Viktor Orban y el futuro de Occidente

Rod Dreher Viktor Orban Occidente
|

«En la sociedad húngara siempre hacemos una distinción entre amor y matrimonio», dijo Orban. «Si coinciden, estupendo, pero el amor es amor; la familia es una institución».

(Rod Dreher/American Conservative)- Ayer me invitaron a ir con un grupo de intelectuales y periodistas estadounidenses y de Europa occidental al despacho del primer ministro Viktor Orban, para conocer al líder y pasar una hora hablando con él. Esto ya me ocurrió una vez, hace tres o cuatro años, cuando estuve en Budapest hablando en una conferencia sobre libertad religiosa. Había previsto que sería un breve encuentro y un saludo, pero se convirtió en una sesión de 90 minutos en la que Orban respondió a las preguntas de los visitantes y disertó con sofisticación y confianza sobre política a un nivel que nunca se ve en los presidentes estadounidenses. Me sorprendió, francamente, que este hombre del que los medios de comunicación estadounidenses habían dicho que no era más que un matón autoritario estuviera, de hecho, muy lejos de la caricatura progresista.

Ayer volvió a ocurrir con los demás visitantes. Cuando terminamos nuestra sesión, oí muchas conversaciones, en las que la gente decía que estaba bastante sorprendida por lo agudo, inteligente y rápido que era Orban (y no solo Orban; también Katalin Novak, la que fue durante mucho tiempo ministra de Familia en el gobierno de Orban, y que ahora está a punto de ser elegida presidenta del Estado por el Parlamento). Un estadounidense y yo acabamos hablando de lo mucho que ha cambiado la imagen de Hungría en Estados Unidos, al menos entre los conservadores, gracias a que Orban se sentó con Tucker Carlson para una entrevista el año pasado, y de lo mucho que podría cambiar todavía si Orban pudiera ponerse delante del pueblo estadounidense para exponer sus argumentos.

En un momento dado le preguntaron a Orban, calvinista, por el apoyo de su gobierno a los cristianos perseguidos en el extranjero. Como escribí aquí el año pasado, creó un ministerio fuera de su oficina para ayudar y defender a las comunidades cristianas perseguidas. Ayer dijo a los visitantes que defender y ayudar a estos cristianos es, para él, su deber cristiano. Añadió que, en su opinión, la defensa del cristianismo está íntimamente ligada a la defensa de la nación húngara, ya que muchas veces en la historia de esta nación -como con los turcos otomanos y los soviéticos (¡pero nadie menciona a los Habsburgo!)- el ataque a la soberanía húngara fue dirigido por una fuerza exterior que despreciaba al cristianismo.

Más tarde, cuando Novak llegó, les preguntaron a ambos por la política familiar húngara y su política hacia el colectivo LGBT, que tanto furor ha causado en el extranjero. Orban dijo que la manera de pensar en el enfoque de Hungría no es pensar en las personas LGBT per se, sino en cómo encajan en una sociedad que da prioridad a la familia natural y al matrimonio tradicional.

«Somos luchadores por la libertad», dijo. «Eso significa la libertad de los homosexuales también».

Señaló que en Hungría, los gays y las lesbianas tienen garantizadas las uniones civiles por ley, pero no pueden contraer matrimonio formal. Eso está reservado a un hombre y una mujer, porque eso es el matrimonio y la familia.

«En la sociedad húngara siempre hacemos una distinción entre amor y matrimonio», dijo Orban. «Si coinciden, estupendo, pero el amor es amor; la familia es una institución». Lo que quiere decir es que es posible ser tolerante y crear un espacio en la legislación húngara que facilite la vida de los homosexuales y, al mismo tiempo, dar prioridad a lo que ha funcionado desde siempre.

Un visitante alemán le preguntó a Orban durante la reunión cómo soportaba los mordaces ataques de los líderes europeos occidentales y los medios de comunicación contra él. Debido a sus raíces en el movimiento anticomunista en los años 80, cuando era estudiante, Orban respondió. Si has tenido que enfrentarte a los comunistas, soportar las hondas y flechas de los liberales y progresistas es fácil.

Aquí hay un clip de un joven Orban dando un valiente discurso en el segundo entierro en 1989 de Imre Nagy, el primer ministro comunista reformista asesinado en 1956 por los soviéticos. Véanlo con los subtítulos activados y observen que este hombre denunció a los comunistas en un gran evento nacional, cuando todavía estaban en el poder. No se puede entender a Orban y su atractivo para los húngaros sin haber visto esto:

Todo el mundo se rió ayer con la frase de Orban de que es fácil enfrentarse a la crítica progresista si se tiene experiencia en enfrentarse a los comunistas, y supongo que hay mucho de eso. Pero la verdad es que Viktor Orban es claramente un hombre que disfruta con el combate político y que, cuando lucha, está en su mejor momento. Uno de los conservadores estadounidenses presentes me dijo ayer después de la reunión que si en la derecha tuviéramos un líder como Orban defendiendo nuestra causa, el escenario estadounidense sería muy, muy diferente. Pueden ustedes decir: «¡Pero si teníamos a Trump!», a lo que repito que cualquier comparación entre ambos es superficial. Orban lucha, pero lucha de forma inteligente y estratégica, y suele ganar.

Es un líder político que se preocupa más por hacer las cosas que por humillar a los progresistas, pero seguro que los humilla. A cinco semanas del día de las elecciones, el partido de Orban, Fidesz, ha ganado entre ocho y diez puntos, a pesar de que muchos húngaros están cansados de doce años de gobierno de Fidesz. La oposición ha demostrado una vez más su incompetencia. Anoche, después del mitin, fui con un amigo estadounidense y otro británico a una bodega de clase trabajadora, donde se puede conseguir una gran copa de respetable vino Tokaji por un dólar cincuenta. Allí entablamos conversación con una amable mujer estadounidense que vive aquí desde 1991. Es una baby boomer mayor de Nueva Inglaterra, así que supuse que era progresista. Cuando le pregunté cómo creía que iban a ser las elecciones, me dijo que esperaba con todas sus fuerzas que ganara el Fidesz, porque no se imaginaba que el país cayera en manos de la oposición.

Durante la reunión con Orban, le mencioné que acababa de leer la noche anterior un ensayo de 1984 de Milan Kundera, en el que el novelista checo exiliado reflexionaba sobre la tragedia de Europa central bajo la bota soviética.

En él, Kundera sostiene que las naciones entonces cautivas de Europa central eran, de hecho, de Occidente, aunque tenían un sistema político oriental impuesto por los rusos. El ensayo comienza con esta sorprendente anécdota:

En noviembre de 1956, el director de la Agencia de noticias húngara, poco antes de que su oficina fuera arrasada por el fuego de la artillería, envió un télex a todo el mundo con un mensaje desesperado en el que anunciaba que el ataque ruso contra Budapest había comenzado. El despacho terminaba con estas palabras: «Vamos a morir por Hungría y por Europa».

¿Qué significaba esta frase? Ciertamente significaba que los tanques rusos ponían en peligro a Hungría y con ello a la propia Europa. ¿Pero en qué sentido estaba Europa en peligro? ¿Estaban los tanques rusos a punto de traspasar las fronteras húngaras y entrar en Occidente? No. El director de la Agencia de noticias de Hungría quería decir que los rusos, al atacar a Hungría, estaban atacando a la propia Europa. Estaba dispuesto a morir para que Hungría siguiera siendo húngara y europea.

Kundera sigue:

De hecho, ¿qué significa Europa para un húngaro, un checo o un polaco? Durante mil años sus naciones han pertenecido a la parte de Europa enraizada en el cristianismo romano. Han participado en todos los periodos de su historia. Para ellos, la palabra «Europa» no representa un fenómeno geográfico, sino una noción espiritual sinónimo de la palabra «Occidente». En el momento en que Hungría deje de ser europea, es decir, deje de ser occidental, se alejará de su propio destino, de su propia historia: perderá la esencia de su identidad.

La «Europa geográfica» (que se extiende desde el Atlántico hasta los Montes Urales) siempre estuvo dividida en dos mitades que evolucionaron por separado: una ligada a la antigua Roma y a la Iglesia católica, la otra anclada en Bizancio y la Iglesia ortodoxa. Después de 1945, la frontera entre las dos Europas se desplazó varios cientos de kilómetros hacia el oeste, y varias naciones que siempre se habían considerado occidentales se despertaron para descubrir que ahora estaban en el este.

Como resultado, se desarrollaron tres situaciones fundamentales en Europa después de la guerra: la de Europa occidental, la de Europa oriental y, la más complicada, la de la parte de Europa situada geográficamente en el centro: culturalmente en Occidente y políticamente en Oriente.

Más:

Las contradicciones de la Europa que llamo central nos ayudan a entender por qué durante los últimos 35 años el drama de Europa se ha concentrado allí: la gran revuelta húngara de 1956 y la sangrienta masacre que siguió; la Primavera de Praga y la ocupación de Checoslovaquia en 1968; las revueltas polacas de 1956, 1968, 1970 y de los últimos años. En cuanto a su contenido dramático y su impacto histórico, nada de lo que ha ocurrido en la «Europa geográfica», en el oeste o en el este, puede compararse con la sucesión de revueltas en Europa central. Cada una de ellas fue apoyada por casi toda la población. Y, en todos los casos, ninguno de los régimenes habría podido defenderse durante más de tres horas si no hubiera contado con el apoyo de Rusia.

Dicho esto, ya no podemos considerar lo que ocurrió en Praga o Varsovia en su esencia como un drama de Europa del Este, del bloque soviético, del comunismo; es un drama de Occidente, un Occidente que, secuestrado, desplazado y con el cerebro lavado, insiste sin embargo en defender su identidad. La identidad de un pueblo y una civilización se refleja y concentra en lo que ha creado la mente, en lo que se conoce como «cultura». Si esta identidad está en peligro de extinción, la vida cultural se hace más intensa, más importante, hasta que la propia cultura se convierte en el valor vivo en torno al cual se reúnen todos los pueblos. Por eso, en cada una de las revueltas de Europa central, la memoria cultural colectiva y el esfuerzo creativo contemporáneo asumieron papeles tan grandes y decisivos, mucho más grandes y decisivos que en cualquier otra revuelta de masas europea.

Fueron los escritores húngaros, en un grupo que lleva el nombre del poeta romántico Sándor Petöfi, los que emprendieron la poderosa crítica que abrió el camino a la explosión de 1956. Fueron el teatro, el cine, la literatura y la filosofía los que, en los años anteriores a 1968, condujo finalmente a la emancipación de la Primavera de Praga. Y fue la prohibición de una obra de Adam Mickiewicz, el mayor poeta romántico polaco, lo que desencadenó la famosa revuelta de los estudiantes polacos en 1968. Esta feliz unión de cultura y vida, de logros creativos y participación popular, ha marcado las revueltas de Europa central con una belleza inimitable que siempre hechizará a quienes vivieron esos tiempos.

Esta parte es fundamental:

Europa central, según Palacky, debería ser una familia de naciones iguales, cada una de las cuales -tratando a las demás con respeto mutuo y segura de la protección de un Estado fuerte y unificado- cultivaría también su propia individualidad. Y este sueño, aunque nunca se realizó del todo, seguiría siendo poderoso e influyente. Europa central anhelaba ser una versión condensada de la propia Europa en toda su variedad cultural, una pequeña Europa archieuropea, un modelo reducido de Europa formado por naciones concebidas según una regla: la mayor variedad dentro del menor espacio. ¿Cómo podría Europa central no horrorizarse ante una Rusia fundada en el principio contrario: la menor variedad dentro del mayor espacio?

De hecho, nada podría ser más ajeno a Europa central y a su pasión por la variedad que Rusia: uniforme, estandarizadora, centralizadora, decidida a transformar todas las naciones de su imperio (los ucranianos, los bielorrusos, los armenios, los letones, los lituanos y otros) en un único pueblo ruso (o, como se expresa más comúnmente en esta época de mistificación verbal generalizada, en un «único pueblo soviético»).

Lo que me ha sorprendido al leer hoy el ensayo de Kundera de 1984 es que la fuerza que está tratando de derrotar a la tradición cultural, la variedad cultural, la particularidad cultural y la soberanía cultural hoy en día no es el fallido imperio soviético, sino la Bruselas imperial: Occidente. Es la Unión Europea, y los líderes de algunos de sus Estados miembros (Macron de Francia, Rutte de los Países Bajos), la que está tratando de obligar a los húngaros a renunciar a su propia soberanía en áreas que no deberían concernir a la UE. El primer ministro Orban señaló ayer que Hungría se enfrenta a un desafío muy grande de la UE por la ley de medios de comunicación y educación LGBT que el Parlamento aprobó el verano pasado, que prohíbe los medios de comunicación de temática LGBT dirigidos a los niños y menores, y que da al Estado más poder sobre la educación sexual (para evitar que las ONG y los grupos activistas enloquezcan la imaginación de los escolares, como está ocurriendo en Estados Unidos). Dijo que incluso la mayoría de los húngaros que creen en el matrimonio gay -alrededor de la mitad del país, según su estimación- también creen firmemente que los padres deben ser soberanos en la educación sexual de sus hijos. (En cualquier caso, veremos qué piensan los húngaros el día de las elecciones, cuando la ley de medios se someta a referéndum). La ministra Novak añadió que el gobierno húngaro nunca dejará de defender su visión de lo que es correcto para las familias en lo que respecta a la educación sexual, pero que también respeta la soberanía cultural de otros Estados de la UE, cuyos valores pueden no ser los mismos que los húngaros.

En otras palabras, a pesar de la propaganda mediática progresista, son los húngaros quienes defienden la democracia y la soberanía nacional frente a los progresistas culturalmente imperialistas de Occidente. También saben que su lucha es la de David y Goliat, porque son una nación pequeña. Una cita más de Kundera:

Pero ¿qué es una nación pequeña? Les ofrezco mi definición: la nación pequeña es aquella cuya existencia misma puede ponerse en duda en cualquier momento; una nación pequeña puede desaparecer y lo sabe. Un francés, un ruso o un inglés no suelen preguntarse por la propia supervivencia de su nación. Sus himnos silo hablan de grandeza y eternidad. El himno polaco, sin embargo, comienza con el verso: «Polonia aún no ha perecido…»

Por eso los húngaros se sienten tan orgullosos de defender sus fronteras nacionales. Solo hay unos nueve millones de magiares. Nadie más habla una lengua como la suya. Son una nación distinta desde hace mil años, aquí en la cuenca de los Cárpatos. Están muy orgullosos de ser europeos, pero miran a Occidente y ven que los burócratas europeos (entre los que se encuentran los partidos conservadores del establishment) han abrazado una visión de Europa que desea disolverla en un superestado de facto que no defenderá sus fronteras y que se avergüenza del nacionalismo europeo y de la particularidad cultural, especialmente de la herencia cristiana de Europa. Quieren ser europeos, y lo son, pero no a costa de ser húngaros. Y lo mismo ocurre con muchos habitantes de las otras naciones de Visegrado: Chequia, Eslovaquia y Polonia, junto con Hungría.

Así pues, mi pregunta a Orban, basada en mi lectura del ensayo de Kundera, tenía que ver con la terrible ironía de que las naciones de Europa central, tras haber sobrevivido a cuarenta años de cautiverio soviético, se encuentren ahora como defensores asediados de las antiguas identidades europeas, frente a un coloso tecnocrático y desarraigado cuya sede no está en Moscú, sino en Bruselas.

Orban estipuló en su respuesta que realmente no se puede comparar exactamente la brutalidad del régimen soviético y sus gobiernos títeres de Europa central con la UE. (Es verdad, hasta cierto punto, pero me gustaría hablar de ello con Orban después de que lea la traducción húngara recientemente publicada de Vivir sin mentiras). Sin embargo, Orban concluyó diciendo que los países de Visegrado son los últimos defensores del mundo libre, con lo que se refería a Occidente tal y como era antes. Estoy de acuerdo, e insto a los lectores estadounidenses a que lean más allá de lo que se publica en los medios de comunicación de Estados Unidos, que presentan uniformemente a estos gobiernos elegidos como amenazas reaccionarias.

(Por cierto, alguien, creo que fue Heather MacDonald del Manhattan Institute, preguntó ayer a Orban sobre su infame declaración de que estaba tratando de liderar una «democracia iliberal». No estaba tomando notas sobre su respuesta, pero creo que dijo, en efecto, que había elegido mal la expresión, que por «democracia iliberal» se refería solo a una democracia que enfatizara los principios conservadores, particularmente los valores morales cristianos).

Pensando esta mañana en ese acontecimiento a la luz del ensayo de Kundera, me viene a la memoria un comentario que me hizo Tamas Salyi, un profesor húngaro de inglés de instituto, en Vivir sin mentiras:

Connerton advierte a aquellos que quieren mantener viva la memoria cultural de que no es suficiente con transmitir información histórica a los jóvenes. Las verdades transmitidas a través de la tradición deben vivirse de forma subjetiva. Es decir, no solo se deben estudiar, sino que también se han de incorporar en prácticas sociales compartidas: con palabras, ciertamente, pero sobre todo con hechos. Las comunidades deben tener “modelos vivos” de hombres y mujeres que representen estas verdades en su vida diaria. Es lo único que funciona. Tamás Sályi, el maestro de Budapest, dice que los húngaros sobrevivieron a la ocupación alemana y al régimen títere soviético, pero treinta años de libertad han destruido más memoria cultural que las épocas anteriores. «Lo que ni el nazismo ni el comunismo pudieron hacer, lo ha hecho el victorioso capitalismo liberal», reflexiona.

Cree que la idea de que el pasado y sus tradiciones, incluida la religión, es una carga intolerable para la libertad individual, ha sido un veneno para los húngaros. Sályi dice lo siguiente sobre los progresistas de hoy: “Pienso que realmente creen que si borran todos los recuerdos del pasado y convierten a todos en bebés recién nacidos, podrán escribir entonces lo que quieran en esa pizarra en blanco. Si lo piensas, no es tan fácil manipular a las personas que saben quiénes son, que están arraigadas en la tradición.”

He aquí, pues, la tragedia de la Hungría contemporánea y de las naciones de Visegrado: sobrevivieron a un intento totalitario de aplastar las memorias culturales que hicieron de ellos pueblos distintos solo para descubrir que las fuerzas de la libertad poscristiana y el capitalismo están haciendo el trabajo más eficazmente que los soviéticos. Ya en 1984, Kundera lo anticipó:

Ahora parece que se está produciendo otro cambio en nuestro siglo, tan importante como el que dividió la Edad Media de la era moderna. Al igual que Dios cedió hace tiempo el paso a la cultura, esta, a su vez, está cediendo. Pero ¿a qué y a quién? ¿Qué reino de valores supremos será capaz de unir a Europa? ¿Las hazañas técnicas? ¿El mercado? ¿Los medios de comunicación? (¿El gran poeta será sustituido por el gran periodista?) ¿O por la política? Pero ¿por qué política? ¿La derecha o la izquierda? ¿Existe un ideal compartido discernible que siga existiendo por encima de este maniqueísmo de la izquierda y la derecha tan estúpido como insuperable? ¿Será el principio de la tolerancia, el respeto a las creencias e ideas de los demás? Pero ¿no se convertirá esta tolerancia en algo vacío e inútil si ya no protege una rica creatividad o un fuerte conjunto de ideas? ¿O debemos entender la abdicación de la cultura como una especie de liberación a la que debemos abandonarnos extasiados? ¿O el Deus absconditus volverá para llenar el espacio vacío y revelarse? No lo sé, no sé nada al respecto. Creo que solo sé que la cultura se ha abandonado.

Más:

La última experiencia personal directa de Occidente que recuerdan los países centroeuropeos es el periodo comprendido entre 1918 y 1938. Su imagen de Occidente, por tanto, es la de un Occidente en el pasado, un Occidente en el que la cultura aún no se había abandonado del todo.

Teniendo esto en cuenta, quiero destacar una circunstancia significativa: las revueltas centroeuropeas no fueron alimentadas por los periódicos, la radio o la televisión, es decir, por los «medios de comunicación». Fueron preparadas, moldeadas, realizadas por la novela, la poesía, el teatro, el cine, la historiografía, las reseñas literarias, la comedia popular y el cabaret, las discusiones filosóficas, es decir, por la cultura. Los medios de comunicación de masas -que para los franceses y los estadounidenses son indistinguibles de lo que sea que se supone que es Occidente hoy en día- no desempeñaron ningún papel en estas revueltas (ya que la prensa y la televisión estaban completamente bajo el control del Estado).

Por eso, cuando los rusos ocuparon Checoslovaquia, hicieron todo lo posible por destruir la cultura checa. Esta destrucción tuvo tres significados: en primer lugar, destruyó el centro de la oposición; en segundo lugar, socavó la identidad de la nación, permitiéndole ser engullida más fácilmente por la civilización rusa; en tercer lugar, puso un violento fin a la era moderna, la era en la que la cultura todavía representaba la realización de los valores supremos. Esta tercera consecuencia me parece la más importante. En efecto, la civilización totalitaria rusa es la negación radical del Occidente moderno, el Occidente creado hace cuatro siglos en los albores de la era moderna: la era basada en la autoridad del individuo pensante y dubitativo, y en una creación artística que expresaba su singularidad. La invasión rusa sumió a Checoslovaquia en una era «poscultural» y la dejó indefensa y desnuda ante el ejército ruso y la omnipresente televisión estatal.

Cuando aún me encontraba conmocionado por este triple acontecimiento trágico que representó la invasión de Praga, llegué a Francia e intenté explicar a mis amigos franceses la masacre de la cultura que había tenido lugar tras la invasión: «¡Traten de imaginar! ¡Todas las revistas literarias y culturales fueron liquidadas! ¡Todas, sin excepción! Eso nunca había ocurrido en la historia checa, ni siquiera bajo la ocupación nazi durante la guerra».

Entonces mis amigos me miraron con indulgencia, con una vergüenza que solo comprendí más tarde. Cuando todas las revistas de Checoslovaquia fueron liquidadas, toda la nación lo supo y se sumió en la angustia por el inmenso impacto del hecho. Si todas las revistas de Francia o Inglaterra desaparecieran, nadie lo notaría, ni siquiera sus editores. En París, incluso en un medio completamente culto, durante las cenas se habla de programas de televisión, no de críticas. Porque la cultura ya se ha abandonado. Su desaparición, que en Praga vivimos como una catástrofe, una conmoción, una tragedia, se percibe en París como algo banal e insignificante, apenas visible; no es un acontecimiento.

Tras la destrucción del imperio austriaco, Europa central perdió sus murallas. ¿No perdió su alma después de Auschwitz, que barrió del mapa a la nación judía? Y después de haber sido separada de Europa en 1945, ¿sigue existiendo Europa central?

Sí, su creatividad y sus revueltas sugieren que «aún no ha perecido». Pero si vivir significa existir a los ojos de los que amamos, entonces Europa central ya no existe. Más exactamente: a los ojos de su amada Europa, Europa central es solo una parte del imperio soviético y nada más, nada más.

¿Y por qué debería sorprendernos esto? Por su sistema político, Europa central es el Este; por su historia cultural, es el Oeste. Pero como la propia Europa está en proceso de perder su propia identidad cultural, no percibe en Europa central más que un régimen político; dicho de otro modo, solo ve en Europa central a Europa del Este.

Por tanto, Europa central debe luchar no solo contra su gran vecino opresor, sino también contra la sutil e implacable presión del tiempo, que va dejando atrás la era de la cultura. Por eso en las revueltas centroeuropeas hay algo conservador, casi anacrónico: intentan desesperadamente restaurar el pasado, el pasado de la cultura, el pasado de la era moderna. Solo en esa época, solo en un mundo que mantiene una dimensión cultural, puede Europa central seguir defendiendo su identidad, seguir siendo vista como lo que es.

La verdadera tragedia para Europa central, por tanto, no es Rusia, sino Europa: esta Europa que representaba un valor tan grande que el director de la Agencia de noticias húngara estaba dispuesto a morir por ella, y por la que efectivamente murió. Detrás del telón de acero no sospechaba que los tiempos habían cambiado y que, en Europa, la propia Europa ya no se vivía como un valor. No sospechaba que la frase que enviaba por télex más allá de las fronteras de su país llano parecería anticuada y no sería entendida.

Casi cuarenta años después, la Europa que no pudo entender al periodista húngaro ha triunfado y está tratando de borrar lo que queda de la memoria cultural europea aquí en Europa central. Los europeos viven ahora en el mundo aplanado y poscultural que satiriza el novelista francés Michel Houellebecq, donde lo único que da sentido a la mayoría de ellos es ir de compras y follar. El verano pasado, una eminencia húngara me dijo que su hijo adolescente le había revelado que no se imaginaba morir por su país. Esto ocurrió en la misma conversación en la que otra eminencia húngara me dijo que su hijo de 19 años le había contado con orgullo que su generación estaba experimentando con el deseo sexual y el género.

Viktor Orban es un líder político, no cultural. La política es posterior a la cultura, pero la política puede crear las condiciones para que la cultura florezca. Creo que eso es lo que Orban está intentando hacer aquí en Hungría. Hoy lo está haciendo casi solo en Europa. Tiene a los polacos de su lado, pero necesita desesperadamente a los partidos populistas-nacionalistas de Europa para conseguir algunas victorias en Occidente. Creo que Viktor Orban es el heredero de aquel desesperado director de la Agencia de noticias de Hungría en 1956. No muere por Europa, pero vive para luchar por Hungría y por una visión de Europa mejor que la que conciben los eurócratas de Bruselas. Nadie vino a ayudar a los húngaros en 1956. Tenemos que esperar que los conservadores, especialmente los estadounidenses, se unan a la causa hoy. Orban y su gente no están librando simplemente una batalla política, sino una batalla de civilización. Conservadores estadounidenses, ¡presten atención! Lo que está ocurriendo en Hungría hoy es más importante para nuestro país de lo que creen.

Por último, he aquí un bonito recuerdo de ayer:

 

Publicado por Rod Dreher en The American Conservative.

Traducido por Verbum Caro para InfoVaticana.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
2 comentarios en “Viktor Orban y el futuro de Occidente
  1. yo aller hoy una Voz que seria del cielo o de ninguna parte por que me puse a mirar y nadie hablava, la voz era potentisima.

    Apocalipsis 14:2 Y oí una voz del cielo, como el estruendo de muchas aguas y como el sonido de un gran trueno; y la voz que oí era como el sonido de arpistas tocando sus arpas

    a esto se parecia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles