Cardenal Sako: «No podemos predicar públicamente ni convertir a los musulmanes»

cardenal Sako
|

Hace unos días que publicamos en Infovaticana una entrevista de un medio árabe al cardenal Louis Raphael I Sako, Patriarca de la Iglesia católica caldea. También nos hicimos eco del nacimiento de la revista «Cardinalis», que tiene como objetivo entrevistar a los cardenales para que se conozcan entre ellos.

En la edición del mes de abril, la revista de origen francesa entrevista precisamente al cardenal Sako y que compartimos a continuación:

Eminencia, ¿podría presentarse?

Nací en 1948 en una familia numerosa. Mi padre era alcalde de un pueblo y luego nos trasladamos a Mosul. Éramos 11 hermanos y hermanas. Realicé mis estudios en Mosul y luego ingresé en el seminario de San Juan dirigido por dominicos franceses. Fui ordenado sacerdote en 1974, luego obispo en 2003, patriarca en 2013 y cardenal en 2018.

¿Por qué eligió el sacerdocio?

Vivíamos junto a la catedral católica caldea de Mosul. Mi padre era subdiácono. El párroco de Mosul era un hombre muy piadoso y bueno que me inspiró y me atrajo al sacerdocio. Luego, un día me crucé con una monja que estaba rezando el rosario en la calle y eso me impresionó mucho.

¿Cómo era su vida en el seminario?

La disciplina era muy estricta. Hacía frío en invierno y teníamos poca calefacción. Teníamos que correr o ponernos un abrigo para mantenernos calientes, pero esto nos enseñó a tener paciencia y autocontrol. Nos llamaban por números. Yo tenía el 83. Aprendí trabajos manuales, carpintería y otras cosas. Hoy no ocurre lo mismo, pero en aquella época se nos formaba de manera muy sólida. Tengo que admitir que me ayudó mucho cuando era párroco y ahora Patriarca, pues me dio la paciencia y el valor para soportar situaciones difíciles.

¿Y su formación espiritual?

Un padre espiritual nos hablaba todos los días. Un día quise dejar el seminario, pero mi padre espiritual, un rector dominico, me animó a ser fuerte y me quedé. Había 20 seminaristas en mi clase. El seminario menor duró cinco años y yo fui el único que se hizo sacerdote. Era el período del Concilio Vaticano II y lo seguimos a través de los periódicos. Los cambios nos marcaron un poco. Sobre todo me marcó mucho la renovación.

¿A qué se refiere?

La liturgia caldea también se ha reformado. Y se ha revisado la pastoral porque un patriarca debe saber leer los signos de los tiempos. Creo que tenemos que ser fieles a la Tradición por un lado y, al mismo tiempo, saber adaptarnos a la modernidad. Hay cosas hermosas en la Tradición, pero hay que mostrarlas. Antes del Vaticano II, rezábamos en caldeo. Hoy en día, hemos adoptado el árabe. Hay que entender que nuestra situación es diferente a la de las iglesias de Occidente. Tenemos que tener en cuenta la presencia de los musulmanes, que tienen que entender nuestras oraciones. Somos una Iglesia católica en la que hay varias iglesias, lo cual es una gran riqueza. Hay una liturgia que puede formularse de manera diversa y contextual. Hay unidad pero hay diversidad. Lo que hay que mantener es la fe, que debe ser la misma en la Iglesia católica. Con los ortodoxos tenemos una gran proximidad si no la autoridad.

¿Qué significa ser Patriarca de la Iglesia católica caldea?

Es una iglesia muy antigua. La liturgia, la espiritualidad e incluso la teología son diferentes. No tenemos un tratado teológico. Nuestra teología está en la liturgia y en los sermones. La Iglesia se basa en la Gracia y la Resurrección. La Cruz es una cruz vacía. No hay cuerpo de Cristo porque ha resucitado. Además, esto eleva la moral de nuestros fieles que han sido a menudo perseguidos. Nuestra espiritualidad es la del Evangelio, basada en las etapas de la vida de Jesús.

Además, tenemos un derecho especial. El Sínodo elige a los obispos y al patriarca. Fui elegido por los padres en 2013 y el papa confirmó el nombramiento.

¿Qué puede aportar la Iglesia caldea a la Iglesia universal?

La experiencia de las Iglesias orientales puede ayudar a dar más peso a las conferencias episcopales. Se trata de nuevas instituciones nacidas después del Concilio. Pueden ser una especie de sínodo, pero siempre en unión con el sucesor de Pedro. Con Pedro y bajo Pedro. Los obispos podrían tener más responsabilidades, por ejemplo en la liturgia. Pero se necesita tiempo.

¿Cómo se vive la fe en un país musulmán?

No podemos predicar públicamente ni convertir a los musulmanes. La ley lo prohíbe. Pero tenemos la libertad de hacer lo que queramos en las iglesias. La visita del papa ha ayudado a los musulmanes a respetar las religiones. Es un camino que se recorre a diario. Hay que presentar las cosas de una manera que se puedan entender. La Trinidad, por ejemplo, es una riqueza que se puede entender. Podemos evangelizar a través de nuestros testimonios y nuestras costumbres. Le pondré un ejemplo. No hay poligamia entre nosotros. No siempre lo entienden, pero es un verdadero testimonio del Evangelio.

Entrevista publicada en la revista Cardinalis

 

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
26 comentarios en “Cardenal Sako: «No podemos predicar públicamente ni convertir a los musulmanes»
  1. La prohibición que imponen los musulmanes a los cristianos de predicar
    y convertir , es lo mismo que hicieron en España durante su invasión pretérita y es lo que hacen en la práctica totalidad de países en los que ellos dominan. ¿Porqué razón no lo harán en Euroa cuando a mediados de este siglo sean mayoría? Por eso, el apoyo a la invasión musulmana que está ejerciendo Francisco, es algo suicida, que demuestra dos opciones: o Francisco es un insconciente o bien desprecia a la Iglesia y quiere hundirla.

      1. Creo que no hay otra posibilidad, o sea, que Francisco es un inconsciente o que quiere destruir la Iglesia. No veo otra. Y ya depende de cada uno por cuál de las 2 se inclina. La hipótesis mas piadosa es la primera. La inconsciencia o, para hablar con propiedad, la locura. Francisco está loco.

      2. Vea Vd, por ejemplo, la reciente intervención de Bergoglio sobre Malta. O sobre cualquier otro pais. Como si él estuviera en condiciones de dar lecciones a nadie de cómo gobernar. Está desconectado de la realidad, o sea, loco.

      3. Eso que afirma usted no es del todo cierto, en la España musulmana imperaba la Dhimmi, que consideraba a los cristianos como religión de la Biblia, por lo cual, estaba protegida su vida, su culto, su propiedad, su lengua y la autonomía jurídica para sus asuntos. De esta manera los mozárabes podían predicar en su iglesias, y enterrar a sus muertos en sus cementerios cristianos con estelas funerarias que han perdurado en el tiempo.

        1. «en la España musulmana imperaba la Dhimmi, que consideraba a los cristianos como religión de la Biblia, por lo cual, estaba protegida su vida, su culto, su propiedad, su lengua y la autonomía jurídica para sus asuntos»

          ¡Ay qué buenos eran (y son) los musulmanes! Vamos a enumerar las ventajas de ser mozárabe, que es como se llamaban los cristianos en las tierras conquistadas por los musulmanes:

          1) Se les permitía practicar su propia religión SÓLO EN PRIVADO (se les prohibía manifestar su religión en público).
          2) se prohibió la construcción de nuevas iglesias y el sonido de las campanas de las que había.
          3) Se cerraron los monasterios y conventos cristianos.
          4) Numerosos cristianos fueron martirizados, como san Eulogio de Córdoba.
          5) No podían ostentar cargos políticos, militares o sociales.
          6) Tenían que pagar la yizia (un impuesto) en señal de sumisión.

          1. 7) Las comunidades dhimmi tenían un estatus de segunda clase y fueron forzadas a vivir en guetos.
            8) Tenían que distinguirse de los musulmanes por su vestimenta (como los judíos debían llevar la estrella de David amarilla en la Alemania nazi).
            9) Se les prohibía convertir musulmanes bajo severas penas, mientras se animaba a los musulmanes a convertirlos a ellos al islam.
            10) Tenían que levantarse de sus asientos si un musulmán quería sentarse allí y se les prohibía manifestar su religión en público.
            11) No tenían derecho a poseer armas y su palabra podría valer hasta 1/4 de la de un musulmán.

            Como se ve, eran todo ventajas. Menos mal que trataban bien a los cristianos por ser «gente del Libro», que si no…

    1. En el siglo trece cuando mandaba la iglesia en Europa ¿se podía predicar el islam o cualquier otra religión y convertir cristianos?, ¿usted cree que se podía?, no hay mucha diferencia entre las dos religiones en cuanto a tolerancia. Solo son tolerantes cuando no tienen más remedio.

      1. ¿Convertir cristianos en un continente cristiano? ¿Qué significa exactamente éso? ¿Si estaba permitido instar a la apostasía? Parece una pregunta un tanto absurda, ¿no cree? Además, también olvida usted un «pequeñísimo» detalle: la religión católica es la única verdadera, mientras que el islam es una religión falsa. Como también olvida que está usted en una página católica.

    2. Pues ya hubiesen querido los musulmanes españoles que los tratasen como los musulmanes de Oriente Medio tratan a los cristianos.

        1. Por cierto es evidente que no eres ni cristiano ni musulmán, eres un izquierdista que cree que los musulmanes son aliados, si llegan al poder tu serás el primero que se pasarán por la piedra, detestan el comunismo tanto como el cristianismo, y de todos modos siempre vas a perder. Sí, puede que logréis imponer un comunismo mundial y quizás permanezcáis cientos de años en el poder a base de manipulación psicológica y asesinatos en masa, pero al final no podréis mantener un regimen que es enemigo de la humanidad, la realidad es tozuda y vuestro sueño de mantener bajo la bota a todo el mundo está destinada al fracaso

          1. Pues mira, sí, soy cristiano. Mi definición de la izquierda es que es la herejía del Cristianismo recíproca del luteranismo: la fe sin obras—las obras sin fe. Ambas cosas son imposibles. La izquierda tiene dos errores más: que todos somos iguales como clones u hormigas y que, como dijo Rousseau, somos totalmente buenos. Del comunismo te diré, que fui yo el que en la 3ª página del periódico Informaciones del 9 de enero de 1980 dije que le quedaban 10 años de vida, antes de que implotase.

          2. Un ‘cristiano’ que, disparates históricos aparte, defiende el divorcio, la poligamia y cualquier aberración sexual, y que para ello hace dos cosas: tergiversar las Sagradas Escrituras, erigiéndose en intérprete de las mismas (a la protestante), y cuando no le da muy buen resultado, inventándose directamente lo que pone. Lo que no tengo muy claro es si se ha autoengañado o es plenamente consciente de las chorradas que sostiene y sólo le gusta provocar y escandalizar.

  2. “No hay poligamia entre nosotros. No siempre lo entienden, pero es un verdadero testimonio del Evangelio.” ¿Dónde dice el Evangelio que no debe haber poligamia? Más bien es un testimonio del derecho romano.

    1. Y corriendo el riesgo que me digan de todo, diré que la prohibición de la poligamia (que no figura en ningún lugar ni del AT ni del NT) es la carrera por la que se ha descosido la media de la moral sexual y familiar. Así se ha llegado en Occidente a la situación en la que todo el mundo fornica con todo el mundo y se puede disolver un matrimonio con más facilidad que darse de baja en una línea de teléfono. Obviamente, si le prohíbes el matrimonio y la familia a un 5-20% de las mujeres, estas tratarán de quitarle el marido a las demás, los hombres se lo pasarán de miedo con ellas y todas las mujeres acabarán haciendo lo mismo.

      1. «la prohibición de la poligamia (que no figura en ningún lugar ni del AT ni del NT)»

        Como casi todo lo que usted dice, eso es falso. Y lo es porque no se necesita una prohibición expresa, casuística, de cada pecado sexual:

        «Dejará el hombre a su padre y a su madre y se adherirá a su mujer, y vendrán a ser los dos una sola carne» (Gn 2,24)
        «No adulterarás» (Ex 20,14)
        «Pero en el principio de la creación los hizo Dios varón y hembra; por esto dejará el hombre a su padre y su madre, y serán los dos una sola carne» (Mc 10,6-8)
        “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán dos en una carne” (Ef 5.31)

        RAE – Adulterio: Relación sexual voluntaria entre una persona casada y otra que no sea su cónyuge.

        Como el matrimonio sólo existe entre un hombre y una mujer, que ya forman una sola carne, cualquier relación sexual con una tercera persona ya es adulterio.

        1. ¿Aparece la poligamia en el Antiguo Testamento? Sí, y el divorcio, y Cristo recordó que éso también era adulterio y, por tanto, pecado, por ser contrario a lo dispuesto por Dios desde el principio.

          Catecismo de la Iglesia Católica:

          1645 La poligamia es contraria a esta igual dignidad de uno y otro y al amor conyugal que es único y exclusivo.

          1664 La unidad, la indisolubilidad, y la apertura a la fecundidad son esenciales al matrimonio. La poligamia es incompatible con la unidad del matrimonio.

          1. “¿Aparece la poligamia en el Antiguo Testamento? Sí, y el divorcio, y Cristo recordó que éso también era adulterio y, por tanto, pecado, por ser contrario a lo dispuesto por Dios desde el principio.” Pues ahí ves que tengo razón: Cristo condenó el repudio, pero dejó pasar la ocasión de condenar la poligamia. 2. El catecismo de la Iglesia católica y los Papas condenaron y admitieron muchas cosas de las que han tenido que desdecirse (cuando quieras te hago una lista corta). 3. Dios dispuso desde el principio que “no es bueno que el hombre esté solo”, y, como Dios no es machista, tampoco es bueno que la mujer esté sola y esto solo es posible si se admite la poligamia, porque siempre ha habido más mujeres que hombres. 4.El resultado de prohibir la poligamia son los conventos con rejas, provocar divorcios y lanzar a cientos de miles de mujeres a la prostitución.

          2. Gaston: “CATHOLICUS su paciencia con Sota de bastos es verdaderamente heorica.” No sé si te das cuenta de lo que acabas de decir: ¿Es heroico el dejar que te contradigan? Por lo visto, tú sigues viviendo en el mundo del “Sí, Bwana”.

          3. «Pues ahí ves que tengo razón: Cristo condenó el repudio, pero dejó pasar la ocasión de condenar la poligamia»

            Pues no, no la tiene. Y no dejó pasar ocasión alguna. Pero algunos tienen la mente muy calenturienta y se agarran a cualquier argumento absurdo para justificar cualquier aberración. Así, como Cristo no condenó la poliandria, el uso de DIUs, las orgías grupales, la masturbación con vibradores o el poliamor… ¡pues todo está permitido! Por favor, sea serio.

            «El catecismo de la Iglesia católica y los Papas condenaron y admitieron muchas cosas de las que han tenido que desdecirse»

            Si va por el tema de la pena de muerte, ni lo intente (el tema no va de eso). La poligamia siempre ha sido condenada por la Iglesia.

          4. «Dios dispuso desde el principio que “no es bueno que el hombre esté solo”, y, como Dios no es machista, tampoco es bueno que la mujer esté sola y esto solo es posible si se admite la poligamia»

            ¿Pero qué broma o disparate es esa forma de razonar? ¿Como Dios no es machista se contradice a sí mismo? Claro que no es bueno que el hombre esté solo: estará con su mujer. Y ella con él (ya no está sola y sobran terceros). Y entiéndalo: lo posible no es lo bueno, y menos lo que Dios quiere.

            «…porque siempre ha habido más mujeres que hombres […] El resultado de prohibir la poligamia son los conventos con rejas, provocar divorcios y lanzar a cientos de miles de mujeres a la prostitución»

            Lo suyo ya es tomadura de pelo o se le va la pinza.

  3. Un cura argentino que conocía muy bien a Bergoglio, lo definía como «un hombre ebrio de poder».
    Apoya la invasión de musulmanes simplemente porque es políticamente correcto, sin importarle las consecuencias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles