Ahuyentar a los groomers [depredadores]

Ron DeSantis
|

(Austin Ruse en Crisis Magazine)-Que Dios bendiga a Ron DeSantis. Ha eliminado a los groomers. Lo que hemos aprendido del proyecto de ley «No digas gay» es que los gais quieren decir y decir y decir y decir.

El amor que no se atreve a decir su nombre simplemente no puede callarse. Y lo que hemos sabido desde el principio es que están ansiosos por acosar a los más pequeños. De hecho, el Coro de Hombres Gays de San Francisco cantó que vienen a por nuestros hijos. Y ahora les da un ataque de histeria porque su acoso debe parar, al menos en Florida y al menos entre los más pequeños. Si habéis visto algunos TikToks recientes, los groomers no piensan parar.

Saludamos a DeSantis y a sus colegas. Pero, ¿quieren saber quién llegó primero? ¿Quiere saber cuál fue el primer gobierno que prohibió la enseñanza de las relaciones sexuales «no tradicionales» a los niños? Los rusos. Esto fue allá por junio de 2013. Y según mi opinión, fue cuando la izquierda sexual, es decir, los demócratas, se volvieron contra Rusia.

¿Recuerdan la acogedora sesión de fotos de la secretaria de Estado Hillary Clinton con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en la que pulsaban conjuntamente un botón rojo que Hillary pensó incorrectamente que decía «reset»? Eso fue en 2009 y pretendía restaurar las relaciones de Estados Unidos con Putin et al. Correcto, en 2013, más o menos cuando los rusos instituyeron su proyecto de ley federal contra la corrupción. Más de 100 grupos internacionales de derechos humanos elogiaron la nueva ley

La izquierda sexual enloqueció como está enloqueciendo ahora. Es una violación de los derechos humanos si no tienen acceso a los niños. En su momento, escribí en The Catholic Thing sobre la reacción del presídium gay. Al dramaturgo homosexual Harvey Fierstein casi le da un aneurisma en The New York Times. Hiperventiló por el hecho de que a los padres rusos que hablaran positivamente de la homosexualidad se les podría quitar a sus hijos. (Nota: esto está ocurriendo ahora en Estados Unidos con los padres que se oponen a la confusión de género de sus hijos). Fierstein dijo que esos padres podrían ser encarcelados según la ley rusa. Dijo que los turistas podrían ser encarcelados.

Estuve en Rusia ese verano y decidí comprobar esas afirmaciones. Me alojé en el legendario Hotel Metropol, cerca del Kremlin y a la vista de la prisión de Lubyanka, donde Stalin hizo fusilar a tanta gente. Como escribí en The Catholic Thing, vi a un hombre transexual operado que se paseaba despreocupadamente por la calle con unos pantalones Capri negros y un jersey ajustado abierto para dejar al descubierto sus nuevos pechos. No parecía tener miedo.

Cerca del Teatro Bolshoi, vi a tres hombres peludos ataviados con vestidos de mujer. A nadie parecía importarle. Así que me conecté a internet y busqué «Moscú gay». Créanme, hay mucho «Moscú gay»; clubes nocturnos, restaurantes y hasta casas de baños. Incluso hay dos «playas gais» en San Petersburgo. Unos amigos rusos me dijeron que había personajes abiertamente gais en la televisión, periodistas gais, etc.

Lo que los líderes rusos pretendían, al igual que DeSantis, era mantener la propaganda homosexual/trans fuera de las escuelas. La izquierda sexual estaba encantada de hacer negocios con Putin y su pandilla hasta entonces. Pero después de la ley de propaganda, el «reset» terminó. Rusia y Putin se convirtieron en el gran diablo. ¿Fue todo por el sexo anormal?

En los últimos días, el astuto experto británico Douglas Murray ha dicho que los conservadores tienen un problema con Putin y que usar el baño correcto es la forma equivocada de considerar una política exterior. Yo le diría a Murray que sus amigos de la izquierda sexual cambiaron su política exterior precisamente por la cuestión de su acto sexual favorito. Comenzó con las leyes rusas que mantienen la homosexualidad fuera de las escuelas.

Murray, que tiene unas ideas muy queer sobre el sexo, dijo que no es muy importante saber qué baño usar. Que los niños pequeños sean adoctrinados en nociones totalmente falsas de la sexualidad humana es uno de los temas más importantes de nuestro tiempo. Murray puede burlarse todo lo que quiera.

Que los rusos tuvieran razón al oponerse a la captación de niños no les da la razón en lo que están haciendo en Ucrania. Es una guerra ilegal. La condeno sin reservas. Pero sé que una parte de ella es la cuestión de definir el Occidente al que Ucrania puede unirse. ¿Se une Ucrania al Occidente que impone la revolución sexual a los Estados miembros de la UE y al resto del mundo, el Occidente que retiene el dinero de la UE a Polonia y Hungría porque han aprobado leyes que protegen a los niños de la propaganda sexual? ¿O Ucrania se une a Polonia y Hungría para hacer frente a los matones de Bruselas?

Para estar seguros, la invasión rusa de Ucrania no tiene que ver con el sexo gay. Se trata de un imperio. Esperemos que Ucrania se una a la parte de Europa que se opone a los dictadores tanto en Moscú como en Bruselas.

Publicado por Austin Ruse en Crisis Magazine

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
3 comentarios en “Ahuyentar a los groomers [depredadores]
  1. De acuerdo en todo excepto en que la invasión de Ucrania haya sido una guerra injusta por parte de Putin. Tiene exactamente, la misma justificación moral que la invasión de Cuba que Kennedy se proponía llevar a cabo y que si no llegó a realizarse fue solamente porque los soviéticos, al ver que Kennedy no iba de farol, sino muy en serio, decidieron retirar sus misiles de Cuba, al contrario que los oligarcas masónicos occidentales que ante la misma firmeza de la amenaza de invasión mostrada por Putin, en lugar de retirarse y desmantelar sus laboratorios de guerra bioquímica, optaron por echarle un órdago.

  2. El partido de Vladimir Putin, Rusia Unida, es de derechas, y se opone a la ideología de género que promueve el NOM, y por eso el globalismo judeomasónico va contra Rusia, intenta arruinarla económicamente, aislarla políticamente, y quebrantar los fundamentos de su seguridad, incorporando Ucrania a la OTAN, con la posibilidad de instalar misiles nucleares que anularían la capacidad de respuesta rusa, al estar a 2 minutos y medio de Moscú. Y ésta es una de las razones fundamentales por las que Rusia ha reaccionado en legítima defensa con la operación militar en Ucrania.

    1. Sacerdote, que mi vecino, que comparte conmigo una cosmovisión idéntica, me propine una patada porque no le gusta el mobiliario de mi terraza no es de recibo. Piensa como yo, pero me agrede. Puedo defenderme de él, debo defenderme de él, por muy simpático que me resulte su pensamiento.

      La legítima defensa se predica de quien es agredido, no del agresor. Es Rusia, su ejército, su gobierno, quien agrede a Ucrania, no al revés.

      La legítima defensa es para todos, inclusive para quien no piensa como nosotros. De la misma manera que una agresión armada es algo inmoral para todos, aunque piense como nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles