El Papa Francisco avisa que «es urgente revisar el estilo y la eficacia del arte político»

Papa Francisco pandemia sacramentos (Vatican Media)
|

Con motivo de la tercera edición de las Jornadas Sociales Católicas Europeas, organizadas por el CCEE junto con COMECE y la Conferencia Episcopal Eslovaca en Bratislava del 17 al 20 de marzo, el Papa Francisco ha enviado un mensaje a los participantes de estas jornadas.

Las primeras palabras del Papa van dirigidas a «la tragedia de la guerra que se desarrolla en el corazón de Europa; nunca se nos hubiera ocurrido ver escenas semejantes a las de los grandes conflictos bélicos del siglo pasado. El desgarrador grito de auxilio de nuestros hermanos ucranianos nos empuja como comunidad de creyentes no sólo a una seria reflexión, sino a llorar con ellos y a trabajar por ellos; compartir la angustia de un pueblo herido en su identidad, en su historia y tradición. La sangre y las lágrimas de los niños, los sufrimientos de mujeres y hombres que defienden su tierra o huyen de las bombas sacuden nuestra conciencia. Una vez más la humanidad se ve amenazada por un perverso abuso de poder e intereses partidistas, que condena a pueblos indefensos a sufrir todas las formas de violencia brutal.»

Acto seguido agradece a sus «hermanos en el episcopado, vuestra pronta y unánime respuesta para ayudar a esa población, garantizándoles ayuda material, acogida y hospitalidad». Tras ello, el Pontífice insiste en que «no nos cansemos de esto, y no dejemos de invocar la paz de Dios y de los hombres. Por eso los exhorto a seguir orando, para que quienes sostienen el destino de las naciones no dejen piedra sin remover para detener la guerra y abrir un diálogo constructivo para poner fin a la enorme tragedia humanitaria que está provocando».

«Hoy, más que nunca, es urgente revisar el estilo y la eficacia del arte político. Ante los múltiples cambios que estamos presenciando a nivel internacional, es nuestro deber “hacer posible el desarrollo de una comunidad mundial, capaz de realizar la fraternidad a partir de los pueblos y naciones que viven la amistad social” (Encíclica Hermanos todos , n. . 154 ). La guerra, que «deja peor al mundo» y es «un fracaso de la política y de la humanidad, una vergonzosa entrega a las fuerzas del mal» (n. 261 ), puede suscitar en este sentido una reacción opuesta, un compromiso por restablecer una arquitectura de paz a nivel global (cf. n.231), donde la casa europea, creada para garantizar la paz tras las guerras mundiales, juega un papel primordial», advirtió Francisco.

El título elegido para estas jordanas es «Europa más allá de la pandemia: un nuevo comienzo». El Santo Padre añade que «nos invita a reflexionar sobre la transición en curso en la sociedad europea. Este tiempo, aún condicionado por la pandemia, ha provocado notables cambios sociales, económicos, culturales e incluso eclesiales. En esta situación marcada por el sufrimiento, han crecido los miedos, ha aumentado la pobreza y se ha multiplicado la soledad; mientras muchos han perdido su trabajo y viven de manera precaria, la forma de relacionarse con los demás ha cambiado para todos. En este contexto, también la vida eclesial no estuvo exenta de muchas dificultades, sobre todo por la limitación de las actividades pastorales».

Francisco enfatiza en que «como cristianos y como ciudadanos europeos, estamos llamados a aplicar con valentía lo que dijo uno de los grandes padres fundadores de la Comunidad Europea». El sucesor de Pedro añade que «para los cristianos, reconstruir la casa común significa «convertirse en artesanos de comunión, tejedores de unidad a todos los niveles: no por la estrategia, sino por el Evangelio» ( Homilía en la Misa con los CCEE, 23 de septiembre de 2021). En otras palabras, es necesario volver a partir del corazón mismo del Evangelio: Jesucristo y su amor salvador. Este es el anuncio siempre nuevo que hay que llevar al mundo, en primer lugar mediante el testimonio de vidas que muestren la belleza del encuentro con Dios y del amor al prójimo».

Por último, el Papa recuerda que «quien ama supera el miedo y la desconfianza de quien llega a nuestras fronteras en busca de una vida mejor: si acoger, proteger, acompañar e integrar a tantos hermanos y hermanas que huyen de los conflictos, el hambre y la pobreza es un deber y un deber humano, incluso más es cristiano. Que los muros aún presentes en Europa se transformen en puertas de acceso a su patrimonio de historia, fe, arte y cultura; promover el diálogo y la amistad social, para que crezca una convivencia humana basada en la fraternidad».

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
29 comentarios en “El Papa Francisco avisa que «es urgente revisar el estilo y la eficacia del arte político»
  1. «quien ama supera el miedo y la desconfianza de quien llega a nuestras fronteras en busca de una vida mejor: si acoger, proteger, acompañar e integrar a tantos hermanos y hermanas que huyen de los conflictos, el hambre y la pobreza es un deber y un deber humano, incluso más es cristiano.

    1. A quien hay que tener miedo y desconfianza es a quienes promueven la inmigración ilegal (por convicción o como tontos útiles), cuyos principales beneficiarios son:

      1) Las mafias que trafican con personas, que se enriquecen incluso a costa de la vida de los inmigrantes.

      2) Quienes manejan la política y la economía, que quieren mano de obra barata, casi esclava, procedente de los países pobres, y contar con un caladero de votos que mantenga en el poder a quienes primero fomentan éso y luego aparecen como sus «salvadores» dándoles migajas.

      – Los ideólogos del NOM, que por una lado fomentan la anti-natalidad (anticoncepción, aborto) y la eliminación de los no productivos, como los discapacitados, enfermos y ancianos (eutanasia), pero necesitan a los inmigrantes para mantener el sistema, a la vez que entre éstos los prefieren de otras religiones, especialmente musulmana, para acabar con la hegemonía cristiana occidental, que es su gran enemigo a batir.

      1. Catolicvs,

        También tiene razón pero eso no quita q quien ama no teme. Lo dice la Biblia. Y supongo q es pq el amor supera el temor.

        Yo creo q debemos actuar cristianamente, en todo momento y lugar, acogiendo al necesitado.Y no por q lo q haya detrás sea malo, dejar nosotros de hacer el bien..

        Aunque no hablo por mí, yo sí temo. Mi amor no es perfecto.

        1. «quien ama no teme»

          A mí no me lo diga. Dígaselo a Francisco, que es quien habla de temor: «tener miedo y desconfianza…». Eso es exactamente temer, que él atribuye a quienes rechazan la inmigración ilegal, mientras que, como he dicho, a quien hay que temer no es a quien la rechaza, sino a quien la fomenta (como hace él).

          Y lamento disientir con usted en que acoger a los miles y miles de inmigrantes ilegales que vienen en oleadas programadas a Europa sea «actuar cristianamente», por múltiples motivos (no caben todos en los comentarios): bastantes de ellos no son tan «necesitados» como algunos piensan; es contrario al bien común y condena a muchos de ellos a la mendacidad y/o la delincuencia, al no poder asimilarles el sistema laboral, fundamentalmente por el paro, por ejemplo, como ocurre en España; no hay intención de evangelizarles y constituye una invasión islámica que supone una bomba de relojería para el futuro de Occidente.

          1. Catholicus, no deja de ser harto llamativo que los mismos que hablan del «miedo al que llega a nuestras fronteras», acto seguido, manifieste tener un miedo atroz a un sano sentimiento de querer preservar la cultura y la tradición propia. Parece que esto de denunciar el miedo es muy selectivo entre los adeptos del multiculturalismo sin fronteras, el miedo pasa de ser un bicho feo y malo a ser una causa digna de ser pregonada y repetida hasta la saciedad.

        2. ACS, es una premisa falaz, por no decir abiertamente falsa, que todo aquel que llame a nuestras fronteras sea un «necesitado».

          No es doctrina de Cristo que las casas no deban tener puertas y paredes, ni que las naciones no deban tener fronteras o muros. Eso es ideología, respetable, pero ideología, no dogma de fe.

          1. Quien los deja morir es quien fomenta la inmigración ilegal, que sólo enriquece a las mafias que trafican con seres humanos y a los oligarcas occidentales que requieren de mano de obra barata/esclava para mantener el sistema y que no colapse (al que incoherentemente han hundido ellos mismos al fomentar las políticas anti natalistas de la anticoncepción y el aborto).

            Sin inmigración ilegal no mueren inmigrantes al naufragar las pateras… porque sencillamente no hay pateras. Su postura, como la de Francisco, no tiene nada de cristiana (eso sí que es pura ideología, y no rezar por la conversión de judíos y paganos, como usted ha repetido ya varias veces los últimos días).

            Como en tantas ocasiones, es más peligroso un tonto útil que alguien realmente malo, pues les hace el juego engañando a muchos que no caerían si los malos fueran de frente y proclamasen sus verdaderas intenciones. Ante el «buenismo» muchos pican y producen más mal que bien.

          2. ¿Y a quién le importa si lee los comentarios o no? ¿Alguien se lo ha preguntado? Usted no es el ombligo del mundo, aceptelo.

          3. ACS, se aferra a la misma premisa mentirosa, a saber, que estén en peligro de muerte. Antes al contrario, puede ser que quien estemos en peligro mortal somos los que estamos detrás de esa frontera.

            ACS, ¿es muy de cristianos lo de mentir reiteradamente?

    2. ACS, es un deber cristiano… a practicar en su casa, y de su bolsillo. Como lo es la caridad cristiana, voluntaria y de cada uno, no coactiva y colectivizada.

      La caridad cristiana es deber a practicar. Cosa diferente es la política de flujos inmigratorios, cuestión mucho más compleja que la caridad individual, en donde han de sopesarse muchos factores en aras del bien común.

        1. ¿Socorrer a quien lo necesita? ¿Primero aprueba y fomenta el tráfico de seres humanos que hay detrás de la inmigración ilegal, y luego dice que hay que socorrerles? ¿Cuando naufraga una patera, por ejemplo? No fomente la inmigración ilegal y no habrá pateras. Que aquí ya tiene muchos necesitados a los que socorrer, sin necesidad de recurrir a los de fuera, que se juegan la vida por el engaño de que aquí tendrán una vida mejor, lo cual es falso: salvo excepciones, aquí están abocados a la mendicidad y a la delincuencia, o como mucho a sobrevivir (gracias a las ONGs) peor que en origen, pues es sistema laboral no les puede absorber (no cabe toda África en Europa, ni tampoco es verdad que todos sean «necesitados»). Y eso por no hablar de los menas, que deberían estar con sus familias, y que muchos de ellos ya vienen con la intención de delinquir, pues conocen perfectamente que la Ley del Menor española les ampara y deja impunes.

          1. «No leo sus comentarios: soy alérgica a la verdad y quiero seguir en el error». Qué actitud tan pueril y patética.

        2. ACS, pues entonces usted habla de caridad cristiana, bien diferente de la política inmigratoria. Lo primero concierne a su conciencia individual, pero un gobierno no se rige por conciencias individuales sino por la defensa del bien común.

  2. Hoy más que nunca es necesario revisar el estilo y la eficacia de la misión evangelizadora de la Iglesia Católica en el mundo

  3. Que los muros aún presentes en Europa se transformen en puertas de acceso a su patrimonio de historia, fe, arte y cultura; promover el diálogo y la amistad social, para que crezca una convivencia humana basada en la fraternidad». Parece ser que Europa, como un gran museo, compartiría ‘su fe, su cultura…’, no como la Palabra de Dios que transforma el mundo, sino como otro instrumento más, entre otroas religiones, para la gran hermandad mundial… masónica.

    Ayuda a

  4. ACS, es una premisa falaz, por no decir abiertamente falsa, que todo aquel que llame a nuestras fronteras sea un «necesitado».

    No es doctrina de Cristo que las casas no deban tener puertas y paredes, ni que las naciones no deban tener fronteras o muros. Eso es ideología, respetable, pero ideología, no dogma de fe.

    1. y sin embargo, él nos ha dejado habitar en su cuerpo. El que no tenía ni donde recostar su cabeza. El que murió desnudo…

      en fin, cuestión de sensibilidad, supongo…

      1. No veo que sea usted tan «sensible». Muchos de los que defienden «ayudar a los necesitados», aparte de que no les ayudan en absoluto (sólo esperan a que lo hagan otros o Papá Estado) caen en una postura egoísta: en realidad lo hacen por sentirse bien; por hacer una obra de misericordia que le lleve al cielo; etc. El primer beneficiado siempre son ellos. ¿En qué se plasma su ‘sensibilidad’? ¿Cuánto piensa en los que mueren cuando naufragan las pateras? Porque debería pensar que quien fomenta la inmigración ilegal está fomentando exactamente éso: la muerte de esas personas engañadas. Sin inmigración ilegal no morirían, ni muchos de ellos acabarían en las cárceles europeas al tener que delinquir porque no hay trabajo para todos, y comer tienen que comer. En vez de tanto divagar y meterse en metafísicas y espiritualidades raras, meta un pobre en su casa o ayude a los que ya están aquí, que le aseguro que los hay.

          1. ACS, es harto sospechoso que su extrema «sensibilidad» hacia quien asalta las fronteras se torne sensibilidad inexistente o nula cuando se trata de guardar el debido respeto a los comentarios de otros. Prueba evidente de su pose teatral y fingida.

            Usted no pide sensibilidad, pide aceptación servil de sus pancartas relativistas.

  5. ACS deberías estar profundamente agradecida a CATHOLICUS y otros que tienen la heroica paciencia de contestar a las sandeces que viertes aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles