha convertido con el tiempo en hogar y familia.

Señor Jesús, tú has sufrido la injusta condenación.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has soportado insinuaciones y acusaciones.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que, inocente, has sido perseguido.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que has sido injustamente condenado,
escucha nuestra oración:
concede a los esposos sin hijos
caminar tomados de la mano,
viviendo en plenitud el sacramento del amor conyugal,
ya todos nosotros vivir la adversidad con mansa firmeza.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

IV estación
Jesús es negado por Pedro

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Mientras Pedro estaba abajo en el patio, se acercó una de las sirvientas del sumo sacerdote y, al ver a Pedro que estaba entrando en calor, lo miró a la cara y le dijo: «Tú también estabas con el Nazareno, con Jesús». Pero él lo negó, diciendo: «No sé y no entiendo lo que estás diciendo». E inmediatamente, por segunda vez, cantó un gallo. Y Pedro se acordó de la palabra que Jesús le había dicho: «Antes que el gallo cante dos veces, me negarás tres veces». Y ella se echó a llorar.  ( Mc 14, 66-68. 72)

Cuando nos casamos, creíamos que no podíamos tener hijos. Luego, en nuestra luna de miel, llegó el primero y nos cambió la vida. Teníamos proyectos más lentos, realizarnos en el trabajo, viajar, intentar vivir al menos un poco como novios eternos… Y en cambio, aún incrédulos tocamos con nuestras manos la belleza de este regalo, llegó el segundo hijo: una niña. Y así, mirando hacia atrás hoy, los demás también llegaron, casi sin que nos diéramos cuenta. ¿Qué pasa con nuestros sueños? Formado por los acontecimientos. ¿Nuestro logro profesional? Modificado por los hechos de la ruptura de la vida. Y luego el miedo de poder un día negarlo todo, como Pedro; la angustia y la tentación del arrepentimiento ante otro gasto inesperado; preocupación por las tensiones con los hijos adolescentes. Viejos deseos han dado paso a nuestra familia. No es fácil, por supuesto, pero es infinitamente más hermoso de esa manera. Y a pesar de los pensamientos y la densidad de nuestros días, que nunca parecen ser suficientes para nosotros, nunca volveríamos atrás.

Señor Jesús, tú enjugaste las lágrimas de Pedro.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que perdonas a los que reconocen que han pecado.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que comprendes nuestras incertidumbres.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que abres tus brazos a los que invocan el perdón,
escucha nuestra súplica:
permite que las familias numerosas superemos
con alegría cada dificultad
y que todos nos levantemos siempre después de una caída.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

5ª estación
Jesús es juzgado por Pilato

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Pilato les dijo de nuevo: «¿Qué, pues, queréis que haga con el que llamáis Rey de los judíos?» Y de nuevo gritaron: «¡Crucifícalo!» Pilato les dijo: «¿Qué mal ha hecho?» Pero gritaron más fuerte: «¡Crucifícalo!» Pilato, queriendo dar satisfacción a la multitud, les soltó a Barrabás y, después de hacer azotar a Jesús, lo entregó para que lo crucificaran . ( Mc 15, 12-15)

Nuestro hijo había sido juzgado incluso antes de que viniera al mundo. Habíamos conocido médicos que se habían ocupado de su vida antes de que naciera, y médicos que nos habían dejado claro que era mejor que no naciera. Y cuando elegimos la vida, también nosotros fuimos objeto de juicio: “Será una carga para ti y para la sociedad”, se nos decía. «Crucifícalo». Sin embargo, no había hecho ningún daño. Cuantas veces el juicio del mundo es precipitado y superficial y nos duele hasta con una sola mirada. Llevamos la vergüenza de una diversidad más a menudo compadecida que habitada. La discapacidad no es un alarde ni una etiqueta, sino el vestido de un alma que muchas veces prefiere callar ante los juicios injustos, no por vergüenza sino por piedad hacia los que juzgan. No somos inmunes a la cruz de la duda ni a la tentación de preguntarnos cómo hubiera sido si las cosas hubieran sido diferentes. Pero, en realidad, la discapacidad es una condición, no una característica, y el alma, gracias a Dios, no conoce barreras.

Señor Jesús, has mirado a tus adversarios con amor.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que no has temido a quien mata el cuerpo pero no la vida.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que juzgas con amor misericordioso.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que has sido juzgado por la lógica mundana,
escucha nuestras súplicas
por las familias con hijos que sufren:
dales alivio en el esfuerzo
de todos nosotros por elegir, conservar y amar la vida siempre y en todo caso.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

VI estación
Jesús es flagelado y coronado de espinas

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Pilato, después de haber azotado a Jesús, lo entregó para ser crucificado. Entonces los soldados lo vistieron de púrpura, tejieron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza. Entonces comenzaron a saludarlo: «¡Salve, rey de los judíos!» Y lo golpearon en la cabeza con una caña, le escupieron y, doblando las rodillas, se postraron ante él.  ( Mc 15, 15. 17-19)

Nuestra casa es grande, no sólo por el espacio, sino sobre todo por la riqueza humana que allí habita. Desde el comienzo del matrimonio, nunca hemos estado solos en dos. Nuestra vocación de acoger el dolor ha sido y sigue siendo, después de 42 años de matrimonio y tres hijos biológicos, nueve nietos y cinco hijos adoptivos no autosuficientes con graves dificultades mentales, todo menos triste. No merecemos tal bendición de vida. Para aquellos que creen que no es humano dejar solos a los que sufren, el Espíritu Santo mueve en la voluntad de actuar y no permanecer indiferentes, extraños. El dolor nos ha cambiado. El dolor vuelve a lo esencial, ordena las prioridades de la vida y restaura la sencillez de la dignidad humana, como tal. En el camino doloroso de la vida de tantos flagelados y crucificados, junto a ellos,

Señor Jesús, que habéis sido azotados en la carne y en el espíritu.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has conocido el dolor inocente.
R/. Doña nobis pacem.

Vosotros que habéis sido humillados, insultados, coronados de espinas.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que has sufrido el dolor y el desprecio,
escucha nuestra súplica:
haz que nuestras familias
aprendan a acoger a los heridos
y que todos nos hagamos cargo y nos ocupemos del dolor de los demás.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

VII estación
Jesús es cargado con la Cruz

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Después de burlarse de Jesús, lo despojaron de la púrpura y le hicieron ponerse sus vestiduras, luego lo sacaron para crucificarlo.  ( Mc 15, 20)

Una mañana, como muchas, mi esposa se desmayó dos veces. La prisa por llegar al hospital y el descubrimiento de una enfermedad que ya le estaba metiendo veneno en la cabeza. La operación, rehabilitación, tratamiento…; y hoy una vida cotidiana completamente nueva para todos nosotros. El Señor nos habla a través de hechos que no siempre comprendemos y nos lleva de la mano hacia el desarrollo de lo mejor de nosotros. Tenía un papel, una posición, un «vestido», y se encontró completamente diferente. Desnudo, indefenso, crucificado. Y yo con ella. A través de esta enfermedad, en esta cruz, nos hemos convertido en el pilar en el que los niños saben que pueden apoyarse. Antes no era así. Casi podría decir que hoy, con los ojos clavados en su dolor lampiño, es plenamente madre y esposa. Sin florituras, en la esencialidad de una vida más difícil y nueva.

Señor Jesús, no has buscado los honores mundanos.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has asumido las cargas de todos los mortales.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que abrazaste el pesado madero de la cruz.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que cambiaste la horca de la muerte
en fuente inagotable de vida,
escucha nuestras invocaciones:
concede a tus hijos que cuiden de sus padres, cuidándolos
con gratitud,
y que todos aprendamos de ti la alegría de amar y dar. nosotros mismos con generosidad.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

VIII Estación
Jesús es ayudado por el Cireneo a llevar la Cruz

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Mientras los soldados se lo llevaban, detuvieron a un tal Simón de Cirene, que volvía del campo, y le pusieron la cruz encima para que la llevara tras Jesús  ( Lc 23,26 ).

Nos jubilamos hace dos años y justo cuando empezábamos a fantasear con cómo gastar las energías recuperadas, nos llegó la noticia del despido de nuestro yerno. Durante la pandemia, fuimos testigos de la crisis del matrimonio de nuestra hija mayor desamparados. Los nietos empezaron a inundar nuestro hogar de vitalidad y confusión, ya no sólo los domingos y, sobre todo, como no sucedía desde que nuestros tres hijos eran pequeños. Montamos una sillita de coche y compramos una pizarra en la que anotar los compromisos de nuestros cinco nietos para no correr el riesgo de olvidar algo. Nuestros músculos ya no son lo que eran, pero la riqueza de la experiencia nos hace más dóciles a la vida que cuando teníamos fuerzas para correr. Nos preocupa la cruz de la precariedad de las familias y el trabajo. Y hoy, que naturalmente nos inclinaríamos a cuidar nuestro cansancio y el innegable miedo a la muerte, estamos cargados con una cruz inesperada, puesta sobre nuestros hombros a pesar de nosotros mismos. El ritmo suele ser lento y por la noche, después de sonreír, nos encontramos llorando de compasión. Pero ser “oxígeno” para las familias de nuestros hijos es un regalo que nos devuelve a las emociones que sentíamos cuando eran pequeños. Nunca dejas de ser mamá y papá. Pero ser “oxígeno” para las familias de nuestros hijos es un regalo que nos devuelve a las emociones que sentíamos cuando eran pequeños. Nunca dejas de ser mamá y papá. Pero ser “oxígeno” para las familias de nuestros hijos es un regalo que nos devuelve a las emociones que sentíamos cuando eran pequeños. Nunca dejas de ser mamá y papá.

Señor Jesús, compartiste el peso de la cruz.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que nos sometes al juicio de tu cruz.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que pides seguirte cargando nuestra cruz.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que nos llamas a llevar las cargas los unos de los otros,
escucha nuestras súplicas:
concede
a nuestras familias saber compartir las alegrías y las penas,
ya todos nosotros crecer en la fraternidad trabajadora.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

IX estación
Jesús se encuentra con las mujeres de Jerusalén

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Jesús fue seguido por una gran multitud de personas y mujeres que se golpeaban el pecho y se quejaban de él. Pero Jesús, volviéndose hacia ellas, les dijo: «Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, sino llorad por vosotras y por vuestros hijos». Lc 23, 27-28)

Ahora somos cuatro. Durante muchos años fuimos dos, y enfrentábamos la cruz de la soledad y la gestación de una crianza distinta a la que siempre habíamos imaginado. La adopción es la historia de una vida marcada por el abandono que se cura con la aceptación. Pero el abandono es una herida que siempre sangra. Y la adopción es una cruz que padres e hijos llevan juntos sobre sus hombros, llevándola, tratando de aliviar el dolor y amándola también, como parte de la historia del hijo. Pero duele ver a un niño sufriendo por su pasado. Duele intentar amarlo sin poder hacer mella en lo más mínimo en su dolor. Nos hemos adoptado unos a otros. Y no hay día en que no nos despertemos pensando que valió la pena; que todo este esfuerzo no es en vano; que esta cruz, aunque dolorosa,

Señor Jesús, tú has recogido la mirada de las mujeres de Jerusalén.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has secado las lágrimas y consolado los corazones.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has recorrido el camino de la cruz con valentía.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que fuiste al encuentro de la cruz
con los ojos abiertos y el corazón dispuesto,
escucha nuestras súplicas: haz
que los padres y sus hijos adoptivos
crezcan juntos como familias acogedoras
y todos colaboremos en la alegría de los demás.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

Estación X
Jesús es crucificado

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Cuando llegaron al lugar llamado Calavera, lo crucificaron a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Jesús dijo: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen». Luego, repartiendo sus vestidos, echaron suertes sobre ellos. La gente se quedó para ver; los líderes, en cambio, se burlaban de él diciendo: «¡Salvó a otros! salvarse a sí mismo, si es el Cristo de Dios, el elegido». Incluso los soldados se rieron de él, se le acercaron para darle vinagre y le dijeron: “Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo”. Sobre él también había una inscripción: «Este es el rey de los judíos».  ( Lc 23, 33-38)

Somos una madre y dos niños. Durante más de siete años hemos sido una silla con tres patas en lugar de cuatro: hermosa y valiosa, aunque un poco inestable. Bajo la cruz toda familia, incluso la más desequilibrada, la más dolorosa, la más extraña, la más incompleta, encuentra su sentido profundo. El nuestro también. Hemos experimentado, no sin lágrimas y dolor, que Jesús en ese abrazo de vigas clavadas nos mira y nunca nos deja solos.

No sólo nos encomienda a un amor genérico del creador por sus criaturas sino que nos da a un amigo, a una madre, a un hijo, a un hermano. A una Iglesia que, con todos sus defectos, tiende la mano y, por imposible que parezca, a veces lleva la carga por nosotros, permitiéndonos recuperar el aliento de vez en cuando. El amor se multiplica porque es libre, aun cuando estoy tentada a comprender por qué, si “ha salvado a otros… si es el Cristo de Dios, su elegido”, no podría salvar también a mi esposo. Pero la herida de Uno en la cruz es herencia, vínculo y relación entre sí. El amor se hace real, porque, en nuestro abismo y en nuestras penalidades, no somos abandonados.

Señor Jesús, has extendido tus brazos en la cruz.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que no te salvaste para salvarnos.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has perdonado a tus asesinos.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que con los brazos abiertos en la cruz
abrazas a los que están solos y abandonados a ti,
escucha nuestra oración: haz
que las familias afectadas por la pérdida de un padre
se sientan presentes en su dolor,
y que todos sepamos cómo llora con los que lloran.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

XI estación
Jesús promete el Reino al buen ladrón

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Cuando llegaron al lugar llamado Calavera, crucificaron a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Uno de los malhechores dijo: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas a tu reino». Él respondió: «De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso». Lc 23, 33. 42-43)

Recién ahora sonreímos al recordar todas las expectativas que habíamos puesto en nuestro hijo. Lo habíamos criado para que fuera feliz, para que se realizara. Para seguir los pasos de su abuelo. Sí, tal vez, nos hubiera gustado una vida diferente para él. Una familia, un trabajo, hijos, nietos. En definitiva, «normalidad». Ya habíamos vivido su vida en su lugar. Y en cambio viniste y lo trastornaste todo. Has destruido nuestros sueños de algo más grande. Te aseguraste de que su vida no siguiera la lógica de «siempre se ha hecho así» y lo llamaste a Ti. ¿Pero cómo? ¿Por qué él? ¿Por qué nuestro propio hijo? Al principio no nos lo tomamos bien. Nos hemos opuesto. Lo hemos abandonado. Creíamos que nuestra frialdad lo haría volver sobre sus pasos. Tratamos de insinuar en su cabeza la duda de que estaba completamente equivocado. Como dos criminales. Pero hemos entendido que no se puede luchar contra ti. Somos un barco y Tú eres el mar. Somos una chispa y Tú eres el fuego. Y luego, como el buen ladrón, también nosotros te pedimos que te acuerdes de nosotros cuando entres en tu Reino.

Señor Jesús, moriste como un criminal.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que has transformado la cruz en un trono real.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que nos has abierto las puertas del paraíso perdido.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que nos revelaste los misterios de tu Reino,
donde el mayor es el que sirve,
escucha nuestras súplicas:
guía a los padres al servicio de la vocación de sus hijos
y concédenos a todos ser tus fieles discípulos.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

XII estación
Jesús entrega a su Madre al discípulo amado

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

Su madre, la hermana de su madre, María de Cleofás y María de Magdala estaban cerca de la cruz de Jesús. Entonces Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dijo a su madre: «¡Mujer, aquí tienes a tu hijo!» Entonces dijo al discípulo: «¡He ahí a tu madre!» Y desde aquella hora el discípulo la llevó consigo.  ( Jn 19, 25-27)

Éramos cinco en la casa: yo, mi esposo y nuestros tres hijos. Hace cinco años, la vida se complicó. Un diagnóstico difícil de aceptar, una enfermedad oncológica escrita a cada momento en el rostro de la hija menor. Una enfermedad que, a pesar de no haber apagado nunca su sonrisa, hacía aún más doloroso el chillido de la injusticia que estábamos viviendo. A pesar de la «burla» de que el dolor parecía habernos cubierto ya, después de sólo seis años de matrimonio mi esposo nos dejó por una muerte súbita, llevándonos a un camino de soledad insoportable, durante el cual en dos años hemos acompañado a la pequeña de la casa en su último adiós. Han pasado cinco años desde el comienzo de esta aventura que no hemos entendido racionalmente en absoluto, pero la certeza es que esta gran cruz fue habitada por el Señor y lo sigue siendo hoy. “Dios no llama a los que son capaces, sino que hace capaces a los que llama”: así nos dijo un día una monja, y estas palabras han cambiado nuestra visión de la vida en los últimos años. La mayor mentira con la que luchamos fue que ya no éramos familia. No conozco otra forma de responder a mi corazón ya mi dolor en la carne, que encomendarme al Señor que vive conmigo este trozo de camino terrenal. Muchas veces, en las sesiones de quimioterapia de mi hija, me sentí como María bajo la cruz; y es esa experiencia la que me hace sentir hoy, aunque sea un poco, la madre de mi Señor. La mayor mentira con la que luchamos fue que ya no éramos familia. No conozco otra forma de responder a mi corazón ya mi dolor en la carne, que encomendarme al Señor que vive conmigo este trozo de camino terrenal. Muchas veces, en las sesiones de quimioterapia de mi hija, me sentí como María bajo la cruz; y es esa experiencia la que me hace sentir hoy, aunque sea un poco, la madre de mi Señor. La mayor mentira con la que luchamos fue que ya no éramos familia. No conozco otra forma de responder a mi corazón ya mi dolor en la carne, que encomendarme al Señor que vive conmigo este trozo de camino terrenal. Muchas veces, en las sesiones de quimioterapia de mi hija, me sentí como María bajo la cruz; y es esa experiencia la que me hace sentir hoy, aunque sea un poco, la madre de mi Señor.

Señor Jesús, tú has conocido el tormento de los afectos.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que no le diste a la muerte la última palabra.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que nos diste a tu propia Madre como testamento.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que antes de morir quisiste
entregarnos a tu Madre y encomendarnos a su cuidado,
escucha nuestras súplicas:
concede a las familias marcadas por la muerte de un hijo
custodiar la gracia recibida con el don de su vida
y a todos de nosotros, en consolación del Espíritu, para recoger tu última voluntad.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

XIII estación
Jesús muere en la Cruz

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

A las tres, Jesús gritó con fuerte voz: «Eloì, Eloì, lemà sabactàni?», que significa: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?». Uno corrió a remojar una esponja en vinagre, la fijó en una caña y le dio de beber, diciendo: «Espera, a ver si viene Elías a derribarlo». Pero Jesús, dando un fuerte grito, expiró.  ( Mc 15, 34. 36-37)

Muerte alrededor. Vida que parece perder valor. Todo cambia en segundos. La existencia, los días, la nieve despreocupada del invierno, ir a recoger a los niños al colegio, el trabajo, los abrazos, las amistades… todo. De repente todo pierde su valor. “¿Dónde estás Señor? ¿Donde te escondes? Queremos nuestra primera vida. ¿Por qué todo esto? ¿Qué culpa hemos cometido? ¿Por qué nos has abandonado? ¿Por qué has abandonado a nuestros pueblos? ¿Por qué dividiste a nuestras familias así? ¿Por qué ya no tenemos ganas de soñar y de vivir? ¿Por qué nuestras tierras se han vuelto oscuras como el Gólgota?”. Las lágrimas se han ido. La ira ha dado paso a la resignación. Sabemos que nos amas, Señor, pero no sentimos este amor y esto nos vuelve locos. Nos despertamos por la mañana y por unos segundos somos felices, pero luego recordamos de inmediato lo difícil que será reconciliarnos. Señor, ¿dónde estás? Habla en el silencio de la muerte y la división y enséñanos a hacer las paces, a ser hermanos y hermanas, a reconstruir lo que las bombas quisieron destruir.

Señor Jesús, nos amaste hasta el final.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que, al morir, has destruido la muerte.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que, exhalando tu último aliento, nos diste la vida.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús, que hiciste brotar
de tu costado traspasado la
reconciliación para todos,
escucha nuestras humildes voces:
da a las familias destrozadas por el llanto y la sangre
a creer en el poder del perdón
ya todos nosotros a construir la paz y la armonía.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

XIV estación
El cuerpo de Jesús es depositado en el sepulcro

V/. Adoramus te, Christe, et benedicimus tibi.
R/. Quia per sanctam crucem tuam redemisti mundum.

José tomó el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo colocó en su sepulcro nuevo, que había hecho excavar en la roca; luego hizo rodar una gran piedra a la entrada del sepulcro, y se fue. Allí, sentadas frente al sepulcro, estaban María de Magdala y la otra María.  ( Mt 27, 59-61)

Estamos aquí ahora. Estamos muertos a nuestro pasado. Nos hubiera gustado vivir en nuestra tierra, pero la guerra nos lo impidió. Es difícil para una familia tener que elegir entre sus sueños y la libertad. Entre los deseos y la supervivencia. Estamos aquí después de viajes en los que hemos visto morir a mujeres y niños, amigos, hermanos y hermanas. Estamos aquí, sobrevivientes. Percibido como una carga. Los que éramos importantes en casa, aquí hay números, categorías, simplificaciones. Sin embargo, somos mucho más que inmigrantes. Somos personas. Vinimos aquí por nuestros hijos. Morimos todos los días por ellos, para que aquí intenten hacer una vida normal, sin las bombas, sin la sangre, sin las persecuciones. Somos católicos, pero esto también a veces parece eclipsar el hecho de que somos migrantes.

Señor Jesús, tomado del madero de la cruz por manos amigas.
R/. Doña nobis pacem.

Tú que fuiste sepultado en el sepulcro nuevo de José de Arimatea.
R/. Doña nobis pacem.

Vosotros que no habéis conocido la corrupción del sepulcro.
R/. Doña nobis pacem.

Todos:
Padrenuestro…

Señor Jesús,
que descendiste a los infiernos
para liberar a Adán y Eva con sus hijos de su antiguo cautiverio,
escucha nuestras súplicas por las familias de los migrantes:
sácalos del aislamiento que mata
y permite que todos te reconozcamos en cada persona
como nuestro amado hermano y hermana.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 

Oración final

Padre misericordioso,
que haces salir el sol sobre buenos y malos,
no abandones la obra de tus manos,
por la que no dudaste
en entregar a tu único Hijo,
nacido de la Virgen,
crucificado bajo Poncio Pilato,
muerto y sepultado en el corazón de la tierra,
resucitado de entre los muertos al tercer día,
se apareció a María de Magdala,
a Pedro, a los demás apóstoles y discípulos,
siempre vivo en la santa Iglesia,
su Cuerpo viviente en el mundo.

Mantener
encendida en nuestras familias la lámpara del Evangelio,
que ilumina alegrías y tristezas,
esfuerzos y esperanzas:
cada hogar refleja el rostro de la Iglesia,
cuya ley suprema es el amor.
Por la efusión de tu Espíritu,
ayúdanos a despojarnos del hombre viejo,
corrompido por las pasiones engañosas,
y revestirnos del hombre nuevo,
creado según la justicia y la santidad.

Tómanos de la mano, como un Padre,
para que no nos apartemos de Ti;
convierte nuestros corazones rebeldes a tu corazón,
porque aprendemos a seguir proyectos de paz;
lleva a los oponentes a darse la mano,
para que puedan disfrutar del perdón mutuo;
desarma la mano levantada del hermano contra el hermano,
para que donde haya odio florezca la armonía.

Haz que no nos comportemos como enemigos de la cruz de Cristo,
para participar de la gloria de su resurrección.

Él vive y reina contigo,
en la unidad del Espíritu Santo, por los
siglos de los siglos.
R/. Amén.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
17 comentarios en “Estas son las intenciones por las que pedirá Francisco en el Vía Crucis
  1. Un vía crucis ha de servir para meditar la pasión y muerte de Cristo, y no debe ser una exposición de testimonios personales. Considero que el del Coliseo está mal enfocado.

    1. Las meditaciones podrían ahondar en la meditación del acto redentor de Cristo, y en su efecto salutífero para nuestras almas, así como exhortar a la conversión, y en vez de eso, hacen una exposición de desgracias y problemas, que escoran demasiado la oración hacia una línea que no le corresponde.
      Además, considero que algunas expresiones son desafortunadas, como cuando insisten tanto en la pandemia, o cuando unos misioneros no hablan de predicar para convertir almas sino sólo de dar testimonio, o cuando usan lenguaje inclusivo, etc.

      1. Entre esos asuntos también está la cuestión de la inmigración, que si bien cuando por ejemplo se trata de cristianos perseguidos, está muy bien acogerlos, en cambio cuando se trata de musulmanes que nos invaden habría que cerrarles la frontera, y a los que ya han entrado ilegalmente expulsarlos. Y sin embargo, el discurso del Papa está fomentando la islamización de Europa.

        1. Comparto todo lo que afirmas, sacerdote mariano. Ya no se predica a Cristo sufriente sino a uno.mismo. y ése no es ni ha sido el fin del.santo Via Crucis.

    2. Los testimonios personales son muy de los evangélicos y otras sectas protestantes -«¡yo antes era ladrón y adúltero, pero un día me convertí porque…!-, y toda la comunidad «¡Aleluya, gloria a Yavé!»…

      Una especie de religión sentimental y emocional, muy de «¡sé protagonista 5 minutos, confiesa tus pecados en comunidad bajo los focos…!».

      Está bien, pero sólo es la via de la posible conversión por el ejemplo de terceros no verificado (te crees lo que dicen de su vida) y no es racional, pensar la doctrina… Todo muy posmoderno, peliculero y norteamericano: «di tu experiencia»… «di lo que significó»… «di lo que sentiste»…

    3. ¿Quiso la muerte y el brutal maltrato Dios de su hijo?
      Está pregunta siempre me viene a la cabeza y respondo que «no» pero «sí».

      Un tema complicado que requiere a un fino teólogo no a uno que nos venga con citas, concilios, anatemas ¿Dónde queda la teología?

    1. y lo comparamos con el de Francisco, no tienen nada que ver. Los de los santos citados son profundos, mueven el alma a la conversión, elevando a una rica espiritualidad y exhortando a las buenas obras…

        1. Lamento haber escrito un mensaje tan corto en tres fragmentos, pero es que el corrector automático no me dejaba escribirlo bien.

  2. Inciso:
    Familia de inmigrantes.
    NO DE MIGRANTESS, cambiando el lenguaje cambian el pensamiento de las masas.
    Cambiando ese término quieren blanquear la invasión musulmana de Europa para intentar destruir la civilización cristiana.
    Son INMIGRANTES.,sin miedo a hablar con propiedad.

  3. Ante todo, que se vuelva a leer lo que se redactó de este deplorable pseudo viacrucis, y podrán hallarse muchísimos errores repulsivos.
    Causa tristeza ver cuán bajo ha caído la Iglesia.
    Esos testimonios están de más, porque en lugar de meditarse sobre la Pasión de Nuestro Señor, se hace hincapié en el sufrimiento humano.
    ¡Ay de Jorge Bergoglio!

  4. Antes Bergoglio debe de cumplir dos condiciones:

    1. Contestar a las Dubia del 2016 y abolir la comunión y absolución de los adúlteros impenitentes aprobada en Amoris laetitia del 19 de marzo del 2016 (n. 305, notas 336-351) y elevada a falso magisterio auténtico por el Rescripto de 5 de junio del 2017, publicado en el AAS del 7 de octubre del 2016, por el que le convierte en un heresiarca excomulgado latae sententiae non declarata con sede pontificia impedida, pues aprobó también la abolición de los actos morales intrinsece malum y los sustituyó por los actos morales luteranos bonum imperfectum et incompletum: un elemento positivo o un bien transforma un intrinsece malum en una virtud santificadora (en la homosexualidad y el adulterio, el respeto y cuidado mutuos, la convivencia fiel, atenuantes y eximentes…)

    1. 2. Debe de arrepentirse de su idolatría de la Pachamama durante el Sínodo de la Amazonía:

      a) Celebró el Rito de la Madre Tierra en los jardines vaticanos el 4 de octubre del 2019
      b) La Pachamama fue venerada en la Basílica de San Pedro frente a la Tumba de San Pedro 
      c) El Papa Francisco saludó a 2 obispos que llevaban el objeto Pachamama sobre sus hombros y lo procesionaron en el Salón del Sínodo, donde fue colocado en un lugar de honor
      d) Las estatuas de Pachamama también se exhibieron en la iglesia de Santa María en Traspontina

  5. Un acto político más de bergoglio, que ni convierte ni conmueve. La pasión de Nuestro Señor Jesucristo en un segundo plano. Primero el hombre y después El.

  6. En la XIII.

    » …¿Por qué dividiste a nuestras familias así? …»
    ¿A quién le dice eso?

    Y luego:
    «¿Por qué ya no tenemos ganas de soñar y de vivir?»
    A nombre de quién habla?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles