Munilla se despide con un decálogo de su etapa como obispo de San Sebastián

Munilla despedida
|

José Ignacio Munilla se despidió oficialmente el domingo como obispo de la diócesis de San Sebastián. La catedral del Buen Pastor de la capital guipuzcoana se quedó pequeña para despedir al que ha sido su pastor durante 12 años. En la misa de despedida, estuvo acompañado por varias decenas de sacerdotes, religiosos y fieles laicos que no quisieron perderse su última homilía.

Munilla quiso comenzar su homilía pidiendo no mirar atrás con melancolía ya que «hoy se abre una nueva etapa de crecimiento para todos, para mí y para vosotros», destacó el obispo vasco. De igual modo, invitó a los fieles a «seguir caminando con la confianza en que Dios siempre deja el vino bueno para el final. Lo mejor de nuestra vida está por llegar».

Munilla despedida

Para despedirse de su pueblo, Munilla quiso compartir sus convicciones más profundas a modo de últimos consejos. «Os voy a compartir un decálogo, en el que he querido recoger las que me parece que son las diez principales convicciones que he intentado trasmitiros a lo largo de estos doce años como pastor de la Diócesis», dijo Munilla. Dicho decálogo os lo ofrecemos a continuación:

1º Sabiduría de la confianza: Como bien sabéis mi lema episcopal ha sido éste: “In Te Confido” (Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío)…

Me habéis oído repetir con frecuencia esta expresión de impacto: “¡Dios existe y no eres tú, relájate!”. Y hoy me refirmo en ello de una forma especial… ¿Nos pensamos acaso que caminamos solos en la vida, que todo depende de nosotros? Dios conduce los hilos de la historia. Me fío más de los aparentes ‘despistes’ de Dios, que en todos los planes, estrategias y cálculos humanos.

2º Vivir en gracia de Dios: Tengo por ahí, perdida como guarda páginas en alguno de mis libros, una estampa del Cristo de Velázquez, en cuyo reverso el sacerdote que dirigió la primera tanda de ejercicios espirituales que hice en mi vida con 16 años, escribió, a modo de ABC fundamental de nuestra vida: “Viviré en gracia de Dios, y si caigo me levantaré”. Lo más necesario y, por lo tanto, lo más urgente de nuestra vida, es vivir en gracia de Dios. Todo lo demás puede esperar. Nuestro compromiso de lucha sin tregua por la santidad, viviendo en permanente estado de conversión, será la gran aportación que podamos hacer a la Iglesia y al mundo. Por lo demás, la cosa está bastante clara: La mejor manera de acercar a los lejanos es mejorar a los cercanos…

3º “Velad y orad”: Solo una oración profunda y perseverante, integrada en la celebración fiel de los sacramentos, nos dará la gracia de la perseverancia final… Necesitamos cimentarnos en Él: orar con intimidad, confesarnos como Dios manda con frecuencia y alimentarnos de la Eucaristía… No somos nada sin la gracia de Dios; pero con Él lo podemos todo. Y, por cierto, subrayo la importancia de la oración cristiana, del tú a tú con Jesucristo, sin dejarnos contaminar del influjo del gnosticismo en la espiritualidad católica.

4º Necesidad de acompañamiento espiritual: Una de las frases del Papa que más veces me habéis oído repetir es la siguiente: “La fidelidad es la debilidad bien acompañada”… Digo yo que por algo enviaría Jesús a sus discípulos de dos en dos: porque tenemos que compaginar el ser acompañantes y acompañados… Arrastramos muchas heridas, y es clave que nos eduquemos en abrirnos a manifestarlas con trasparencia a quien pueda ayudarnos. Desde tantas experiencias vividas me atrevo a decir lo siguiente: Con frecuencia, los conflictos aparentemente ideológicos, encubren problemas psicológicos y espirituales, que son mucho más determinantes. Las ideologías son con frecuencia tapaderas de heridas no bien identificadas y acompañadas.

5º Fidelidad al depósito revelado: La Iglesia es depositaria de una Revelación que ha custodiado y seguirá custodiando a través de los siglos. No tenemos derecho alguno a pretender reinterpretar el depósito de la fe para hacerlo confluir con las ideologías contemporáneas. ¡Se trata de cristianizar el mundo, no de mundanizar el cristianismo! El Catecismo de la Iglesia Católica es un verdadero tesoro, una joya en medio del desierto del relativismo de nuestro tiempo. Estamos llamados a familiarizarnos con sus contenidos y a transmitirlos desde el propio testimonio de nuestra vida.

6º Comunión eclesial inequívoca: Mi nuevo nombramiento como obispo de Orihuela Alicante ha sido una buena oportunidad para subrayar este principio. Somos hijos de la Iglesia, y acogemos con gratitud el principio de obediencia existente en ella, que en absoluto es contrapuesto a la verdadera sinodalidad. Caminamos juntos, de forma vertebrada en el ministerio apostólico de la Iglesia, presidido por el sucesor de San Pedro. Por lo tanto, aprovecho para pedirlo una vez más: acoged al que sea mi sucesor con los brazos abiertos, antes incluso de saber su nombre, orad por él y ofreceros en su momento a una colaboración leal y humilde. Lo contrario sería demostrar que las ideologías (además de ser tapaderas de heridas no sanadas), anulan la fe y el sentido eclesial.

7º Los pobres y los humildes nos evangelizan: Estoy convencido de que nuestra conversión estará incompleta mientras no nos dejemos cambiar la vida por los pobres y los humildes que nos rodean. ¡Yo lo he experimentado así y os lo comparto a corazón abierto! Cuando los pobres, los enfermos, los ancianos, los presos…llegan a cambiar tus horarios, tus planes, tus cálculos y previsiones, entonces ha entrado Jesús en tu vida. Mirad, esta misma mañana he estado en la prisión de Martutene (por la mañana ha sido la despedida con los encarcelados y por la tarde la despedida con los que estamos al otro lado de los barrotes), y os comparto la experiencia de que en pocos lugares he vivido la celebración eucarística con mayor presencia de Dios, como cada vez que he acudido a nuestro centro penitenciario.

8º Existimos para evangelizar: Cuando nos presentemos delante de Dios, nos arrepentiremos profundamente de la cantidad de tiempo y energía que hemos malgastado en vanidades y estupideces. Tenemos el privilegio de haber sido invitados por el propio Jesucristo a colaborar con Él en la extensión del Reino de Dios en esta vida… ¿Puede haber un honor más grande que ser instrumento de Cristo, que ser enviado por Él para ofrecer la vida eterna a nuestros hermanos? ¿Acaso tenemos algo más importante que hacer? ¡Nuestra vida existe para evangelizar! Le pedimos al Espíritu Santo sus dones para acertar en los modos de realizarlo. No tengamos miedo a evangelizar en alta mar y en aguas profundas: Duc in altum!

9º La familia: Existimos porque hemos sido amados, y la familia es el lugar en que descubrimos que el amor incondicional de Dios no solo es bello, sino que es verdadero. En medio de esta crisis antropológica sin precedentes en la que nos encontramos, cuidemos al máximo nuestra vida familiar. Y permitidme aquí que exprese en público mi gratitud a Dios por la delicadeza que ha tenido conmigo, por haberme permitido vivir con mi madre estos años, y por haberme despedido de ella hace dos años de una forma inolvidable. ¡Ha sido un detallazo, Señor!

10º Sentido del humor: Sí, para el último puesto en el ranking de este decálogo que os comparto, he dejado el sentido del humor, que sin duda alguna, es muy –pero que muy—sanador, tanto psicológica como espiritualmente. El sentido del humor no es otra cosa que el sentido común bailando. Se trata de una gran ayuda para relativizar en esta vida todo lo que no sea Dios mismo.

Por último, tras la lectura del decálogo, el obispo electo de Orihuela-Alicante concluyó pidiendo «a Dios, que al montar encima de la mula, no deje de ser consciente de que sigo llamado a ser como el borrico que lleva el peso de la cruz de Cristo sobre sus lomos».

La única nota negativa de la jornada a destacar fue la concentración de un escaso grupo de diez personas que se manifestaron con carteles a las afueras de la catedral contra Munilla. La llegada del obispo a Alicante tampoco parece que vaya a ser tranquila ya que se han convocado protestas por grupos homosexualistas para protestar por la llegada del nuevo prelado a la diócesis de Orihuela-Alicante.

Ayuda a Infovaticana a seguir informando

Comentarios
25 comentarios en “Munilla se despide con un decálogo de su etapa como obispo de San Sebastián
  1. San Sebastián, una diócesis que se muere, como casi todas las españolas, en sintonía con un seminario que se hunde. El pasado es muy triste, con apoyos a ETA incluso, y a la heterodoxia más exacerbada. ¿El futuro? Una vuelta al pasado más gélido.

    ¿Ha conseguido Munilla algo? Parecía que resucitar el seminario, pero no. Destituyó al rector en una concesión a su admirado Bergoglio, que todo lo que toca lo corrompe o lo destroza.

    Una pena que, en ese decálogo, tan compartirle, no haga referencia alguna a los numerosos lobos disfrazados de pastores, por lo que genera confianzas en quienes nos quieren llevar al infierno. Eso no es ser un buen pastor, sino un engaña tontos.

    1. El rector presentó su dimisión irrevocable a Munilla porque así lo decidió, deja de mentir, de calumniar y de esparcir mierda de una vez, neurótico aburrido

  2. Munilla se equivoca en el punto 4 al citar una frase de Francisco. Citar a un Papa errático es contribuir a enaltecer su figura, y por tanto potenciar su confusión en las almas. (Aparte de que la frase en sí misma no vale nada, pues definir fidelidad como «debilidad bien acompañada» me parece insulso).

    1. Además Munilla yerra al sumarse al discurso de Francisco de que los conflictos ideológicos con frecuencia «encubren problemas psicológicos.» Y si así fuera (que no lo creo), Francisco tendría problemas psicológicos, pues él propaga un conflicto ideológico en la Iglesia cuando se suma a la ideología del NOM (en temas como el ecologismo, inmigracionismo, fomento de gobiernos supranacionales, reinicio, etc).

    2. Munilla es incoherente al hablar de fidelidad al depósito revelado, mientras el Papa a quien tanto aplaude contradice el Catecismo, como ha hecho esta misma semana Francisco al decir que la comuni´ón de los santos llega a los apóstatas, afirmación que contradice los puntos 225 y 226 del Catecismo de San Pío X.

    3. En el punto 6 Munilla se equivoca al exhortar a sus fieles a que se ofrezcan «a una colaboración leal» al nuevo obispo que les ser´á enviado. Decir eso no es bueno, pues si el sucesor es heterodoxo, no hay que secundarle.

      1. ¡Madre mía! Demos gracias a Dios de que usted no es obispo: nombraría a Belzunegui como su asesor y llevaría a su diócesis a una guerra civil. ¿Acaso cree que la labor del pastor puede limitarse a imponer la doctrina (especialmente en lo moral) y perseguir a los que disienten, además en una diócesis tan compleja, herida y en un estado tan delicado como San Sebastián? Tan preocupados que están por los árboles, son ustedes incapaces de ver el bosque.

        1. La doctrina no se impone: quien no la profesa íntegramente (no unas cosas sí y otras cosas no), sencillamente no es católico, como aclaró Benedicto XV. La verdad no se puede creer a medias. Lo que no es labor de un pastor es esparcir herejías ni permitirlas, o confirmar a la gente en sus pecados en vez de exhortarles a arrepentirse para que se salven, que es su primera y principal misión. Si cree lo contrario, hay que dar gracias a Dios de que el obispo no sea usted.

  3. ¡Quedémonos con lo bueno!
    Saber que la Iglesia Católica es donde tenemos que estar …
    El punto 5 fundamental!! («No tenemos derecho alguno a pretender reinterpretar el depósito de la fe para hacerlo confluir con las ideologías contemporáneas. ¡Se trata de cristianizar el mundo, no de mundanizar el cristianismo!») …
    Y a evangelizar !! (pto 8) …
    La familia (pto 9) ….
    …intimidad con Dios, y a trabajar por su Reino!!
    ¡¡Ojalá hubiera venido a Madrid!!

  4. El obispo Munilla siempre da una de cal y una de arena. Dice cosas acertadas (que otros no dicen), pero luego alimenta la línea de Francisco con sus constantes aplausos y tergiversaciones de sus discursos.
    En este mismo decálogo, Don José Ignacio incurre en varios errores como ya se ha apuntado más arriba.

  5. No sé. Por los comentarios creo que algunos confunden:
    – el saber que este Papa es una catástrofe (pocos pueden dudarlo ya), con
    – considerar que el primer deber de un catequista, un obispo o cualquier católico comprometido es .. explicar y proclamar lo malo que es el Papa.
    Creo que son dos cosas distintas. Y que «no criticar al Papa» – sobre todo al dar catequesis, homilías, no es necesariamente cobardía, sino prudencia y sentido de lo necesario. .

    1. El primer deber de cualquier católico no es «explicar y proclamar lo malo que es el Papa», cuyo juicio sólo corresponde a Dios. Pero cuando se escandaliza y ataca la fe católica, o se dicen cosas que chocan frontalmente con la misma, es deber de cualquier católico defenderla, sin importar de quién proviene el ataque. A veces, incluso con más motivo si quien así actúa puede hacer más daño debido a su posición.

      Callar no siempre es humildad o prudencia. Muchas veces se debe a respetos humanos que no buscan defender la verdad, callando por temor al qué dirán si ésta es contraria a lo que piensan otros. Es caridad mal entendida, pues la verdad lleva a las almas a Dios, mientras que callar cuando no se debe puede llevar a muchas almas a la perdición y sería un grave pecado de omisión, del que Dios nos pedirá cuentas:

      1. «Si yo digo al malvado: “¡Vas a morir!” y tú no le a.monestares y no le h.ablares para retraer al malvado de sus perversos caminos para que viva él, el malvado morirá en su iniquidad, pero te d.emandaré a ti su sangre. Mas si, habiendo tú amonestado al malvado, no se convierte él de su maldad y de sus perversos caminos, él morirá en su iniquidad, pero tú habrás salvado tu alma. Y si se a.partare el justo de su justicia, cometiendo maldad, y p.usiere yo una trampa delante de él, él morirá. Por no haberle tú amonestado, morirá en su pecado, y no se recordarán las obras buenas que hubiere hecho, pero yo te d.emandaré a ti su sangre. Pero, si tú a.monestaste al justo para que no p.ecara y dejare de pecar, vivirá él, porque fue amonestado, y tú habrás salvado tu alma» (Ez 3,18-21).

        1. NOTA: El punto (.) tras la primera letra de algunas palabras era para evitar la moderación automática, que si no saltaba. Espero que, pese a ello, se entienda bien el pasaje transcrito.

  6. Cuantos oyentes en varios continentes tiene Belzinegui??
    Y a sacerdote “?catolico?” cuantos miles de oyentes lo escuchan solo en España??
    Y cuanto libros han publicado ambos ??
    Y cuantas conferencias han dado dentro y fuera de España ??
    Entonces por qué osan a hablar así de alguien – Obispo Munilla- cuya talla intelectual está a años luz de quienes le critican ??
    Y por qué lo permite ello el editor del blog ??
    Ya dije una vez – y no se me publicó ese comentario, oh casualidad- y lo vuelvo a decir ahora bien claro: una sola frase de Munilla vale más que todos los discursos de esos señores juntos.
    Obispo Munilla, le necesitamos por una sencilla razón: porque usted tiene el don de hacer brillar el Rostro de Cristo !!
    Viva don J. I. Munilla !!
    Y viva Nuestra Santa Madre Iglesia !!

    1. La falacia o argumento de autoridad para defender algo como verdadero porque el citado tiene autoridad en una materia o una supuesta «talla intelectual», es más vieja que el hilo negro. En vez de refutar lo que dicen los comentaristas a los que ataca, se limita a decir que a Mons. Munilla le escuchan mucho o ha escrito mucho. ¿Eso invalida lo que se ha dicho de él? Pues no. Además, ¿usted qué sabe cuál es la talla intelectual de los comentaristas, si ni siquiera sabe quiénes son, ni si han publicado más, o si les escuchan o leen más que a Munilla? La verdad es la verdad, la diga Agamenón o su porquero. No es una cuestión numérica, ni depende de cuánta gente adhiera a ella. Retorcer los disparates papales para hacerles decir lo que no dicen, aunque sea para contrarrestar el escándalo, no indica tener «talla intelectual» precisamente, sino otra cosa y no buena. Hay cosas indefendibles. El fin no justifica los medios.

    2. Sultán Andaluz: De «Mein Kampf» se vendieron más de 12.000.000 de ejemplares, y se tradujo a más de 16 idiomas, y eso no lo convierte en un libro verdadero.
      En España, más del 75% de la poblaci´ón defiende el aborto, y que sean tantos no les justifica.
      Munilla tiene mucho éxito porque tiene a Radio María por plataforma, mientras que nosotros, por ser fieles, somos sometidos a ostracismo por la «Iglesia de Francisco». No es cuestión de números, sino de tener o no la razón.

      1. Se luce usted de todas todas. Sus argumentos son «totales»:
        – ¿C´omo que el «Mein Kampf» NO es un LIBRO VERDADERO? ¿Que es, un pastelito para comer, una m… pinchada en un palo, un filete empanado?
        – «…que sean tantos no les justifica….» ¿Cómo que no LES justifica? Tienen toda la justificación para pensar como les venga en gana ¿o no? ¿Que entiende por «les justifica»?
        A ver si tiene un poco de claridad en sus juicios (que son demasiados) y expresiones.
        ¡Menos lobos, caperucita!!!

  7. Desde Alicante lo esperamos con ilusión , lo necesitamos. ! Bendito el que viene en nombre del Señor ! . De acuerdo con lo dicho por Juan, Daniel , Angeles, Francha , Amalia y Sultán Andaluz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 caracteres disponibles