Francisco: «Hoy lamentablemente se piensa que los abuelos son material de desecho»

Papa Francisco durante la audiencia Papa Francisco durante la audiencia (Vatican News)
|

Como cada miércoles, el Papa Francisco ha predicado su catequesis en el Aula Pablo VI. En esta ocasión, el Santo Padre ha continuado hablando sobre la vejez. Es la cuarta catequesis que predica sobre este tema.

En ella, Francisco ha vuelto a reivindicar la importancia de la figura de los mayores en nuestro tiempo. «Un anciano que ha vivido mucho tiempo, y recibe el don de un testimonio lúcido y apasionado de su historia, es una bendición insustituible», ha comentado el Papa.

El Pontífice ha relatado su experiencia personal de escucha nieto-abuelo. «Aprendí el odio y la ira en la guerra de mi abuelo que había luchado en el Piave en 1914: me transmitió esta ira en la guerra. Porque me habló de los sufrimientos de una guerra. Y esto no se aprende ni en los libros ni de otra forma, se aprende así, pasando de abuelos a nietos. Y esto es insustituible. La transmisión de la experiencia de vida de abuelos a nietos. Hoy lamentablemente no es así y se piensa que los abuelos son material de desecho: ¡no! Son la memoria viva de un pueblo y los jóvenes y los niños deben escuchar a sus abuelos», ha contado Francisco.

A continuación, os ofrecemos la Catequesis del Papa Francisco sobre la vejez: 4. Licencia y herencia: memoria y testimonio:

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

En la Biblia, la historia de la muerte del anciano Moisés está precedida por su testamento espiritual, llamado «Cántico de Moisés». Este Cántico es ante todo una hermosa confesión de fe, y dice así: «Quiero proclamar el nombre del Señor: ¡Engrandeced a nuestro Dios! / Él es la Roca: perfectos sus obras, / justos todos sus caminos; / Él es un Dios fiel sin malicia, él es justo y recto «( Deut32.3-4). Pero es también el recuerdo de la historia vivida con Dios, de las aventuras del pueblo que se formó a partir de la fe en el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Y por eso Moisés también recuerda las amarguras y los desengaños del mismo Dios: Su fidelidad continuamente probada por las infidelidades de su pueblo. El Dios fiel y la respuesta del pueblo infiel: como si el pueblo quisiera probar la fidelidad de Dios, y Él permanece siempre fiel, cercano a su pueblo. Este es precisamente el núcleo del Cántico de Moisés: la fidelidad de Dios que nos acompaña a lo largo de nuestra vida.

Cuando Moisés hace esta confesión de fe está en el umbral de la tierra prometida, y también de su despedida de la vida. Tenía ciento veinte años, dice la historia, «pero sus ojos no se apagaron» ( Dt 34,7). Esa capacidad de ver, de ver realmente también de ver simbólicamente, como tienen los ancianos, que saben ver las cosas, el sentido más arraigado de las cosas. La vitalidad de su mirada es un don precioso: le permite transmitir el legado de su larga experiencia de vida y de fe, con la claridad necesaria. Moisés ve la historia y transmite la historia; los viejos ven la historia y transmiten la historia.

Una vejez a la que se concede esta lucidez es un regalo precioso para la próxima generación. La escucha personal y directa del relato de una historia de fe vivida, con todos sus altibajos, es insustituible. Leerlo en libros, verlo en películas, consultarlo en internet, por muy útil que sea, nunca será lo mismo. Esta transmisión -que es la verdadera tradición, la transmisión concreta de los viejos a los jóvenes! – esta transmisión está muy perdida hoy, y cada vez más, por las nuevas generaciones. ¿Porque? Debido a que esta nueva civilización tiene la idea de que los viejos son material de desecho, los viejos deben desecharse. ¡Esto es brutalidad! No, no es así. La historia directa, de persona a persona, tiene tonos y formas de comunicación que ningún otro medio puede sustituir. Un anciano que ha vivido mucho tiempo, y recibe el don de un testimonio lúcido y apasionado de su historia, es una bendición insustituible. ¿Somos capaces de reconocer y honrar este don de los ancianos? ¿La transmisión de la fe -y del sentido de la vida- sigue este camino de escucha de los ancianos hoy? Puedo dar un testimonio personal. Aprendí el odio y la ira en la guerra de mi abuelo que había luchado en el Piave en 1914: me transmitió esta ira en la guerra. Porque me habló de los sufrimientos de una guerra. Y esto no se aprende ni en los libros ni de otra forma, se aprende así, pasando de abuelos a nietos. Y esto es insustituible. La transmisión de la experiencia de vida de abuelos a nietos. Hoy lamentablemente no es así y se piensa que los abuelos son material de desecho: ¡no! Son la memoria viva de un pueblo y los jóvenes y los niños deben escuchar a sus abuelos.

En nuestra cultura, tan «políticamente correcta», este camino parece estar obstaculizado de muchas maneras: en la familia, en la sociedad, en la misma comunidad cristiana. Alguien incluso propone abolir la enseñanza de la historia, como información superflua sobre mundos que ya no son actuales, lo que resta recursos al conocimiento del presente. ¡Como si hubiéramos nacido ayer!

La transmisión de la fe, en cambio, carece a menudo de la pasión de una «historia vivida». Transmitir la fe no es decir las cosas «bla, bla, bla». Es decir la experiencia de la fe. ¿Y entonces difícilmente puede atraer a elegir el amor para siempre, la fidelidad a la palabra, la perseverancia en la entrega, la compasión por los rostros heridos y abatidos? Por supuesto, las historias de vida deben transformarse en testimonio, y el testimonio debe ser leal. La ideología que tuerce la historia según sus propios patrones ciertamente no es leal; la propaganda, que adapta la historia a la promoción del propio grupo, no es justa; no es justo convertir la historia en un tribunal en el que se condena todo el pasado y se desalienta todo el futuro. Ser justo es contar la historia tal como es, y solo quien la ha vivido puede contarla bien.

Los mismos Evangelios cuentan honestamente la bendita historia de Jesús sin ocultar los errores, malentendidos e incluso traiciones de los discípulos. Esto es historia, esto es la verdad, esto es testimonio. Este es el don de la memoria que los «ancianos» de la Iglesia transmiten, desde el principio, pasándolo «de mano en mano» a la siguiente generación. Nos hará bien preguntarnos: ¿cuánto valoramos esta forma de transmitir la fe, de pasar el testigo entre los ancianos de la comunidad y los jóvenes abiertos al futuro? Y aquí estoy recordando algo que he dicho muchas veces, pero me gustaría repetirlo. ¿Cómo se transmite la fe? “Ah, aquí tienes un libro, estúdialo”: no. Así la fe no puede ser transmitida. La fe se transmite en dialecto, es decir, en el habla familiar, entre abuelos y nietos, entre padres y nietos. La fe se transmite siempre en dialecto, en ese dialecto familiar y experiencial aprendido a lo largo de los años. Por eso es tan importante el diálogo en familia, el diálogo de los hijos con los abuelos que son los que tienen la sabiduría de la fe.

A veces, reflexiono sobre esta extraña anomalía. Hoy el catecismo de iniciación cristiana se nutre generosamente de la Palabra de Dios y transmite información precisa sobre los dogmas, sobre la moral de la fe y sobre los sacramentos. A menudo, sin embargo, hay un desconocimiento de la Iglesia que surge de la escucha y del testimonio de la historia real de la fe y de la vida de la comunidad eclesial, desde el principio hasta el día de hoy. De niños aprendemos la Palabra de Dios en las aulas de catecismo; pero la Iglesia se «aprende», como jóvenes, en las aulas escolares y en los medios de información mundial .

La narración de la historia de fe debe ser como el Cántico de Moisés, como el testimonio de los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles. Es decir, una historia capaz de evocar las bendiciones de Dios con emoción y nuestras carencias con lealtad. Sería bueno que desde un principio, en los itinerarios catequísticos, existiera también el hábito de escuchar, desde la experiencia vivida por los ancianos, la confesión lúcida de las bendiciones recibidas de Dios, que debemos guardar, y el testimonio leal de nuestros fracasos fidelidad, que debemos reparar y corregir. Los ancianos entran en la tierra prometida, que Dios desea para cada generación, cuando ofrecen a los jóvenes la hermosa iniciación de su testimonio y transmiten la historia de la fe, la fe en dialecto, ese dialecto familiar, ese dialecto que pasa de los viejos a los jóvenes. . Luego, guiados por el Señor Jesús, ancianos y jóvenes entran juntos en su Reino de vida y de amor. Pero todos juntos. Todos en familia, con este gran tesoro que es la fe transmitida en dialecto.

«La solución no es comprar ni fabricar armas»

Por último, tras la catequesis, el Papa ha hecho un llamamiento. «Quisiera tomar un minuto para recordar a las víctimas de la guerra. Las noticias de las personas desplazadas, de las personas que huyen, de las personas muertas, de las personas heridas, de tantas personas caídas de un lado y del otro, son noticias de muerte. Pidamos al Señor de la vida que nos libere de esta muerte de la guerra. Con la guerra todo se pierde, todo. No hay victoria en una guerra: todo es derrota», asegura el Papa.

Además, el Obispo de Roma ha pedido «que el Señor envíe su Espíritu para que nos haga entender que la guerra es una derrota de la humanidad, nos haga entender que es necesario más bien derrotar la guerra. El Espíritu del Señor nos libere a todos de esta necesidad de autodestrucción, que se manifiesta haciendo la guerra. Recemos también para que los gobernantes entiendan que comprar armas y fabricar armas no es la solución del problema. La solución es trabajar juntos por la paz y, como dice la Biblia, hacer de las armas instrumentos para la paz.», concluyó el Papa.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
1 comentarios en “Francisco: «Hoy lamentablemente se piensa que los abuelos son material de desecho»
  1. ¿Los abuelos?
    TODA la gente papa.
    Los malthusianos nos traen por la calle de la amargura.
    Entre las guerras que provocaron, y entre las armas mortales con que nos vacunan, entre el aborto y la eutanasia, la ideología de género, que no genera humanos, y las feministas con sus aquelarres, ¿ Cuáles abuelos papa?
    El demonio no discrimina, agarra parejo. Y es él el que tiene su reinado entre los psicópatas malthusianos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles