La Cuaresma, Gian Lorenzo Bernini y la levedad liberadora de la verdad

italiano latín San Pedro
|

Si no ha estado en la basílica del Vaticano el 22 de febrero, fiesta de la Cátedra de San Pedro, no dude en incluirlo en su lista de deseos. El 22 de febrero no solo es el día en que a la estatua del Príncipe de los Apóstoles, con su famoso pie de bronce desgastado, se le pone una espléndida capa y una tiara papal, sino que también es el único día en que el Altar de la Cátedra, la enorme composición escultórica del ábside de la basílica, arde con la luz de más de cien velas. Mejor aún es entrar en la basílica lo antes posible y ver a los acrobáticos Sanpietrini, el personal de mantenimiento de la basílica, balanceándose en cuerdas y trepando mientras colocan y luego encienden esas velas de dos metros de altura, que permanecen encendidas todo el día.

Se tardaron 124 años, desde 1506 hasta 1626, en construir la “Nueva San Pedro”, que sustituyó a la basílica del siglo IV con la que el emperador Constantino consagró la tumba del primer obispo de Roma. Una vez terminada, la “Nueva San Pedro” medía 222 metros de largo y 149 metros de ancho, y su gran cúpula se elevaba 136 metros sobre el suelo. Dominar este vasto espacio con un esquema decorativo coherente fue uno de los mayores desafíos en la historia del diseño de interiores. Afortunadamente, el hombre capaz de llevar a cabo una tarea de tal envergadura estaba al alcance de la mano. Gian Lorenzo Bernini tardó cincuenta y siete años en terminar el trabajo, y su extraordinaria habilidad para hacerlo sigue deleitando la vista y elevando el espíritu tres siglos y medio después. Y solo el 22 de febrero, cuando se ilumina con velas el siempre impresionante Altar de la Cátedra.

Con su incomparable habilidad para explicar todas las cosas estéticas, mi amiga Elizabeth Lev plasmó maravillosamente la idea de Bernini para la decoración del ábside de San Pedro en nuestro libro, Roman Pilgrimage: The Station Churches: “El arte de Bernini pretende revelar el mundo físico y el entorno divino en colisión: así, en el ábside de la basílica, creó una experiencia de Pentecostés. La ventana ovalada que perfora la mampostería está llena de cristales amarillos y, al ponerse el sol, entra una luz dorada, igual que el Espíritu Santo penetró en la sala superior. Sus rayos juegan con los ángeles dorados que caen en cascada desde la abertura y se agitan en forma de nubes alrededor del trono de Pedro: esta enorme silla de bronce que contiene los fragmentos de la cátedra romana de Pedro. Junto al trono de bronce, con sus túnicas aparentemente agitadas por los vientos del Espíritu Santo, se encuentran los santos Ambrosio, Agustín, Atanasio y Juan Crisóstomo, que hicieron arder la Iglesia primitiva con su celo”.

La colocación de estos cuatro grandes Doctores de la Iglesia, dos de Occidente y dos de Oriente, constituye una importante declaración teológica. Cada uno de ellos sostiene el colosal relicario de bronce que evoca la Cátedra de Pedro y la autoridad doctrinal investida en la Iglesia y su cabeza, pero ese soporte es solo la punta de un dedo. El punto de Bernini: aunque pueda parecer pesada y gravosa para un ojo inexperto o un alma no suficientemente conversa, la verdad de la fe católica, de la que Pedro es el guardián, es en realidad bastante ligera. Esa verdad tampoco es pesada, pues nos libera en el sentido más profundo de la libertad humana: la doctrina profundiza nuestro encuentro con el Hijo de Dios encarnado, en quien encontramos tanto la verdad sobre el Padre de las Misericordias como la verdad sobre nuestra humanidad y su noble destino. 

Las convicciones de Gian Lorenzo Bernini sobre el carácter liberador de la verdad fueron recapituladas por los Padres del Concilio Vaticano II en la Declaración sobre la libertad religiosa. Allí, los obispos escribieron que la verdad, incluida la verdad sobre Dios y la verdad sobre nosotros, afecta y liga “la conciencia de los hombres, y que la verdad no se impone de otra manera, sino por la fuerza de la misma verdad, que penetra suave y fuertemente en las almas”. Ahora que la Iglesia entra en la Cuaresma de 2022, es bueno reflexionar y rezar sobre esta comprensión católica de que la doctrina es ligera, poderosa y liberadora, que algunas partes de la Iglesia mundial parecen haber olvidado, al igual que estos hermanos confundidos que imaginan que lo que el mundo piensa que es verdad es superior a lo que la Iglesia sabe que es verdad sobre la base tanto de la revelación como de la razón.

Hacer un examen de conciencia sobre el grado en que cada uno de nosotros ha sido el discípulo misionero para el que fuimos bautizados durante el año pasado, y luego considerar cómo podríamos conformarnos más plenamente con esa vocación en el futuro, son las dos reflexiones a las que la Cuaresma nos llama anualmente. Al igual que el Altar de la Cátedra, esa reflexión debería conducir a una nueva apreciación de la ligereza liberadora de la doctrina.

 

Publicado por George Weigel en First Things

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles