Hungría, el aliado que los conservadores no vemos

Hungría Texas Europa
|

Hungría no es el paraíso, no existen los paraísos, pero es el Texas de Europa: un lugar donde reina el sentido común frente a un impactante wokeness.

(Rod Dreher/The American Conservative)- Anoche participé en un evento privado en Budapest, y conocí a la ministra de Justicia del país, Judit Varga. Tuvimos una larga conversación. Y puedo decir que, si ponemos a esta mujer en la televisión estadounidense, la mayoría de los estadounidenses pensaría que es la persona más cuerda y valiente que han visto en la vida pública desde hace mucho tiempo. Ella es benditamente normal.

Estuve hablando con ella y con un par de estadounidenses más, y aunque no puedo hablar por ellos, estoy seguro de que están de acuerdo conmigo en que es sorprendente que una persona tan normal, una madre de tres hijos, ocupe una posición de poder en un país. Esta es mi segunda vez en Hungría y, al igual que la primera, estoy asombrado de lo afortunadas que son estas personas por tener un gobierno que tiene tan en cuenta las opiniones de la gente común. Anoche hice como Thomas Friedman y le pedí al taxista que me llevó al evento que me dijera qué pensaba sobre las próximas elecciones. Le pregunté al conductor, un hombre de mediana edad que me comentaba que su hija, farmacéutica, había sido despedida por negarse a ponerse la tercera inyección anti-covid, cuál era su opinión sobre las próximas elecciones. Contestó: “Bueno, yo soy un nacionalista. Mi padre sufrió bajo el comunismo, así que apoyo a nuestro gobierno”. En los medios occidentales jamás escucharemos hablar de su propio país a un trabajador como lo hace este hombre de Hungría. ¿Cuántas probabilidades hay de que se refleje el punto de vista de un obrero de una fábrica de Arkansas en el Times o el Post? Lo mismo aquí.

Miren, si tienen ustedes la oportunidad de venir a Hungría y ver por sí mismos cómo están las cosas aquí, háganlo. Los reportajes de los medios estadounidenses sobre Hungría hablan de lo que cabría esperar si The New York Times o el Washington Post enviaran reporteros a Luisiana o Alabama. Piensan que los de aquí son campesinos, fascistas y malvados gobernados por un dictador. En efecto, son tan normales y tienen tanto sentido común que cuesta creerlo. A principios de esta semana tomé café con un británico cristiano expatriado, que dijo que se había trasladado aquí hace algunos años porque no podía soportar en lo que se estaba convirtiendo su país natal. Hungría no es el paraíso, no existen los paraísos, pero es el Texas de Europa: un lugar donde reina el sentido común frente a un impactante wokeness [La expresión Gran Despertar” –Great awokening-, en el inglés de los afroamericanos, alude a la toma de conciencia, por parte de una izquierda con buen nivel económico y educativo, de la injusticia de un sistema que ha oprimido a los negros y a otras minorías raciales, n.d.t.].

No estoy tratando de convencerles de que sean pro-Hungría o pro-Fidesz, el partido gobernante. Estoy tratando de convencerles de que miren los informes de los medios estadounidenses sobre este país con escepticismo. Los húngaros son los únicos en Europa que se mantienen firmes en defensa de las cosas en las que creen la mayoría de los conservadores estadounidenses. Son los únicos que se mantienen firmes defendiendo las cosas en las que creen los liberales clásicos a la antigua. Son anti-woke.

El otro visitante conservador estadounidense —a quien algunos de ustedes conocerán— y yo les contábamos a los húngaros en qué profunda decadencia se ha hundido nuestro país. Por mi experiencia aquí, es difícil hacerles entender cuán profundamente se ha asentado la corrupción. Todavía quieren creer que Estados Unidos es lo que alguna vez fue: un faro de libertad y cordura. Lo siento, amigos, no es así.

Al llegar a casa, hace un rato, un amigo abogado estadounidense me envió esta historia sobre el Colegio de Abogados de Estados Unidos. Léanla y enfádense. En resumen: «La educación legal está a punto de experimentar un cambio revolucionario, con el Colegio de Abogados de Estados Unidos a punto de encargar un estudio enfocado en la raza como requisito previo para graduarse en la facultad de Derecho. Es otro ejemplo de ideología woke que se impone a la nación, y puede requerir que los estados revisen gobierno del ABA al que se le ha otorgado un poder de acreditación casi monopolizador.

Este mandato educativo enfocado en la raza se impone en las facultades de Derecho a través del Consejo de la Sección de Educación Jurídica y Admisiones del Colegio de Abogados al Colegio de Abogados estadounidense (ABA sus siglas en inglés). Gran parte del poder del ABA viene del gobierno federal. Los estudiantes de Derecho deben asistir a escuelas cuyo acreditador sea reconocido por el Departamento de Educación de los EE. UU. para recibir préstamos federales para estudiantes. El ABA es el único acreditador de facultades de Derecho reconocido a nivel federal.

Sin embargo, el poder de acreditación del ABA no depende solo de la ley federal. Es imprescindible graduarse en una facultad de Derecho acreditada por el ABA en casi todos los estados, para quienes quieren ser admitidos en el Colegio de Abogados. Los 50 estados reconocen la acreditación ABA. Aparte unas pocas excepciones, la mayoría acepta solo la acreditación ABA.

Se discute por qué los gobiernos dieron al ABA un poder casi monopolizador. Algunos dicen que el propósito era el de garantizar una formación jurídica de calidad. Otros argumentan que, como cualquier gremio, la principal motivación del ABA era limitar la competencia.

Independientemente de si la acreditación del ABA garantiza o no la calidad, el ABA se ha vuelto partidista, utilizando su poder para promover una agenda ideológica«. (Léanlo todo).

Así es como se está afianzando el totalitarismo blando del que escribo en Vivir sin mentiras: no a través del gobierno, sino a través del poder de concesión de licencias de las asociaciones privadas. Esta es una de las razones por las que no podemos votar para salir de esta crisis, no si nuestros políticos no están dispuestos a presionar a las asociaciones privadas para que dejen de lado el wokeness.

¿Cuánto más estamos dispuestos a aceptar los estadounidenses? ¿Cuándo vamos a tener la versión de los abogados de la caravana de camioneros?

Les aseguro que los húngaros están de nuestro lado. Deberíamos estar del suyo. Hoy, un amigo húngaro me envió varios enlaces a una serie de videos, filtrados, publicados en un periódico progubernamental que muestran a tres destacados afiliados de George Soros admitiendo el hecho de que la imagen de Hungría está real y deliberadamente distorsionada en los medios internacionales.

Andrej Nosko se doctoró en Ciencias Políticas en la Central European University de George Soros. Trabajó para la Open Society Foundations hasta 2018 como director.

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/hirek-politika/andrej-noskointerju-Q2nBVS9vCHxiFbOc

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/hirek-politika/andrej-noskointerju-2.-LCK1hxqOJEbTOcFv

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/hirek-politika/andrej-nosko-az-elfogult-kampanyrol-XDXE04sR5DjWjmKb

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/hirek-politika/andrej-nosko-az-elfogult-kampanyrol-f98bTqTAWGswbK3a

Dalibor Rohac es miembro sénior del neocón American Enterprise Institute. También estuvo afiliado al neoliberal Cato Institute, que recibió fondos de George Soros. Se presentó a las elecciones generales de 2020 en Eslovaquia como candidato del partido liberal PS/SPOLU, que cuenta con el apoyo indirecto de Soros.

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/podcast/brusszelben-nagyon-megkonnyebbulnenek-brusszel-rohac-R6rqpkIhPTRO1P2p

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/podcast/bulgaria-es-romania-korruptabb-korrupcio-5XFs7JslpffBVOIv

Márton Asbóth es director de proyectos de la Unión Húngara de Libertades Civiles, una ONG que recibe con regularidad fondos de George Soros. Los medios de comunicación internacionales, la ONU y la Unión Europea suelen referirse a las personas que trabajan para la Unión Húngara de Libertades Civiles como “expertos independientes”.

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/podcast/bulgaria-es-romania-korruptabb-korrupcio-5XFs7JslpffBVOIv

https://videa.hu/videok/magyar-nemzet/hirek-politika/asboth_2-zGSNhaputpbi1rxJ

Lo que revelan estos videos filtrados coincide con mi experiencia aquí. La Unión Europea y los globalistas del aparato político exterior de EE. UU. mienten o distorsionan la realidad, y la única forma que tienen los estadounidenses de conseguir información sobre lo que está sucediendo aquí en Hungría es a través de los medios y de los agentes institucionales acaparados por los globalistas. Los conservadores estadounidenses deben comprender que no se puede confiar en las instituciones conservadoras estadounidenses de élite para conocer la verdad sobre lo que está sucediendo en Hungría o entre los partidos nacionalistas de la Europa continental.

Échenle una ojeada a este discurso de 2021 de Judit Varga, ministra de Justicia. ¿Esta mujer les parece fascista? ¿O más bien un político con sentido común?

Publicado por Rod Dreher en The American Conservative

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
25 comentarios en “Hungría, el aliado que los conservadores no vemos
  1. No tanto sentido común. Hungría es uno de los apoyos de la Rusia de Putin, esa Rusia tan alabada en estos mentideros y que está dejando un reguero de sufrimiento inútil en Ucrania. No he leído ningún artículo reflexivo en infovaticana.com.

    1. Ilumínenos, usted que es tan «reflexivo»: ¿en qué consiste el apoyo de Hungría a Rusia? No será en lo referente a esta guerra, habiendo condenado expresamente Viktor Orbán la invasión de Ucrania ordenada por Putin. Si no le ha visto y oído haciendo esa declaración, o ha leído o le han dicho otra cosa, debería usted dejar de recurrir a los medios de comunicación de la izquierda mentirosa (valga la redundancia). Quien parece trabajar para Rusia y sus ya conocidos métodos de desinformación, es usted (con eso de que Rusia es aliada/mantenedora de todas las dictaduras comunistas… China, Venezuela, Cuba…).

      1. Orban se negó a colaborar en facilitar por la UE defensa cibernetica a Ucrania. Cuando estuvo en España con Abascal se alineó con Putin y se fue corriendo a verle. Toda esta información la tiene en Google. Pero según Usted no ha habido ningún adversario mayor de Putin, ¿no? Eso sí es fase. Y qué quieren que les diga. Con todos sus defectos, la UE protege a España de las amenazas económicas de AMLO en México, de Marruecos, de EEUU. Tanto arremeter con la UE que nos ha regalado 75.000 millones para salir de la pandemia. Otra cosa lo que haga Sánchez con eso. ¿Leyes de género? Fuera de la UE también nos las impondrán. La UE no es el problema.

        1. Vaya forma de mezclarlo todo. Abascal, como Orbán, ha condenado la invasión rusa de Ucrania. El resto de su comentario no tiene nada que ver con el artículo: la imagen exterior de Hungría está distorsionada intencionalmente por las élites globalistas occidentales. ¿Qué nos está contando ahora de pandemias y Pedro Sánchez?

          1. Es Usted el que no ve el hilo conductor de las cosas. Orban es anti UE, Putin también lo es, lo es Vox, lo es infovaticana.com. Yo estoy a favor de las políticas provida de Hungría, pero en contra de nacionalismos, sean húngaro, español, o ruso, que terminan en guerras como la de Ucrania. No hago una enmienda a la totalidad de Orban, ni de lejos. Pero tampoco me voy a tragar todo.

          2. ¿En serio Orbán, y todos los húngaros que le votan, son «anti-UE? ¿O más bien la UE es anti-cualquiera que no acepte sus postulados (aborto, homosexualismo, ideología de género, etc.). El caso de Putin es totalmente diferente: la UE no pretende imponer su ideología y políticas en Rusia, ni le chantajea con «multas» o cese de fondos si no se pliega. Y sobre nacionalismos… ¿son menos nacionalistas los franceses, por ejemplo, que los húngaros? ¡Y un cuerno! Pero hay que repetir un mantra para denostar al disidente. El amor a la patria es algo bueno y un deber contemplado por el cuarto mandamiento Y sólo se le tacha de «nacionalismo» cuando se pretende demonizar a quien defiende su patria y sus valores frente al globalismo totalitario. Igualito el «nacionalismo» húngaro que el separatismo catalán (mal llamado nacionalismo), ¿verdad? Quien no vea la diferencia está ciego.

  2. Recientemente, una persona cercana a mì, «muy informada» por medios progresistas, hablò con toda naturalidad de Viktor Orban como de «un monstruo que gobierna a los pobres hùngaros…». Habiendo yo leìdo discursos muy sensatos, sensatìsimos, de Orban, me sorprendì y la contradije… Èramos dos personas hablando distintos idiomas…

  3. Leo un comentario de que la UE nos «ha regalado» 75 mil millones. Lo que ha hecho la UE es comprar nuestra soberanía para «salvarnos» de un problema prediseñado. A cambio del mangoneo por la cleptocracia española de dineros europeos España ya no va a decidir nada sobre la educación propia, libertad de circulación o incluso integridad territorial.

    1. ¿Que la UE «nos ha regalado 75.000 millones de euros para salir de la pandemia»? ¿Regalado 75.000 millones de euros? Esto le pasa cuando se olvida Vd de tomar la medicación

  4. Un cristiano es alguien que busca la Verdad, y obviamente esta a favor de la vida, por ejemplo. Y eso va mas allá de ser «conservador»

  5. La Hungría gobernada por Orban, es un bastión de la decencia y la moralidad. Un contrapunto frente a la perversión ética de la UE y EEUU.

  6. Si las críticas aquí manifestadas son contra los excesos despóticos e ideológicos y anticristianos de la UE, yo estoy de acuerdo. Muy bien por Orban. Lo que vengo a afirmar es que detrás de ciertas tesis de crítica a la UE se encuentra escondida también crítica al proyecto de unidad política de Europa, en favor del regreso a una concepción de soberanía de estado nacional que es obsoleta, que no proviene de una obligación derivada del amor a la patria y además es injusto con los grandes logros que también tiene la UE hoy en día, como algunos de los ejemplos que puse al principio. Y cuando desde El Toro e infovaticana.com no se ha hecho sino alabar la Rusia de Putin, dentro de ese mismo mundo de ideas de voluntad de recuperación del estado-nación, a la vista de los últimos acontecimientos es también para hacérselo mirar.

    1. En lo primero que dice, pues, estamos de acuerdo. En cuanto al proyecto de unidad política de Europa al que se refiere, es perfectamente legítimo criticarlo y no quererlo; y más cuando supone lo anterior. Porque podríamos basarnos en futuribles (¿y si no fuera así? ¿cómo sería?)… pero es como es, no como a algunos les gustaría. Sobre la presunta «concepción obsoleta» de soberanía de estado nacional, desconfíe de las «concepciones modernas» de falta de soberanía del estado nacional. Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Desgraciadamente, sabemos lo que es el estado nacional, con sus pros y contras… y también lo que es el globalismo que nos van imponiendo. En cuanto a su afirmación sobre los medios, no he visto que Infovaticana defienda la invasión rusia de Ucrania. ¿Alaba las políticas pro-familia u otras similares de Putin? Claro. Una cosa no tiene nada que ver con la otra.

      1. Es legítimo criticar el proyecto de unidad política de Europa y es legítimo recordar por mi parte que pretender acabar con él es dejar a Europa inerme ante el riesgo de las guerras entre Estados nacionales, que evitarlo fue el motivo del proyecto de la unidad europea. En cuanto al concepto de Estado Nación, la Cristiandad medieval no lo conoció como tal. Bebe más de Luis XIV y Bismarck. Curiosos amigos esos…

        1. Me temo que la Cristiandad medieval no tiene nada que ver con la UE actual y sus (anti)principios. No siquiera el proyecto inicial de mitad del siglo XX tiene nada que ver con la deriva inmoral y totalitaria que está tomando. Y es tan «democrática» que cuando se hizo la Constitución Europea y se presentó a referéndum, cuando en varios países ganó el NO, se acabaron los referenda: en el resto de países se impuso por decreto, sin consulta, no fuera a ser que la plebe no respaldase la maravillosa idea de lo que había que hacer de sus «iluminados» dirigentes. ¿A usted le gusta la actual UE? Bien. A mí no.

        1. Putin tiene capacidad militar para arrasar Ucrania. No lo ha hecho. Ese no es su objetivo. Matar indiscriminadamente y arrasar una ciudad hasta los cimientos sólo lo ha hecho EE.UU. y los aliados en la II Guerra Mundial (Dresde, Hiroshima, Nagasaki). Lo de ahora no se parece, ni se le acerca.

    1. Vale, ahora sí das argumentos brillantes, razonados, verificables mediante una conversación amigable. Mucho ánimo Gaston, vas bien así. Vas mejorando.

      1. Es Vd., señor Jacobo, el que debe de comedirse con sus arrebatos nada inteligentes contra Fidesz, VOX, y todos los que razonan a la luz de la fe que es la manera más inteligente de hacerlo. La Unión Europea no es una institución de derecho divino pero se nos impone a todos los europeos. Discrepar de sus principios ideológicos y actuaciones no nos convierte en potenciales extermindores de ucranianos. Si esta guerra la hubieran iniciado los «buenos», ni nos enterariamos de su existencia, o nos harían creer que están «salvando» la democracia, como con las ocho guerras montadas unilateralmente por el Nobel de la Paz, el abortero Obama, de las que nadie habla.

        1. De acuerdo en casi todo, pero los contrarios a la unidad política de Europa olvidáis que ese proyecto se concibió como antídoto a las guerras de estado-nación en Europa, como la de ahora de Ucrania. Si tenéis otra alternativa para evitarlas se agradecería la sugerencia.

          1. ¿Y la alternativa es un macro-estado totalitario en el que ya no se combate a otros países sino a sus propios miembros si son «disidentes»? Para evitar que mueran personas en guerras (que pueden defenderse) se impone el aborto (que mata indefensos) y se persigue a quienes defienden a los nonatos (ya han dado un pasito más y se va a criminalizar la objeción de conciencia, la libertad religiosa, la libertad de expresión, etc.)? Pues mire: cualquier alternativa es mejor. El estado nacional, también. El globalismo «fraterno» y anticristiano, para usted.

  7. Giorgeta, ¿ conoces eso ?

    es.wikipedia.org/wiki/Bandera_de_Europa

    religion/historias/noticias/bandera-union-europea-simbolismo-cristiano-20190524_421468

    1. Todo el mundo lo conocía, salvo usted, que por lo visto acaba de descubrirlo y le parece algo novedoso. Sí, troll: la masónica y anticristiana UE fue proyectada por sus padres fundadores de forma totalmente distinta a lo que es hoy. ¡Menudo descubrimiento!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles