El ‘affaire Álvarez’, una premonición de lo que nos espera

Bernardo Álvarez homosexualidad Bernardo Álvarez, obispo de San Cristóbal de La Laguna.
|

En otros países ya nos han llegado noticias de pastores condenados por citar a San Pablo y, en realidad, todo es perfectamente lógico.

Que el obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez tenga que comparecer ante la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife por haber dicho en una entrevista que la actividad homosexual es un pecado mortal es solo el pistoletazo de salida de un proceso evidente para quien quiera verlo: el mensaje moral del catolicismo es radicalmente incompatible con la religión oficial implícita de nuestro tiempo.

Era, es, cuestión de tiempo. En otros países ya nos han llegado noticias de pastores condenados por citar a San Pablo y, en realidad, todo es perfectamente lógico. Los llamados ‘delitos de odio’ son, en realidad, lo que Orwell llamaba en su novela 1984 ‘crímenes del pensamiento’, que en el caso que nos ocupa se definen, no por la intención de quien los comete, sino por la ofensa percibida por el colectivo más o menos nebuloso de ‘ofendidos’.

Esto lleva automáticamente, si queremos ser racionales, a que la doctrina moral de la Iglesia y sus Escrituras deban ser consideradas delictivas ‘prima facie’. Opinar que todo un estilo de vida que actualmente no se tolera, sino que se celebra, aplaude y promueve, es un pecado mortal no puede ni va a aceptarlo nuestra civilización.

Hasta ahora, la Iglesia y el Poder han logrado no apurar las consecuencias de esta obvia conclusión por un pacto tácito. Al poder civil no le interesa presentarse aún directamente como un perseguidor del cristianismo, y aún no exige a los prelados que denuncien su propia doctrina multisecular y la declaren oficialmente abolida: les basta con que no la prediquen.

Y, en líneas generales, es lo que hace la jerarquía eclesiástica, que insiste en la acogida y la no discriminación, y deja para otro día pronunciarse sobre la ilicitud de los actos en sí. Porque ahí está el gran truco de esta comedia, en aprovechar la ambigüedad y difuminar los tajantes límites entre una orientación sexual -que, evidentemente, ni es ni puede ser un pecado- con la actividad concreta que históricamente se ha denominado ‘sodomía’.

No es el único caso. De hecho, los puntos de doctrina en los que la moral católica choca violentamente con la visión oficiosa del siglo, cada vez más decidido a hacerla obligatoria, son abundantes, y para saber cuáles son basta con fijarse en las cosas de las que nunca hablan los obispos si pueden evitarlo, que casi siempre pueden.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
27 comentarios en “El ‘affaire Álvarez’, una premonición de lo que nos espera
  1. Esa batalla la están dando en EE.UU. los protestantes calvinistas de varias iglesias y no se han humillado. Me temo que en España se van arrodillar. pobre obispo tinerfeño estará más solo que la una, la Conferencia Episcopal desaparecida y Roma perdida en otros combates

      1. Francisco lo tuvo clarinete en la Misa de las Familias que presidió en Dublín el verano de 2018. Censuró a San Pablo mutilando la segunda lectura, y zanjó el asunto de un plumazo.

        1. Yo estuve en aquellas celebración, y señalar que cuando no se lee una lectura completa es «mutilar» el texto, en mi opinión es exagerado porque supone poner las conclusiones y las intenciones delante de los hechos.

          1. No sólo fue una mutilación, fue una canallada por torcer la verdad del Evangelio. Miserable e indigno y merece todo lo que se pueda decir y más. Y la intención mutiladora, acomplejada o malvada, fue bien clara: si termina recogiendo «el misterio de amor entre Dios y su Iglesia» escondido en el matrimonio, cómo poner los deberes del esposo y no los de la esposa, que en el misterio son los deberes de la Iglesia hacia Dios. Por pura mundanidad. Aquello fue un declarar ante el mundo que le rendían sus poderes, las familias, se las sirvieron en bandeja como miserables. Pienso en aquella jornada y se me revuelven las tripas. Y los retrata: creen que pueden formar parte de la Esposa sin deberes que cumplir.

          2. Se tenía que leer el texto completo y no cortar y pegar para satisfacer a los enemigos de la Iglesia. Ellos no cambian sus textos para no ofender a nosotros.

          3. Antes de ir a Irlanda el papa Francisco escribió en Twitter vísperas de su viaje a Dublín: la familia es icono de Dios
            En su cuenta oficial de Twitter @Pontifex, el Santo Padre recuerda la importancia de la alianza entre el hombre y la mujer como fuente de vida y comunión, fruto de la cual nace la familia entendida como «icono de Dios»..

          4. Pero no toda familia es familia cristiana. Y en Efesios se habla de ella. Es una muestra de hipocresía hablar genéricamente de la familia y cuando hay que leer a san Pablo, nos olvidamos de una parte del misterio, la que más le concierne como Papa, por cierto. ¿Va a pedir por eso perdón? Ni se le ocurre. No piensa que su obligación sea dar a conocer la Escritura tal cual. Ahora, hablemos de la salud de la selva negra.

        2. Creo recordar que en el encuentro sobre la Familia, en Dublin, se habló de diferentes tipos de familias y la presentación El jesuita JAMES MARTIN, uno de los promotores de la práctica homosexual estuvo presente. Allí también se person{, si mal no recuerdo, Mn CARLO VIGANO y extendió sus famosos 11 folios de denuncias etc que dieron lugar a que pusiera a salvo su vida, ocultándose hasta día de hoy…

  2. Advertir del pecado y sus consecuencias es un acto de misericordia, no de odio. La democracias occidentales están cayendo en manos de grupos ideológicos poderosos que quieren censurar la Palabra de Dios, y que manipulan al pueblo para su perjuicio y condenación.

  3. Va llegando la hora de que los católicos españoles , sin dejar la oración, pasemos a la acción. ¿Qué tal la resistencia pasiva, cristiana? ¿Por qué no una manifestación en que todos llevemos carteles diciendo que estamos de acuerdo con lo dicho por el obispo y que nos imputen?. Esa resistencia pasiva que practicó Ghandi, por ejemplo, y que practica la izquierda marxista ocasionalmente.
    Todos a la cárcel, todos imputados y a ver que hace el Estado con ese marrón. ¿Que pasó en la India? ¿Que al final considerarán a los católicos como enemigos del Estado y de las leyes Globalistas? Los católicos ya tienen experiencia de ese tipo, los primeros cristianos eran «enemigos» del «orden» y del «estado». Esas tenemos.

    1. «…la guerra y el deshonor». Y quién sabe qué más al otro lado del río, en las orillas de la eternidad. Creen que podrán descansar tranquilos por haber administrado el cortijo como su cortijo, y no como fieles empleados.

  4. Y viendo esto, ¿quién se equivocó, el magisterio tradicional que dice que las leyes civiles deben inspirarse en el evangelio para que Cristo reine y haya paz social, o el magisterio nuevo liberal post Vaticano II que promueve la segregación Iglesia-Estado de manera que el Estado se declara agnóstico y por tanto sus leyes no se tienen que basar en los principios morales de ninguna religión? ¿Qué paz social y qué diálogo va a haber con el que quiere encarcelarte?
    Señores católicos engañados: era la doctrina en general y no sólo los dogmas la que no podía cambiarse. He aquí la consecuencia. No vale decir ahora:»protégenos Dios mientras cambiamos tu doctrina». Primero, pon la doctrina como estaba, y luego ya se verá.

  5. ¿Escribirá una carta el arzobispo de Oviedo o habrá un tuit de Argüello defendiéndole?
    El único que le apoya de forma pública es el obispo de Canarias, Mazuelos, los demás callados como…

    1. El arzobispo de Oviedo solo escribe para él. Eso sí, solo un folio. Es todo un oficio. Don Cigoña lo aplaude con la orejas (y las tiene muy grandes).

  6. El concepto de pecado es un concepto religioso cien por cien… Así que, quienes no son católicos no deberían sentirse ofendidos por él, se supone que no creen en el pecado. Lo que pasa, sin embargo, es que los «ofendidos» saben que quien habla de pecado está diciendo que un acto es malo; y eso es lo que no quiere el Nuevo Orden Mundial, pues pretende imponer en todo el mundo (empezando por los países de antigua cultura cristiana) una nueva «ética», usurpando el lugar el Dios. En otras palabras: Se pretende que todos consideremos bueno o malo lo que diga el NOM, se busca un dominio absoluto sobre las conciencias. Esto constituye una forma de totalitarismo terrible.

    1. Así es, NOVA. A los no creyentes no les importa lo que es pecado y lo que no es. No les importa el juicio ni la doctrina de la IGLESIA… Pero quieren que las prácticas homosexuales sean admitidas como normales y hasta saludables y edificadoras para toda la sociedad

  7. Si. Se acabó lo que se daba. Algunos parece que no se enteran. Así que condenar la homosexualidad y decir que es un pecado, les hará pasar por el juzgado, y pagarán una buena multa. ¿Candidatos en la CEE a empezar a pasar y pagar?

    1. Como ha dicho Nova, el pecado es un concepto religioso. ¿Por qué han de ir a los tribunales civiles los homosexuales que se sientan ofendidos porque la religión diga que viven en pecado cuando practican la homosexualidad -ojo, que a los demás no nos permite tampoco el fornicio por el fornicio ni la masturbación, que es lo mismo que la homosexualidad, pura sexualización de la relación con otra persona, con uno mismo-? Pilatos, cuando acusaron a Jesús, se lo quería quitar de encima porque decía que aquello de lo que se le acusaban eran cosas de la religión que no tenían nada que ver con él ni su función.

  8. El concepto de pecado no tiene ninguna consecuencia jurídica en lo civil, es como decir que es bonito o feo, me gusta o no me gusta.
    El laicismo primero arrincona a la Iglesia en la sacristía, pero después entra el Estado en la sacristía y hasta en la conciencia. Opinarán sobre la moral, y los mandamientos, y luego sobre sacramentos y la liturgia. El que les sobra es Dios, como siempre.

  9. Dale al cesar lo que es del cesar y a dios lo que es de dios, es evidente que lo que queria decir jesus es que esteis siempre dentro de la legalidad.

  10. Así es, NOVA. A los no creyentes no les importa lo que es pecado y lo que no es. No les importa el juicio ni la doctrina de la IGLESIA… Pero quieren que las prácticas homosexuales sean admitidas como normales y hasta saludables y edificadoras para toda la sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles